El boxeador Mike Tyson, uno de los más notables exponentes de este violento deporte, es amante de las palomas. Famoso por haber arrancado la oreja de un contrincante, con la mandíbula, durante una de sus peleas, este extraordinario personaje ha declarado en numerosas ocasiones cuidar a estas aves como a su vida. Aunque la noticia puede llegar a ser atónita para muchos, la realidad es que la personalidad de Tyson se funde con estos seres cuando convive con ellos. 

mike-tyson-palomas-beso-2

Aunque parezca insólito, el afecto de Mike Tyson por las palomas data desde que era niño, cuando las cuidaba en la azotea de un edificio cercano a su casa. A partir de entonces, éstas serían parte fundamental de su vida, a tal grado que los primeros golpes que dio este boxeador estuvieron motivados por la cólera de ver a un compañero suyo descabezar a una paloma viva. Así se hizo luchador.

El profundo vínculo de Tyson es en realidad milenario, pues estas aves han sido domesticadas desde hace siglos, debido a su innata capacidad de aprendizaje. Las palomas han fungido como mensajeras desde la antigüedad, cuando se difundía a las ciudades griegas el nombre de los ganadores de los Juegos Olímpicos. Desde entonces, han sido un imprescindible medio de comunicación, muy eficiente por su velocidad —superior a la de otras aves— y por su infatigable condición que les permite viajar hasta 800 kilómetros en un día.

mike tyson palomas animal planet eco evolucion

Pero en aquél proceso de domesticación, hombres como Mike Tyson han descubierto que se trata de nobles animales que, más allá de ser útiles para la humanidad, han logrado ablandar el corazón, incluso del ser más feroz. Algo que, como sea, no siempre encuentra una explicación racional:

“Lo primero que llegué a amar en la vida fueron las palomas, no sé realmente por qué… me siento ridículo tratando de explicarlo”—Mike Tyson

mike tyson besa palomas

Así podemos encontrar numerosas fotografías que muestran al boxeador más temible como el besador de palomas oficial. Según afirma, lo mantienen cuerdo y alejado de sus abismos y demonios. Su amor por las palomas incluso lo ha llevado a realizar programas para Animal Planet sobre este animal. Un hecho que podría sonar un tanto paradójico y cómico para muchos, pero que no deja de ser evidencia de la notable eco evolución hacia la que se está moviendo el mundo, y cómo ciertos personajes de la cultura pop pueden ejercer un papel importante en esta lucha. 

Ya sea por la peculiar inteligencia de estas aves, o que se ha probado en numerosas ocasiones que son capaces de generar vínculos afectivos importantes en su núcleo familiar, Mike Tyson y otros amantes de las palomas nunca se cansaran de besarlas.