La salud, un ente colectivo y necesario para la evolución de la humanidad

Miles de personas mueren de enfermedades curables. ¿Qué es lo que está pasando y qué podemos hacer?

Es curioso que una palabra como salud provenga de una raíz latina que significa “salvación”. Las definiciones de lo que es la salud varían, aunque en última instancia todas tienen algo en común: se trata de un algo fundamental que sin duda es parte elemental de la salvación de la humanidad.

Actualmente afrontamos graves crisis en esta materia que verdaderamente ponen en jaque a los gobiernos, –y más importante aún–, a cientos de personas. El tema de la salud global es de la mayor relevancia, y aunque lo crucen una serie de tensiones y contradicciones, es un tema que debe comenzar a re-conocerse, en todas sus variables, para el bien de la humanidad. 

El panorama global de (in)salubridad

informacion-salud-global-salubridad-mundo-enfermedades-curables-muertes-estadisticas

La condición actual de la salud global deja mucho que desear. En algunos aspectos pareciera que los gobiernos están provocando una apoptosis social, es decir: la muerte celular provocada por el propio organismo.

Ejemplos de esto último sobran. Muchas enfermedades constituyen una paradójica epidemia mortal que, contrario a las pestes de la Edad Media, podrían ser tratadas y curadas sin ocasionar las muertes que ocasionó, por ejemplo, el resfriado en Europa. No obstante, esta enfermedad curable trajo la muerte a millones de personas en la antigüedad, como hoy lo hace el cáncer. 

Como es predecible, las enfermedades mortales han devastado, en mayor medida, a los países menos desarrollados.

En 2001, 62% de las muertes causadas por infecciones ocurrieron en África,

mientras que sólo el 5% ocurrieron en Europa.

Enfermedades como:

  • Infecciones respiratorios
  • VIH/SIDA
  • Diarrea
  • Tuberculosis
  • Malaria

Esto se debe, por supuesto, a las condiciones de vida. En lugares como África o América Latina, muchas personas en condiciones de extrema pobreza enferman a causa de una mala alimentación. Además, suelen consumir agua de la llave y, cuando enferman, no pueden costearse un médico. Ya sea por falta de comida, o por el consumo de productos de menor calidad y menor precio, esta población que no es mínima lleva a pensar en una realidad estridente: el poco o nulo acceso a la información sobre salud y alimentación en países en vías de desarrollo, y la creciente mercantilización de la vida y la salud, en el marco de la expansión global de los mercados de salubridad.

*También en Ecoosfera: Comer bien para evolucionar, sobre cómo las frutas y verduras podrían cambiar nuestro ADN

En lugares como África son este tipo de condiciones por las cuales la simple diarrea mata, indirectamente, a millones de niños, al ocasionarles problemas respiratorios.

Un problema originado por el estilo de vida, y también por los fenómenos sociales que muchos países enfrentan (migración, gestión de riesgos de desastres, enfermedades epidémicas, militarización humanitaria y geopolítica, entre otros), es que las personas, en su mayoría, no tenemos siquiera los conocimientos básicos para entender cómo funciona nuestro organismo en un plano salud/enfermedad: síntomas básicos, reacciones, y tratamientos por molestias comunes. Por otro lado, tampoco nos hacemos de conocimientos básicos para, por ejemplo, generar nuestra propia comida saludable, y hacemos a un lado los alimentos de una dieta básica por consumir productos artificiales de menor calidad. 

Construyendo un horizonte de salud universal

informacion-salud-global-salubridad-mundo-enfermedades-curables-muertes-estadisticas

La OMS llama a los gobiernos a invertir más en salud y luchar contra las desigualdades. Sin embargo, esto normalmente no sale de la abstracción, por lo cual conviene pensar que la solución también se relaciona con lo que nosotros hagamos para cumplirlo. Por eso, para muchos autores debe haber amplios procesos de educación en temas de salud global.

informacion-salud-global-salubridad-mundo-enfermedades-curables-muertes-estadisticasEsto significa tener enfoques multidisciplinarios al respecto, y saber que la cuestión de las muertes por enfermedades curables, así como los contagios masivos de enfermedades como el VIH/SIDA, son cuestiones cuya cura reside en la educación. Por lo tanto, una de las tareas se encuentra en aleccionarnos con conocimientos básicos sobre salud y alimentación, y aleccionar a los más pequeños para que tengan conocimiento de la importancia de ello, y lo normalicen a lo largo de toda su vida. Por otro lado, hay tener consciencia de que toda enfermedad puede ser prevenida con una alimentación orgánica y equilibrada. Incluso esta prevención reside en los hábitos cotidianos y, más tarde, en la forma en que las personas perciben su vida. 

