El estrés es benigno: tips para lo inconcebible

Las respuestas fisiológicas al estrés detonan un paquete emocional que inyecta satisfacción a largo plazo.

El estrés es natural en la vida. De hecho, está diseñado como arma de supervivencia: es una de las capacidades instintivas más intrínsecas a la condición vital. Estamos estresados cuando experimentamos un estado de alerta provocado, generalmente, por un reto próximo. Un contexto versátil detona el estrés, quizá por eso, culturalmente se busque la estabilidad, como formar una familia o conseguir empleo. 

Los niveles de estrés difieren en las personas. Este está estrechamente ligado a los retos: las personas emprendedoras son más tolerantes al estrés, las más tímidas suelen ser más vulnerables cuando están cercanas a enfrentar un desafío. Cuando la mente está estresada, el cuerpo experimenta transformaciones energéticas: el corazón late más fuerte, la respiración se agita, los músculos se tensan y la presión en la sangre, el azúcar y la glucosa, aumentan.

El investigador Nelson Simmons detalla los efectos positivos del estrés, y les llama “eustress”. Según su postura, este es benigno para la psique. Generalmente, cuando se afronta un desafío, como hablar en público o conocer a alguien por primera vez, el  lapso post estrés, suma más satisfactores a largo plazo que aumentan la felicidad: es un nutritivo sistema de recompensa.

El conflicto con el estrés sucede cuando se convierte en crónico. Si el organismo mantiene una alerta permanente, el sistema inmunológico se debilita y las enfermedades se transforman en amenaza. Lo crucial es manejar, inteligentemente, la manera en que abordamos los retos. Ser conscientes de las emociones, y ubicar el estrés es esencial para no acostumbrarse.

3 tips para detectar el estrés maligno y aprovechar el positivo:

 

  • Haz ejercicios para volver al tiempo presente: como la meditación. Regresar al presente te hará diferenciar, cuándo te sientes estresado, y cuándo no.

 

  • Dedica momentos a la reflexión solitaria: analiza tu vida, lo que te gusta y lo que no, y lo que cambiarías. Ubica minuciosamente qué cosas te están preocupando. Cuando las detectes, abórdalas mentalmente como un reto que te dará satisfacciones, y no como una responsabilidad que preferirías evitar.

 

  • Detecta tus retos: si has detectado tus retos, una vez sobrepasados, valorarás más sus favores. Valorar es recordar lo que tenemos, con  profunda conciencia de sus ventajas. Seguir retos te hará más fuerte, y por lo tanto feliz.

 

También en Ecoosfera:

6 esencias de flores para combatir el estrés y la ansiedad

Mindfulness y remedios naturales para reducir los niveles de estrés

7 trucos efectivos para relajarse frente al estrés y la ansiedad

La cura al estrés está en un Baño de bosque

 

 

*Imágenes: Antony Gormley



Estudio revela que caminar bajo los árboles reduce el estrés

Cuanto mayor sea la cantidad de árboles, más se reducirán los niveles de estrés.

Muchos artistas y escritores han retratado la importancia de los árboles y también de caminar, y es sabiduría popular eso de que salir a caminar y contemplar los árboles sirve como herramienta para reducir el estrés y que, idealmente, se debe caminar debajo de esos árboles para eliminar más estrés. Una nueva investigación de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y la Universidad de Hong Kong confirma ese consejo, y ni siquiera necesitaron llevar a la gente al exterior.

¿Por qué es importante esto? Porque hasta ahora no había una correlación entre la cantidad de vegetación que alguien mira y cuánto menos estrés se podía sentir en consecuencia. Esa correlación es lo que un estudio más reciente, publicado en Environment and Behavior, pretende señalar. 

herman-hesse-arboles-ensayo-naturaleza

 

Sobre el estudio

El equipo de investigación, dirigido por el doctor Bin Jiang, quería identificar la relación definitiva entre los árboles y el estrés. Para hacerlo, los investigadores crearon un experimento que combinó las mejores prácticas de todas las investigaciones anteriores. Pidieron a 160 participantes (aproximadamente 50 hombres y 50 mujeres) que evaluaran sus niveles diarios de estrés antes del experimento, después de estar estresados ​​durante el experimento y después de ver uno de 10 videos, al final del experimento.

