Bruce Lee: el guerrero del agua

Durante su corta vida, Bruce Lee dejó un importante legado cinematográfico, pero también una filosofía de vida que nace en las artes marciales sin agotarse en ellas.

Usa solamente aquello que sirva,

y tómalo de cualquier lugar donde se encuentre.

Bruce Lee

 

Bruce Lee es una de las figuras del siglo XX que escapan a cualquier categoría que trate de encerrarlos o abarcarlos: artista marcial, maestro, actor, atleta de altísimo rendimiento, filósofo y poeta, productor y director cinematográfico, en cada faceta Lee aprendió algo que alimentaba sus demás intereses.

Bruce Lee nació en San Francisco, Estados Unidos, pero vivió en Hong Kong con sus padres desde los 3 meses de edad. Tuvo una carrera como niño actor (su padre fue un famoso actor de teatro y cine chino), y no fue sino hasta los 13 años cuando comenzó a estudiar Wing Sun, una forma de combate tradicional chino.

Su adolescencia fue difícil, pues se vio envuelto en gran cantidad de peleas callejeras, las cuales lo llevaron de vuelta a Estados Unidos para escapar de la mafia china, según la leyenda. De hecho, su madre Grace Ho lo nombró Lee Jun-Fan (李振藩), nombre que significa “vuelve de nuevo”, con la esperanza de que Lee regresara a los Estados Unidos algún día.

Nunca faltaron agitadores en la vida de Lee: desde campeones de karate hasta pandilleros, todos querían la gloria de derrotar a este hombre de baja estatura y complexión delgada, pero con una fuerza capaz de patear un costal de arena y hacerlo golpear el techo con un sólo impacto. 

Pero más allá de sus legendarias peleas, Lee desarrolló una filosofía basada en el aprendizaje y el auto mejoramiento. Estudio Wing Sun, Kung Fu, Boxeo occidental, además de ser un entusiasta de la nutrición y de las técnicas de desarrollo corporal. Además del cuerpo, Lee cultivaba su mente, y su filosofía se nutre de fuentes budistas y taoístas, todas ellas como soportes de su práctica de combate, el Jeet Kune Do.

El Jeet Kune Do (“Senda del Puño Interceptor”) es la forma sin forma y su metáfora perfecta es el agua. En una entrevista poco antes de su muerte en 1973, Lee describió la forma sin forma en los siguientes términos: 

No tengas forma ni contorno, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Si sirves agua en una botela, se convierte en la botella. Pones agua en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir, estancarse, gotear o golpear. Sé cómo el agua, amigo mío.

 

Bruce Lee fue un rebelde que desafió las formas rígidas del Wing Sun y Kung Fu tradicional. Para él, las formas fijas enseñaban a la mente a responder de una sola forma a un mismo impulso; pero el mundo y los oponentes siempre cambian, por lo que la “forma sin forma” preconizada en el Jeet Kune Do no es más que un llamado a la flexibilidad, tanto intelectual como física, sin la adopción de ninguna posición preestablecida. 

bruce lee

Unificando conceptos del Arte de la guerra de Sun Tzu y la continuidad de los opuestos en el taoísmo tradicional, Bruce Lee enseñaba que el verdadero guerrero es aquel que primero ha logrado derrotar su propio temperamento y ponerlo al servicio de sí mismo y de los demás. 

Los guerreros fuertes pero rígidos, como árboles enormes, son los más listos para recibir los golpes del hacha y caer al suelo con gran estrépito; pero los guerreros que son como el agua (sin forma, siempre adecuándose a las circunstancias) saben cuándo estar sosegados como la superficie de un espejo y cuándo volverse una tormenta o un río desbocado, cuyo poder es imbatible.



Investigadores podrían haber hallado cura del VIH

6 pacientes parecen haber eliminado el virus de su sistema, comprobando que la esperanza sigue ahí (después de todo).

Científicos españoles están avanzado hacia lo que sería uno de los hallazgos más importantes de nuestro joven siglo: la cura del VIH. Tras ser sometidos a trasplantes de células madre hace dos años –y bajo ciertas condiciones específicas–, seis pacientes pudieron haber eliminado el Virus de Inmunodeficiencia Humana de su sangre y tejidos.

Así, los científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, encargados de esta investigación especial, podrían haber encontrado por fin la vía hacia la cura del SIDA.

Según la OMS, 37 millones de personas viven con VIH.

Y cada año, cerca de 2,5 millones más son diagnosticadas con VIH.

vih-cura-eliminacion-celulas-madre

Por eso, este hallazgo podría ser trascendental, y más aún para los países en vías de desarrollo y sus habitantes –normalmente más vulnerables económicamente. Y es que más de la mitad de quienes padecen VIH no tienen acceso a la terapia antirretrovírica, lo que les da una esperanza de vida de poco más de 10 años.

¿Por qué encontrar la cura del VIH ha sido tan difícil?

El VIH genera un reservorio viral formado por células infectadas del virus. Estas permanecen en estado latente y  no pueden ser detectadas ni destruidas por el sistema inmune. Por eso los tratamientos antirretrovirales no son capaces de eliminar el virus, sino sólo de contrarrestarlo y evitar que mute en SIDA.

No obstante, el remplazo completo de células receptoras por células madre –procedentes del cordón umbilical y la médula ósea– parecen haber contribuido a la desaparición del VIH en estos primeros seis pacientes. ¿Cómo se llegó hasta aquí?

vih-cura-eliminacion-celulas-madre

El Paciente de Berlín: primer caso de VIH curado

La hipótesis de que las células madre pueden ayudar a la erradicación del VIH proviene de la mutación CCR5 Delta 32 que contenían las células que el paciente Timothy Brown –el “Paciente de Berlín”– utilizó como tratamiento contra la leucemia en 2008. Tras el trasplante, Brown se curó del VIH, pues 11 años después éste no volvió a manifestarse pese a que Brown no volvió a tomar el medicamento antirretroviral.

María Salgado, investigadora de IrsiCaixa, señaló en la investigación publicada por Annals of Internal Medicine:

Nuestra hipótesis era que, además de la mutación CCR5 Delta 32, otros mecanismos asociados con el trasplante influyeron en la erradicación del VIH en Timothy Brown

Por eso, las células de los donantes para los seis pacientes a cargo de  los investigadores españoles no tenían la mutación CCR5 Delta 32. Éstos querían centrarse en otras posibles causas que puedan hacer a las células madre contribuir a la eliminación del VIH.

Los análisis mostraron que 5 de los pacientes ya no presentaban el VIH en sangre ni tejidos, mientras que en el sexto los anticuerpos virales habían desaparecido por completo. El único paciente en el que el reservorio continuó siendo detectable fue el que no había recibido células madre procedentes de médula ósea, sino sólo de cordón umbilical. Además, dicho paciente había tardado más meses en reemplazar todas sus células por las del donante.

Factores comunes y prueba de fuego

vih-cura-eliminacion-celulas-madre

Esto va dejando claro que hay factores asociados al trasplante que son cruciales para la cura del VIH, y no sólo el factor de la mutación CCR5 Delta 32. Uno de ellos es la procedencia de las células madre –que al parecer deben provenir preferentemente de la médula ósea–, así como el tiempo en que se logre el remplazo completo.

Sin embargo, la prueba final vendrá cuando paren el tratamiento antirretroviral. Si el virus no reaparece, entonces podría ser oficial que la cura al VIH se haya encontrado parcialmente, y que en poco tiempo conduzca a encontrar una cura definitiva.

Por eso, los investigadores realizarán en los próximos meses un ensayo clínico controlado, interrumpiendo el tratamiento antirretroviral de los pacientes para comprobar si el virus ha sido definitivamente eliminado.

 

 

 



Bruce Lee: sobre cómo encontrar nuestra propia esencia

Bruce Lee redefine el concepto de honestidad, autenticidad y autorrealización. ‘En mi propio proceso’, las cartas de Lee recientemente descubiertas, son una declaración de credo personal.

Las sensaciones de desorientación, vacío e incertidumbre son comunes y la mente humana, si no está domesticada, puede distraerse con obsesiones y adicciones, una serie de mecanismos que evaden el misterio.

Se huye del miedo. Bruce Lee tenía esto presente y decidió escribirlo, enfrentarse a sí mismo en papel a través de una serie de cartas que titularía En mi propio proceso.

Cualquier intento de escribir un artículo sobre cómo yo, Bruce Lee, me siento emocionalmente o cómo es mi reacción instintiva y honesta hacia las circunstancias no es una tarea fácil. ¿Por qué? Porque soy un hombre cambiante y cada vez mayor. Por lo tanto, lo que consideré cierto hace un par de meses podría no ser lo mismo ahora.

bruce lee-filosofia

Lee es cada vez más reconocido como el filósofo que era, desde su famosa metáfora de la resiliencia (“El agua puede fluir, estancarse, gotear o golpear. Sé como el agua, amigo mío”) hasta por sus posturas sobre la fuerza de voluntad, la imaginación y la confianza.

En mi propio proceso, su trabajo recientemente descubierto, fue la declaración de credo personal que escribió en el último año de su vida, a los 31 años.

Cuando las personas tienen un ‘yo’, en realidad, la mayoría tienen un vacío, porque están demasiado ocupados desperdiciando su energía creativa vital para proyectarse como tal o cual, dedicando sus vidas a actualizar un concepto de cómo deberían ser en lugar de actualizar su potencial como ser humano.

Bruce_Lee_-filosofia

La Fundación Bruce Lee compartió las nueve cartas de dicho texto, que redefinen los conceptos de lo que es ser un artista marcial, la honestidad, la ilusión de seguridad y la importancia de ser uno mismo, auténtico, con gran entusiasmo de descubirse responsable de uno mismo.

Quiero ser honesto, eso es lo mínimo que un ser humano puede hacer. Siempre he sido un artista marcial por elección, un actor de profesión, pero, sobre todo, estoy actualizándome para ser un artista de la vida. Sí, hay una diferencia entre la autorrealización y la actualización de la autoimagen.

A pesar de la dificultad de hacer este autoexamen en medio de su agotadora agenda de trabajo -escribía mientras filmaba Enter The Dragon y discutía con los productores hollywoodenses-, Lee insiste en la importancia de la autenticidad personal y resalta la diferencia vital entre ser y parecer.

He llegado a aceptar la vida como un proceso, y estoy satisfecho de que en mi proceso permanente, estoy constantemente descubriendo, expandiendo, encontrando la causa de mi ignorancia, en el arte marcial y especialmente en la vida. En resumen, ser real.

proceso-autoconocimiento-bruce-lee-cartas 3
Synapticstimuli

Lee habla también sobre el miedo crónico a lo desconocido:

La gran mayoría de las personas no se sienten cómodas con lo desconocido -algo extraño que amenaza su molde diario y protegido- por lo que, en aras de su seguridad, construyen y eligen patrones para justificar.

 

Así como Bruce Lee buscó el tiempo para autoexaminarse, ¿tú lo has hecho?