Nos quedan tres años para salvar al planeta tierra del irreversible cambio climático

En una carta publica, científicos y diplomáticos explican qué es lo que tenemos que hacer para evitar que en 2020 el cambio climático se vuelva irreversible.

La forma en que la Tierra está siendo afectada por el cambio climático y otros fenómenos ambientales es cada día más evidente. El nivel de los mares ha aumentado casi el 50%, lo que, por supuesto, está dañando la vida en las costas y provocando inundaciones tremendas que destruyen trazas de mancha urbana y los cultivos agrícolas. Las temperaturas que está alcanzando el planeta rompen récords históricos (son, por lo menos, las más extremas de nuestra era) y la biodiversidad está sufriendo bajas, debido a la extinción de múltiples especies.

Pero estamos a tiempo de revertirlo. Tenemos 3 años para lograrlo; o por lo menos eso consideran un grupo de prominentes científicos y diplomáticos ligados a temas ambientales. A través de una carta publica escrita en julio de 2017, hicieron un llamado a todos los sectores de la sociedad, invitándolos a tomar acción para disminuir, a como dé lugar, sus emisiones de gases de efecto invernadero.

cambio-climatico-tres-anos-salvar-irreversible-evidencias-soluciones

Este grupo afirma que el cambio climático aún no es irreversible, pero en 2020 lo será si no empezamos a apuntar al uso de energías y transporte limpio. Afortunadamente, hay muchas circunstancias favorables. Son cada vez más las personas que están conscientes de la gravedad del problema y también hay cada vez más gobiernos involucrándose en la formulación de políticas públicas verdes. Los científicos que hacen este llamado público afirman también que las emisiones de dióxido de carbono a nivel global por la quema de combustibles fósiles se han nivelado. Esto es prueba de que vale la pena invertir en energías limpias. Si procuramos que la disminución sea más drástica será posible darle un giro a la radicalidad del cambio climático que se estima a corto plazo.

cambio-climatico-tres-anos-salvar-irreversible-evidencias-soluciones

La única manera de hacer esto realidad es involucrar a la comunidad científica en la toma de decisiones en cuanto al desarrollo del sistema económico y también cuando se trata de diseñar políticas públicas. Ellos sugieren seis objetivos para comenzar a hacer esto realidad y todos podemos involucrarnos, a través de la disminución de nuestras propias emisiones y presionando a nuestros gobiernos para que se unan al cambio. Estos seis objetivos fueron diseñados junto a expertos de la Universidad de Yale, el consorcio Climate Action Tracker, Carbon Tracker, la coalición de reducción de emisiones de carbono We Mean Business, el Partnership on Sustainable, Low Carbon Transport (SLoCaT), empresa de asesoría SYSTEMIQ, el proyecto New Climate Economy y Conservation International; definitivamente no se basan en puras especulaciones, pero sí parten de una preocupación muy real por nuestro futuro.

  1. Energía: El 30% del suministro eléctrico mundial, deberá provenir de fuentes renovables. Y, para ese entonces, las plantas de energía de combustibles fósiles estarán siendo retiradas.

  2. Infraestructura: Los gobiernos se harán cargo de que cada ciudad “descabronize” sus edificios.

  3. Transporte: El 15% de las ventas de automóviles es de vehículos eléctricos en 2020. El transporte público se debe duplicar. Los gases de efecto invernadero por aviación  deberán reducirse al 20% por kilómetro recorrido.

  4. Tierra: Se deben apoyar urgentemente los derechos sobre la tierra. Es decir, que las tierras que pertenecen a comunidades y pueblos indígenas, verdaderamente sean administradas por ellos. Pues ellos no sólo las utilizan, también conservan. Las emisiones por deforestación y por malas prácticas agrícolas deben desaparecer en 2030.

  5. Industria: toda la industria pesada tiene que transitar a energías limpias, de manera que para 2050, por lo menos reduzcan al 50% sus emisiones.

  6. Financiamientos: Los bancos (especialmente el Banco Mundial) y los gobiernos, deberán emitir 10 veces más “bonos verdes” (que los que se dieron en 2016, sumando $81 mil millones de dólares)  para empresas que adopten acción en contra del cambio climático.

cambio-climatico-tres-anos-salvar-irreversible-evidencias-soluciones

Al terminar de enunciar las acciones, la carta de estos científicos y diplomáticos, cierra con una línea alentadora:Siempre habrá quienes esconden la cabeza en la arena e ignoran los riesgos globales del cambio climático. Pero hay muchos más de nosotros comprometidos a superar esta inercia. Permítanos mantenernos optimistas y actuar audazmente juntos.”



La civilización humana llegaría a su fin en 2050 si no detenemos las emisiones (nuevo informe)

Los efectos del cambio climático generados por la contaminación del aire amenazan con colapsar la civilización humana para el año 2050.

La civilización humana como la conocemos peligra. Los efectos del cambio climático generados por la contaminación del aire amenazan con colapsar el mundo. La ONU ya advirtió que tenemos hasta el año 2030 para evitar una catástrofe global. Ahora, un nuevo reporte afirma que la civilización podría colapsar en 2050 si el aumento de temperatura no se detiene. Sin embargo, aún hay formas de eludir el colapso. Sólo hay que actuar rápido.

¿Cuál es el origen de este reporte? Los integrantes del Centro Nacional de Restauración del Clima Breakthrough, con sede en Australia, difundieron un análisis en el que describen las condiciones humanas en el futuro si la crisis climática no para. Sus planteamientos se basan en eventos actuales y verdaderos. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados recién informó la crisis de sequía que los habitantes de Somalia viven diariamente por el aumento de temperatura. Esta es una de las naciones que la gente se verá obligada a abandonar en el año 2050 por el cambio climático. Y México no se queda atrás.