Una vez que los participantes escribieron una evaluación inicial de sus niveles diarios de estrés, los científicos los dividieron en dos grupos: uno que preparaba y daba un discurso de entrevista de trabajo en 8 minutos, y otro que restaba números al equipo de investigación sin ninguna herramienta. Ambas tareas fueron elegidas porque eran increíblemente estresantes durante un corto período de tiempo. Los participantes evaluaron inmediatamente sus niveles de estrés posteriores a la tarea. Por último, se les mostraron videos tridimensionales especiales de calles arboladas con diferentes cantidades de vegetación.

Después de ver los videos, los participantes fueron ubicados en una habitación silenciosa durante 15 minutos y escribieron una narración sobre su experiencia.

Los resultados fueron apabullantemente positivos, incluso cuando se contabilizan los errores producto de la autoevaluación. Después de analizar los números, el equipo de investigación encontró que “en el nivel más bajo de densidad de árboles (2%), el 41% de los participantes informaron un efecto calmante. A medida que la densidad de la cobertura arbórea alcanzó el 36%, más del 90% de los participantes reportaron una experiencia de recuperación del estrés”. 

Eso significa que cuanto mayor sea la cantidad de árboles, más se reducirán los niveles de estrés.

Ese resultado confirma todas las investigaciones previas que indican que mientras más árboles ve la gente, mayor es su experiencia de reducción del estrés. O, como lo expresa Jiang: “la reducción del estrés tiene una relación cúbica significativa con la densidad de cobertura arbórea. La reducción de la ansiedad tiene una relación cúbica marginalmente significativa con la densidad de cobertura arbórea”.

caminar-bajo-los-arboles-reduce-estres-

Y, lo que es más importante, estos hallazgos también demuestran que casi no se necesitan árboles para producir beneficios que eliminen el estrés, lo cual es una noticia fantástica para las personas que viven en áreas urbanas. 

Caminar en “paisajes forestales”, como un área boscosa o una reserva natural, “ofrecerá los mayores beneficios”, pero incluso mirar un solo árbol o un césped verde puede ayudar. Una vez más, el hallazgo clave es que “la exposición a entornos que contienen naturaleza ayuda a las personas a recuperarse más rápidamente de los síntomas psicológicos del estrés”.

El equipo también descubrió que tanto los hombres como las mujeres experimentaron el mismo grado de alivio del estrés al estar expuestos a la cobertura de árboles, y que “los participantes más jóvenes experimentaron una mayor reducción de la ansiedad” que los mayores.

caminar-bajo-los-arboles-reduce-estres-

Hay que tener presente que dichos resultados no son perfectos. Los participantes con mayores niveles de estrés “experimentaron menos reducción” del mismo, lo cual no es sorprendente pero sí preocupante, ya que el estudio no especifica si esos participantes necesitan ver más árboles o pasar más tiempo mirando esos árboles para obtener mejores beneficios. Además, la idea de estrés es subjetiva y, por lo tanto, difícil de cuantificar. Si bien este equipo de investigación midió las disminución en tres factores fisiológicos (ansiedad, tensión y evasión), la investigación previa evaluó más factores fisiológicos, como la inquietud y el nerviosismo. No está claro por qué se excluyeron esos factores adicionales, así como su posible efecto en los tres que se incluyeron.

Aun así, los científicos esperan utilizar sus resultados para proporcionar soluciones concretas a las comunidades de todo el mundo:

La falta de este conocimiento [correlación] impide a los proveedores de salud y funcionarios de salud pública recomendar la exposición a los bosques urbanos como parte de programas preventivos de atención médica o tratamiento clínico… [y] también les cuesta a los planificadores y administradores municipales la oportunidad de hacer una gestión basada en la ciencia y en decisiones con respecto a la asignación de recursos que podrían mejorar el bosque urbano y, de ese modo, mejorar la salud y la longevidad de las personas a las que sirven.

Hay mucha verdad en esa declaración. La geobióloga Hope Jahren está de acuerdo, y aquí explica por qué: 

Ello nos recuerda que a veces en las grandes ciudades o en las ciudades con menos vegetación esto se nos olvida, y nos enrolamos en un círculo vicioso en el que el estrés rige nuestro tiempo, sin darnos un momento para huir cerca de un árbol, o mejor, de muchos: a alguna reserva forestal donde se pueda respirar un aire más puro y donde podamos apreciar la grandeza de la naturaleza y nuestra insignificancia ante su poderío, una idea que quita el estrés y un peso de encima (el de creer que somos lo más grande de la naturaleza, incluso más grandes que ella).



