La bella metáfora del amor de Rabindranath Tagore (y sus lecciones contra el egoísmo)

La naturaleza del hombre es espiritual y física, pero sobre todo social, e incluso cósmica.

Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros, pero ya no producirá flores ni frutos.
Rabindranath Tagore

En la obra del gran poeta y filósofo indio, Rabindranath Tagore, hay entre líneas bellas metáforas del amor, y gruesos pincelazos en contra del egoísmo. Porque para Tagore, lo universal es personal: existen profundos vínculos entre los hombres —como seres individuales que comparten una historia—, y también entre los hombres y el cosmos en su totalidad.

rabindranath-tagore-filosofia-amor-egoismo-frases-armonia-bienestar

Se trata de una especie de cosmogonía de la vida: una relación de interdependencia en la que nadie puede tener el papel protagónico, sino asumirse como parte de un todo, porque nos necesitamos recíprocamente los unos a los otros.

Tagore, como hombre de ciencia (que incluso mantuvo una estimulante charla con Albert Einstein), retoma la manera de trabajar de las células en forma coordenada y funcional, aplicándolo como principio de unidad material, así como divino misterio de la existencia:

“Las grandes unidades cooperativas  pagan por una libertad mayor de libre expresión, y comienzan a desarrollar en sus cuerpos nuevos órganos de poder, nuevos instrumentos de eficiencia. Esto es la marcha de la evolución, desdoblando siempre los potenciales de la vida.”

Lo elemental de esta unidad, o divina existencia como la explora en su libro The Religion of Man, es que nos lleve a comprender el papel del amor como móvil de la existencia de los hombres: 

“El amor es el significado último de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento, es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación.”

rabindranath-tagore-filosofia-amor-egoismo-frases-armonia-bienestar

No hay lugar así para el egoísmo, pues ahí donde el hombre se aísla, se pierde. Pero:

“[El hombre] encuentra su gran y verdadero ser en sus vastas relaciones humanas. Su cuerpo multicelular nace y muere; su multi-personal humanidad es inmortal.”

Así, la naturaleza del hombre es espiritual y física, pero sobre todo social, e incluso cósmica. Inmanencia y trascendencia no son conceptos en contra de la naturaleza humana, sino que somos atman (la esencia espiritual) a la vez que Brahman (lo absoluto).

rabindranath-tagore-filosofia-amor-egoismo-frases-armonia-bienestar

De esta forma es posible esquivar las viejas dicotomías de la filosofía occidental, y pasar a un terreno mucho más rico —que nos lega la tradición del pensamiento indio junto con Tagore—; que explora más bien la interdependencia de todo lo existente. Por eso no existe negación del individuo en las reflexiones de Tagore.

De hecho, en una carta que escribe a un traductor al inglés de su obra poética —traducción a la que se resistía—, Tagore dice:

 “Lo que más me importa en el mundo es ser fiel a mí mismo.”

Lo que Tagore intentó fue la comunión del atman y el Brahman. Son esas las profundas raíces de su compromiso intelectual con lo universal y lo personal. Pensando de esta forma en relaciones complejas, este brillante hombre legó una filosofía extensa sobre las relaciones —humanas, naturales, cosmogónicas—, y con ello una suerte de reflexión donde lo elemental es el amor colectivo y la cooperación entre todas las formas de vida.

*Referencias: Redescubriendo a Tagore

*También en Ecoosfera: El árbol más grande del mundo también es un bosque mitológico en la india



Impacto del programa de compensación de flora en NAICM

Algunas de las especies que se plantarán en la zona de construcción del NAICM podrían afectar el ecosistema de forma irreversible.

