Revisar nuestros actos cotidianos incentiva la honestidad (te invitamos a practicarlo)

Dan Ariely explica los factores que llevan a la deshonestidad y propone vías para revertirlos.

En su libro The Honest Truth About Dishonesty, el autor “best seller”, Dan Ariely, se ha enfocado en encontrar los incentivos que llevan a una persona a actuar deshonestamente. Para este economista la persona que actúa en perjuicio de los demás, utiliza una psicología cognitiva flexible para justificar sus actos –justificando de algún modo este comportamiento nocivo o relativizando sus acciones–. Curiosamente una persona que actúa deshonestamente racionaliza su acto para darle validez, aunque de una manera bastante egoísta. La clave de esta racionalización que lleva a actuar deshonradamente tiene qué ver con mantener una cierta distancia psicológica de las consecuencias. 

Un banquero que manipula los rangos de intereses generalmente se siente lejos de la persona que pagará el sobreprecio manipulado –y posteriormente, además, recurren a ciertas herramientas de limpieza, como participar en actos filantrópicos–. De acuerdo con Ariely lo anterior durante la crisis financiera de 2009. Una analogía psicológica de este fenómeno, según explica el autor, ocurre cuando un golfista patea una bola para recorrerla, el no hacerlo con la mano hace sentir prácticamente que no está realizando esa acción.

Para Dan Ariely, los ejercicios post-racionalización de los actos, son herramientas fundamentales para que las personas se conviertan en seres honestos. Estos procesos son parecidos a las confesiones católicas, pues la habilidad de decir “hice mal” y sentirse fresco para comenzar de nuevo resulta ser un incentivo poderoso. Los estándares regulares de códigos de honor son también una herramienta que permite reflexionar en la intención que rigió nuestros actos. 

A pesar de que es un tema bastante debatible, pues ese sentirnos “frescos” después de confesarnos podría convertirse en una especie de loop maligno porque puedo ser “perdonado”, el estudiar los motivos que llevan a una persona a dañar a otra, implican que estamos ante una elección libre y personal. Los malos actos no condenan definitivamente a su autor, pero si requieren que este se haga responsable de los mismos: solo así podrá aspirar a repararlos en lugar de justificarlos. 

 

*Ilustración principal: Slavica



Esta mujer tocó una pieza de Bach a 3,000 metros de altura

Ruth Boden llevó su pasión por la música de Bach al punto más alto…literalmente.

Ruth Boden se toma muy en serio su pasión por la “música de altura”. Tan es así, que decidió escalar los más de 3,000 metros de altura que tiene la Montaña Wallowa en Oregon con su violonchelo amarrado a la espalda. ¿Su propósito? Tocar música de Johann Sebastian Bach desde la cima; y más allá de sobrevivir en el intento, esta mujer logró una improbable fusión: música clásica + adrenalina.

“Quiero trascender los lugares comunes de la música”: precisamente este espíritu documental Andante, que sigue a Ruth en su curiosa travesía. El título juega con el término musical y la extenuante caminata que esta mujer emprendió, acompañada de su preciado instrumento y del director Gavin Carver, quien dio más de una pirueta para proteger su cámara del viento. 

Hay que admitir que Ruth logró su cometido de ir más allá de lo común. En el entorno de la música clásica, que a veces puede resultar algo rígido, su aventura es un giro refrescante y una muestra de que no hay límites para llevar más lejos aquello que nos apasiona. Mira un fragmento aquí: 



¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo. 

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
Foto: European Southern Observatory/Flickr

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. La luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco, como explica la NASA En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el Sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil de divisar durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo.