¿Cómo ven los gatos el mundo? Esta serie fotográfica te muestra

Estas pequeñas ventanas al alma felina tienen características que han llevado siglos de evolución.

Los ojos de los gatos parecieran algo sobrenatural. Viéndolos no cuesta entender por qué a estos animales se les ha asociado a lo mágico y a lo divino, desde que fueron domesticados hace miles de años.

Estas pequeñas ventanas al alma felina tienen características que han llevado siglos de evolución. Entre otras cosas, los gatos han desarrollado un amplio campo de visión, más amplio que el nuestro por aproximadamente 20 grados.

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias-8

Los matices de sus ojos, que pueden semejar pequeños cosmos, se vuelven todavía más increíbles y luminosos debido a su forma y a una capa de tejido situada en la parte posterior del ojo. Ésta refleja los rayos luminosos, incrementando la luz disponible para los fotorreceptores.  

Es por ese tejido, llamado tapete de luz, que los ojos de los gatos brillan en la oscuridad. Gracias a esto y a la función de sus pupilas retráctiles —que funcionan como el diafragma de las cámaras— es que pueden ver hasta 8 veces mejor en la oscuridad que nosotros.

Además, los gatos se comunican con los ojos:

Una pupila fina indica enojo o irritación, mientras que una pupila dilatada es señal de miedo o exaltación.

Al igual que los perros, los gatos no ven sólo en blanco y negro. Su visión es dicromática como la de los canes, y les falta el cono rojo que nos brinda a nosotros una gama más completa de colores. Por eso, los gatos sólo pueden percibir gamas de azules y amarillos, como lo muestran las fotografías de Nickolay Lamm y que lucen como si estuviesen desaturadas.

Para elaborar esta serie fotográfica, Lamm consultó a Kerry L. Ketring, de All Animal Eye Clinic en Michigan, al doctor DJ Haeussler de The Animal Eye Institute, y al grupo de oftalmología de la Universidad Veterinaria de Pennsilvania.

Esto hace a sus fotografías muy precisas, y también muy valiosas para la investigación científica respecto a la visión de los gatos. Además nos permiten conocer cómo perciben el mundo nuestros compañeros felinos; aunque ciertamente no nos llevaran a saber qué es lo que pasa por las mentes de estos tiernos predadores que se han hecho parte de nuestras vidas.

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias-2

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias-7

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias-3

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias-3

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias-4

como-ven-gatos-colores-blanco-negro-vision-felina-fotografias-5

*También en Ecoosfera: Estas fotos te muestran cómo ve tu perro el mundo



Espiritualizar el Universo (de cosmovisiones y seres antropocósmicos)

Una reconciliación entre lo cósmico y lo humano es el germen teórico y científico que podría alentar nuestra evolución.

El cosmos ha sido siempre nuestro lugar favorito de contemplación, y ha suscitado las más portentosas reflexiones filosóficas. En la bóveda celeste se condensan también todo tipo de creencias místicas, sagradas, religiosas y espirituales, que comparten su realidad con la ciencia y las leyes de la física.

cosmovision-que-es-ciencia-universo-filosofia

Pero, ¿debemos concebir el cosmos como si fuese un dios?
¿O como si fuese lo que nos dio origen?

Quizá sí, porque aquello de que somos polvo de estrellas es más que una metáfora: podría ser que casi la mitad de los átomos que componen nuestro cuerpo provengan de galaxias más allá de la que habitamos. Y es que las primeras estrellas y, por tanto, los primeros átomos, nacieron cuando se formó toda la materia en el Universo, así como la energía que los transformó eventualmente en planetas y creó la vida en ellos.

Esto, que ahora lo explica la astronomía moderna, era lo que tenía su explicación esencialmente en los mitos de las cosmogonías antiguas: las narraciones centradas en los orígenes del Universo, como el Popol Vuh de los mayas, que buscaba la génesis de lo humano en el campo de fuerzas estelares. Pero además de las cosmogonías, las culturas mesoamericanas también sabían cómo hacerse a ellas mismas parte del relato universal.  Por eso tenían una cosmovisión.

