Recomendación musical: un delicioso álbum para navegar las aguas del estrés

Este artículo inaugura una serie de recomendaciones musicales creadas por el equipo de Ecoosfera para aderezar tu experiencia cotidiana, esperamos que sea de tu agrado.

Pocas veces pensamos en el estrés como un mecanismo de defensa del cuerpo frente a estímulos externos. Y la realidad es que eso es: un arma de supervivenciaCuando la mente está estresada, el cuerpo experimenta transformaciones energéticas: el corazón late más fuerte, la respiración se agita, los músculos se tensan y la presión en la sangre, el azúcar y la glucosa, aumentan.

Estos síntomas no son nada agradables, y cuando una persona inconscientemente comienza a sentir estrés, lo más probable es que desarrolle un estado crónico, que más allá de una defensa del cuerpo, se tornará en una suerte de enfermedad que le impida disfrutar de la realidad como lo que es. Frente a este horizonte poco alentador nos quedan algunas opciones por hacer: o identificamos el estrés para aprovecharlo de manera positiva, o utilizamos recursos para relajarnos al instante, por ejemplo, música

Mucho se ha dicho sobre los portentosos beneficios del sonido para relajar nuestra mente (por ejemplo, sonidos de la naturaleza como el de una nevada caer); ya sean sonido binaurales, especialmente diseñados para influir por frecuencia la psique, o simplemente música que por su notable ritmo y sofisticación hacen de nuestros momentos acre un entorno, en realidad, bastante agradable. 

La música clásica, el jazz, o cierta música experimental como el ambient han logrado ese objetivo. Si sueles degustar platillos musicales con estos géneros, en un tarde soleada para refrescarte o en un día glacial para calentarte, este disco es para ti. 

Esta ocasión te presentamos un suave y acogedor álbum que raya en la riqueza instrumental del jazz y el lounge, y la afilada imaginación del trip hop. Se trata de “Bloomsday”, tal vez la mejor creación del músico y productor Esbe. Nacido en Filipinas y radicado en Los Ángeles, California, Esbe es conocido por su sofisticada atmósfera instrumental que incorpora elementos del jazz y el soul con el uso de sampleos cálidos y deliciosos que invitan a la mente a refrescarse durante unos instantes.

Su álbum de larga duración ha sido probado por el equipo de Ecoosfera y califica como uno de los productos musicales más adecuados para relajar la mente y liberar el cuerpo del estrés. Disfruta y, si es de tu agrado y te es posible, apoya la buena música comprando su álbum a través de Bandcamp:



Escucha a Ólafur Arnalds y su piano embrujado en este sublime microconcierto

En esta sublime presentación, el músico islandés Ólafur Arnalds se acompañó de un instrumento etéreo que él mismo desarrolló: Stratus.

Un islandés de 31 años toca el piano. La atmósfera no sólo se rinde a su música, sino que un par de pianos, probablemente embrujados y situados a su espalda, comienzan a sonar solos y dialogan melódicamente con lo que el compositor va interpretando.

Los hechizos musicales existen. Al menos eso es lo que nos sugiere esta fugaz presentación de Arnalds en Tiny Desk, que tomó la forma de un gentil recordatorio: la voluntad inspirada puede actuar sobre la materia y dominarla.  

Para el microconcierto de 16 minutos, además del par de ‘fantasmas’, Arnalds y su piano se acompañaron de otros cinco músicos (cuerdas y percusión). Los fantasmas son el resultado de un “instrumento” desarrollado por el compositor y su amigo programador Halldór Eldjárn, que consiste en un software llamado Stratus. Este software registra en vivo la música que va tocando Arnalds, y le responde con secuencias entonadas a sus notas o acordes. El resultado, insistimos, es hechizante.

olafur-arnalds-musico-concierto

“Estoy seguro de que se están preguntando ‘qué y cómo’, a lo cual no existe una respuesta simple. Lo que puedo decir es que he dedicado 2 años y todo mi dinero a esto”, dice Arnalds, tras 10 minutos de presentación. Luego procede a explicar al reducido público cómo funciona este software, y finalmente concluye su set con la cuarta y última pieza. 

 

Ólafur Arnalds / Tiny Desk

Tiny Desk es un formato de “videopresentaciones íntimas” grabadas en vivo en la oficina del músico y locutor de NPR, Bob Boilen. Durante los 12 años de historia de esta preciosa iniciativa se ha presentado gente como GZA, The Roots, Saul Williams, Daniel Lanois y Sun Ra Arkestra.

En palabras de Boilen, quien ha organizado incontables sesiones, la de Ólafur Arnalds ha sido de las más exquisitas:

Estos ‘fantasmas’, junto con la banda de cuerdas y percusión de Ólafur, lograron algo de la música más hermosa que jamás haya escuchado en Tiny Desk. 

Por cierto, el set que presentó Arnalds es un preámbulo de su próximo álbum Re:Member.



Recomendación musical: beats para frenar el ritmo y relajarse al instante (PLAYLIST)

Desahoga tu noche con esta selección de beats del género lo-fi y disfruta de la deliciosa beatitud que producen

La música con matices lo-fi se ha popularizado mucho en plataformas digitales durante la última década, sobre todo en Bandcamp, un sitio web diseñado para que músicos de todo el mundo compartan sus expresiones musicales en distintos formatos. En el caso del excepcional lo-fi, encontramos canciones, beats, sampleos y otras odiseas musicales que, francamente, transmiten una beatitud y deleite incomparables, gracias a la estética de nostalgia que produce su calidad de grabación vintage.

Esta ocasión te presentamos una selección basada en el género lo-fi hip hop: música que, si bien no obedece a parámetros musicales suficientemente como para calificar como composiciones en forma, contiene numerosas obras musicales cuyo objetivo es producir en la psique un efecto de relajación instantáneo y felicidad indescifrable. Tal vez sea por ello que Kim Gordon alguna vez aconsejó escuchar hip hop para recuperar la felicidad.  

La radio por internet Chilled Cow –una plataforma que comparte música, beats y sampleos en los géneros lo-fi hip hop y jazz hop– comparte esta deliciosa selección de beats para relajarse; ya sea mientras estudias, trabajas o lees un libro, los ritmos suaves de esta compilación musical –aunado a la sutil y preciosa melancolía que sugiere su calidad de grabación– hacen de la experiencia del escucha un momento eterno e inolvidable.

 

Para mejores resultados, escucha con buenos audífonos