La visión más peligrosa del mundo es la visión de quienes no han visto el mundo: Alexander von Humboldt

Explorar el territorio hizo a Humboldt comprender tan cabalmente nuestra relación con la naturaleza que incluso predijo el cambio climático.

Estoy cada vez más convencido de que nuestra felicidad o infelicidad depende más de la forma en que nos encontramos con los acontecimientos de la vida que de la naturaleza de esos mismos eventos.

Alexander von Humboldt

 

Alexander von Humboldt nos legó un exquisito compendio sobre la naturaleza de las cosas. O por lo menos una profunda y vastísima comprensión de lo que ésta es como territorio, y lo mucho que inciden nuestras acciones en el equilibrio de ese delicado espacio natural que exploró con acentuada pasión. 

alexander-von-humboldt-naturaleza-legado-espacio-quien-fue-naturalista-humboldt-geografia

Sólo un polímata como Humboldt podía indagar en los mistéricos significados de aquello que parecía inclasificable e intransitable; este naturalista investigó sobre la tierra, la flora, la fauna, e incluso sobre los parajes más indómitos, como los volcanes. Y ya que cada expedición era también una excusa para conocer poblaciones singulares por sus costumbres radicalmente diferentes, Humboldt llegó a concebir un gran análisis relacional del espacio, donde estaba la comunidad humana, por un lado, y el espacio natural, por el otro, compartiendo territorio.

Es fácil concebir que el punto de partida epistemológico de este explorador prusiano fuese el espacio. De ahí que sea considerado una suerte de excéntrico astronauta del territorio, cualidad que acaso, lo llevaría a usar la herencia de su fallecida madre para financiar sus exploraciones por el territorio latinoamericano, aún pleno de misterios para su época.

Humboldt hizo de América Latina un gran mapa: su cartografía tenía la pretensión de asir lo inasible y de servir para seguir descubriendo y redescubriendo ese espacio (aunque luego sus mapas fueron usados con fines políticos y militares, pero esa es la historia de la cartografía en general).

“La más peligrosa visión del mundo es la visión del mundo de aquellos que no han visto el mundo.”

Fue así como Humboldt utilizó una especie de “epistemología holística” como forma de comprender a la naturaleza, pero también para entender lo que es el territorio como espacio en donde confluyen los ecosistemas y las civilizaciones humanas.

alexander-von-humboldt-naturaleza-legado-espacio-quien-fue-naturalista-humboldt-geografia
Alexander von Humboldt, Las vistas de las cordilleras, 1810

Por eso pudo predecir el cambio climático que la actividad de las colonias en Sudamérica podía ocasionar, como recoge la historiadora Andrea Wulf en su libro The Invention of Nature: Alexander von Humboldt’s New World.

Escribe:

La deforestación había hecho a la tierra erosionarse, a los niveles de los lagos bajar y, con la desaparición de la maleza, las torrenciales lluvias limpiaban los suelos de las cuestas de las montañas circundantes. Humboldt fue el primero en explicar la habilidad de los bosques para enriquecer la atmósfera con humedad y el efecto enfriamiento que esto causaba, así como la importancia de la retención de agua y la protección de ésta contra la erosión del suelo. Él advirtió que los humanos se estaban entrometiendo con el clima y que esto podía tener impactos indeseables para las generaciones futuras.

Pese a todo esto, el legado de Humboldt —quien, al final de su trayectoria por la vida se arrojó al conocimiento del universo— es todavía poco conocido. En sus tiempos, Humboldt era celebrado por personajes como Goethe, y fue inspiración de Henry David Thoreau y Charles Darwin. Y a pesar de su legado épico, hoy día poco se habla de él.

alexander-von-humboldt-naturaleza-legado-espacio-quien-fue-naturalista-humboldt-geografia

Habrá que exigir una justicia digna para su trabajo. Y la mejor forma de ello tal vez sea seguir viendo el mundo atentamente, y de esta forma descubrir que no estamos separados de lo que nos rodea, al contrario: influye en nosotros como nosotros influimos en él. Al respecto Humboldt escribe que:

Nuestra imaginación está impactada solo por lo que es grandioso; pero el amante de la filosofía natural debería reflexionar por igual sobre pequeñas cosas.

