Rituales y pociones sencillas para hacer tu vida más mágica

¿Qué es la magia y como podemos aderezar la existencia con ella? Algunos consejos básicos para lograrlo.

Decía el gran mago Aleister Crowley que “todo acto intencional es un acto mágico”. La intención, o la voluntad para conjurar ciertos escenarios en nuestra realidad que verdaderamente deseamos. En este sentido, podríamos decir que todo acto, encausado por la voluntad humana, es un acto de magia, que sin duda tiene cabida en la manera en que nos relacionamos con el entorno. En ello, no necesariamente tiene que estar involucrada una comprobación científica; también puede incluir una percepción ligada a nuestra experiencia de la realidad, que más allá de ser razonada, puede provenir de una intuición acaso mágica.

magia alquimia grabado remix jaenmadrid PD

La magia, de hecho, es una filosofía muy concreta. Intuitivamente se practica desde tiempos inmemoriales y en todas las culturas, dialogando con la religión y otras prácticas humanas que buscan darle cauce a la existencia. En los tiempos modernos, la magia es ese algo que desconocemos por esencia, pero que sin duda no dejamos de lado en ciertos actos cotidianos que tienen que ver con ejercer nuestra verdadera voluntad, un ejercicio muy natural en la experiencia humana. 

 

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

Crowley describía la magia como la “ciencia y el arte de causar cambio en conformidad con la voluntad”; una voluntad humana que obedece a los ritmos de una voluntad universal y propia de la naturaleza del universo. Pero para poder ejercer esta voluntad es necesario entenderla, es decir, practicar el autoconocimiento. Tomando en cuenta lo anterior, a los efectos o consecuencias logrados con dicha voluntad por un individuo que se conoce a sí mismo podríamos llamarlos actos mágicos. 

En nuestra época, han existido personajes de la ciencia que le han dado significado a la palabra magia desde puntos de vista más analíticos. Por ejemplo, para el psicólogo Jean Piaget, quien estudia el comportamiento de los niños respecto a la condición humana, la forma en que los pequeños perciben el sentido de la vida podría catalogarse como un acto mágico. Y en efecto, son los niños quienes algunas veces nos enseñan a lidiar con la propia existencia, a través de su ligereza. 

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

 

En este sentido, reconectarnos con nuestras emociones y cambiar el enfoque con el que moldeamos la realidad es crucial para volver a este pensamiento natural. ¿Y qué mejor si a ello agregamos una serie de prácticas que nos ayuden a hackear la existencia y cambiarla por una vida, sin lugar a dudas, más mágica?
 
A continuación te compartimos algunas pociones, rituales y mantras cotidianos para lograrlo:
 

Siente que tendrás suerte

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

Existen ciertas fuerzas que el hombre no ha podido explicar pero sí nombrar, y una de ellas es la suerte. Si eres de los que cree que lo que se ve no es realmente todo lo que existe, estás de suerte. Creer en las fuerzas que aureolan ciertos escenarios de la realidad puede parecer superstición, pero la verdad es que el mismo acto de creer en la suerte es en realidad una actitud positiva ante los escenarios. Si la postura positiva te suena, entonces también estás de suerte. 

 

Toma una poción mágica

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

Las infusiones o tés tienen numerosos beneficios, tanto física como mentalmente, y te ayudarán a cambiar completamente de ánimo. Y si los acompañas del pequeño ritual de cultivarlos en casa, la experiencia será todavía más benéfica para ti. Pero la cuestión está en que verdaderamente creas que te ayudará. Por ejemplo, infusiones como la de toronjil o el té de San Juan son increíbles aliados del sueño y podrás notar sus resultados cada mañana. Otros tés e infusiones son buenos para la ansiedad o los nervios, brebajes de gran ayuda para cambiar nuestra perspectiva desde la raíz. 

 

Haz algunos rituales sólo para ti

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

El ritual es, en sí, una especie de pequeña disciplina. Destaca por su alta carga simbólica, la que cada uno pueda imprimirle. Los rituales pueden ser desde pequeñas acciones como limpiar las hojas de tus plantas o pasar tiempo en tu jardín, hasta limpiar tus piedras y cuarzos de la suerte, o sentarte un día a la semana a contemplar el cielo desde tu azotea. Otros rituales pueden ser más elaborados, como tener una cierta hora del día para meditar (incluso puedes acondicionar tu habitación prendiendo velas e incienso).

