Alimenta tus sueños: algunos snacks para estimular la mente antes de dormir

Estos son algunos alimentos que pueden inducir mejores experiencias oníricas.

—¿Por qué dudas de tus sentidos?
—Porque —dijo Scrooge—, lo más pequeño puede afectarlos. El más leve desorden en el estómago les hace triquiñuelas.

Charles Dickens

Uno de los  más famosos personajes de Charles Dickens, el avaro Ebenezer Scrooge, popularizó una creencia que aún puebla la imaginación colectiva: comer queso produce sueños extraños o incluso alucinatorios. Scrooge estaba tratando de justificar las visiones fantasmagóricas que tenía, pero ¿qué tanto es verdadera esa conexión entre el cerebro y el estómago?

El alimento no es sólo combustible para tener energía. Cada cosa que ingerimos juega un papel en el complejo sistema metabólico que es nuestro organismo. Muchas de sus funciones elementales provienen de la acción de las hormonas —serotonina, testosterona, estrógenos, oxcitocina—, que estimulan al cerebro y son producidas en diversas fases de nuestro día.

La serotonina, por ejemplo, se produce más durante la noche, y es famosa por influenciar estados de ánimo positivos en nosotros;  también es esencial para regular el sueño. Su producción, no obstante, no depende sólo del cerebro, sino de lo que ingerimos. El queso es un ejemplo, pues éste contiene un aminoácido llamado triptófano —debido a la leche con la que es preparado—, mismo que es conocido por promover la liberación de serotonina. Esto podría explicar por qué al comer queso antes de dormir experimentamos otro tipo de sueños, quizás más extraños o vívidos (o tal vez hasta visiones espectrales, como las del viejo Scrooge).

En 2005, un estudio elaborado por el British Cheese Board lo demostró. En él se pidió a los participantes comer 20 gramos de queso media hora antes de irse a la cama durante una semana y que escribieran sus sueños al despertar. Se utilizaron tipos de queso distinto para cada participante:

83% de aquellos que comieron Leicester tuvieron sueños placenteros y, sorprendentemente, 60% de ellos tuvieron que ver con memorias de la infancia.

El queso Chesire, por su parte, no produjo sueños en el 50% de los participantes. Esto tiene que ver con sus ingredientes: quesos como el Leicester o el stilton (queso azul) son elaborads con más leche —y por ende más triptófano—, por lo cual, como demostró el mismo estudio, produce más sueños vívidos.

Otros alimentos que contienen triptófano son el plátano, los cacahuates y los cereales integrales. El  psicólogo Gary Wenk, autor de Your Brain in Food, menciona que por eso este tipo de alimentos, e incluso carbohidratos simples —como los contenidos en un emparedado de crema de cacahuate y jalea— son recomendables para comer antes de dormir.

“Dormir es un proceso muy activo y tu cerebro necesita bastante azúcar”

Aunque cenar alimentos pesados puede ocasionar aumento de peso y alterar el ciclo del sueño, quizás sea buena idea pensar en qué aminoácidos contiene lo que cenaremos y cómo afectará a nuestras hormonas. Alimentos como el queso panela o requesón, el plátano o el cacahuate, o un poco de avena caliente —que contiene triptófano— son excelentes cenas que pueden estimular nuestro sueño. Por el contrario, la cafeína, la carne, el alcohol o  cualquier exceso de comida son contraproducentes e incluso pueden provocar pesadillas.

Irse a la cama con el estómago vacío también puede ser muy malo, pues según Wenk, tener poca azúcar en la sangre durante ese proceso puede provocar anomalías en el patrón de sueño y hasta pesadillas. Habrá que experimentar, antes de irnos a dormir, con pequeños bocados de queso, quizás la mitad de un plátano o una cucharada de crema de cacahuate.

 



Lluvia de estrellas #Gemínidas, una de las mejores del año, este 13 y 14 de diciembre ✨

Será el penúltimo evento estelar del año con el que podrás deleitarte (y nos tiene preparada una sorpresa).

La lluvia de estrellas Gemínidas es un evento cósmico masivo. Cada hora se pueden observar en el cielo nocturno 120 meteoros, a una velocidad de 34 kilómetros por hora. Aunque no siempre fue así, pues durante sus primeras apariciones en el siglo XIX no se podían observar más de 20 de estas estrellas.

Es por eso que en la actualidad, los astrónomos consideran a las Gemínidas las reina de las lluvias de estrellas, pues además se pueden ver desde cualquier perspectiva terráquea. Aunque en el hemisferio norte son más visibles, lo que nos hace muy afortunados de habitar este lado del globo.

