Literatura y sanación: ¿existe una frontera?

El principal aspecto terapéutico de la escritura tiene que ver con observar lo real en movimiento.

Brandy Schillace es profesora de literatura e imparte talleres de escritura creativa. Sin embargo, su acercamiento al desarrollo de las habilidades de expresión verbal de sus estudiantes está nutrido por sus investigaciones en antropología y psicología, específicamente en relación al miedo y terror psicológico de las novelas góticas y la psicología de la era Victoriana. En el salón de clases, desde el 2009, ella y sus estudiantes han encontrado algunas lecciones que vale la pena compartir…

Schillace ha estudiado los puntos de encuentro entre la psicología y la literatura desde hace años: la cura de la palabra del psicoanálisis, después de todo, no surgió de la nada. En sus clases aborda cómo los narradores omniscientes revelan los escenarios donde se desarrollan narrativas que pueden abordarse desde el punto de vista psicológico e incluso neuroquímico de sus personajes. Un caso especialmente interesante e ilustrativo es el de los hermanos Henry y William James. El primero es un afamado novelista, mientras el segundo fue importante como psicólogo en su tiempo. La paradoja, para Schillace, es que el hermano narrador sea el mejor psicólogo, y el hermano psicólogo sea el de prosa más bella.

Una vuelta de tuerca Henry James

La primera lectura propiamente freudiana de la novela Una vuelta de tuerca de Henry James data de 1924, y desde entonces una parte de la crítica literaria se ha empeñado en deducir el contexto psicológico de personajes y autores a partir de la escritura. Pero Schillace no está interesada en eso. En sus clases, los alumnos leen Una vuelta de tuerca no para disecarla, sino para aprender sus métodos. ¿El miedo es algo real? ¿Qué lo vuelve real? ¿Cómo podemos producir miedo (y catarsis) a través de procedimientos narrativos? ¿Los personajes están vivos o muertos? ¿El texto nos miente? ¿Qué significa lo real?

En su clase, además de procedimientos narrativos, se discute la manera en que la experiencia personal se enmascara en la ficción, y cómo esto también puede revelar un tipo de verdad. Aunque no escribamos ficción, todos tenemos algún tipo de máscara tras la cual vamos por el mundo, ocultando nuestros temores y experiencias más dolorosas. Hemingway decía que la única forma de escribir era encontrar un dolor que fuera nuestro, y luego oprimirlo hasta que la herida estuviera seca. Algo parecido ocurre en el taller de Schillace. En sus propias palabras: 

“Esto no es sólo escritura. Es terapia. Ideas dolorosas, nuevas identidades, miedos y fe y disgusto y júbilo fueron abordados, no sólo en la esquina sombría de la intimidad, sino enfrente de nuestros compañeros. Esa lucha interna por obtener respeto se volvió concreta. El miedo largamente albergado salió a la luz cegadora —y ahí, en esa ficción, todos encontramos algo ‘real’”.

Y es que los escritores y artistas podrían tener recursos propios, de los cuales el psicoanálisis y otras terapias sólo serían émulos o simulacros: cuestionarse críticamente por la naturaleza de la realidad es lo que cada artista realiza a través de su trabajo; es esto también lo que lo provee de una zona elusiva a la cual volver para enfrentarse a sus propios demonios. Para saber que no está solo o sola frente al maremágnum de lo real.

Es tan difícil saber si los personajes de Una vuelta de tuerca están vivos o muertos como tan difícil reconocer que nos hemos equivocado con aquellos a quienes amábamos, o darnos cuenta de que la gente no nos ve como nosotros quisiéramos que nos vieran. La literatura y la escritura creativa nos permiten explorar aspectos de nuestra propia personalidad que de otro modo permanecerían velados y oscurecidos, incluso para nosotros.

 

*Imagen 2: Ilustración de Ana Juan para la edición de Galaxia Gutenberg



Medita en movimiento haciendo manualidades o artesanías

Tejer, bordar, modelar, son solo algunas de las actividades que verdaderamente conectan mente y cuerpo.

Las manualidades son algo que hacemos desde muy pequeños, cuando nos dan libros para colorear y tijeras sin filo para recortar. Pero eso que empieza siendo una inocente recreación para estimular la psique infantil es algo que deberíamos seguir practicando toda la vida.