¿Sufres estrés por ver noticias? Evítalo sin desinformarte en el camino

Las noticias pueden ser un factor que añade estrés a nuestra vida. ¿Cómo lidiar con ello sin vivir desinformados?

Si eres una persona empática, es muy probable que sufras de estrés por ver noticias. ¿Lo habías pensado? En realidad, es muy difícil percibir que cada cambio de página o scrolleo en periódicos y portales de noticias podría estar perjudicándonos, pero lo que vemos en las noticias no es sólo un puñado de historias ajenas a nosotros, sino cosas que nos involucran como parte de una colectividad.

Según un estudio en línea llevado a cabo por la American Psychological Association, el 57% de los americanos dijeron sentirse afectados por el clima político del que se enteraban en las noticias. Lamentablemente, no existen encuestas hechas en otros países, que relacionen ver noticias con el estrés. Pero el tema de la lectura, las noticias y el cerebro ha sido ampliamente estudiado, y esto puede darnos algunas pistas sobre dicha problemática a nivel mundial.

estres-ver-noticias-como-evitar

Según Raymond Mar, doctor en psicología de la Universidad de Nueva York, leer una historia de ficción es casi igual a vivirla, según demuestra la actividad cerebral. En ese caso, ¿qué no podría ocasionarnos leer historias que no son ficción? Y más aún: ¿qué puede ocasionarnos ver y escuchar esas historias?

Por eso no es descabellado que estudios como el arriba citado, o los realizados por la Universidad de Harvard, lleguen a la conclusión de que podemos sufrir estrés por ver noticias. Porque además, como menciona Graham Davey, profesor emérito de psicología de la Universidad de Sussex, en una entrevista para la revista TIME:

La forma en la que las noticias son presentadas y la manera como accesamos a ellas ha cambiado significativamente en los últimos 15 o 20 años.

 

Sin embargo, ¿debemos atenernos a no ver noticias? Contrario a lo que propone el escritor Rolf Dobelli en un artículo para The Guardian, las noticias no son irrelevantes ni una perdida de tiempo.

Estar informado no es sólo un imperativo ciudadano, sino una forma de seguir conectados con la aldea global; de otra manera estaríamos renunciando al hecho de que formamos parte de una colectividad con la cual debemos permanecer conectados. Pero entonces…

 

¿Cómo combatir el estrés por ver noticias?

En lo que Dobelli tiene mucha razón es en que las noticias pueden ser tóxicas: una larga exposición a ellas no sólo nos estresa, sino que puede matar nuestra creatividad. Precisamente por eso, lo primero que debemos saber es qué tanto nos pueden afectar las noticias, pues esto varía de persona a persona.

Sólo tú puedes regular la interacción que tengas con las noticias. Porque éstas no son una infección que impacta en los seres humanos de una manera predecible, sino que pueden causar efectos distintos en cada individuo. Por ello, Davey propone:

Tratar de estar atentos a cómo las noticias cambian tu humor o hacen a tus pensamientos más negativos.

estres-ver-noticias-como-evitar

No hay mejor manera de saberlo que reflexionar sobre el efecto que las noticias tienen en ti. Ve noticias y realiza un análisis introspectivo sobre cómo te afectan, y sobre todo, si te estresán o te producen ansiedad. Dependiendo de tus resultados, puedes reducir la exposición a noticias o mediar con actividades que contrarresten el efecto negativo de éstas. Por ejemplo, ejercicios de relajación, meditación o yoga; escuchar música (la hay ideal para combatir el estrés) o interactuar con otras narrativas en el caso de la lectura, son acciones inmediatas que puedes tomar contra el estrés por ver noticias.

Por último, no olvides evitar a toda costa las noticas antes de dormir; son doblemente perjudiciales, pues al estimular tu cerebro de noche es probable que tengas un descanso irregular, lo que puede desencadenar muchos desórdenes.

Así, de maneras creativas y activas, podemos seguir informados sin que se vea perjudicada nuestra salud.