Las bondades de ser un soñador (5 razones por las que debes serlo)

“Son tiempos difíciles para los soñadores”
-Amélie Poulain

¿Soñar despiertos es bueno? En la mayoría de los casos, ser “soñador” o “soñadora”, se juzga superficialmente como una cualidad negativa. Se piensa en alguien cuyos pies no están en la tierra. Cuya realidad se asume desfasada del mundo que compartimos como colectividad, del que todos vemos. Y en efecto, puede que sea así, pero ha sido gracias a los soñadores que el planeta presenta múltiples evoluciones –que se renueva–, pues estas mentes extraen de mundos dispersos una esencia única, y la comparten con la sociedad. 

Valdría la pena detenerse a pensar un momento y cuestionarnos si, hoy en día, a nuestro paradigma le hace falta potenciar a esas mentes soñadoras y aprender de su ligereza. Por otro lado, aquellos soñadores que se enfrentan a las olas de la fantasía, deben tener bien en claro hasta que punto es saludable, e incluso productivo, dejarse llevar por sus aguas, y no permitir que la mente nos aleje completamente de la realidad.

Actualmente existen múltiples investigaciones que demuestran los beneficios de ser un soñador, así como la certeza de que ésta es una característica de nuestra especie. Aquí te presentamos cinco ventajas

Motiva tu creatividad

beneficios soñar imaginar creatividad salud mental-

Diferentes estudios han apuntado que las personas que tienen la cabeza entre las nubes son más imaginativas. Gracias a un estudio elaborado en la Universidad de California de Santa Barbara, se descubrió que las personas pueden crear soluciones viables y creativas cuando están en un entorno que favorece la dispersión mental. Según la prueba, a los sujetos del experimento se les preguntaba qué funciones podía tener un objeto y se les pidió que las anotaran en una hoja de papel. Posteriormente, a unos se les pasaba a una habitación con música relajante o un labor que provocara distracción y, por ende, soñar despierto; mientras los otros continuaban en las mismas condiciones. Luego, se les volvía a hacer la misma pregunta. El resultado: las personas en actividades que les permitía ser soñadores tuvieron un porcentaje mayor de 40% de respuestas que sus compañeros.

Te da buena memoria

Según los estudios del departamento de Psicología en la Universidad de Wisconsin y el Instituto de Cognición Humana de Max Plank,  la habilidad de poder soñar despierto mejora la memoria. No sólo permite una mayor actividad a nivel neuronal, sino que  optimiza las conexiones cerebrales. Dicho descubrimiento se dio cuando varios participantes, todos conocidos por ser soñadores, demostraron una mejor habilidad para recordar unas cartas al hacer ejercicios matemáticos en comparación a otros participantes que no eran soñadores. 

Procuras tu salud mental 

beneficios soñar imaginar creatividad salud mental

Acorde al científico J. Singer y sus colaboradores, la capacidad de ser soñador está relacionado a la actividad mental de manera positiva, así como a una mejor salud mental y felicidad. Estudios basados en el placer demorado, mostraron que los niños con mayor capacidad para imaginar tenían más paciencia y, por ende, podían esperar estimulaciones positivas sin estresarse; lo contrario sucedió con sus contrapartes, las cuales no poseían la misma propensión a la fantasía. 

Es un ejercicio de planeación

beneficios soñar imaginar creatividad salud mental-

Últimamente han aumentado el número de artículos que aseguran que esta capacidad permite hacer planes a futuro. La conclusión no es arbitraria. Debido a que esta actividad es una reflexión que se realiza en solitario, muchas veces se tiene la concentración y oportunidad para que la persona piense en sí misma, qué quiere y sus metas. Esto también vuelve al individuo más asertivo y eficaz en sus labores diarios. 

Fortalece tu inteligencia emocional

beneficios soñar imaginar creatividad salud mental-

En palabras de la científica, investigadora y escritora, Mary Helen Immordino-Yang, el soñar despiertos nos hace mejores personas. Esta actividad no sólo permite que reflexionemos en nuestras acciones y en las consecuencias de las mismas; sino la oportunidad de tener mayor empatía por otros. Asimismo, esto significa que las personas que realicen esta actividad tendrán un mayor porcentaje de éxito en sus relaciones interpersonales a comparación de quienes no. La razón reside en que una persona soñadora tiene mucho mayor facilidad para sentirse en los zapatos de otro

Sin duda alguna, y como diría Amélie Poulain, hoy en día son tiempos difíciles para los soñadores, pero sus beneficios son una recompensa que todos deberían darse la oportunidad de probar. 