Para muchos, sin embargo, puede que las manualidades no sean sino una actividad para niños, o incluso –y no sin un toque de machismo encubierto– “cosas de mujeres”.

No obstante, los mundos de las manualidades, y más detallado aún, las artesanías, están ahí para quien quiere verles y conocerles. Y no sólo se pueden hacer infinidad de objetos útiles y personalizados, sino que podemos mejorar repentinamente nuestra salud.

Haciendo manualidades o artesanías obtenemos un estado psíquico único, llamado flujo.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa
(Foto: el observador)

En psicología se conoce como flujo a un momento inmersivo, donde la mente logra concentrarse 100% en la actividad que se ejecuta. Tal concepto fue acuñado por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y  desde entonces se le ha prestado atención a las actividades donde se presentan experiencias de flujo, estudiándose a profundidad sus beneficios.

Manualidades como tejer, bordar, el modelado, el origami o la confección son algunas de las actividades que nos permiten experimentar el estado psíquico y físico del flujo.

Por ser una manera de experimentar el flujo y, por ende, de conectar cuerpo y mente, las manualidades constituyen una forma de meditación en movimiento. La clave en este tipo de meditación no es borrar todo pensamiento, sino encontrar equilibrio y paz mental a través de la actividad corporal.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

El caso del tejido ejemplifica perfectamente esta intensa conexión mente-cuerpo y los estados a los que se puede llegar practicando manualidades.

Por eso es que tejer es una de las manualidades cuyos beneficios para la salud mental ha despertado más interés en la comunidad científica. Investigaciones recientes destacan que, para quienes tejen, el alivio a la ansiedad y el estrés se halla en poder hacer una actividad que los desconecta de los asuntos personales.

Beneficios adicionales

  • Relajación rápida y prolongada
  • Felicidad –se libera dopamina y serotonina
  • Sentido de logro
  • Mayor confianza y autoestima
  • Mejoramiento de habilidades cognitivas
  • Mejoramiento de habilidades manuales

    manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

Además de estos beneficios –comprobados en decenas de investigaciones–, también se ha demostrado, científica y empíricamente, que hacer manualidades ayuda a disminuir síntomas de estrés postraumático, e incluso trastornos tan complejos como la anorexia.

La confección, por ejemplo, ha ayudado a tratar la fatiga crónica, al ser una actividad más diversificada que otras, mientras que los colores usados en el quilting –que es además una de las manualidades menos conocidas y más hermosas–, tienen un impacto emocional sumamente positivo.

Si quieres meditar en movimiento, ¡suma las manualidades a tu rutina! Y si eres hombre, aprovecha para romper estereotipos y ejercitar tus capacidades de autotransformación atreviéndote a hacer manualidades –como los hombres tejedores de Chile.

Pon manos a la obra. Conecta mente y cuerpo.

*Imagen de portada: Wassermoth, edición Ecoosfera



Esto ocurre en tu cuerpo cada 60 segundos (Video)

¿Te han llamado flojo? Muéstrales lo que cada minuto tienes que hacer para mantenerte con vida.

El cuerpo humano funciona de una manera tan milimétricamente perfecta que por siglos ha buscado ser imitado por la tecnología. Hasta ahora, no obstante, nada se le compara.

Desde los huesos y hasta la epidermis, pasando por órganos y tejidos: el cuerpo humano es un todo de cien trillones de células que realiza cientos de funciones todos los días para mantenernos con vida.

En 25 horas respiramos 20 mil veces, el corazón late 14 mil veces, y nuestros riñones procesan 190 litros de sangre para filtrar agua y residuos

cuerpo-funciones-vitales-minuto

Estas funciones vitales las realiza nuestro cuerpo constantemente. Pero, ¿cuáles realiza cada minuto? En un didáctico video animado, Infographics Show nos lo muestra.

Desde cuántas veces parpadeamos, hasta cuántas células de piel perdemos: este es un recorrido sobre lo que está pasando ahora mismo en tu cuerpo que te invitamos a ver. Adicionalmente es un gran argumento para demostrar que no eres perezoso.

El cuerpo humano es una increíble hazaña evolutiva, ¿pero qué hace esta compleja máquina cada minuto?