Navegando por internet (y por la historia de nuestra adicción a él)

Esta es la (triste) historia de nuestra adicción al internet (y las consecuencias que ha tenido hasta ahora).

La red que hoy conocemos como internet fue creada en 1969 por el ejército de EUA. Algunas décadas después, en 1998, se publicaría el primer estudio sobre lo que se vislumbraba como la próxima gran patología: la adicción al internet. Los científicos le llamaron, como si fuesen videntes, La emergencia de un nuevo desorden clínico.

El problema era que, en ese entonces, la neurociencia era una rama poco explorada, por lo cual el tema de las adicciones seguía sin pertenecer a lo que se clasifica clínicamente como “desorden mental”. Ello hizo a los investigadores asociar la adicción a internet con la compulsión patológica por apostar, pero sin sustentarlo sobre bases neurálgicas. Por eso el estudio se llevó a cabo con métodos de preguntas y respuestas similares a las que se usaban para diagnosticar la adicción al juego.

El estudio concluyó sin obtener grandes resultados, poniendo de manifiesto la necesidad que había de seguir ahondando en más investigaciones. Ahora, casi tres décadas después, la neurociencia ha develado las interacciones de nuestras neuronas y cómo funcionan las adicciones, partiendo del uso de la resonancia magnética en sus estudios.

Se ha probado de esta forma que, tanto las sustancias activas de las drogas como ciertas actividades como el uso de compulsivo de gadgets, pueden estimular el cerebro y hacer que éste segregue más sustancias como la dopamina (que es el neurotransmisor químico asociado con la motivación y la recompensa). Esto explica la similitud que los investigadores del estudio de 1998 vieron entre el internet y las apuestas, pues ambas actividades hacen al cerebro segregar altos niveles de dopamina, lo que a la larga puede conllevar un comportamiento compulsivo.

Navegando la adicción al internet en la actualidad

adiccion-internet-historia-estudios-por-que-somos-adictos-redes-sociales-tecnologia-2

La adicción al internet como desorden mental está por ser incluida en la biblia psiquiátrica: el Diagnostic and Statistical Manual for Mental Disorders. Y en países como China, Corea del Sur y Taiwán ya está aceptada a nivel de diagnóstico psicológico, y se han erigido consecuentemente cientos de clínicas para dar tratamiento a los afectados, en su mayoría jóvenes entre 14 y 30 años que pasan más de 31 horas conectados a la semana.

El crecimiento de esta adicción va acorde al crecimiento de la red a nivel mundial: actualmente, más del 40% de la población tiene acceso a internet, lo que en más de cincos países significa que más de la mitad de la población puede navegar, mientras que en otros es una parte considerable de la población la que pasa más de 15 horas a la semana en internet. Es en estos países donde se han presentado los más graves casos de adicción al internet —mismos que derivan en problemas familiares y laborales—, originándose así nuevas patologías que ya han sido clasificadas, tales como el “miedo a quedarse afuera” (por estar desconectado de la red) o la adicción a la pornografía que está en línea.

Si incluso hay quien habla de que el internet podría cobrar conciencia de sí mismo, ¿a qué hemos llegado? El internet ha roto fronteras y se ha convertido en pináculo de la información. Es un avance tecnológico que nos transporta a donde queramos y, sin duda, es la biblioteca más grande que jamás ha existido. Pero la adicción a él hace evidente que debemos encontrar nuevas formas de introducir la tecnología a nuestra vida, pues fácilmente podemos sustituir el amor por unos cuantos “clicks”.

 

*Referencias: Cuándo una persona es adicta a Internet, según la psiquiatría
*Imágenes: 1) Enkel Dika; 2) Sara Andreasson



Minimalismo digital: simplifica tu vida digital y recupera la realidad

Las tecnologías digitales son herramientas que nos conectan con el mundo, pero su uso compulsivo puede ser nocivo.

Conforme la tecnología avanza, parece que los usuarios nos convertimos en meros operadores de pantallas y administradores de notificaciones: siempre pendientes de los sonidos que vienen de nuestros teléfonos inteligentes, de los mensajes de las redes sociales, de las invitaciones a eventos a los que pretendemos ir pero no vamos. Y esta relación con la tecnología no sólo es agotadora, también ha sido estudiada como una enfermedad.

Y es que si has sentido que las mejores horas de tu día se van por el caño navegando entre redes sociales y mirando la vida virtual de los demás, tal vez no eres el único. En un estudio longitudinal de la Universidad de Yale y la de San Diego (publicado en la Revista Americana de Epidemiología) se analizó el uso de Facebook entre 5,200 personas.

minimalismo-digital-adiccion redes sociales-usar menos internet
Brian Stauffer

Se encontró que el promedio de uso es de 9 horas al día, lo que se correlaciona con una mayor tasa de depresión entre los participantes de la investigación. La conclusión de los científicos es, por lo menos, alarmante: “Mucho de este deterioro tiene su origen en sus teléfonos”.

Si los teléfonos digitales, las tablets y las computadoras nos acercaron y conectaron, también fomentaron nuestro alejamiento del mundo. ¿Pero es justo culpar a las herramientas de lo que las personas hacen con ellas? Después de todo, un cuchillo puede servir para cortar una naranja o para… bueno, entiendes la idea. ¿Cómo hacer, pues, un mejor uso de nuestras herramientas?

 

Qué es el minimalismo digital

El profesor de ciencias computacionales Cal Newport no es alguien que esté en contra del avance tecnológico, especialmente de la tecnología digital: se trata de alguien que, precisamente por su experiencia en la materia (desarrollando dichas tecnologías), está en posición de proponer soluciones tajantes y necesarias para la adicción a redes sociales que experimentan muchos jóvenes.

Su solución se engloba en lo que llama “minimalismo digital”, que define como “una filosofía del uso de la tecnología donde concentras tu tiempo en línea en un pequeño número de actividades óptima y cuidadosamente seleccionadas, que respalden las cosas que valoras, y luego te desentiendas felizmente de todo lo demás”.

El FOMO (acrónimo en inglés de fear of missing out, o miedo de perderte algo importante que estaría pasando en tus redes sociales justo cuando no las revisas) es bastante real, y ha establecido una dinámica tóxica para nuestra atención y el uso de nuestro tiempo en línea. Lo que hay que entender sobre el minimalismo digital es que no está contra la tecnología, sino a favor de hacer un uso más consciente de las herramientas tecnológicas.

Existen usos críticos y necesarios de los dispositivos (como para trabajar o comunicarse), pero siendo honestos, pasamos la mayor parte del tiempo utilizándolos para entretenernos o postergar el trabajo y nuestras relaciones.

Para cambiar nuestra relación con la tecnología, debemos establecer una serie de parámetros y procedimientos de operación: poner horarios en los cuales nos prohibamos entrar a redes sociales para concentrarnos en el trabajo, y horarios en los que nos permitamos navegar en la red simplemente por diversión.

Si tienes FOMO, acércate a tus amigos, o recupera esa vieja práctica del siglo XX: llámalos por teléfono o queda con ellos para charlar (con el teléfono en modo silencio, claro). Deshacerte de hábitos tecnológicos compulsivos es posible, y una buena manera de comenzar es:

 

1. Diferencia entre tecnología necesaria y tecnología opcional

Revisar tu mail de trabajo es necesario; navegar en redes sociales es opcional. Usar apps de mensajería para comunicarte con tu familia es necesario; inundarlos de memes es un uso opcional. ¿Entiendes la idea?

 

2. Pasa 30 días sin utilizar tecnología opcional

Nada de redes sociales, nada de navegar hasta la madrugada en página tras página que no recordarás al día siguiente. Utiliza ese tiempo en hacer algo que valores: acércate a los amigos que hace meses que no ves, retoma un hobby divertido, inscríbete en alguna clase o taller, etcétera.

 

3. Es posible que tengas pequeñas recaídas en ese lapso

Después de todo, muchos nos comportamos como verdaderos adictos a la tecnología. No te culpes por ello, pero trata de distanciarte conscientemente de esas prácticas, y sustituirlas por cosas que realmente valores y te hagan sentir bien.

 

4. Luego de los 30 días, puedes admitir poco a poco nuevamente las tecnologías opcionales,

pero siempre bajo un horario y parámetros estrictos de uso. Por ejemplo, 1 o 2 horas de redes sociales al final de tu jornada laboral, Instagram y podcasts solamente en los trayectos, etcétera.