El Tren Maya y el posible colapso ecológico de la Península de Yucatán

Un grupo de biólogas explican los motivos de preocupación por los efectos que podría tener el Tren Maya.

Un grupo de investigadoras del Centro de Investigación Científica de Yucatán y de la Universidad Autónoma de Yucatán: Casandra Reyes García, Celene Espadas Manrique, Alejandra García Quintanilla y Manuela Tamayo Chim, explican los motivos de preocupación de los biólogos (y no sólo de ellos), por los efectos que podría tener el Tren Maya.

El llamado Tren Maya puede provocar “un colapso ecológico” en la península de Yucatán. Definen “colapso ecológico” como la situación en la cual “el ecosistema sufre una serie de cambios irreversibles que afectan a gran parte de su organismos y resulta en una extinción masiva”.

Este colapso no afecta solamente a la flora y a la fauna, “sino que repercute directamente sobre todos los seres vivos, incluyendo los humanos, que nos beneficiamos de los servicios que la selva nos brinda”. Algunos de esto servicios son: que los bosques o selvas favorecen la formación de nubes por el vapor de la transpiración y promueven la lluvia, y que las raíces de los árboles favorecen la infiltración del agua al manto freático.

La fauna de las selvas contribuye “al control natural de plagas, así como a servicios de polinización”. La polinización permite la producción de frutos. Los jaguares y pumas “controlan la proliferación de herbívoros ayudando a la regeneración de las plantas en los bosques”. La selva además da madera, leña, frutos, plantas medicinales, colorantes, especias, animales para la caza, y brinda servicios culturales, “la naturaleza es parte intrínseca del ser de los pueblos originarios, son un importante valor intangible”. Estos pueblos han mantenido por milenios una relación armoniosa con la naturaleza. Señalan que:

“Las estaciones Tulum-Carrillo Puerto-Bacalar y Bacalar-Calakmul-Escárcega atraviesan porciones de la península de Yucatán que aún albergan zonas de vegetación conservada, donde se encuentran dos de las áreas naturales protegidas más importantes de México: la Reserva de la Biósfera de Calakmul que por su extensión de selva continua constituye la segunda reserva más importante de América tropical, sólo después de la Amazonia y la reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, que alberga un sinnúmero de ríos subterráneos de agua dulce que interconectan con cenotes y petenes, y que ha sido declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad por la UNESCO”.

En la Reserva de Calakmul “se encuentra una zona arqueológica que ha sido denominada Patrimonio Mundial Mixto por la UNESCO y que se pretende potenciar como atractivo turístico”. Esta zona está hoy poco comunicada y recibe 40, 000 turistas al año. “Al conectarse con el tren se espera que de los casi 17 millones de turistas que llegan a Cancún, 3 millones lleguen a visitar Calakmul”.

Un adelanto puede verse en la Riviera Maya. Si bien se dijo, escriben las investigadoras, “que se iba a mantener un desarrollo responsable con el medio ambiente y de bajo impacto, y que traería consigo bienestar”, lo que ha ocurrido es que la población local fue reubicada y que la biodiversidad ha sido fuertemente impactada. Ha habido ecocidios “tanto en el mar como en la tierra, donde el coral, las selvas y los manglares han muerto”.

La ONU ha advertido que frente a los problemas ambientales “es necesario adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para detener y revertir esta situación y proteger así la salud humana y ambiental”.

Ellas comentan: “si el proyecto del Tren Maya no hace un análisis exhaustivo del impacto ambiental, social y económico que causaría, claramente impactará primero a los más pobres”. Son ellos quienes “verán la disminución de miel en sus apiarios y de las cosechas en sus milpas. Concluyen: “es importante detenerse y hacer un verdadero análisis de los impactos del Tren Maya y modificar su ruta para salvaguardar la selva”.

La voz de los pueblos mayas al respecto, puede leerse en el Pronunciamiento de Organizaciones Mayas de la Península de Yucatán del 19 de junio. Su posición en torno al tema fortalece lo expresado por las investigadoras.