Ritual para antes de ir a la cama

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

Las pociones efectivas para el sueño que te hemos mencionado arriba pueden ser parte de tu ritual antes de ir a la cama. Por lo menos 1 hora antes de dormir apaga tu celular, laptop o cualquier otro gadget y dedica algún tiempo al silencio. Te aseguramos que este ritual puede ser altamente benéfico. Practica ejercicios de respiración (aquí te decimos cómo), pues esto, ademas, es muy bueno para combatir el insomnio. No está de más mencionar que una lectura antes de ir a dormir también puede ser un gran ritual. Destina al menos 20 minutos diarios. 

 

O después de levantarte 

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

Las mañanas son un momento ideal para realizar rutinas que ayuden a reconfortar el ánimo y espíritu. Puedes practicar mantras sencillos para refrescar tu mente, o beber agua tibia con unas gotas de limón en ayunas para limpiar tu cuerpo. Otro ejercicio (que además fortalece la creatividad) puede ser crear un “diario de sueños”, en el que escribas cada sueño que hayas tenido durante la noche. Y si no soñaste nada, prueba con las posiones para el sueño antes de ir a dormir. Así estimularás tu mente mientras duermes. 

 

Da las gracias

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

Ser agradecido a donde quiera que vas es una práctica altamente mágica. Tan sencillo como pronunciar esta palabra (pero también pensarla)… El efecto que provoca en tu pensamiento y en quienes te rodean puede resultar, sin lugar a dudas, mágico. Decir “gracias” es un mantra tristemente infravalorado. Por otro lado, agradecer por lo que tenemos en la vida puede transformar por completo nuestra percepción de la realidad.

 

Reconectarte con la naturaleza

 

Una publicación compartida de Toniese (@craftofthewild) el

La comunicación con la naturaleza puede afectar realmente tu percepción de la realidad. Lo puedes comprobar teniendo un huerto en tu casa y pasando tiempo con las plantas que cultives, o con el sencillo acto de mirar al cielo por unos instantes.

 

*Fotografías: Toniese L. Fontaine; 2) Remix de Robert Fludd, Utriusque Cosmi, 1617/Public Domain

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora en jefe de Ecoosfera. Ha participado de manera frecuente en medios como Más de México, Faena Aleph y Pijama Surf. Le interesa utilizar la información y la diversidad de formatos digitales para construir conciencias. Su tiempo libre lo dedica a crear música con sintetizadores.


La atención es nuestro puente con el mundo

La economía de la atención gana millones robando nuestra atención, pero, ¿cómo podemos recuperarla para alcanzar nuestros objetivos?

Nuestras capacidades cognitivas son nuestro puente con el mundo. Son aquella habilidad que nos permite conocerlo, pero también inteligirlo, memorizarlo y nombrarlo. Más aún: son un aspecto esencial de la conciencia humana.

¿Qué tan importantes no serán estas capacidades, que en la actualidad son explotadas por otros?

economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

La información se ha vuelto una mercancía. Y para poder competir, las grandes industrias de todo tipo –pero sobre todo las industrias techtienen que lograr captar nuestra atención, vendiéndonos cierto tipo de información. Lo único que quieren es que demos click y que nos quedemos viendo un video por más de tres segundos. O en el caso de la publicidad, nos siguen bombardeando con mensajes irrisorios y cacofonías estridentes.

Cada dos días es generada más información de lo que se generó en toda la historia de la humanidad antes de 2003

Lo malo –para las industrias y para nosotros– es que hemos entrado en un circulo vicioso. Mientras más atención nos exigen, menos atención somos capaces de prestar. La demanda por atención nos aletarga, y por eso hoy son usadas insólitas formas para explotar nuestras capacidades cognitivas. Para ello se utilizan todo tipo de recursos: psicológicos, neurológicos, de programación y de diseño.

¿A que grado se está viendo comprometida nuestra atención?

 economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

Tenemos distintas formas de prestar atención. Estas se producen en los dos hemisferios del cerebro: en el hemisferio izquierdo está la atención más analítica, mientras que en el derecho está una atención más enfocada a la exploración sensorial. Estas capacidades se complementan: el hemisferio izquierdo es el que le da una representación a la totalidad captada por el hemisferio derecho.

De alguna manera, la atención del hemisferio derecho, que es la más libre, la que no se “engancha”, sino que se mantiene al tanto de todo, es aquella que se está viendo más comprometida debido a la economía de la atención. Porque la atención que reclama el Internet, las redes sociales y los servicios de entretenimiento, es una atención inmediatista, de gratificaciones al instante. Apaga nuestra modalidad de exploración y nos engancha a una sola cosa: a las pantallas.

