El hombre que transformó una cueva en su íntimo hogar

Una fusión de bella estridencia orgánica es lo que Angelo Mastroprieto hizo con sus propias manos.

Los casos de personas que han encontrado en la naturaleza su verdadero hogar son muchas. El acto de volverse primitivo, es decir, de regresar al origen que es la naturaleza, siempre habrá de valorarse como un acto heroico y ejemplar para la sociedad en curso. La historia del hombre que hoy habita una cueva no solo prueba lo anterior, sino que demuestra que vivir entre la naturaleza es viable, y se puede hacer con verdadero estilo. 

Angelo Mastropietro se hace llamar el hombre-cueva (o el cavernícola moderno). Él vive ahora en una especie de gruta donde, con sus propias manos (y un presupuesto de cien mil euros), construyó una hermosa casa en las profundidades del bosque Wyre. Según se dice, este onírico ecosistema llego a inspirar a personajes como J.R.R Tolkien, quien a su vez ha influido en destacados arquitectos que hoy día construyen casas sustentables).

personas-viven-en-naturaleza-arquitectura-sustentable-organica-hombre-transforma-cueva-en-casa-angelo-mastropietro

La historia de Mastropietro es poco menos que asombrosa. La esclerosis múltiple que padeció en 2007, parece haber sido uno de los catalizadores para que una antigua cueva de 250 mil millones de años en Worcestershire, Reino Unido, se convirtiera en su nuevo hogar. Para cambiar su estilo de vida y ayudar a su salud, Mastroprieto no sólo invirtió dinero, sino más de mil horas excavando, cortando y rompiendo piedra (entre 70 y 80 toneladas), con la cual además hizo la terraza de cien metros cuadrados. La casa-cueva cuenta tanto con la simplicidad de una cabaña inmersa en la naturaleza, como con algunos imprescindibles de la modernidad (por ejemplo wi-fi). Los materiales usados en su realización la hacen fusionarse orgánicamente (y tal vez mágicamente) con el entorno. 

casa-cueva-sustentable-vivir-naturaleza-hombre-construye-hogar-cueva-reino-unido-4

Acciones como ésta no sólo cuestionan nuestro actual estilo de vida y sus problemáticas en torno a nuestra salud, también le imprimen soluciones. Es cierto que no todos podemos darnos el lujo que se dio Mastropietro, ni fugarnos a la naturaleza como lo hacen muchos y muchas. Pero sin duda es una praxis inspiradora que nos puede ayudar a reflexionar hacia dónde se está moviendo orgánicamente el mundo, según sus necesidades.  

casa-cueva-sustentable-vivir-naturaleza-hombre-construye-hogar-cueva-reino-unido-3

Empezar quizás, por vivir una vida más orgánica dentro de las ciudades, para relajar nuestros estilos de vida, podría ser otra opción. Tener un jardín, revolucionar nuestra forma de comer o viajar más seguido hacia la naturaleza también son grandes comienzos. Pero habrá que tener en mente que, todo empieza, como en el caso de Mastropietro, con la inspiración, a lo que debe seguir una firme convicción por llevarlo acabo.

 

 



7 mujeres que dejaron todo para abrazar la naturaleza

Estas mujeres son ejemplo de una total y orgánica emancipación femenina.

Árbol que no eres otra cosa que dulce entraña de mujer […] dame un follaje vasto y denso,  tanto como han de precisar los que en el bosque humano, inmenso, rama no hallaron para hogar.
 — Gabriela Mistral

La cantidad de valientes mujeres que se han dejado abrazar por la naturaleza son muchas, y su acto conlleva toda una filosofía de liberación que no sólo implica la renuncia a la vida moderna que se impone socialmente, también la renuncia a la concepción que mira a la mujer como un ser frágil.

Anne-LaBastille-mujeres-viven-naturaleza-eua-4

Porque dejar de vivir con todas las comodidades que nos proporciona la sociedad resulta un reto digno de los más valientes espíritus, y por ello cabe destacar (en estos tiempos en los que aún prevalece una visión patriarcal de la vida) que no todos los que han tomado la decisión de vivir en la naturaleza son hombres. 

El ejemplo de estas escritoras, antropólogas, campesinas y demás mujeres es épico. No sólo realzan una reflexión sobre la necesidad de volver a nuestros orígenes —y a los muchos beneficios que ello puede tener—, también sobre la autonomía que las mujeres deben (y pueden) tomar para construir sus propias narrativas y filosofías de vida. Estas mujeres, en un acto de emancipación, reafirman su fuerte voluntad y capacidad física cuando se adentraron en las entrañas de la madre naturaleza, en un viaje que se convierte en una forma de vivir y que se vuelve, además, una gran travesía introspectiva.

Anne LaBastille

Esta escritora americana llevó las primigenias reflexiones de Henry Thoreau mucho más lejos. Inspirada en éste escritor, Anne LaBastille experimentó en carne propia aquello de lo que quería escribir, editando una decena de libros que incluyen la famosa serie Woodswoman (1976), que cuenta sus memorias viviendo en las montañas Adirondack. Ahí relata su intensa relación con la naturaleza y cómo construía sus cabañas (una de las cuales nombró Thoreau II en honor al autor de Walden), así como reflexiones sobre lo que implica la vida en la naturaleza y la huella que ha dejado el ser humano en ésta.

Miriam Lancewood

Miriam-Lancewood-mujeres-viven-naturaleza-nuevazelanda

Corría el año 2010 y a esta mujer neozelandesa le asolaba una inquietud: ¿podría sobrevivir sin electricidad, tecnología o contacto humano alguno durante un año? Y para responderla se embarcó con su pareja en un viaje a la seca geografía de Marlborough, para lo cual se preparó durante un año. Para ello aprendió antes a cazar, a construir chozas y a cruzar ríos y, desde entonces, su casa ha sido la naturaleza, llegando a vivir incluso en el Himalaya. 

Despina Achladioti

Nacida en la isla de Kastellorizo en 1890, esta mujer se mudó con su esposo y su madre a la desierta isla de Ro durante la Segunda Guerra Mundial. Achladioti, también conocida como la “Señora de Ro”, hizo famosa esta isla, pues tras la muerte de su familia se quedó a vivir en ella de manera autosustentable, criando cabras y gallinas hasta su muerte en 1982. Era una férrea patriota griega que defendió la soberanía de la isla, y hoy en día es ejemplo de determinación y entereza.

Francine Marcelle

Francine-Marcelle-mujeres-viven-naturaleza-espana

Un vivo ejemplo de fortaleza que inspiró un documental llamado Los colores del viento: Francine Marcelle es una mujer francesa, tranquila y que irradia bondad, que desde 2004 comparte los parajes de León y Asturias con osos, zorros y jabalíes. Llegó al poblado de El Corralín y, con la ayuda de los pocos pobladores que quedaban, restauró una cabaña que se encuentra en la espesura del bosque, donde vive con ayuda de sus trabajos manuales y de las infinitas bondades de la naturaleza, misma que le ha ayudado a enfrentar su delicado estado de salud.

Agnes Martin

Agnes-Martin-mujeres-viven-naturaleza-nuevo-mexico

Residía en Manhattan en los años 60, y era parte de una reconocida comunidad de artistas. Pero un buen día, intempestivamente, dejó de pintar y dejó la ciudad. “Decidí tratar una vida solitaria y simple a ver si me volvía sabia”, dijo, y se fue al desierto de Nuevo México, donde construyó con sus propias manos una casa de adobe e hizo del desierto su nueva inspiración estética y filosófica.  

Agafia Lykov

Conocida como “la última de los Lykov”, esta mujer rusa se autoexilió con su familia en 1936. Se adentraron a más de 250 kilómetros en la helada Siberia, donde construyeron una cabaña y sobrevivieron a base de papas y plantas silvestres. Agafia decidió quedarse en la cabaña tras enterrar a su padre, el último sobreviviente con ella de la familia Lykov, en 1982. Actualmente tiene 72 años, pero irradia buena salud y fortaleza, como si no hubiese vivido sola durante años en las más duras condiciones.

Robyn Davidson

Robyn-Davidson-mujeres-viven-naturaleza-australia-2

En 1975 abandonó todo y emprendió un viaje épico. Esta mujer australiana es conocida por recorrer el desierto australiano acompañada por cuatro camellos y su perro. A partir de su experiencia escribió un libro titulado Huellas y se editó también un compendió fotográfico de su expedición. Desde entonces ha dedicado su vida a viajar para estudiar a los pueblos nómades de todo el mundo, extrayendo importantes análisis antropológicos de sus travesías.

*Bibliografía: Is becoming a hermit the ultimate feminist statement
*Imágenes: 1) y 2) Anne LaBastille; 3) Miriam Lancewood WordPress; 4) Gianfranco Gorgon; 5) National Geographic



Cómo hacer preciosos muebles reciclados paso a paso

Fáciles, económicos, sustentables y hermosos: te compartimos algunas ideas geniales para diseñar muebles con materiales reciclados.

