Sintonízate con tu yo creativo, dibuja

Conoce tú MODO-D descubriendo o mejorando tus habilidades artísticas, te sorprenderás de los inspiradores resultados.

Continuamos con las sugerencias lúdicas para animar la creatividad y expandir el espíritu con la práctica milenaria del dibujo, un arte que como todos, cualquier persona debería de practicar como un acto meditativo, como una forma de matar a la bestia del aburrimiento y sintonizarnos con esa parte profunda, que mira más allá del televisor o del ordenador. 

Recordemos que esta serie de ejercicios son los que propone Betty Edwards (EU 1926) en el libro: Aprender a dibujar un método garantizado.  El presente ejercicio (como todos los que se abordan en esta serie) va encaminado a deshacernos del dominio del hemisferio izquierdo, el lugar del pensamiento matemático y racional,  para cambiar como Betty Edwards sugiere al MODO-D, es decir, al dominio del hemisferio derecho, el lugar del pensamiento visual y espacial, de las sensaciones y el sentimiento. 

Betty Edwards dibujar creatividad
Dibujos de Betty Edwards antes y después

Dibujo Invertido es el nombre del ejercicio. Éste ha de ser realizado sin interrupciones, en un lugar calmado donde puedas relajarte. Pon algo de música tranquila y siéntate cómodamente. Necesitarás una imagen impresa, lo mejor es que sea una ilustración muy lineal de preferencia en blanco y negro, que retrate a una  persona o un animal. Te sugerimos los grabados y dibujos de Picasso, Rembrandt o Da Vinci, pero no te detengas, cualquier imagen a la mano es buena para comenzar (recuerda que cualquier papel, lápiz o pluma te servirá). 

Vas a colocar la imagen de cabeza y procederás a copiarla de arriba hacia abajo, procura no pensar en el nombre de las cosas que copias, en cambio aprecia las direcciones de las líneas, medita sobre su curvatura e intensidad.  No pienses en el tiempo que llevas dibujando, aléjate de las definiciones absolutas, deshecha la concepción de error y acierto, cualquier cosa que logres está bien y la práctica te dará la maestría; relájate y respira cadentemente, no te censures y sobre todas las cosas no abortes la misión.     

Sintonízate con tu yo creativo, dibuja

Aunque el ejercicio parezca banal o inservible, lo que estamos haciendo es hackear el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, cancelando su modo de identificar las cosas poniendo la imagen de cabeza, le estamos descontrolando y obligando a que ceda el dominio a su vecino, el cual disfruta mucho de las actividades artísticas o contemplativas, y lo mejor es que es muy bueno haciéndolo. Recuerda que la práctica constante te dará resultados sorprendentes en poco tiempo. En MODO-D conoceremos otro estado de conciencia, otro nivel de percepción en el que siempre encontraremos sorpresa y goce total.  

Sintonízate con tu yo creativo, dibuja

Que no te de miedo ser un artista, opaca el vértigo de suspender una parte de ti que todo lo define y libérate dibujando, para  conocer más ese ser creativo que llevas dentro. A fin de cuentas este recordatorio se resume en una simple frase: sé tu mismo.   

como-aprender-a-dibujar-paso-a-paso-betty-edwards-como-estimular-creatividad-dibujo

* Dibujos animados: Thomas Cian

*Imagen principal: Lucia Partiti



Dibuja un árbol y conocerás el universo: esto es el ‘rakugaki’

Para el diseñador japonés Bunpei Yorifuji, dibujar no se trata de hacerlo bien. Descubre el porqué.

Encontrar los dibujos de la infancia, ya sea por accidente o porque tus padres los presumen, es un momento mágico que puede provocar alegría y nostalgia. Al mirarlos, ¿quién no ha extrañado a su niño interior del pasado? Esa máquina de historias y dibujos de personajes en mundos fantásticos. ¿Cuántas personas dejaron de hacerlo, ante las críticas de su profesor de arte sobre la falta de realismo?

Pero para el diseñador e ilustrador japonés Bunpei Yorifuji (1975), dibujar es decir lo que piensas. Es una forma de dar vida a tus ideas y entrenar la imaginación. No se trata de talento innato, de estilo, ni de hiperrealismo, sino de interpretación. 

Dibujar significa observar dentro, y fuera de nosotros (…) Lo que nos interesa o nos mueve.

Estas y otras ideas están incluidas en su libro Rakugaki: Cómo potenciar la imaginación a través del dibujo (Blackie Books, 2017).

 

 

Con ejercicios muy sencillos, el ilustrador japonés se convierte en un guía del rakugaki, término japonés que podría traducirse como “grafiti” o “garabato”. Algo así como “dibujo hábil y rápido”. En palabras del autor, es:

(…) el dibujo más pequeño con que se puede representar el universo más grande que existe.

El rakugaki permite ver las cosas desde otro punto de vista. Dibujar se trata de interpretar y no de copiar, de dar vida a mundos imaginarios través de las líneas.

Tomemos un árbol como punto de partida. Normalmente dibujamos el tronco, el follaje y el pasto base. Pero esto es sólo una “ínfima parte de lo que podemos dibujar”, dice el autor. El ser humano tiene distintas visiones de su realidad. Puede dibujar el árbol a través de la clorofila de sus hojas (visión microscópica), sus raíces bajo la tierra (estructural), o incluso el árbol a través del tiempo (visión temporal).

O mejor dicho:

No se trata de simplificar una forma al plasmarla, sino más bien integrar en una línea sencilla posible las experiencias, conocimiento de lecturas, sensaciones y la propia imaginación.

El dibujo ha sido importante para la ciencia y las artes. Los dibujos de Leonardo da Vinci fueron sumamente importantes para sus creaciones finales, y la esencia en el trabajo de Pablo Picasso o Keith Haring.  

Keith Haring

Cat, de Picasso

 

En el caso de Bunpei Yorifuji, el dibujo es el inicio de todo. Y algunas veces, puede ser la mejor manera de decirle algo al mundo. ¿Qué te parece?

 

Rakugaki: Cómo potenciar la imaginación a través del dibujo (Blackie Books, 2017)

Autor: Alex GR