Ecoosfera - La difusión de información es nuestra forma de contribuir a la eco revolución

Close

Así modifican los gadgets la química de tu cerebro

50SHARES
La tecnología no es una sustancia, pero puede ser igual de adictiva que cualquier droga.

Aunque no parezca, una adicción es una enfermedad cerebral. Contrario a lo que muchos creen, se trata de una alteración química y de funcionamiento del cerebro, que va más allá de la mera fuerza de voluntad del individuo. Este ha sido el caso del uso descomunal de la tecnología, especialmente de los gadgets diseñados para conectarnos a un mundo de fantasía, es decir, la red virtual.

Como se ha comprobado ya, la sustancia activa de una droga se relaciona directamente con partes de nuestro cerebro, pues su estructura química es muy similar a la de los neurotransmisores. Así, al ingresar al cerebro, las drogas obstaculizan su sistema de comunicación e interfieren en el proceso normal de intercambio de información neuronal. Sustancias de esta clase interfieren, sobre todo, en la acción de la dopamina, el neurotransmisor del placer. Sin embargo, hoy en día los celulares y otros gadgets tecnológicos han hecho a la ciencia replantear, una vez más, qué es lo que origina una adicción.

Pero, si estamos hablando de ingerir sustancias, ¿cómo podemos hablar de adicción a un objeto?

 

Un pequeño estudio de la Universidad de Korea en Seúl partió de esa pregunta para descubrir que nuestra relación con la tecnología sí modifica nuestra actividad cerebral y que el uso de ésta puede acarrear desbalances químicos, aunque no se ingiera sustancia alguna.

Los investigadores observaron la actividad cerebral de 38 adolescentes, hombres y mujeres, por medio de imágenes de resonancia magnética. La mitad de los participantes decían sufrir de adicción a su celular y al internet, y los más graves presentaron síntomas de depresión, ansiedad e insomnio. Observaron que, como en toda adicción, los síntomas no son inmediatos, sino que se van desarrollando y empeorando, hasta transformarse en un impulso por el uso del celular y en irritación en caso de no tener acceso a éste.

Pero lo más asombroso fue ver que la composición química del cerebro se ve afectada igual que al ingerir sustancias. A esto los investigadores lo llamaron un “desbalance químico”, pues pudieron observar que cuando los pacientes más dependientes al celular no tienen acceso a éste, forman un neurotransmisor llamado GABA, mismo que suele inhibir el miedo y los impulsos de ansiedad, pero cuyo exceso produce el efecto contrario.

Así quedó claro que el celular puede ser adictivo en términos neurológicos. Las “adicciones sin sustancia” como ésta, se han desarrollado en los últimos años de manera más frecuente. En este sentido, la adicción a la tecnología ha sido catalogada en el mismo rubro que trastornos como el acto compulsivo de comer, donde los mismos mecanismos cerebrales que participan en la adicción a las drogas aparecieron en ambos casos. 

Las conductas adictivas transforman la química cerebral, ocasionando desequilibrios de dopamina o de otros neurotransmisores, sin que necesariamente haya una sustancia de por medio que interfiera con la actividad de los neurotransmisores, sino una modificación en las que el propio cerebro segrega la sustancia detonante.

Aunque el uso del celular no es en sí adictivo, su uso indiscriminado puede llevar a la adicción cuando por medio de éste se busca llegar a altos niveles de dopamina. Por eso, en América Latina 50% de quienes ocupan celulares dicen sentirse dependientes a ellos.

Estos estudios demuestran lo complejo, (y lo delicado), que es el funcionamiento de nuestro cerebro. Y también lo necesario que es replantearnos la forma en la que nos relacionamos con la tecnología que, más allá de mantenernos en constante evolución, ha probado diseñar objetos dedicados a una vida sin actividad, cada vez más lejos de lo que en teoría debería ser vivir en la “normalidad”.

Ver Más
Close