El bitcoin, la moneda virtual del futuro, podría estar consumiendo más energía que 159 países

Una transacción con bitcoin consume 275 kilowatts por hora de electricidad, el equivalente a que una bombilla de 100 watts esté encendida 10 horas.

Si a la mayoría aún nos cuesta comprender cómo funciona el dinero —ese metal y papel que cargamos en nuestros bolsillos y que determina, con frecuencia, nuestra existencia—, entender cómo funcionan los bitcoins puede ser aún más complicado.

Más aún, entender cómo es que una moneda virtual está contaminando parece un rompecabezas imposible de armar. ¿Qué es lo que está pasando?

bitcoin-consumo-energia-contaminacion-crisis-ambiental-financiera-riesgos-ecologicos-que-es-bitcoin-2

El bitcoin es una moneda de criptoconcurrencia, es decir: virtual. Sólo se puede usar en intercambios cibernéticos. El origen de ésta es aún desconocido, pero sus efectos son muy reales en el mundo de las finanzas, donde su valor ha subido a ritmos acelerados:

A principios de 2011, un bitcoin valía apenas un dólar, pero para 2015 su valor en el mercado ascendió a cientos de dólares.

Y tan sólo este año, la moneda bitcoin añadió un cero a su valor, pasando de valer 1,000 dólares a valer 10,000. Así de reales son sus efectos para quienes han invertido en los bitcoins, cuya concurrencia sólo puede llegar hasta los 21 millones de bitcoins (evitando así la inflación).

Pero no todo es ganancia… ¿Qué consecuencias derrama el Bitcoin?

El mundo de las finanzas es un mundo cuyas “verdades” están veladas para la mayoría, que no contamos con las herramientas para descifrarlo. Eso ya supone un riesgo, si pensamos que las crisis financieras pueden impactar nuestra vida. Pero más allá de especulaciones económicas, el bitcoin ya está probando lo riesgoso que es, por ejemplo, siendo utilizado para actividades criminales y siendo perfecto para llevar a cabo lavados de dinero.

Otro riesgo latente es la crisis ecológica que puede acarrear, algo que lejos de hacernos evolucionar podría invocar un proceso involutivo.

El impacto medioambiental del bitcoin

bitcoin-consumo-energia-contaminacion-crisis-ambiental-financiera-riesgos-ecologicos-que-es-bitcoin-4

El crecimiento del bitcoin requiere también de un proceso de respaldo y mantenimiento informático (llamado “minería”) que está costando muchísima energía. Ello se debe al poder requerido de las computadoras para mantener la cadena de bloques de Bitcoin inalterada, lo cual es el respaldo (que bitcoin no tiene materialmente, al no ser regulado por ninguna tesorería), o la “mina” criptográfica de la que procede este “oro virtual”.

Este proceso, según el índice que lleva a cabo el Digiconomist, significa que:

Una transacción con bitcoin consume 275 kilowatts por hora de electricidad, el equivalente a que una bombilla de 100 watts esté encendida 10 horas.

Y su consumo de energía anual está casi en los 30 terawatts, lo cual equivale a:

  • 0.13% del consumo de energía mundial al año, y
  • más energía de la que consumen 159 países del mundo.

Es decir que, si el bitcoin fuera un país…

Ocuparía el lugar 61 en el mundo en términos de consumo eléctrico.

bitcoin-consumo-energia-contaminacion-crisis-ambiental-financiera-riesgos-ecologicos-que-es-bitcoin

Para entenderlo desde América Latina, estamos hablando de que el bitcoin quizás consume más energía que los países caribeños, incluyendo a Cuba, así como más energía que Bolivia y Ecuador, o los 6 países de América Central.

Esto se agravará todavía más, pues su consumo de energía está subiendo exponencialmente. Ejemplo de ello es que en un periodo de 30 días, de octubre a noviembre, incrementó en 30%, un ritmo que podría ser mayor que su valorización.

Si se mantiene así, el respaldo de bitcoins requerirá de:

Toda la energía que se produce en Estados Unidos para julio de 2019, y toda la producida en el mundo para febrero de 2020.

que-es-bitcoin-como-funciona-consumo-energia-crisis-ambiental-financiera-riesgos

Estos son los datos que por ahora se saben sobre su impacto ambiental, sin embargo, siendo el mundo de las finanzas inherentemente especulativo, no sorprendería si esto se tratara de una estrategia publicitaria para continuar a la alza en el mercado.

Como sea, si el bitcoin no nos lleva a una crisis ecológica sin precedentes, tal vez nos llevará a una crisis económica, al seguir fungiendo esencialmente como un activo de especulación que, en palabras del analista Alejandro Nadal, sigue “concentrándose en pocas manos”. Se trata de la misma especulación que ya nos volcó a una crisis en 2008.

Por lo pronto nos queda estar pendientes a las transformaciones de las economías y a otras esferas de la vida que puedan afectar a nuestro planeta y que sean en realidad involutivas pues, además, el bitcoin está generando una amenaza en el plano metafísico, y es el hecho de que estamos perdiendo la confianza los unos a los otros. ¿Y qué puede ser más amenazante para una economía que la desconfianza?

Conoce más de este impacto ecológico aquí.

*Imágenes: 1) power compare;  



Música para reconfortar el ánimo y refrescar momento: Aura, de Andres Oddone

Tal vez una dosis de música aúrica es justo lo que necesitas para atemperar tu vida; es disco es una invitación a reconectar contigo mismo.