¿Qué es la cosmovisión?

cosmovision-que-es-ciencia-universo-filosofia

Las cosmovisiones, como las cosmogonías, forman en conjunto lo que el pensamiento humano ha sido capaz de filosofar y crear hasta ahora. Una cosmovisión es una “concepción del mundo”, con historia y tradición, que se reactualiza cada tanto pero a su vez mantiene cierta continuidad. En ese sentido, las cosmovisiones no pertenecen sólo a las concepciones de las culturas mesoamericanas u originarias: en realidad, “cosmovisión” es un concepto alemán (Weltanschauung).

Pero curiosamente no hay concepción del mundo que merezca más ser llamada cosmovisión que la de las culturas mesoamericanas. Sus habitantes compartían muchos principios, pero también eran fundamentalmente diversos. Su mayor fortaleza era estar conscientes de ello y no escindir lo humano de lo cósmico, lo orgánico y lo místico. Algo que puede constatarse en la actualidad, en las comunidades indígenas contemporáneas.

Porque según el historiador Alfredo López Austin, los procesos míticos mesoamericanos se expresaban como “pasiones humanas”. No había una tajante división entre el tiempo-espacio “mítico” o divino, y el tiempo-espacio “mundano” o humano. Ahí lo “divino” no podía ser escindido de lo humano, porque nada podía  ser concebido más que por las pasiones humanas que permiten experimentar el mundo. La conciencia sobre este hecho pareciera haber sido mucho mayor en el mundo mesoamericano que en cualquier otro.

¿Tenemos nosotros una cosmovisión?

cosmovision-que-es-ciencia-universo-filosofia

Los científicos contemporáneos están comenzando a comprender que ellos, y la humanidad en su conjunto, necesitan volver a sus raíces: hace falta una concepción del mundo que parta de nosotros (en plural). No lo requerimos por una suerte de impulso antropocéntrico o egocéntrico, sino antropocósmico. Porque los seres humanos somos la mediación y la finalidad de todo lo que para nosotros mismos existe, pero a su vez debemos ser conscientes de que estamos en correlación con el cosmos y con sus otros habitantes.

Tal cosa sería como el humanismo que necesitamos en estos tiempos convulsos. Y no por nada la ciencia se está dando cuenta de ello. La astrónoma de la NASA Michelle Thaller ha sintetizado este nuevo paradigma científico de una manera preciosa:

Nuestras mentes, nuestra percepción de lo bello, nuestra noción de las matemáticas y cómo las cosas encajan, funcionan muy bien con las leyes físicas del universo. Pero eso no es una coincidencia: porque evolucionaron adentro del universo.

Así, nuestras mentes se hicieron conscientes con estas leyes físicas y estas condiciones. Por lo que creo que podemos aprender más del gran Universo estudiándonos a nosotros mismos.

Esta inédita reconciliación entre lo cósmico y lo humano es el germen teórico y científico que podría alentar nuestra evolución. Porque más que una marcha forzada a un mundo heterogéneo, es una forma de alimentar la unidad de la diversidad –lo individual y lo colectivo– desde aquello más general: la humanidad, por un lado, y el cosmos, por otro. 

Por eso necesitamos una concepción que nos permita ser seres antropocósmicos: transitar el tiempo presente y pensar a futuro sin escindirnos del cosmos ni de la naturaleza. Algo así como una cosmovisión contemporánea.

 

 

*Imágenes: 1, 3 y 4) Philipp Igumnov; 2) Edición Ecoosfera

 



Estas imágenes comprueban que los gatos sí tienen emociones (FOTOS)

Una serie que muestra los distintos estados de ánimo y cambios de temperamento en los gatos.

Solemos explicarnos la vida con etiquetas, estereotipos y clichés… Es como si así fuese más sencillo generalizar y entender la realidad (aunque a veces es peligroso por la simplificación que podemos hacer de ella).

Uno de estos casos, un fenómeno envuelto en estereotipos, es el de los gatos (y aún así despiertan una fascinación que internet comprueba). El siempre curioso sitio de boredpanda ha elegido una serie de fotografías que nos muestra una intrigante gama de emociones por las que pasan los gatos (retando así su fama de frialdad). Además de estas imágenes, recordemos que los gatos tienen un lenguaje corporal importante al que puedes acceder conociendo sus significados.

Aquí esta selección: