Odiseas chamánicas a través de los sueños

Los sueños pueden aprovecharse como una carretera psico-evolutiva al alcance de todo ser humano.

Algo que los viajeros aprenden y enseñan a lo largo de la historia es que no es necesario ir al desierto o a las montañas para emprender un viaje de autoconocimiento. Los chamanes, esa figura que desde tiempos remotos ayudaban a los miembros de la tribu a conseguir visión, podrían secundar esta perspectiva: todo viaje verdadero es un viaje interno de transformación y reconocimiento.

Un viaje chamánico usualmente se asocia al uso de plantas de poder o rituales donde la mente racional o cotidiana se pone en suspenso para que de ella emerja nuestro verdadero ser, nuestro yo interno, nuestro animus o nuestro deseo más oculto. Pero este tipo de viajes pueden llegar a ser aterradores: conocernos verdaderamente, ver cuál es el rostro que se esconde detrás de nuestra máscara cotidiana y que guía cada una de nuestras acciones puede generar miedo o rechazo. Es por eso que la presencia del chamán, entendido como guía y sanador, puede ser de suma importancia.

Los sueños como escenario de aprendizaje

maria sabina chamanes sueños mexico

Difícilmente encontrarás a un chamán en las páginas de anuncios clasificados, y los que encontremos ahí probablemente no serán sino charlatanes a sueldo. Pero, por fortuna, nuestra mente está preparada para recibir las enseñanzas y conocimientos albergados a cada momento en nuestro inconsciente. Algunas técnicas de introspección pueden servir como guías hacia nuestro verdadero deseo o misión. Por ejemplo, pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo: en nuestros sueños encontramos claves importantes sobre nosotros mismos. No se trata aquí de hacer psicoanálisis exprés ni interpretación onironáutica, simplemente de crear conciencia sobre el potencial de los sueños

¿Cuáles son los elementos más repetitivos? ¿Qué sensaciones de atracción o aversión nos provocan los personajes que vemos ahí? No hace falta hacer uso de un diccionario onírico para conocer nuestras reacciones frente a eventos que aparecen en nuestros propios sueños: nadie mejor que nosotros para observar y reconocer las reacciones que tenemos frente a estos fenómenos.

Llevar un diario de sueños puede ser un ritual cotidiano que podemos realizar apenas levantarnos. Con el tiempo, tendremos suficiente material para identificar patrones en nuestra vida onírica, con lo cual aprenderemos qué situaciones nos ponen en una posición de inseguridad, o con qué aliados contamos para hacerles frente.

suenos lucidos

Los sueños lúcidos son un tema sumamente interesante que hemos abordado, y lo seguiremos haciendo, con mayor amplitud; sin embargo, podemos adelantar que estos son solamente uno de los tipos de sueños que tenemos a nuestra disposición para explorar: los sueños de serenidad, de seguridad, de fuerza y de creatividad (dentro de los que se encuentran los sueños despiertos o de lucidez) son herramientas que podemos programar durante la vigilia.

Pero, ¿cómo pretendemos adquirir sueños lúcidos si nuestros hábitos de vigilia son los de un autómata encerrado en rutinas y repeticiones? Lo primero es cuestionar durante las horas del día la naturaleza de la realidad. Preguntarnos con toda seriedad por qué creemos que aquí, mientras leemos esta página, estamos verdaderamente despiertos —el interior de un sueño lúcido se siente justamente como estar despierto.

Cuestionar la naturaleza de la realidad y la conciencia requiere valor y entrega, pues se trata del más épico de los viajes que realizaremos nunca: el viaje de nuestra propia vida, donde tenemos la inmejorable oportunidad de —como decía Sócrates y los chamanes de todas las tradiciones del hombre— conocernos a nosotros mismos.



¿Estás más de 4 horas al día en tu imaginación? No eres el único que padece este raro desorden

Las personas que padecen ensoñación inadaptada pasan un promedio de 4 horas al día perdidas en su imaginación. ¿Cómo saber si eres adicto a soñar despierto?

Si bien soñar despierto es saludable, en los últimos años se ha vuelto evidente que también puede evolucionar hacia un comportamiento extremo e inadaptado, hasta el punto en que se convierte en una condición clínicamente significativa.

La “ensoñación excesiva”, “fantasía compulsiva” o “ensoñación inadaptada” (maladaptive daydreaming, EI en español) es una actividad de imaginación inmersiva y adictiva que conduce a la angustia porque obstaculiza el desempeño social, ocupacional y académico.

fantasia-compulsiva-trastorno-mental

 

De la fantasía saludable a la fantasía compulsiva

A todos nos encanta pensar en ese escenario ideal, un viaje, el amor… pero, ¿cuándo soñar despierto se convierte en un problema? Cuando ocurre durante la mayor parte del día e interfiere en nuestra capacidad para llevar a cabo las tareas habituales, puede clasificarse como un problema de salud mental real.

Me he perdido en sueños durante tanto tiempo como puedo recordar… Estas ensoñaciones tienden a ser historias por las cuales siento verdadera emoción, generalmente felicidad o tristeza, que tienen la capacidad de hacerme reír y llorar… Son una parte tan importante de mi vida como cualquier otra cosa; puedo pasar horas a solas con mis ensoñaciones… Soy cuidadosa de controlar mis acciones en público, así que no es evidente que mi mente está constantemente haciendo girar estas historias y me pierdo constantemente en ellas.

fantasia-compulsiva-trastorno-mental 6

El anterior es el testimonio de una estudiante de 20 años autodiagnosticada, que describe lo que ella cree que es un comportamiento anormal: la ensoñación excesiva.