Cada vez es más usual encontrarse con ingeniosos objetos realizados con materiales reciclados. Desde juguetes, adornos para el hogar o la oficina y objetos para el jardín, hasta piezas más grandes como increíbles muebles. En este sentido, los muebles reciclados no solo contribuyen a cuidar el medio ambiente en muchas formas, sino  que le dan un toque de originalidad nuestros espacios. Además son económicamente viables y su procesos de creación muy agradables. 

En breve te compartimos una guía completa para hacer tres muebles reciclados y algunos consejos prácticos; una guía sobre los materiales que necesitarás, y algunas fotos que pueden darte muchas más ideas.

Sillón o mesa de llanta

mueble-mesa-llanta-reciclada-paso-a-paso

Materiales:

  • Llantas viejas
  • Soga gruesa
  • Pegamento en aerosol
  • Pegamento para madera
  • Madera
  • Espuma
  • Tela
  • Engrapadora

Las llantas las puedes encontrar usadas en locales que se dediquen específicamente a reparación de llantas, o incluso informarte sobre si hay alguna organización dedicada al reciclaje de este nocivo objeto, como esta asociación mexicana.

Todo lo demás puedes encontrarlo en ferreterías, tlapalerías, tiendas de telas y madererías. La soga puedes buscarla también en tiendas por internet, donde hay una buena variedad de colores.

Procedimiento:

Lava muy bien la llanta y déjala secar. Corta la madera del mismo tamaño de la llanta, rocía una capa del pegamento en aerosol a la llanta, déjala secar un poco y coloca a su vez pegamento para madera en la superficie de esta que colocarás en la llanta. Deja secar 8 horas. Rocía una capa de pegamento en la parte superior de la llanta y en toda la madera. Ve enredando la cuerda empezando desde el medio de la madera y ve haciendo una espiral. Rocía otra capa de pegamento en aerosol en los costados de la llanta y sigue enredando la cuerda hasta llegar a donde no se alcance a ver el hule de la llanta en la parte inferior.

Dependiendo el grueso de la madera, tu llanta podría quedar como una mesita plana como en la foto superior; o si queda hundida en el medio puedes hacer un sillón.

Sólo utiliza otra madera, pégale la espuma cortada con las mismas dimensiones, y engrapa en la parte de atrás la tela de tu elección cortada en forma cuadrada con unos 5 cms extra para hacer dobleses y e ir engrapando alrededor de la madera. Te quedará un lindo sillón.

mueble-sillon-llanta-reciclada-paso-a-paso

Mesa de huacales

mueble-mesa-huacales-reciclada-paso-a-paso

Materiales:

  • Huacales
  • Lijas
  • Pintura caoba
  • Sellador en aerosol
  • Brocha
  • Madera
  • Pegamento para madera

Procedimiento:

Los huacales (o cajones de verdura) los puedes conseguir en cualquier mercado, y todo lo demás en ferretería, tlapalería y maderería.

mueble-mesa-huacales-reciclada-paso-a-paso-2

Lija los huacales, píntalos y rocía el sellador. Corta una tabla de madera del mismo diámetro que tengan los huacales acomodados en forma cuadricular y coloca pegamento en toda su superficie. Coloca los huacales y deja secar durante 8 horas.

Puedes mandar a cortar una superficie de vidrio grueso del mismo tamaño para poner encima de los huacales. Y listo, tendrás una mesa de centro con espacio para guardar lo que quieras en la parte de en medio.

Estante de tabiques

mueble-estante-tabiques-reciclado-paso-a-paso

Materiales:

  • Bloques de cemento
  • Tablas de madera
  • Lijas
  • Pintura
  • Barniz (opcional)

Los bloques de cemento los puedes conseguir en tiendas de construcción, pero también es fácil encontrar sobrantes de construcciones que de otra forma ya no se utilizarían.

Procedimiento:

Una vez que los consigas sólo necesitas lijar las tablas, pintarlas y barnizarlas, y colocar dos o tres alternando bloques y tablas sobre ellos. Jugando con la combinación de colores puedes hacer un bonito estante, pues también puedes pintar los tabiques. O dejarlos en su color natural para un estilo más desenfadado:

mueble-estante-tabiques-reciclado-paso-a-paso

 

Te dejamos aquí otras extravagantes ideas para que reutilices todo lo que ya no sirva en tu hogar, como maletas, cajas o hasta pianos y los conviertas en maravillosos muebles:

escaleras-mueble-reciclado

mueble-reciclado-tronco

mesa-tarima-reciclado

librero-con-barril

escalera-perchero

mesa-reciclada-tarima

 

 

También puedes leer: 15 maravillosas maneras de reciclar tus muebles viejos en tu jardín