 

5. Para admitir una tecnología opcional de vuelta en tu vida,

asegúrate de que cumpla una función positiva y benéfica. No, quitarte el aburrimiento no es una “función benéfica”.

El mantra de este periodo de minimalismo digital será ver la tecnología como herramienta para respaldar las cosas que valoras, no como fuente de valor en sí misma. Tu atención es un territorio que la tecnología te ha arrebatado y capitalizado, a costa, muchas veces, de tu salud mental y de tus relaciones en el universo 1.0. El minimalismo digital es sólo una buena idea para recuperar tu atención y aprovechar las grandes ventajas de la era digital sin sacrificar tu paz mental.



Un cambio en la cultura juvenil: ¿más celulares y menos drogas?

El uso de ciertas drogas ha disminuido en algunos países, mientras que el tiempo que los jóvenes pasan en sus celulares incrementa vertiginosamente en el mundo.

La tecnología no es una droga –en el sentido tradicional que se asocia a la palabra droga. Pero una relación peculiar está teniendo lugar en la cultura juvenil, donde el uso de ciertas sustancias (incluyendo el alcohol) está disminuyendo, a la par que se incrementa el tiempo que los jóvenes pasan frente a las pantallas de su celular.

celulares-drogas-adiciciones-jovenes
(Foto: Álvaro Domínguez)

Este cambio ha sido paulatino, y los especialistas estiman que tiene diez años generándose. Algunos lo asocian con las campañas educativas sobre el abuso de drogas; otros han planteado una pregunta intrigante: ¿están sustituyendo los jóvenes drogas como la cocaína, la heroína y las metanfetaminas con el entretenimiento que les brinda su celular?

La adicción al internet y los cambios en la química de nuestro cerebro que provocan los gadgets, son temas que han sido ampliamente investigados. La tecnología ha venido a cambiar definitivamente nuestra antigua percepción de lo que son las drogas, pues ésta puede modificar el intercambio de información neuronal en el cerebro y, con ello, la función de la dopamina (el neurotransmisor del placer), tal como lo hace cualquier sustancia. Además, el uso de los celulares y los videojuegos activa el sistema límbico: el mismo que se altera cuando consumimos una droga.

Podría ser que se deba a una simple casualidad, o a un cambio de hábitos en relación a la manera en la que los jóvenes gestionan su tiempo. Pero la directora del National Institute on Drug Abuse, Nora Volkow, cree que es un campo de investigación en el cual es necesario indagar, pues reportes anuales son los que han visto esta paulatina disminución en el uso de drogas entre los jóvenes, por ejemplo en Norteamerica. 

En el caso de América Latina es distinto, pues algunos estiman que se está viviendo un incremento en el uso de algunas drogas, como las anfetaminas. No obstante, Estados Unidos podría ser el espejo en donde ver lo que puede pasarle a los jóvenes latinoamericanos, ya que en el continente también está creciendo el acceso a los celulares y el uso constante de estos, sobre todo entre los mas jóvenes.

celulares-drogas-adiciciones-jovenes

Entre 2010 y 2016, el número de teléfonos inteligentes en la región pasó de 27 millones a 372, suponiendo en la actualidad un 54% de los celulares en circulación. Mientras que en México, 87 de cada 100 personas tienen un celular (inteligente o no), y 88% de los jóvenes usa internet sólo para entrar a redes sociales (que por cierto han probado ser adictivas e incluso nocivas).

Así que la hipótesis de los investigadores norteamericanos podría ser cierta: la tecnología está sustituyendo a las drogas entre los jóvenes. Y se trata de algo que muy probablemente veremos ocurrir en América Latina. Por ahora, de lo que somos espectadores es de un incremento en el uso de drogas, pero también de tecnología: es decir, una suerte de “coctel” de adicciones que es urgente regular de alguna manera, y sobre el cual hay que discutir colectivamente. Incluso, vale reflexionar sobre la necesidad de reeducarnos en el tema de drogas y adicciones, para poder enfrentar los retos por venir en esta materia, sobre todo en lo que concierne al menejo sano y benéfico de la tecnología.

 *También en Ecoosfera: Así modifican los gadgets la química de tu cerebro