 

El perfil de quienes padecen fantasía compulsiva

Las personas con ensoñación inadaptada necesitan participar en imágenes vívidas y extravagantes que pueden durar horas y horas. Algunos individuos que lo padecen, informan que sus sueños despiertan narrativas compensatorias con versiones idealizadas de ellos mismos.

En un estudio publicado en la revista Frontiers of Psychiatry, la experta Eli Somer plantea la posibilidad de interpretar la EI como un tipo de obsesión o compulsión mental; sin embargo, en el TOC las obsesiones suelen estar relacionadas con sentimientos de intrusión y ansiedad, mientras que la EI se describe como más voluntaria y agradable.

fantasia-compulsiva-trastorno-mental 1

 

Un padecimiento que empieza a visibilizarse

Aunque las investigaciones científicas sobre el tema han sido escasas, miles de usuarios de Internet han adoptado el término de ensoñación inadaptada (EI); varias comunidades cibernéticas están dedicadas a personas que sufren de EI y buscan comunicación en línea con otros que entienden y comparten su condición.

Estos internautas finalmente han encontrado una descripción adecuada de sus síntomas. Se tienen diferentes tipos de sueños, a menudo más elaborados, fantásticos o inmersivos de lo habitual; se fabrican versiones idealizadas de uno mismo o las fantasías involucran a figuras históricas, imaginarias o celebridades con quienes se tiende a establecer vínculos emocionales; se habla durante la ensoñación o se expresan emociones relativas a ella como risa, llanto o enfado.

Además, se experimenta angustia debido a tres factores:

  • Dificultades para controlar la necesidad o el deseo de participar en la fantasía.
  • Contraste entre la cantidad de fantasías y las relaciones reales.
  • Intensa vergüenza y esfuerzos exhaustivos para mantener este comportamiento oculto de los demás.

¿Te identificas?

 

* Imágenes: Gregory Thielker



¿Qué es el kratom, cuáles son sus efectos y por qué se considera una planta peligrosa?

Esta planta medicinal ha llamado la atención últimamente por las intenciones del gobierno estadounidense de restringir su uso.

En lo que concierne al uso de las plantas medicinales, es fundamental informarnos y usarlas de forma responsable. Sus efectos son reales y muy poderosos, y dependiendo de cómo sean consumidas será la experiencia que se tenga. Es el caso del kratom, la hoja de un árbol tropical nativo del sureste de Asia que comparte linaje con el árbol del café y los opiáceos.

Por su ingrediente activo, la mitragyna, el kratom es usado ya sea en polvo, en cápsulas, masticada o en infusiones para focalizar la mente y energizar el cuerpo. Pero la mitragyna es un sedante, por lo cual, las dosis muy altas pueden provocar los efectos contrarios: cuerpo pesado, mente nublada y efectos más parecidos a los de la morfina.

Debido a estos paradójicos efectos es que el gobierno estadounidense, concretamente la Drug Enforcement Adminstration (DEA) ha incluido el kratom en la lista de drogas no reguladas con riesgos para la salud. Además, la dependencia que esta planta puede ocasionar aún no ha sido estudiada a profundidad, y los casos de abuso han subido significativamente en Estados Unidos.

kratom-hoja-que-es-peligrosa-droga

Las declaraciones del gobierno estadounidense apuntan a que no hay evidencia de los efectos positivos del kratom, y en cambio, esta planta sí ha demostrado tener malos efectos sobre las funciones cardiovasculares y neuronales. No obstante, hay una dimensión que parece nunca estar presente cuando se aborda la problemática de los psicoactivos: su uso tradicional.

 

¿Cómo se ha usado milenariamente el kratom?

Las hojas de kratom, como muchas otras sustancias tan cotidianas como el café, han sido utilizadas milenariamente en las culturas asiáticas para potenciar las habilidades humanas. En el caso del kratom, se trata de una hoja que se usa de manera similar a la hoja de coca en las regiones andinas: se masca para obtener sus beneficios paulatinamente durante las jornadas laborales. Es un uso que los pueblos originarios de Malasia y Tailandia le han dado al kratom desde hace siglos y que conviene tener presente cuando se debate cómo y por qué regularizar una sustancia.

Por supuesto que la utilización de los psicoactivos y las plantas medicinales puede volverse contraproducente, incluso en las regiones rurales donde están asentados los pueblos originarios que las usan. Algunos estudios han verificado que los abusos de esta sustancia han provocado ataques en quienes habitan estas regiones asiáticas.

https://ecoosfera.com/2015/01/descubre-una-gran-cantidad-de-plantas-medicinales-y-sus-usos/

Pero habría que tomar en cuenta que ingerir sustancias es una práctica social; como tal, se desarrolla al interior de sociedades cuyas dinámicas han cambiado vertiginosamente en poco tiempo y han hecho cada vez más necesario el uso de todo tipo de estimulantes y drogas, desde el café hasta el Prozac.

Entonces, ¿no es el ritmo de la vida contemporánea lo que lleva a las adicciones, más que las sustancias en sí mismas? Habría que discutirlo colectivamente. Porque debemos recordar que detrás de la criminalización (o legalización) de muchas sustancias hay intereses económicos y políticos. Por eso hace falta más investigación, así como un uso informado y responsable de todo lo que consumimos.

Así que por ahora podemos decir que el kratom no es peligroso si se consume sin excesos. Pero, sin duda, habrá que seguir indagando colectivamente en estas vitales cuestiones que nos comprometen a todos.

 

* Imágenes: 1) Redicecreations; 2) CC; 3) Next Generation Village