Revisar nuestros actos cotidianos incentiva la honestidad (te invitamos a practicarlo)

Dan Ariely explica los factores que llevan a la deshonestidad y propone vías para revertirlos.

En su libro The Honest Truth About Dishonesty, el autor “best seller”, Dan Ariely, se ha enfocado en encontrar los incentivos que llevan a una persona a actuar deshonestamente. Para este economista la persona que actúa en perjuicio de los demás, utiliza una psicología cognitiva flexible para justificar sus actos –justificando de algún modo este comportamiento nocivo o relativizando sus acciones–. Curiosamente una persona que actúa deshonestamente racionaliza su acto para darle validez, aunque de una manera bastante egoísta. La clave de esta racionalización que lleva a actuar deshonradamente tiene qué ver con mantener una cierta distancia psicológica de las consecuencias. 

Un banquero que manipula los rangos de intereses generalmente se siente lejos de la persona que pagará el sobreprecio manipulado –y posteriormente, además, recurren a ciertas herramientas de limpieza, como participar en actos filantrópicos–. De acuerdo con Ariely lo anterior durante la crisis financiera de 2009. Una analogía psicológica de este fenómeno, según explica el autor, ocurre cuando un golfista patea una bola para recorrerla, el no hacerlo con la mano hace sentir prácticamente que no está realizando esa acción.

Para Dan Ariely, los ejercicios post-racionalización de los actos, son herramientas fundamentales para que las personas se conviertan en seres honestos. Estos procesos son parecidos a las confesiones católicas, pues la habilidad de decir “hice mal” y sentirse fresco para comenzar de nuevo resulta ser un incentivo poderoso. Los estándares regulares de códigos de honor son también una herramienta que permite reflexionar en la intención que rigió nuestros actos. 

A pesar de que es un tema bastante debatible, pues ese sentirnos “frescos” después de confesarnos podría convertirse en una especie de loop maligno porque puedo ser “perdonado”, el estudiar los motivos que llevan a una persona a dañar a otra, implican que estamos ante una elección libre y personal. Los malos actos no condenan definitivamente a su autor, pero si requieren que este se haga responsable de los mismos: solo así podrá aspirar a repararlos en lugar de justificarlos. 

 

*Ilustración principal: Slavica



Los futuristas carteles de Buckminster Fuller: tesoro visual

Antes de que el diseño gráfico estuviera en auge, este visionario creó estas geniales piezas de diseño científico para dar a conocer sus inventos.

Buckminster Fuller fue un pragmático soñador. Su objetivo como inventor era la sustentabilidad y autosuficiencia de sus creaciones: obras de asombrosa geometría, como el domo geodésico, o de curiosa ingeniería, como el automóvil Dymaxion, que tenían la finalidad de crear “un mundo que funcionará al 100%”, como él mismo decía.  

buckminster-fuller-carteles-inventos-diseno-grafico-futurista

Pocas mentes pensaban en sustentabilidad en la década de los 30 ­­―apenas haría su aparición el pensamiento ecológico de Rachel Carson en 1960­―; pero la mirada de Bucky Fuller atravesó, antes que muchos, la necesidad de pensar en la sustentabilidad; mejor aún, desde la preciosa perspectiva de mirarnos como un Todo, como el Universo. Fuller supo que, en un mundo cada vez más competitivo y reñido, eran tan necesarios sus inventos como el darlos a conocer de la manera más original y accesible posible.  

Por eso volteó su mirada al diseño gráfico, e hizo él mismo algunos alucinantes carteles con la ayuda del galerista Carl Solway.

buckminster-fuller-carteles-inventos-diseno-grafico-futurista

Para hacer sus inventos llamativos, Fuller se valió de técnicas del diseño gráfico; ciencia del diseño, arquitectura y futurismo dialogan en estos posters. 

El diseño gráfico en aquel entonces no era sino una incipiente tendencia que había nacido a finales del siglo pasado, de la mano de los modernistas. Pero hasta aquel entonces no había nada parecido a lo creado por Fuller, que con la técnica de la doble exposición ―ahora tan de moda― logró un doble objetivo: mostrar sus inventos por fuera y por dentro.

Bucky Fuller anteponía los planos de sus inventos, repletos de cálculos y medidas, con fotografías de sus inventos.

El resultado eran estos geniales carteles que estarán en exhibición hasta el 2 de noviembre en el Edward Cella Art + Architecture de Los Ángeles, como parte de la exposición R. Buckminster Fuller: Inventions and Models.  