Sin duda no está de más recordar que esta labor, a gran escala, concierne también a los gobiernos y organizaciones, que deben co-ayudarse para generar políticas más favorables dirigidas a este enfoque; la colectividad debe presionar para que esto sea posible. 

La discusión sobre la salud global seguirá estando en boga, pero mientras tanto ahora eres consciente de las implicaciones que invoca el solo hecho de percibirla como un ente colectivo y necesario para el bienestar la calidad de resiliencia de las civilizaciones y el proceso evolutivo de la humanidad, como advirtió alguna vez Schopenhauer, “la salud no lo es todo, pero sin ella, todo lo demás es nada”.

 

*También en Ecoosfera: Qué es la resiliencia (y por qué hoy más que nunca importa que lo entiendas)

 

*Imágenes: 1) JC Mcilwaine (ONU); 2) EFE

*Referencias: A Pressing Issue — Lack of Knowledge about Global Health



¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo. 

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
Foto: European Southern Observatory/Flickr

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. La luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco, como explica la NASA En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el Sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil de divisar durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo. 



¿Las abejas tienen nociones estéticas? Al parecer pueden diferenciar entre estilos de arte

Y esto ha sido doblemente confirmado.

Saben distinguir rostros, navegar como vikingos y resolver problemas matemáticos: las abejas no sólo son insectos fascinantes, sino que podrían estar entre los animales más inteligentes del planeta. Y quizá también uno de los animales con mejor gusto.

Las abejas, ¿críticas de arte?

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja

Tantas son las capacidades de las abejas que nos hacen preguntarnos sobre la conciencia animal y sus límites.

Más aún porque, según pudo confirmar un estudio, las abejas tienen nociones estéticas. Y –aunque no hay consenso científico al respecto–, se supone que la sensibilidad artística y el pensamiento abstracto son algunas de las habilidades que nos distinguen de los animales. Pero si las abejas tienen una noción del cero, y pueden diferenciar un Picasso de un Monet, ¿qué nos hace humanos? ¿Y que las hace a ellas animales?

Hasta ahora se han llevado a cabo dos pruebas que demuestran que las abejas pueden distinguir un tipo de arte de otro. La primera fue un estudio que se publicó en 2013, llevado a cabo por un equipo de la University of Queensland, utilizando obras de Picasso y Monet. La segunda prueba se llevó a cabo en el programa The Great Australian Bee Challenge, y fue básicamente una recreación del estudio de Queensland.

Cómo las abejas distinguen entre estilos artísticos

Para esta segunda prueba, les fueron mostradas a las abejas entrenadas cuatro pinturas distintas del impresionista francés, Claude Monet. Pero en lugar de obras de Picasso, se les mostró en contraposición cuatro pinturas de la artista indígena australiana Noŋgirrŋa Marawili.

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja
Noŋgirrŋa Marawili // Claude Monet

Al centro de cada una de las pinturas se colocó un pequeño punto azul. En ellos, y para marcar una diferencia entre los artistas que significara algo para las abejas, se colocaron gotas de agua: las pinturas de Marawili tenían gotas con azúcar, y las de Monet una gota de quinina diluida: un líquido que no es dañino pero tiene un sabor amargo.

Las abejas probaron ambos líquidos al ver las pinturas y aproximarse a ellas. Después se les mostraron pinturas de los dos artistas que no habían visto antes. La cuestión era averiguar si podían apreciar la diferencia entre un Marawili y un Monet.

Todas las abejas dirigieron su atención a las pinturas de Marawili, las cuales habían tenido el agua azucarada. Pero esta vez no había nada que las distinguiera. ¿Qué les posibilitó distinguir entre estos artistas? Sería exagerado pensar que realmente las abejas tienen nociones estéticas. No obstante, no queda claro cuáles de sus habilidades les permiten saber la diferencia entre estilos de arte.

Aún así, mientras la ciencia descubre más al respecto sobre el comportamiento y la inteligencia de las abejas, podemos quedarnos con la idea de que algo saben de arte. Quizá algo que nosotros no.