In-Shadow, una animación que proyecta las más oscuras grietas de la vida (VIDEO)

¿Qué tan pesada es la mentira que vistes hoy? Esta aguda crítica visual a la sociedad de nuestro tiempo te dejará incómodo pero lleno de verdades.

Si algo nos ha enseñado la práctica zen, y otras filosofías de Occidente, es que la oscuridad no se combate siempre con luz sino, a veces, con más oscuridad. Ese enfrentamiento, al que pocos nos arriesgamos, es la premisa de una obra maestra de la animación: In Shadow.

El corto del realizador Lubomir Arsov es un acceso a las más oscuras grietas de la vida moderna, y de los paradigmas de la civilización de occidente. Los sombríos parajes de la mente son recorridos haciendo preguntas incómodas: “¿qué tan pesada es la mentira que vistes?”, o “¿qué se esconde en tu sombra?”.

in-shadows-lubomir-arsov-corto-animado-critica-sociedad-moderna

Arsov no se limita a lo socialmente bien visto y utiliza la animación para defender la verdad. Su capacidad para capturar verdades sociopolíticas complejas en símbolos e imágenes marca a cualquiera que mire su cortometraje. 

En esta animación la cotidianidad es envuelta en una oscuridad de la que huimos infructuosamente. Y es que el planteamiento de esta animación es que la oscuridad ha tomado formas específicas en la actualidad: ésta se encuentra en la industria militar, en las guerras, en el colonialismo interno, en el racismo, en la falta de trabajo y a grandes rasgos en la realidad que experimentamos todos los días. 

corto-animado-in-shadows-cortometrajes-critica-social

La cuestión es que tal oscuridad es inherente a la vida moderna, según lo plantea In Shadow, cuya esencia se basa en las teorías del psicoterapeuta Carl Jung:

“Cada uno carga una sombra, y lo menos que esté acuerpada en la vida individual consciente, lo más oscura y densa será… Si es reprimida y aislada de la conciencia, nunca se podrá corregir.”

Siguiendo a Jung, no se trata aquí de nuestra moral “natural”, sino de una moral que ya ha sido modificada, algo con lo que nos toca lidiar. He ahí la importancia de no sólo renegar de los sistemas políticos y sociales en su totalidad, sino de hallar lo que en ellos influye y oscurece a la humanidad. Por ejemplo, el abuso de la tecnología que ha creado portentosas adicciones, o el crecimiento desenfrenado de muchas industrias antiecológicas, como la automotriz o la ganadera. No obstante, ninguna de estas cuestiones es mala en sí, sino que necesitamos reformular cómo adaptarlas a nuestra vida.

Carl Jung ya lo había comprobado: nuestras personalidades —y su oscuridad inherente— son producto de elementos tanto individuales como sociales, que confluyen todo el tiempo.

Pero, para entrar de lleno a la crítica de Arsov y sacar conclusiones propias, te dejamos aquí su obra y te invitamos a echarle un vistazo a su página.



Comer la luna de un bocado y otras posibilidades de soñar lúcido (Corto animado)

El animador Gino Imagino soñó que se comía la luna, y así lo representó en el corto “Mr. Blue Footed Booby”.

Una habitación, una mesa y el resplandor de la luna: no se necesita mucho más para sumergirnos en un ambiente onírico. Y menos cuando la intención es precisamente mostrar cómo cualquier situación, por más cotidiana o aparentemente mundana que sea, puede ser extraordinaria en todo el sentido de la palabra.

corto-animado-suenos-lucidos-gino-imagino

corto-animado-suenos-lucidos-gino-imagino

En un corto animado de menos de 3 minutos, Mr. Blue Footed Booby, el ecuatoriano Gino Baldeón, conocido como Gino Imagino, realza a la cotidianidad en todas sus posibilidades oníricas, y nos recuerda que los terrenos de la vigilia y el sueño están separados por una frontera tan delgada que de un momento a otro podemos estar sumergidos en un sueño lúcido: un tipo de experiencia que en realidad está al alcance de todo ser humano. En los sueños lúcidos, como muestra este genial trabajo, podemos levitar, jugar con las estrellas o alcanzar la luna con un tenedor y comérnosla.

Eso último es precisamente lo que le pasó a Gino en un sueño, lo cual lo inspiró para hacer este corto animado, que ha estado dentro de la selección oficial de varios festivales del mundo y ha sido reconocido y aplaudido en ellos.