Según el sitio de la galería:

“Los objetos y planos de Fuller funcionan no sólo como modelos de las propiedades matemáticas y geométricas que subyacen a su construcción, sino también como elegantes obras de arte. Como tales, las obras representan lo hibrida de la práctica de Fuller, y su legado en los campos del arte, el diseño, la ciencia y la ingeniería.”

Sin duda, una obra de arte que admirar desde decenas de perspectivas. Un legado más de los muchos que nos heredó el cósmico Bucky Fuller.

 buckminster-fuller-carteles-inventos-diseno-grafico-futurista

buckminster-fuller-carteles-inventos-diseno-grafico-futurista

buckminster-fuller-carteles-inventos-diseno-grafico-futurista

buckminster-fuller-carteles-inventos-diseno-grafico-futurista



La orientación sexual y la creatividad están en el cerebro: científica mexicana

La Dra. Herminia Pasantes explica el papel de la neurociencia en el proceso creativo y la orientación sexual.

Nuestro cerebro define lo que somos, soñamos e imaginamos. Es el centro de procesos tan cotidianos como decidir qué comer o de maquinaciones tan complejas como la creación de una obra de arte. Sabemos que este órgano aún guarda muchos secretos: ¿cómo podemos ser más inteligentes? ¿La inteligencia te hace más feliz? ¿Todos los seres humanos somos todos capaces de tener grandes ideas? 

La científica Herminia Pasantes Ordónez ha dedicado gran parte de su carrera a responder estas preguntas. La emérita de la Universidad Nacional Autónoma de México es una de las expertas en neurociencia más reconocidas a nivel mundial.

Su participación reciente en el ciclo de conferencias Una Mirada al Cerebro, llevado a cabo en la Ciudad de México, dio como fruto observaciones sumamente interesantes sobre el grado en que las redes neuronales de nuestro cerebro nos determinan.

Orientación sexual 

Desde hace tiempo se sabe que la homosexualidad no es una enfermedad (aunque la homofobia sí), pero las investigaciones de Pasantes revelan que la orientación sexual tampoco es una característica ambiental. En entrevista con La Jornada, ella declaró estar convencida de que la orientación sexual se define desde el desarrollo embrionario.

Los homosexuales nacen, no se hacen, y los estudios del cerebro nos están ayudando a comprender qué es lo que pasa durante el desarrollo de este órgano. 

Durante la gestación, el cerebro está expuesto a las hormonas de la madre, por lo que es primariamente femenino. Si el embrión se convertirá en una mujer, se queda como está; si será varón, se expondrá a grandes cantidades de testosterona.

Una vez que estos químicos llegan al cerebro, se vuelven susceptibles de muchas transformaciones. Es en este punto donde Pasantes cree que se determina la orientación sexual de las personas, entre la semana 13 y 18 de gestación. En la adolescencia, ésta se reafirma.  

Creatividad

La creatividad no es tanto un asunto metafísico como neuronal. Es un mito que solo un hemisferio del cerebro es capaz de pensar de esta manera: las reacciones que la provocan se esparcen por todo nuestro cerebro. ¿El resultado? Todos podemos ser creativos. 

De acuerdo a Pasantes, hay una red subyacente de neuronas que impulsa el pensamiento creativo; estas han sido observadas con métodos de resonancia magnética. Las conexiones tienden a activarse en las situaciones donde la mente está en un estado de reposo. Al respecto, ella dice: 

Podría ser cierto que estando sentado a Isaac Newton se le ocurrió la Ley de la gravedad, quizá todo eso comience a tener sentido porque se está detectando que esa conectividad es la que se activa durante la creación (Vía: La Jornada).

Quizá a eso se debe que se nos ocurran las mejores ideas en la regadera, y que muchos creadores recomienden dedicarse a labores relajantes para acabar con el bloqueo creativo

Siempre es un orgullo contar con estas grandes mentes en nuestro país; sin embargo, es cierto que no siempre reciben el apoyo que merecen. La Dra. Herminia Pasantes hace un llamado a las autoridades universitarias del país a que apoyen más a los científicos nacionales.

¿Qué podemos hacer nosotros? Difundir el trabajo de nuestros investigadores y darle visibilidad a quienes se dedican a avanzar el conocimiento colectivo y hacer hallazgos que mejoran nuestras vidas.