10 territorios fantásticos de América, según el Atlas Obscura

El más insólito de los recorridos digitales por América que hayas visto (una distinguida selección desde el sitio web Atlas Obscura).

América es un continente biótopico: la utopía de la vida, el territorio biodiverso por excelencia. Es espacio de misticismo y de parajes insólitos, quizá muchas aún no vislumbrados. Incluso la mayoría de lugares que han sido encontrados resultan aún desconocidos para muchas personas.

El portal Atlas Obscura, fundado por Dylan Thuras, demuestra lo anterior. Este elegante sitio web se ha dado a la tarea de viajar por todo el mundo para redescubrir esos territorios fantásticos de los cuales a veces no hay documentación verídica o suficientemente extensa, e invita a sus lectores a ser parte del proyecto  contribuyendo a enriquecer la información.  Este Atlas digital ya cuenta con 12 mil localizaciones a lo extenso se la orbe y continua su valiosa búsqueda.

Esta titánica tarea a rendido frutos sublimes: nos permite realizar una verdadera travesía virtual por estos territorios biotópicos y nos invita a conocer su historia y a visitarlos. Por otro lado, el proyecto no deja de invocar a la poesía que se encubre en el acto de atesorar lugares que bien podrían desaparecer en algún milenio futuro, pero que gracias a esta labor podremos saber de ellos, probablemente, hasta el fin de los tiempos.

En Ecoosfera aplaudimos este genuino esfuerzo que inspira a reconectarnos con el territorio fantástico, y por esta ocasión hemos reunido 10 lugares extraordinarios encontrados en América y seleccionados por Atlas Obscura:

Colombia: Desierto de la Tatacoa

Cerca del pequeño pueblo de Villavieja se encuentra este bosque tropical: la segunda zona árida más extensa de Colombia, en cuyas profundidades se pueden visitar un observatorio astronómico y una alberca natural formada en los cañones.

No es un desierto como tal, por lo cual no tiene las dunas que podrían esperarse. Pero en su lugar tiene cañones rocosos que forman laberintos fundidos entre gamas de color, que van del rojo al gris, con algunas pinceladas de verde. Como lo revelan los científicos, la Tatacoa fue hace milenios  jardín con miles de flores y árboles que poco a poco se erosionó por la sequedad.

Perú: Puente del Inca

peru puente del inca territorios fantasticos

Q’iswa Chaka (puente de cuerda) es el último puente inca en Perú, de cinco siglos de antigüedad. Una pieza de infraestructura de un imperio que alguna vez recorrió Sudamérica de punta a punta, y estableció estos caminos y rutas para conectar sus territorios. El puente está suspendido sobre un desfiladero del río Apurímac, uno de los principales de Perú.

El misticismo de este lugar, y las tradiciones que en torno a él se realizan, lo hacen sin duda uno de los territorios fantásticos a descubrir.

Chile: Catedral de Marmol

En el lago General Carrera en Puerto Rio Tranquilo se encuentra un conjunto de formaciones minerales de carbonato de calcio que forman patrones sinuosos e inesperados. Al bajar el nivel del agua se descubren, y es cuando los turistas pueden transitar por el lago para poder apreciar los colores que produce el reflejo turquesa sobre las esculturas naturales de piedra.

México: Cueva de los Cristales

La cueva de las espadas fue descubierta en 1910 en la mina de Naica, en Saucillo, Chihuahua. Fue deteriorada por el turismo, pero noventa años después, en el año 2000, se encontró una cueva todavía más grande que contenía cristales de selenita de dimensiones inauditas: el más grande de ellos mide 12 metros de altura por 4 de ancho, y pesa 55 toneladas. Estos se formaron por la actividad volcánica que llenó la montaña del mineral anhidrita. Conforme se enfrió el magma, el anhidrita se disolvió, enriqueciendo el agua de la cueva y permitiendo que se formaran los cristales que siguen creciendo debido a este proceso.

En pocos lugares del mundo se han preservado tan bien cristales de selenita como los de esta cueva.

Estados Unidos: The Wave (La Ola)

Algunos de los paisajes más extraños y hermosos de la naturaleza de este territorio se encuentran en Arizona, La Ola es uno de ellos. Se trata de una formación geológica con unos 190 millones de años de antigüedad. El lugar está formado por dunas de arena petrificada, calcificadas a lo largo del tiempo y gracias a la lenta erosión causada por los fuertes vientos y lluvias del lugar. Muchos describen el acto de caminar a través de las dunas como una experiencia intensamente extraña, surrealista y de vértigo, o en varios casos, descrita como un sueño.

Brasil: Valle de la Luna

Llamado así porque remite a los parajes lunares, este valle está ubicado en el Parque Nacional Chapada dos Veadeiros, en el estado de Goiás. Sus formaciones rocosas son producto de la erosión de las aguas del río Sao Miguel. Es uno de los ecosistemas tropicales más antiguos y diversificados del mundo, y por estas razones protegido oficialmente por la Unesco.