*Por: Kyria Alexa Valladares Rodríguez

El ex-Lago de Texcoco pertenece a un sistema de lagos localizados en la Cuenca de México.  El ex-Lago de Texcoco representa una parte fundamental del sistema y funcionamiento hidrológico de la región, sobre el cual se fundó Tenochtitlan, para posteriormente ser la Ciudad de México (Cruickshank, 2010). Los suelos del ex-Lago de Texcoco son de origen aluvial-lacustre, los cuales se formaron a partir de la alteración de rocas ígneas (Gutiérrez, 1987). La vegetación de la microcuenca del ex-Lago de Texcoco está compuesta en su mayoría por pastizal inducido (12,809.46 hectáreas), bosque de pino (5,901.94 hectáreas) y encino (7,252.66 hectáreas), agricultura temporal (52,209.74 hectáreas), de riego (26,363.70 hectáreas), y matorral Crasicaule (3,398.46 hectáreas).

Históricamente, el ex-Lago de Texcoco ha estado relacionado íntimamente con las actividades diarias de los habitantes de la zona, que si bien, el agua no fue utilizada para consumo humano por su salinidad, sí fue aprovechada para el desarrollo de diversas actividades económicas, lo que ha provocado que el estado del lago se transforme drásticamente por las malas técnicas de aprovechamiento de recursos. Un claro ejemplo de esto, es la desecación del lago y el aumento de la salinidad, lo que provocó la disminución y pérdida de un gran número de especies vegetales y animales nativas. Al reducirse la extensión del lago, la fauna acuática y vegetación nativa (después de sufrir una reducción  poblacional) pasaron por un proceso de sustitución de especies a tal punto que los árboles de la familia Salix sp. (sauce) han sido desplazadas para dar paso a otras especies como Eucaliptus sp. (eucalipto), Schinus molle (pirul) y Pinus sp. (pino) (Matamoros y Cervantes, 1992), lo cual puede traer desequilibrios ecológicos que provocarán problemas a la larga los cuales pueden resultar difíciles o imposibles de revertir.

Por ejemplo, el eucalipto es una especie invasora que secreta metabolitos secundarios que impiden el desarrollo óptimo de especies vegetales aledañas, tienen una gran capacidad de absorción de agua. Además, las ramas se quiebran con facilidad, aumentando el riesgo de que ocurran accidentes.

En la Manifestación de Impacto Ambiental del NAICM realizada por los encargados del proyecto, se encontraron aproximadamente 24 especies vegetales, entre las cuales están: Distichlis spicata (pasto salado), Sporobolus pyramidatus (liendrilla o cola de zorro), Paspalum vigatum (cebadilla), Tamarix chinesis y Thamarix aphylla, Eragrostis  obtusiflora (zacahuixtle), algunas  herbáceas  anuales  como  Sonchus  oleraceus  (lechuguilla espinosa) y Kochia scoparia (artemisa roja) (Córdova-Tapia et al., 2015).

Thamarix es una planta proveniente de Asia, del noroeste y norte de India.  Tiende a posicionarse de forma densa y de manera casi mono-específica, desplazando a especies nativas. Las semillas son papiláceas y se dispersan muy fácilmente con el viento, pero son viables solamente durante algunas semanas, lo cual, aunado a algunas ventajas fisiológicas, eleva el potencial invasivo (Griffin et al., 1989). Además, sus raíces crecen a gran profundidad, incluso pueden llegar a niveles freáticos y en los bosques maduros, Thamarix sp. tiene una alta tasa de evapotranspiración, lo que impide que otras especies accedan al agua. Sus hojas almacenan un excedente de sal hasta que caen, al acumularse en el suelo, aumenta por consiguiente su salinidad, impidiendo la germinación y crecimiento de especies vegetales nativas. Las hojas muertas acumuladas en el suelo son muy inflamables, aumentando la probabilidad de incendios. En general, la invasión de Thamarix sp. provoca cambios profundos en la dinámica del agua y en la dinámica biológica (Conanp, 2009).