Este año la lluvia de estrellas Gemínidas alcanzará su punto máximo los días jueves 13 y viernes 14.

La luna será menguante, lo que permitirá una mejor observación.

lluvia-de-estrellas-geminidas-2018-cuando-como-observar

Otro factor que diferencia a la lluvia de estrellas Gemínidas de otras es su misterio. Nadie sabe a ciencia cierta de dónde proceden. Al parecer se formaron de un asteroide llamado Faetón, el cual viaja más cerca del Sol que cualquier otro. Pero se cree que dicho asteroide no es sino un cometa extinto, cuyas partículas –las estrellas Gemínidas– fueron eyectadas hace siglos. Así que estas estrellas podrían considerarse como mensajeras cósmicas de tiempos perdidos.

Si quieres observar la lluvia de estrellas Gemínidas…

La NASA recomienda que esperes a que se ponga la luna, para poder ver a los meteoros más pequeños –que son también los más numerosos–. Ve a algún lugar alejado de la ciudad con la mayor oscuridad, lleva una silla o un tapete donde tenderte, así como bebidas calientes y snacks de nueces y chocolate oscuro para mantenerte calientito. Llega a eso de la media noche y espera a que tus ojos se acostumbren a la oscuridad durante unos 30 minutos; para ello, ¡evita a toda costa mirar toda fuente de luz!

El punto máximo de la lluvia de estrellas Gemínidas tendrá lugar en el hemisferio norte aproximadamente a las 2:00 de la madrugada, hora a la que podrán observarse hasta 100 meteoros por hora.

Sorpresa cósmica

lluvia-de-estrellas-geminidas-2018-cuando-como-observar-8 copia

Según la NASA, este año podrá observarse, junto a los meteoritos, una luz azul celeste en la constelación de Tauro. Será el cometa 46P/Wirtanen, que se estará acercando a la Tierra y embellecerá el espectáculo de las Gemínidas.

Así que perderse este evento estelar no es una opción. Aprovéchalo para conectarte con la naturaleza y sentir el aquí y el ahora observando la magnificencia del Universo que habitamos.



La sorprendente “leche” de araña que tiene más proteínas que la leche de vaca

Investigadores chinos descubrieron que la araña Toxeus magnus produce un fluido similar a la leche, el cual nutre a las crías durante sus primeros días.

Al parecer los animales mamíferos no somos los únicos que alimentamos a nuestras crías con lo que producen nuestros cuerpos: la doctora Zhanqi Chen de la Academia China de Ciencias descubrió que cierta araña nativa del sureste asiático produce una especie de fluido similar a la leche, el cual permite que las crías se desarrollen a una sorprendente velocidad.

Las crías de la araña Toxeus magnus alcanzan la mitad de su tamaño adulto durante los primeros días de vida. Pero lo que intrigaba a los investigadores era que ni la madre ni sus crías dejaban el nido durante este periodo para cazar ni recolectar alimentos. ¿Entonces, cómo se alimentaban? 

“No podíamos entender cómo seguían creciendo sin comida, hasta que una noche, vi que la bebé araña se aferraba al vientre de su madre”, afirma la doctora Chen. “Tuve esta idea radical de que tal vez las madres araña alimentaban a sus crías con algo que ellas mismas producían.

Al colocar a la araña bajo el microscopio, los investigadores se dieron cuenta de que el vientre tenía excretaba un fluido cremoso y blanco, muy parecido a la leche. Al analizar dicho fluido, se dieron cuenta de que contiene casi cuatro veces más proteína que la leche de vaca.

Instituto Chino de Ciencia
La leche de araña puede producirse gracias a huevecillos no fertilizados.

En un cruel giro de la investigación, los investigadores impidieron que la madre alimentara a las bebés araña, luego de lo cual murieron a los 10 días. Esto significa que efectivamente ese fluido es necesario para la alimentación y crecimiento de las crías de esta especie.

Los investigadores llaman a este fluido “leche de araña” porque el líquido cumple la misma función vital que la leche en los mamíferos, aunque la anatomía de los arácnidos sea muy distinta que la nuestra. Hasta ahora suponen que la “leche” de araña se produce reciclando huevecillos no fertilizados.

El cuidado posnatal es poco frecuente en insectos, pero estas arañas se quedan con sus crías durante un periodo increíblemente prolongado. La razón puede deberse a que así la especie tiene mayores probabilidades de supervivencia, puesto que el 84% de las crías que sobreviven después de 20 días son hembras.

 

*Imagen principal: Science Magazine