Ecuador: Laguna Quilota

Esta laguna debe su origen a la formación de una caldera cuando hace 800 años se colapsó el volcán tras una erupción. Los minerales dentro de ella le dan ese tono turquesa, y sus manantiales burbujean por la banda del volcán. Se dice que fue la última morada del inca Atahualpa, por lo cual se considera parte de la ruta sagrada de este pueblo milenario.

Bolivia: Camino a los Yungas

También llamada la “carretera de la muerte”, este inusitado paisaje boliviano sorprende por muchas razones. La mayor de ellas quizás sea que este camino, que conecta la capital con esta región de la amazonía, sea tan transitado por cientos de personas en una angosta carretera, la cual los autobuses tardan en recorrer aproximadamente tres horas.

Pero su belleza natural es otra de sus sorpresas. Los abismos, de hasta 600 metros, están cubiertos por la frondosa vida vegetal del Amazonas y sus inesperadas cascadas. Esta carretera es transitada por ciclistas que la recorren para poder admirar estos paisajes sublimes.

Guatemala: Semuc Champey

En la espesura de la jungla guatemalteca se encuentra este enclave natural. Un paraíso de cascadas de hasta 40 pies de alto y posas que se alimentan de su agua. Semuc Champey (donde el río se esconde bajo las piedras) es un territorio fantástico de muy difícil acceso, al cual sólo se puede llegar en camioneta, aunque hace pocos años aún debía caminarse durante 4 horas para llegar. Eso lo hace uno de los pocos lugares selváticos todavía prístinos que se pueden visitar.

Canadá: The Spotted Lake (Kliluk)

El lago manchado o Kliluk, es un cuerpo de agua con un diseño extraño ubicado entre los valles de Okanagan y Similkameen en el desierto de Columbia Británica. El agua de este lago contiene grandes cantidades de sulfato de magnesio, de sodio y calcio junto con otros minerales, y trazas de plata y titanio. En verano, cuando el agua se evapora debido al el clima desértico, estos minerales se revelan en la superficie del lago, convirtiéndose en “manchas”. En esta época es posible caminar entre los lunares de cristal de sal. Como podría esperarse, se trata de un lugar altamente sagrado para los indígenas de Okanagan.



Las abejas usan los hongos como medicina (y esto podría evitar su extinción)

Este instinto en las abejas ha sido estudiado por un experto en hongos, que cree poder salvar a estos nobles polinizadores.

Los seres humanos hemos desarrollado una fijación con el futuro. Pero para salvar el presente deberíamos voltear hacia atrás y volver a la naturaleza; o por lo menos a sus principios. Porque si retomáramos su inherente sabiduría y resiliencia podríamos resolver muchos de los problemas actuales que nos están acercando peligrosamente a la catástrofe mundial.

El más contundente ejemplo de lo anterior está en las abejas, que no sólo son seres con una serie de comportamientos fascinantes, sino que incluso podrían haber encontrado la manera de eludir la extinción a la cual las estamos conduciendo desde principios de este siglo.

Las abejas han encontrado una cura a todos estos males en los hongos.

abejas-hongos-medicina-salvar-extincion

Pero, ¿que está extinguiendo a las abejas?

Las colonias de abeja están experimentando lo que los expertos han llamado un “colapso”, es decir: las abejas están muriendo de manera masiva, causando el colapso de sus complejas comunidades. Esto tiene que ver con una docena de razones que investigadores como el mexicano Ernesto Guzmán-Novoa se han dedicado a develar.

El uso masivo de pesticidas tóxicos –por ejemplo, los de Monsanto– es la principal causa detrás del colapso de las colonias de abejas. Pero no solamente: la contaminación del aire les dificulta localizar las flores, y el cambio climático está trastocando los ciclos naturales. No obstante, ahora lo fundamental es curar a las abejas de los virus que las invaden, mientras se pone en marcha el uso de pesticidas alternativos.

Por qué un extracto en los hongos cura a las abejas

abejas-hongos-medicina-salvar-extincion

En un estudio reciente publicado en la revista Nature se probó a dos grupos de abejas. El primer grupo  se alimentó de jarabe de azúcar mezclado con un extracto del micelio fúngico –una serie de filamentos presentes en los cuerpos del hongo. Este grupo desarrolló defensas contra dos virus comunes que están causando el colapso. Al segundo grupo, que sólo se les alimentó del jarabe de azúcar, resultó ser mucho más propenó a contraer ambos virus.

Lo más curioso es que el estudio se llevó a cabo… porque las propias abejas condujeron a él.

En 1984, el micólogo, escritor y activista Paul Stamets notó que las abejas en su patio se alimentaban de los hongos que usaba para sus investigaciones, creyendo que lo hacían por las azúcares naturales presentes en los hongos. Pero sabiendo sobre las propiedades mágicas del micelio fúngico –que entre otras cosas es un gran antiviral–, Stamets pronto se preguntó si las abejas no estarían más bien medicándose con los hongos.