IDM, tenue noise, ambient, minimal progresivo, dub trascendental y otras muchas etiquetas musicales, son algunos de los géneros que incluye este álbum. Mientras que grabaciones de campo, sampleos, una intención generosa, una disposición a percibir, y agradecer lo percibido, son algunas de las fuerzas que en él confluyen.    

Tras visitar en dos ocasiones uno de los países más intensos y magnéticos del planeta, durante lo cual aprovechó para documentar mental y electrónicamente la mayor cantidad posible de sonidos, Andres Oddone eligió la música como el lienzo para digerir, y luego compartir, sus vivencias en la India. 

Vengo del mundo de IDM y la electrónica experimental. Pero lógicamente el uso del material de India, y las líneas de pensamiento que me llegaron en esos viajes, me dieron la posibilidad de hacer algo que para mí fue nuevo: me permití jugar con lo emocional como nunca lo había hecho.
 
aura-disco-oddone-musica-folktronica
 
El primer estado al que nos remite el álbum Aura (2017) es a la apertura de la percepción, ejercicio fundamental tanto en los viajes, como en la vida. La cantidad de estímulos que conviven en sus doce tracks es una clara invitación a explorar y sentir lo explorado: atmósferas ricamente entretejidas –como pliegues en un ensueño–, que a pesar de su profundidad jamás dejan de ser reconfortantes y que atienden deliciosamente tus sentidos. 
odonne-aura-disco-folktronica-resenas

Después, viene esa brisa trascendental que se desata solo cuando hay de por medio una verdadera sustancia –ya sea musical, espiritual o mundana, lo mismo da–. Se trata de sonidos que, como vientos ligeros, te confrontan y confortan; estos, en conjunto, terminan inspirando a cuestionar rítmicamente tu presente e ir un poquito más allá (lo que sea que eso signifique para ti). Este es el caso de, por ejemplo, “Happiness is a Side Effect”, un tónico sonoro que el ánimo agradece y uno de los tracks predilectos de este álbum –junto con “Pasajes de Kerala”.

Dicen que después de visitar la India podrían ocurrir dos cosas: que el viaje te mueva y regreses creyendo que, gracias a que fuiste movido, ahora estás en una posición más avanzada o consciente que los demás, o que el viaje te mueva y como parte de ese proceso te percates sobre lo poco que sabes y lo mucho que te falta por andar.

En entrevista para Ecoosfera, y al preguntarle el por qué del nombre, Oddone nos comparte:

Finalmente, me sentí muy parecido a esos blancos que buscan lo místico sin siquiera llegar a entender ni de que se trata eso en lo que están allá. De allí salió aura, una palabra usada por un occidental que no tiene ni idea de nada, pero que igual trató de contar de alguna forma difusa lo esp¡ritual y los elementos de los que se pudo empapar en esos viajes.          

Las experiencias espirituales no son necesariamente complejas, y menos tortuosas. También germinan en vivencias coloridas, con sabores excitantes y fluctuaciones anímicas que se disfrutan. Aura, lanzado a través del sello Shika Shika, es una prueba de lo anterior.

Prepárate entonces para una inmersión en un recorrido refrescante pero profundo, un aliento rítmico para no sólo navegar las aguas de la vida, también disfrutar del viaje.  

* Si disfrutas el álbum aquí puedes adquirirlo, al precio que tu elijas pagar.



Consulta a poblaciones indígenas: NO fast track, SÍ proceso formal

La clave para un desarrollo económico que no explote al medio ambiente se encuentra se encuentra en consultar a las poblaciones indígenas.

Durante las últimas dos décadas el modelo de crecimiento económico de México ha vulnerado el dialogo con la población indígena, trastocando fuertemente los sistemas tradicionales de organización social, los culturales y los de producción. La promoción gubernamental de inversiones turísticas, mineras y la industria agrícola de gran escala, han sido los factores que prevalecen como fuentes de conflictos colectivos. Esta brecha de ruptura en el diálogo y el entendimiento culturalmente apropiado tensa la vida de las comunidades locales ante estos procesos fast track de aparente desarrollo, que buscan emular el cumplimiento de los principios rectores internacionales de los cuales México es parte. 

Innumerables situaciones se presentan en la cotidianeidad que ponen en contraposición dos visiones de la vida. Por un lado, la tradición ancestral de la relación con el medio ambiente, la estructura de convivencia familiar y social y las formas de uso de los espacios, todos se confrontan con un sistema que ha avasallado desde la economía capitalista la sobreexplotación de los recursos naturales y su diversidad biológica, la mercantilización de los servicios ecosistémicos y la sobreposición de un sistema político que no observa las formas ancestrales de organización indígena.

Ante ello, un proceso formal de consulta y participación es la ruta jurídica más clara y transparente y por ende, el mecanismo de atenuar una situación ya de por sí, enmarañada. Dentro de ello, es indispensable procurar que los principios tanto doctrinales como legales que deben observar estos mecanismos sean cubiertos y respetados en armonía bajo un enfoque de derechos humanos, no como requisito administrativo, sino como un ejercicio pleno de reconocimiento legal hacia formas ancestrales de manejo de recursos y de vida en comunidad.

La experiencia de vinculación hacia estos espacios brinda a la vez, la posibilidad de visibilización de las formas tradicionales indígenas ante el territorio y su organización. Quienes nos han mostrado que estas otras formas son posibles, son estas mismas sociedades; si hacemos una revisión histórica, encontraremos que las bases de estos mecanismos están ya cimentados, la relevancia de su incorporación nos brindará posibilidades de restablecer escenarios de paz en donde ésta se ha desdibujado.

 

*Imagen: Wikipedia

 

 

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.