El programa de mitigación de daño ambiental del NAICM plantea sembrar 134,011.22 individuos de Tamarix aphylla, 125,290.09 individuos de Tamarix chinensis, 4,070.17 individuos de Lycium sp., 1,163.13 individuos de Casuarina equisetifolia y 290.13 individuos de Opuntia streptacantha (UCCS, 2015) en las inmediaciones de la construcción. Las especies vegetales mencionadas resultarían plantas exóticas en los ecosistemas de la microcuenca del ex-Lago de Texcoco. El establecimiento de plantas exóticas puede provocar perturbaciones en el sistema biológico, pero al no ser sistemas cerrados y contar con vectores que conectan ecosistemas no contiguos, hay un riesgo de perturbación a otros ecosistemas con los que pareciera no tener relación, pudiendo tener consecuencias más grandes a las imaginadas y en ocasiones, hasta irreversibles.

Por lo anterior, considero que el programa de compensación ambiental no está bien planificado, no se realizó por expertos en el tema y no se realizaron los análisis correspondientes, ni con el tiempo ni la precisión necesarios.  Se planea la siembra de especies exóticas como principal medida al daño a la flora, lo cual, es altamente alarmante por las posibles consecuencias a mediano y largo plazo en la dinámica de los diversos ecosistemas en los que se piensa aplicar el programa, además de las posibles afecciones a los ecosistemas aledaños.

El proyecto NAICM es un ejemplo de los signos de la crisis ambiental en la que vivimos, el proyecto responde a formas específicas de desarrollo socioeconómico, las cuales son fundadas en la apropiación de la naturaleza con una racionalidad económica y tecnológica (Anta et al., 2006) que beneficia intereses particulares a corto plazo y dañino e irremediable a corto, mediano y largo plazo para la sociedad y los ecosistemas.

Referencias

Anta F. S., M.A.V. Arreola y O.M.A. González. 2006. Ordenamiento ecológico territorial comunitario: un debate de la sociedad civil hacia la construcción de políticas públicas. Instituto Nacional de Ecología y Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Ciudad de México, México.

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. 2009. Diagnóstico de especies invasoras (EI) y sus efectos en las Áreas Naturales Protegidas de competencia federal.

Córdova-Tapia, F., A. Straffon-Díaz, G.A. Ortiz-Haro, K. Levy-Gálvez, O. Arellano-Aguilar, C. Ayala-Azcárraga, L. Zambrano, D.J. Sánchez-Ochoa y S.D. Acosta-Sinencio. 2015. Análisis del resolutivo SGPA/DGIRA/DG/09965 del proyecto “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, S. A. de C. V.” MIA-15EM2014V0044. Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental. Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad. México, 25 pp.

Cruickshank, G. 2010. Restauración en el Lago de Texcoco. Recuperado desde: http://www.biodiversidad.gob.mx/pais/cien_casos/pdf/cap63.pdf

Griffin G., S. Stafford y N. Preece. 1989. Status and implications of the invasion of Tamarisk (Tamarix aphylla) on the Finke River, Northern Territory, Australia. Journal of Environmental Management, 29(4): 297-315.

Gutiérrez, C.M. 1987. Los suelos de la ribera del ex-Lago de Texcoco. Macro y micromorfología. Tesis de Doctorado. Colegio de Postgraduados, Montecillo, México.

Matamoros, T.J. y F.A. Cervantes. 1992. Alimentos de los roedores Microtus mexicanusReithrodontomys megalotis y Peromyscus maniculatus del ex-Lago de Texcoco, México. Anales del Instituto de Investigaciones Biológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, 63(1): 135-144.

Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad 2015. Análisis del resolutivo SGPA/DGIRA/DG/09965 del proyecto “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, S. A. de C. V.” MIA- 15EM2014V0044, México.

 

*Fotografías: 1) Naturalista.mx; 4) RT

 

México Sostenible
Autor: México Sostenible
Somos una organización de jóvenes comprometidos con la conservación de la riqueza natural y cultural del país. Integramos un equipo interdisciplinario capaz de analizar diferentes temas de la agenda ambiental, con el fin de generar acciones para fortalecer la capacidad de adaptación de las sociedades frente al cambio climático e incentivar su desarrollo sostenible.


Vipassana, el arte de vivir: ver las cosas como realmente son

Vipassana nos enseña a ver cómo somos y a entender cómo podríamos llegar a ser.

