Usa solamente aquello que sirva,

y tómalo de cualquier lugar donde se encuentre.

Bruce Lee

 

Bruce Lee es una de las figuras del siglo XX que escapan a cualquier categoría que trate de encerrarlos o abarcarlos: artista marcial, maestro, actor, atleta de altísimo rendimiento, filósofo y poeta, productor y director cinematográfico, en cada faceta Lee aprendió algo que alimentaba sus demás intereses.

Bruce Lee nació en San Francisco, Estados Unidos, pero vivió en Hong Kong con sus padres desde los 3 meses de edad. Tuvo una carrera como niño actor (su padre fue un famoso actor de teatro y cine chino), y no fue sino hasta los 13 años cuando comenzó a estudiar Wing Sun, una forma de combate tradicional chino.

Su adolescencia fue difícil, pues se vio envuelto en gran cantidad de peleas callejeras, las cuales lo llevaron de vuelta a Estados Unidos para escapar de la mafia china, según la leyenda. De hecho, su madre Grace Ho lo nombró Lee Jun-Fan (李振藩), nombre que significa “vuelve de nuevo”, con la esperanza de que Lee regresara a los Estados Unidos algún día.

Nunca faltaron agitadores en la vida de Lee: desde campeones de karate hasta pandilleros, todos querían la gloria de derrotar a este hombre de baja estatura y complexión delgada, pero con una fuerza capaz de patear un costal de arena y hacerlo golpear el techo con un sólo impacto. 

Pero más allá de sus legendarias peleas, Lee desarrolló una filosofía basada en el aprendizaje y el auto mejoramiento. Estudio Wing Sun, Kung Fu, Boxeo occidental, además de ser un entusiasta de la nutrición y de las técnicas de desarrollo corporal. Además del cuerpo, Lee cultivaba su mente, y su filosofía se nutre de fuentes budistas y taoístas, todas ellas como soportes de su práctica de combate, el Jeet Kune Do.

El Jeet Kune Do (“Senda del Puño Interceptor”) es la forma sin forma y su metáfora perfecta es el agua. En una entrevista poco antes de su muerte en 1973, Lee describió la forma sin forma en los siguientes términos: 

No tengas forma ni contorno, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Si sirves agua en una botela, se convierte en la botella. Pones agua en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir, estancarse, gotear o golpear. Sé cómo el agua, amigo mío.

 

Bruce Lee fue un rebelde que desafió las formas rígidas del Wing Sun y Kung Fu tradicional. Para él, las formas fijas enseñaban a la mente a responder de una sola forma a un mismo impulso; pero el mundo y los oponentes siempre cambian, por lo que la “forma sin forma” preconizada en el Jeet Kune Do no es más que un llamado a la flexibilidad, tanto intelectual como física, sin la adopción de ninguna posición preestablecida. 

bruce lee

Unificando conceptos del Arte de la guerra de Sun Tzu y la continuidad de los opuestos en el taoísmo tradicional, Bruce Lee enseñaba que el verdadero guerrero es aquel que primero ha logrado derrotar su propio temperamento y ponerlo al servicio de sí mismo y de los demás. 

Los guerreros fuertes pero rígidos, como árboles enormes, son los más listos para recibir los golpes del hacha y caer al suelo con gran estrépito; pero los guerreros que son como el agua (sin forma, siempre adecuándose a las circunstancias) saben cuándo estar sosegados como la superficie de un espejo y cuándo volverse una tormenta o un río desbocado, cuyo poder es imbatible.