Aquí puedes ver este magnifico trabajo que invita, precisamente, a estimular la psique e intentar controlar nuestros sueños:

 



Confiándonos al movimiento del cosmos: de cómo la astrología modifica nuestra percepción del mundo

La astrología modifica la manera en la que muchos experimentamos la vida, y podría ayudarnos a comprender por qué nada pasa por casualidad…

La astrología es, para muchos, la madre de todas las ciencias. Le antecede a la astronomía y empata de manera natural con la filosofía, pues fue pilar de diversas culturas americanas, occidentales y orientales –en esencia de la cultura e historia de la humanidad–. Gracias a la astrología se desarrollaron otros campos del pensamiento, e incluso, una comprensión más profunda de los ciclos de la Tierra, lo que a la postre regularía los ritmos de la vida en la antigüead (por ejemplo, en la agricultura).

astrologia-horoscopos-beneficios-percepcion-psicologia-carl-jung-sincronicidad-ciencia

Estudiar el cosmos para darle sentido a la vida es otra de las funciones de la astrología. Pero en nuestra actual sociedad hiperconectada y repleta de información, recurrir al horóscopo pensando que el movimiento de los astros influye puede parecer una práctica anacrónica e incluso sin relevancia, más cercana a la pseudociencia que a una disciplina seria. Sin embargo, la astrología sigue siendo estudiada y aprehendida por un puñado de astrólogos y otros avezados, que afirman la existencia de una correspondencia entre el ser humano y los demás entes del universo. 

astrologia-horoscopos-beneficios-percepcion-psicologia-carl-jung-sincronicidad

Algunos de estos astrólogos estiman que la lectura del cosmos puede ayudarles a interpretar sucesos nacionales y hacerlos más comprensibles, como Francis Coppolino, astrólogo de The Daily News y ex-periodista de investigación. Otros creen que la astrología funciona para darle sentido a la vida, en medio del caos cotidiano que experimentamos a muchas escalas en la actualidad (algo que a nivel cerebral se conoce como “sesgo de confirmación” y que nos ayuda a orientarnos en la interpretación cognitiva del mundo).

astrologia cienciaLa psique y la astrología (y por qué no existen casualidades)

Para ciertas ramas de la psicología, la astrología puede ser tanto una herramienta para reconocer rasgos de la personalidad como para desarrollar diagnósticos psicológicos. Uno de los pioneros fue Carl Jung, quien vinculó a esta disciplina con el inconsciente colectivo y los arquetipos. Jung notó que los símbolos cósmicos y mitológicos de la astrología eran recurrentes en los sueños de sus pacientes, y por eso le llamó a la astrología la “suma de todo el conocimiento psicológico antiguo”: un conocimiento que, para Jung, aún se hacía presente en la personalidad de los individuos.

Posteriormente elaboró una teoría fascinante, cuya hipótesis era que nada pasa por casualidad. La sincronicidad, como la llamó, intenta explicar por qué la personalidad tiene mucho que ver con el espacio y tiempo en el que nacemos. Jung creó de esta forma, y en sintonía con la astrología, una teoría para explicar la misteriosa conexión entre el individuo y su entorno, y cómo se generan circunstancias coincidentes de valores específicos y simbólicos para cada persona.

Esta teoría fue tan importante que incluso la discutieron Carl Jung y Albert Einstein, en consonancia con la teoría de la relatividad de este último. Recientemente, un estudio de la Vanderbilt University comprobó que la estación del año en la que nace un mamífero realmente afecta a su cerebro, alterando su reloj biológico y detonando ciertas reacciones o patologías específicas, como la bipolaridad o la esquizofrenia. Esto es algo muy cercano a lo que Jung llamaba sincronicidad, y lo que la astrología busca explicar a partir del cosmos.

¿Qué podemos aprender de la astrología actualmente?

astrologia-horoscopos-beneficios-percepcion-psicologia-carl-jung-sincronicidad

La astrología funciona milenariamente como una trama del universo. Es una disciplina más cercana a los profundos pensamientos de filosofías como la implícita en el yoga y en el zen (que por cierto Jung también estudió), relativas a que el ser individual es sólo una percepción, y que en realidad formamos parte de una unidad cósmica.

Por eso, más allá de creer que el hecho de que Plutón estuviera en Cáncer (que mueve un espíritu hogareño y patriota) fue lo que detonó la Primera Guerra Mundial, lo cierto es que no es descartable esa sincronicidad de la que habla Jung, misma que vemos en la naturaleza y que bien podría influir en nuestra psique desde formas insospechadas. Si algo podemos aprender hoy de la astrología, es esa humildad de que nuestra voluntad no lo rige todo, y que muchos factores forman parte de  lo que nos ocurre. Es decir: estamos conectados con nuestro entorno irremediablemente.

Más allá de todo escepticismo y prejuicio, la astrología y el horóscopo tienen un impacto real y multidimensional, tanto en la sociedad como en los individuos. No es, por tanto, una cuestión de estricta comprobación científica, sino de experiencias y percepciones que se materializan en la vida cotidiana de cientos de personas.

 

*También en Ecoosfera: Este podría ser el significado más hermoso de lo que es la suerte

 

*Imágenes: 1) Robert Fludd: Utriusque Cosmi Historia, 1617-1624; 2) The Celestial Atlas of Flamsteed, 1795; 5) Ilustración: Joanna Neborsky para Nautilus