“La habitación de la lectura”, un proyecto que lleva bibliotecas a países en desarrollo

John Wood, creador del proyecto “La habitación de la lectura”, ha instalado más de quince mil librerías en distintos lugares.

La historia del activista John Wood es fascinante. Se trata de un ex empleado de Microsoft que durante un viaje al Himalaya constató la falta de libros en una escuela de Nepal. A partir de esto se dedicó a recolectar ejemplares entre sus conocidos para donarlos. Posteriormente escribió su libro Leaving Microsoft el cual recaudó más de tres millones de dólares, mismos que utilizó para fundar y financiar la organización “Room to read”.

Se trata de un proyecto global fundado en 2001, que prioriza el papel de la educación como instrumento para erradicar la pobreza. La iniciativa parte de la idea de que esta se traduce en un empoderamiento de los jóvenes, para que contribuyan con sus comunidades, aludiendo un poco a la famosa frase de Einstein que advierte: “una mente estirada por nuevas ideas jamás recobrará su forma original”.

habitacion-de-la-lectura-bibliotecas-paises-en-desarrollo-educacion pobreza proyecto John Wood Room to read-

Room to read enfoca sus esfuerzos en dos ejes primordiales: la alfabetización y la equidad de género en la educación. La filosofía de esta institución también promueve la importancia del gusto por la lectura como un catalizador del intelecto y la imaginación. Hasta la fecha esta organización ha instalado más de quince mil librerías en países de Asia y África –los cuales imparten programas de promoción de la lectura. También ha colaborado en la construcción de más de mil seiscientas escuelas, distribuido más de trece millones de libros, beneficiado 8 millones de niños y publicado más de 887 libros. 

habitacion-de-la-lectura-bibliotecas-paises-en-desarrollo-educacion pobreza proyecto John Wood Room to read-

Otra de las prioridades de la organización es la traducción o creación de libros en las lenguas originarias de las comunidades.

En esta era de la información, el analfabetismo representa tal vez el mayor obstáculo para empoderar a una población, pues únicamente a partir del acceso a la información hoy disponible, las personas pueden “leer” su entorno para hacerlo consciente. En “Room  to Read” se promueve la educación de calidad como el arma básica para fortalecer a miles de agentes de cambio en potencia.  



Una pequeña biblioteca doméstica puede cambiarte la vida

Tener libros en casa contribuye a un ambiente que promueve el aprendizaje temprano, y su impacto positivo puede medirse en la lectura y las matemáticas.

La lectura es un acto voluntario, por lo que nadie se vuelve lector por arte de magia… ¿o sí?

Según los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Competencias en Adultos, la disponibilidad de una pequeña colección de libros en el entorno doméstico se correlaciona con mejores niveles de instrucción alfabética y matemática en la adultez.

El estudio midió la cultura educativa y el impacto de vivir con libros en la adolescencia y adultez en 31 sociedades alrededor del mundo. Para ello, evaluaron a 160,000 adultos en competencias de lecto-escritura, matemáticas y uso de tecnologías de la información, de 2011 a 2015. 

Las conclusiones apuntan a que “crecer en hogares con libros estimula las habilidades de adultos en estas áreas más allá de los beneficios generados de la educación de los padres, o de su propia educación o logro ocupacional”.

En otras palabras, una casa con libros hace que los niños que crecen ahí tengan un nivel de aprendizaje mayor al de su nivel escolar. Y no se trata de tener toda una biblioteca: según el informe, bastan unos 80 libros para producir este “mágico” efecto.

De acuerdo con el estudio, una biblioteca doméstica de entre 80 y 350 libros es suficiente. Las familias de países nórdicos, como Suecia o Noruega, tienen más de 500 libros en promedio, como parte de su acervo familiar; mientras que países como Chile, Grecia, Italia, Singapur y Turquía tienen menos de 80 libros en promedio. Pero recalquemos esto: no se trata de leerlos ni de “devorarlos”, sino que la cercanía y familiaridad con los libros estimulan la facilidad innata para aprender e investigar, lo que tiene positivas consecuencias en la vida adulta.

 

¿Aprendizaje por ósmosis?

Tener libros en casa no es la panacea del aprendizaje. Sin embargo, hacer y nutrir una biblioteca doméstica, aunque sea pequeña, favorece un ambiente de aprendizaje que conlleva beneficios para toda la vida. Una explicación podría ser que construir cierta familiaridad con los libros a una edad temprana, hace que los niños investiguen y busquen información por sí mismos a medida que crecen.

De hecho, los investigadores creen que la cercanía con libros impresos se asocia con mayor familiaridad con libros digitales, pues los adultos de la prueba también fueron evaluados en cuanto a su uso de tecnologías de la información.

Ser capaces de buscar información en línea o leer en plataformas digitales es consecuencia de frecuentar libros en la infancia, y no parece que ambas tecnologías de lectura sean mutuamente excluyentes.



¿Quieres ser más feliz? Visita una biblioteca por 30 minutos 📚

Una biblioteca no es una bodega de libros: es un espacio de encuentro entre personas con mentalidades y problemas similares, que al encontrarse mejoran su salud.

Más allá de una herramienta de consulta, la biblioteca puede proveernos de verdaderas medicinas para el alma y el cuerpo. Desde el siglo pasado, el psicoanalista Bruno Bettelheim habló de la importancia de los cuentos y las historias (particularmente de los cuentos de hadas) para el alivio emocional de niños y jóvenes. De acuerdo con el austríaco, los cuentos tienen la capacidad de hablar al niño desde lo más íntimo, desde su estado psicológico y afectivo. A través del ejemplo, los cuentos de hadas logran hacerle ver que existen soluciones, momentáneas o permanentes, para las dificultades psicológicas más urgentes.

biblioteca-ser más feliz-felicidad-libros-leer-bienestar

Actualmente, en el Reino Unido se ha expandido este horizonte curativo al espacio entero de las bibliotecas, que ofrecen espacios abiertos bajo el pretexto de invitaciones a conferencias, proyecciones, clases de salsa o pilates, en donde los asistentes, entre otras cosas, tienen la posibilidad de narrar las situaciones a las que se enfrentan día con día. 

Algunas cifras parecen mostrar que existe una clara relación entre el bienestar de la población y su paso por las bibliotecas. Por ejemplo, según la directora de programación de Libraries Connected, Sarah Mears, las madres que pasan más tiempo con sus bebés en actividades bibliotecarias describen su estado de ánimo como “muy feliz” después de sólo 30 minutos.

Y no sólo se trata del bienestar particular percibido, sino que la interacción con otros padres de familia (o el encuentro con lectores y paseantes de mentes similares a la nuestra) también tiene un efecto positivo en la reducción de la sensación de soledad, aburrimiento y estrés. Asistir a bibliotecas también se asocia con rutinas más estructuradas y con la automotivación: el simple hecho de asistir a alguna clase o actividad puede darte una sensación de logro.

Se podría concluir que los usuarios de bibliotecas son más felices, ¿pero son más saludables en realidad?

Un reporte del Arts Council of England parece indicar que sí, pues en 2015 se encontró que los usuarios de bibliotecas necesitan menos servicios de salud que los no usuarios. 

Estos esfuerzos nos muestran que la salud no pertenece solamente al campo de lo personal, sino que es posible atenderla de manera comunitaria. De esta manera, las bibliotecas, como casas abiertas a cualquier huésped y a todo conocimiento, son la atmósfera ideal para seguir buscando el bienestar de manera colectiva.