Entonces Staments comenzó a colaborar con Walter Sheppard, jefe del departamento de entomología de la Washington State University. Ambos analizaron los efectos del micelio, y sus estudios los llevaron hasta el más reciente estudio citado, publicado en Nature este año, y que es la conclusión de sus investigaciones a lo largo de 12 años.

Las abejas condujeron al descubrimiento del primer antiviral para insectos.
Con un poco de nuestra ayuda, esto podría evitar su extinción.

abejas-hongos-medicina-salvar-extincion

Staments y su equipo seguirán probando esta insospechada cura en las colonias de abejas, esperando encontrar la solución al colapso de éstas. Pero en lo que esto sucede, este caso ya puede –y debe– servir como una pista para la humanidad, la cual nos está urgiendo a ver cómo la naturaleza es capaz de sobrellevar, incluso, el daño que le estamos causando. Sobre todo debemos concentrarnos en lo que podemos aprender de esto para poder ayudarle a resarcir nuestros errores.

Porque aún estamos a tiempo, no sólo de salvar a las abejas, sino a la casa que compartimos con ellas. Y parece que el precioso y virtuoso reino del fungi será en esto un gran aliado.



El arte japonés de inventar cosas inútiles: una parodia de nuestra realidad

Una prueba de que lo absurdo es parte inherente de la vida.

En Japón existe un arte conocido como chindōgu, el cual consiste en inventar gadgets que parecieran una ingeniosa solución a problemas cotidianos, pero que en realidad son inventos completamente inútiles. Eso sí: sirven para parodiar la realidad de manera por demás ingeniosa.

La palabra chindōgu se traduce como “herramienta extraña”, y fue usada por primera vez por el inventor japonés Kenji Kawakami, también editor de la revista para amas de casa “Mail Order Like”.

inventos-inutiles-japon-selfie-stick

En el Japón de 1990 era posible encontrar libros enteros dedicados a estos inventos inútiles, llamados Unuseless Japanese Inventions. Cada una mostraba al menos 100 inventos reales, fotografiados y descritos como si se tratase de productos disponibles en el mercado.

Entre los extravagantes gadgets se podían encontrar paraguas para zapatos, palillos con mini-ventiladores para enfriar los noodles, zapatos con agujeros en las suelas para evitar tropezar con canicas y, lo mejor: pantuflas para gato con quita polvos integrado, para hacer de los gatos aliados en la limpieza del hogar.

inventos-inutiles-japon-selfie-stick

inventos-inutiles-japon-selfie-stick

En 1995 uno de los inventos destacados del libro 101 Unuseless Japanese Inventions fue el selfie stick, que 30 años más tarde se comercializaría en todo el mundo con un éxito rampante.

Así es: el selfie stick fue un chindōgu

La idea vino a Hiroshi Ueda, un aficionado a la fotografía y trabajador en una compañía de cámaras quien, durante unas vacaciones con su esposa, le dio su cámara a unos niños para que les tomaran una foto, pero estos se echaron a correr. De esa mala experiencia surgió el “Self Portrait Camera Stick” en 1983, el cual intento ser comercializado por la compañía donde trabajar Ueda, pero sin éxito alguno. Por eso, el curioso artefacto pasó al catálogo de chindōgu en 1995, y su patente se venció en 2003 sin que Ueda hiciera nada por evitarlo.  

inventos-inutiles-japon-selfie-stick

Tres décadas después, el selfie stick se convertiría en uno de los inventos más vendidos del siglo XXI…

¿Absurdo? Sin duda

El arte del chindōgu sin duda coquetea con lo absurdo, y es un deudor de esta filosofía. Porque lo absurdo ocurre ahí donde existe un conflicto entre la búsqueda por el sentido de la vida, por un lado, y la imposibilidad de encontrarlo en el contexto de lo humano, por el otro.

Lo bonito de esta curiosa materialización del absurdo que es el chindōgu es que demuestra la utilidad de lo absurdo en la vida de una manera por demás ingeniosa. Y es que existe una paradoja: en tanto exista una búsqueda de sentido, la vida cobra sentido. Así que, manteniendo un toque de absurdo en la vida es como de alguna forma la perpetuamos.

¿Qué sería de la existencia si todo tuviera sentido?
¿O si todos los problemas tuvieran solución en un invento?

inventos-inutiles-japon-selfie-stick

Así que también podemos agradecer al selfie stick por formar parte de esos absurdos de la vida que, paradójicamente, la dotan de sentido.

*Nota: odiamos los efectos negativos de la cultura selfie tanto como ustedes. Pero la parodia consiste en poder reírnos de nosotros mismos, lo cual siempre es algo positivo. Bien dijo Albert Camus que:

El absurdo es la lucidez de la razón comprobando sus límites.