Si algo pudiese decirnos Humboldt en aras de esta, una realidad estridente en cuestiones ambientales, muy probablemente sería el que no perdamos la lucha contra el cambio climático y la dramática extinción de especies que ya está ocurriendo en el planeta, pues, si se quiere ver desde otro ángulo, todos estamos conectados al ambiente, escribe:

Si se considera el estudio de los fenómenos físicos, no sólo en sus relaciones con las necesidades materiales de la vida, sino en su influencia general sobre el progreso intelectual de la humanidad, encontramos que su resultado más noble e importante es el conocimiento de la conexión que existe entre las fuerzas de la Naturaleza y el sentimiento íntimo de su mutua dependencia. La intuición de éstas relaciones es la que engrandece los puntos de vista, y enoblece nuestros goces.

 



¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo. 

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
Foto: European Southern Observatory/Flickr

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. La luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco, como explica la NASA En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el Sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil de divisar durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo. 



¿Las abejas tienen nociones estéticas? Al parecer pueden diferenciar entre estilos de arte

Y esto ha sido doblemente confirmado.

Saben distinguir rostros, navegar como vikingos y resolver problemas matemáticos: las abejas no sólo son insectos fascinantes, sino que podrían estar entre los animales más inteligentes del planeta. Y quizá también uno de los animales con mejor gusto.

Las abejas, ¿críticas de arte?

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja

Tantas son las capacidades de las abejas que nos hacen preguntarnos sobre la conciencia animal y sus límites.

Más aún porque, según pudo confirmar un estudio, las abejas tienen nociones estéticas. Y –aunque no hay consenso científico al respecto–, se supone que la sensibilidad artística y el pensamiento abstracto son algunas de las habilidades que nos distinguen de los animales. Pero si las abejas tienen una noción del cero, y pueden diferenciar un Picasso de un Monet, ¿qué nos hace humanos? ¿Y que las hace a ellas animales?

Hasta ahora se han llevado a cabo dos pruebas que demuestran que las abejas pueden distinguir un tipo de arte de otro. La primera fue un estudio que se publicó en 2013, llevado a cabo por un equipo de la University of Queensland, utilizando obras de Picasso y Monet. La segunda prueba se llevó a cabo en el programa The Great Australian Bee Challenge, y fue básicamente una recreación del estudio de Queensland.

Cómo las abejas distinguen entre estilos artísticos

Para esta segunda prueba, les fueron mostradas a las abejas entrenadas cuatro pinturas distintas del impresionista francés, Claude Monet. Pero en lugar de obras de Picasso, se les mostró en contraposición cuatro pinturas de la artista indígena australiana Noŋgirrŋa Marawili.

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja
Noŋgirrŋa Marawili // Claude Monet

Al centro de cada una de las pinturas se colocó un pequeño punto azul. En ellos, y para marcar una diferencia entre los artistas que significara algo para las abejas, se colocaron gotas de agua: las pinturas de Marawili tenían gotas con azúcar, y las de Monet una gota de quinina diluida: un líquido que no es dañino pero tiene un sabor amargo.

Las abejas probaron ambos líquidos al ver las pinturas y aproximarse a ellas. Después se les mostraron pinturas de los dos artistas que no habían visto antes. La cuestión era averiguar si podían apreciar la diferencia entre un Marawili y un Monet.

Todas las abejas dirigieron su atención a las pinturas de Marawili, las cuales habían tenido el agua azucarada. Pero esta vez no había nada que las distinguiera. ¿Qué les posibilitó distinguir entre estos artistas? Sería exagerado pensar que realmente las abejas tienen nociones estéticas. No obstante, no queda claro cuáles de sus habilidades les permiten saber la diferencia entre estilos de arte.

Aún así, mientras la ciencia descubre más al respecto sobre el comportamiento y la inteligencia de las abejas, podemos quedarnos con la idea de que algo saben de arte. Quizá algo que nosotros no.