¿A qué quieres prestar atención?

economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

Pero la atención en realidad es una experiencia, no sólo un recurso. Y es una capacidad que nos permite encontrar nuestros intereses y llevar a cabo nuestros propios objetivos. Por eso es urgente que dejemos las pantallas y volvamos a explorar al mundo y a nosotros mismos con él. Quizá la pregunta más pertinente sea: a qué queremos prestarle atención… ¿Lo habías pensado?

Si quieres dejar de ser explotado por la economía de la atención, ya existen algunas propuestas, como el minimalismo digital, que sirven como modelos para tener una vida menos tecnológica y más orgánica. A esto se suman prácticas que podemos adoptar, como la meditación mindfulness, el hacer de la comida un ritual de principio a fin –y dejar de comer frente a las pantallas comida rápida–, o incluso prácticas sin una finalidad aparente, como salir a dar una caminata.

Así podremos conquistar nuevamente nuestra atención consciente y enfocarla en lo que verdaderamente importa.

Imágenes: Piero Fornasetti



Una pequeña variación en este número podría revolucionar la física (y la realidad) como la conocemos

Una constante con la que los científicos se han topado a lo largo de la historia podría demostrar que la naturaleza también evoluciona a través del tiempo.

Para las ciencias exactas, las constantes representan valores confiables para entender el mundo a nuestro alrededor. La velocidad de la luz, la aceleración con la que la gravedad terrestre atrae los cuerpos en caída libre y muchos otros aspectos de la naturaleza se consideran invariables a través del tiempo.

¿Pero cómo podemos estar seguros de que la naturaleza no cambia? O dicho de otra manera, ¿cómo sabemos que una constante no evoluciona a través del tiempo?

Una de las constantes más misteriosas de la ciencia aparece en los cálculos astronómicos, en el funcionamiento de la química e incluso en la manera en que los átomos se forman. Es un número con el que científicos de diversas disciplinas se topan una y otra vez a lo largo de la historia: 1/137. Descrito por el radical físico Richard Feynman como “uno de los misterios malditos más grandes de la física: un número mágico que aparece sin que podamos entenderlo”, este número aparece en áreas como la relatividad, el electromagnetismo y la mecánica cuántica.

La Constante de Estructura Fina del Universo, también conocida como constante de Sommerfeld, es una constante que caracteriza la interacción electromagnética entre las partículas elementales cargadas. La importancia de esta constante, representada por la letra griega “alpha” (α), es que dependiendo de su valor es posible descartar o no la existencia de una estructura interna del electrón. Se compone de tres constantes: la velocidad de la luz, la carga electromagnética de un electrón y la constante de Planck. 

Por ejemplo, durante mucho tiempo se creyó que los neutrones, protones y electrones eran las partículas elementales de la materia. Pero tiempo después se descubrió que los protones y neutrones aún pueden descomponerse en elementos más pequeños, llamados quarks.

Actualmente los científicos creen que los electrones sí son partículas elementales y en esa suposición se basa el Modelo Estándar de la física de partículas elementales, la física mediante la que nos explicamos la mayor parte de los fenómenos macroscópicos a nuestro alrededor. Pero si la constante alpha presentara variaciones, significaría que la física tal y como la conocemos podría dar un giro inesperado.

El pasado 13 de abril, se realizó la medición más precisa de esta constante por científicos de la Universidad de Berkeley, California. Por primera vez se utilizaron pulsos láser en lugar de cálculos indirectos para llevarla a cabo. Los resultados confirmaron que partículas hipotéticas que habían sido nombradas como “fotones oscuros” en realidad no existen.

Si la medición hubiera revelado la existencia de los fotones oscuros, el electrón hubiera dejado de considerarse una partícula elemental, revolucionando por completo la física. Debido a la importancia de esta constante, los científicos no han dejado de realizar pruebas para encontrar variantes en su comportamiento.

Este mismo año entró en operaciones ESPRESSO (por sus siglas en inglés Echelle Spectrograph for Rocky Exoplanet and Stable Spectroscopic Observations), un instrumento instalado en el Observatorio Astronómico de Paranal con la capacidad de medir velocidades radiales con una precisión de 10 cm/s.

ESPRESSO también es capaz de medir variaciones en escalas de giga años (una unidad de tiempo equivalente a mil millones de años) de algunas constantes físicas, como la Constante de Estructura fina del Universo o la relación de masas entre el protón y el electrón.

Los encargados del programa esperan que para 2019, ESPRESSO revele información inesperada que podría revolucionar toda nuestra concepción del universo.

Imagen principal: Richard Feynman en acción