De acuerdo con un análisis del Banco Mundial, para 2050, 1.7 millones de mexicanos podrían dejar las áreas costeras y concentrarse en la capital y ciudades aledañas por el cambio climático.

No cabe duda de que los refugiados son los protagonistas de un verdadero Éxodo de nuestro tiempo. La temperatura global podría reflejar un aumento de 3 a este ritmo, lo cual cambiaría la configuración de la civilización actual. Mil millones de personas en el oeste de África y el Medio Oriente también podrían abandonar sus países para 2050, huyendo de sequías y calor extremo. ¿Estamos listos para acoger a todos esos refugiados climáticos? Claramente no. Por eso urge el cambio

Lo cierto es que aunque hay peligro, no todo son malas noticias. Así como la civilización podría colapsar en el año 2050, se prevé que el 100% del planeta utilice energías completamente renovables para ese mismo año. Es evidente que estas visiones a futuro dependen absolutamente de las decisiones que tomemos hoy mismo. No hay de otra: el cambio es en el día a día y el futuro de todos está en juego. 

 

* Imagen destacada: World Vision/Jon Warren



Cuáles son los países que más y que menos cuidan el medioambiente (ranking)

Este ranking te da una proyección de lo qué está haciendo tu país por el medioambiente… Pero, ¿cómo puede contribuir el ciudadano desde su realidad individual?

Desde hace 20 años, el Centro de Política y Ley Ambiental de la Universidad de Yale desarrolló el Índice de Desempeño Ambiental (EPI, por sus siglas en inglés); un método utilizado para evaluar el desempeño de las políticas verdes de 180 países alrededor del mundo. De esta manera se ha podido destacar, a muy grandes rasgos, cuáles son los países que más y que menos cuidan el medioambiente.

Los 24 indicadores del índice se dividen en dos categorías, mismas que están en constante tensión por la industrialización y la urbanización:

  • Salud medioambiental
  • Vitalidad del ecosistema

En salud, por ejemplo, se evalúan temáticas como:

  • Medición de la pureza del agua para beber
  • Exposición a agentes tóxicos
  • Calidad del aire
  • Cantidad de metales pesados que se encuentran en el ambiente.

Por su parte, los ecosistemas se evalúan según cómo se encuentre cada uno (tanto terrestres como marinos), y todos los elementos que en ellos confluyen:

  • La biodiversidad
  • Los recursos acuíferos
  • El impacto de la agricultura
  • Las emisiones de CO2
  • La protección de especies

Estos son los primeros y últimos 10 lugares de este 2018:

paises-que-mas-y-que-menos-cuidan-ambiente-politicas-ambientales-ranking-mexico

paises-que-mas-y-que-menos-cuidan-ambiente-politicas-ambientales-ranking-mexico

Los rasgos a evaluar hacen del EPI una métrica muy detallada, y se puede apreciar la evolución (o involución) de cada país. Este 2018, por ejemplo, India resaltó por su descenso hasta los últimos 5 lugares, debido a la mala calidad del aire –esto a pesar de que sus políticas para hacer de la energía limpia la más importante en el país estén siendo tan efectivas. Por otro lado, aunque Suiza ocupa frecuentemente los primeros lugares da la lista –debido que cumple con la mayoría de las políticas verdes–, no se exime de destacar por su mala calidad del aire. 

Esta es la lista completa:

De esta forma, la metodología de este índice posibilita hacer una crítica real a los países y sus políticas ambientales, y funge sin duda como un elemento de presión para que resuelvan sus problemas ambientales y enfaticen en la sustentabilidad como aspecto fundamental, incluso prioritario, de sus planes de desarrollo.

El caso de México

paises-que-mas-y-que-menos-cuidan-ambiente-politicas-ambientales-ranking-mexico

Hace dos años México destacaba en la posición 67. Este 2018 descendió al lugar número 72. Al parecer, la problemática ambiental rebasa la capacidad para planear y diseñar rutas de sustentabilidad ante los principales retos del país. Entre otras cosas, este problema se debe a la disputa territorial que hay en México, pues según el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, al ser uno de los 5 países megadiversos, los recursos naturales de México también son estratégicos en términos económicos. Esa riqueza, no obstante, puede administrarse de manera sostenible, comunitaria, y sin duda continuar siendo el potencializador económico.

Cada país puede ser evaluado por el EPI, y las políticas que implementen serán fundamentales para evitar los estragos de la crisis ambiental. Pero en cada uno de ellos los individuos tienen un papel significativo, un claro ejemplo es Suiza, donde existen barrios en su totalidad ecológicos, cuya decisión ha dependido en mayor medida por sus mismos habitantes. En México y el resto de Latinoamérica esto también es posible.

Todos podemos reducir la contaminación que provocamos de manera individual y colectiva. De entrada, fortaleciendo la educación ambiental a través de la acción: caminar, o utilizar más bicicleta y transporte público para reducir la huella individual; dejar de usar instrumentos desechables como bolsas, popotes y utensilios de comida de plástico; hacer un uso consciente del agua; aprovechar en mayor medida la energía solar; sustituir el supermercado por el mercado, por productores sin intermediarios o bien, optar por cultivar un huerto urbano propio (aquí puedes aprender a hacerlo paso a paso) incluso como un proyecto comunitario en tu vecindario; y no menos importante, renovar nuestro concepto de basura, habituándonos a ciertas prácticas de reciclaje, o fabricando nuestra propia composta con los desechos orgánicos que producimos.

No está de más recordar que este tipo de acciones activas contribuyen a la consciencia de una sociedad, y por ende, a que sean cada vez más mentes las que se interesen por las políticas verdes de su localidad y país.