No hay fenómeno, sensación, percepción, actividad mental ni especie ninguna de conciencia, que sean permanentes, estables, eternos e inmutables. En esto concuerdan todos los sabios del mundo y esto es lo que yo también enseño.

Buda

Vipassana es una antigua técnica de meditación india, redescubierta por Buda hace 2,500 años y cuya enseñanza se imparte actualmente en cientos de centros de retiro alrededor del mundo. Para ello se recurre a las grabaciones de SN Goenka, y la práctica opera gracias a la cooperación voluntaria. 

Autotransformación mediante la autoobservación es la premisa fundamental de esta técnica: 10 días de retiro, en silencio, sin contacto visual, adherido a un código de disciplina, durante los cuales experimentas algo similar a la cotidianidad de un monje. El participante debe abstenerse –durante el período del curso– de matar, robar, tener actividad sexual, mentir y usar sustancias tóxicas. Este código, junto con una dieta vegetariana y 7 horas de sueño, actúa como protocolo para calmar la mente

Durante el retiro, aproximadamente 10 horas al día están dedicadas a ejercicios de meditación. Ahí, y así, aprendes a observar el flujo constante del respirar: dejas que los pensamientos fluyan, regresando siempre a la respiración. Estás desconectado de tu cotidianidad, de tu entorno, de los placeres y tormentas que generalmente te acompañan.

Te explican que la clave está en dejar que los pensamientos fluyan, volviendo siempre a la respiración: tal como entra sale, exquisito vaivén. Ahí observas las sensaciones que provoca en todo tu cuerpo, tomas conciencia del divagar de tu mente; reconoces qué emoción lleva a cuál pensamiento. En esa introspección comprendes la naturaleza de las sensaciones, entiendes cómo generas capas de sufrimiento, fruto del apego y la expectativa. No hay otro espejo más que el interno y no hay cómo evadir(se) cuando no existe distracción alguna al alcance. Día con día reconectas con tu esencia más íntima, experimentas pinceladas de impermanencia y aprendes a no reaccionar. Desarrollas ecuanimidad.

Cada noche SN Goenka describe estados muy similares a los que estás experimentando –no eres el único que quiere salir huyendo de ahí– y da instrucciones para la meditación del día siguiente: “Todo es un proceso”, te recuerda; “Esto también pasará”. 

Después de 9 días viendo hacia dentro, se levanta el silencio, y concluye el retiro con la meditación de aceptación. Se trata de repartir los tesoros encontrados a lo largo tu introspección con el mundo que te rodea, consciente e inconscientemente.

que yo esté bien, feliz y en paz;
que todas las personas en esta sala estén bien, felices y en paz;
que todos mis familiares estén bien, felices y en paz;
que todos mis amigos estén bien, felices y en paz;
que todos los seres en esta ciudad estén bien, felices y en paz;
que todos los seres en este país estén bien, felices y en paz;
que todos los seres en este mundo estén bien, felices y en paz;
que todos aquellos que sufren, se liberen del sufrimiento;
que todos aquellos que sienten temor, se liberen del temor;
y que todos los seres encuentren alivio, estén bien, felices y en paz.

GIF: James R. Eads

Es una experiencia enfocada en la interconexión que existe entre mente y cuerpo; una exploración profunda a las raíces de las sensaciones, para disolver las “impurezas” mentales. Una técnica que no se apega a religión o creencia alguna. Observas, en carne propia, cómo eres el único que produce o se libera del sufrimiento. Un retiro que sobrevive y se multiplica gracias al voluntariado, los donativos económicos,  y el sello que deja en aquellos que han podido asistir aunque sea una vez. Cuando estás plenamente atento a lo que es, no hay lugar para juicio, análisis o deseo; simplemente es lo que es, y pasará, como todo. Una experiencia al alcance de todos; Vipassana nos enseña a ver cómo somos y a entender cómo podríamos llegar a ser.

 

* Fotografía principal: George Downing/CC