Así como hoy vemos islas formadas con los desechos de plástico que hemos arrojando al mar, un día veremos, si se insiste en construir este tren, cómo “cambiarán las lluvias, se vaciarán los mantos freáticos, subirán las temperaturas y los cultivos no serán polinizados.” Esto no sólo afecta a la Península de Yucatán; nos afecta a todos.

 

*Imagen destacada: SEMARNAT



¿Quieres inculcar el amor por la lectura? Háblale a los niños de tus libros favoritos (y otros 4 consejos)

Además de libros interesantes, los niños necesitan un ambiente libre de distracciones, así como involucrarse activamente en el proceso.

A menudo decimos que los niños y niñas “tienen integrado el chip digital“, o frases similares. Intentamos explicarnos el hecho de que, por primera vez en la historia, la educación de toda una nueva generación ocurriese en un mundo transformado por la revolución digital.

Pero el libro de papel, ese dispositivo analógico de lectura utilizado durante cientos de años, no desapareción con esa revolución: incluso parece que su importancia se ha fortalecido.

La frase “nativo digital” fue acuñada por Marc Prensky en el año 2001. Prensky, un reconocido educador, sugirió esa etiqueta para caracterizar a los individuos con alta eficiencia en la práctica de una serie nueva de habilidades, inéditas hasta entonces, que involucraban el uso de pantallas y dispositivos electrónicos.

Por extensión, poco a poco se asumió que los niños eran “nativos digitales”, mientras que Prensky se refería más bien a un proceso de aprendizaje que podía darse también en adultos.

El error se volvió vox populi, a pesar de que no existen estudios que respalden esa creencia. 

Sin embargo, sí existen estudios que sugieren maneras de acercar a los niños a la lectura.

como-hacer-que-ninos-lean
Buscar lugares donde los niños se sientan cómodos y no se distraigan es tan importante como encontrar los libros adecuados

La investigadora Margaret Merga ha notado que los niños en edad escolar responden muy bien a los programas de lectura guiada. Su trabajo de los últimos años ha sido preguntarle a miles de estudiantes qué es lo que necesitan para leer con más frecuencia. Asombrosamente, no se trata de más tablets. Estas son sus sugerencias para hacer que los niños y jóvenes lean con más frecuencia.

 

1. Encontrar libros que los atrapen 

Probablemente puedes encontrar cientos de páginas web y bibliotecas digitales con libros para niños y jóvenes, ¿pero por dónde empezar? Una forma de evitar que la tecnología nos ponga el pie, es visitar directamente los lugares donde están los libros. Muchas librerías tienen áreas infantiles, y las bibliotecas públicas suelen ofrecer programas dirigidos a esta población, por lo que encontrar orientación será más sencillo.

 

2. Buscar libros de la misma serie/personaje/saga

La lectura “serializada” potencia que los niños sepan qué buscar cuando se encuentran en una biblioteca o librería. Por un lado, esto crea un mercado de lectores; por otro, fomenta en los niños la habilidad de buscar información por sí mismos.

 

3. Sensación de reto 

Si una actividad es muy sencilla, nos aburre; si es muy difícil, nos frustra. Con los libros ocurre igual. Cada lector necesita su propia motivación: ¿es curiosidad, necesidad de aprender, placer? Sea cual sea, recordemos que Borges recomendaba jamás leer un libro por obligación.

 

4. Un cuarto propio (o al menos un buen rincón de lectura)

Más importante que el soporte de lectura (sea digital o analógico) parece ser un espacio adecuado, ya sea en casa o en la escuela. Una habitación con demasiadas distracciones o una iluminación inadecuada puede ser suficiente para inhibir una sesión de lectura. Proveer estos espacios para los chicos, involucrándolos en su conservación, es tan importante como acercarlos a los libros. 

espacios-lectura-ninos
Si la lectura estrecha vínculos es porque se le otorga tiempo y espacio

5. Hablar de libros

Tal vez esto sea lo más difícil de lograr, pero también es el primer paso más lógico: si queremos que los niños y adolescentes lean, debemos ser lectores nosotros. Según esta hipótesis (que parece de sentido común), si los niños ven a los adultos leer, ellos desarrollarán interés en un rango más amplio de libros conforme crezcan.

No se trata solamente de los padres o los maestros: todos tenemos sobrinos, primos o niños a nuestro alrededor, ávidos de escuchar historias. 

Cabe señalar que los estudios se centran únicamente en los dispositivos como soporte de lectura, sin tomar en consideración otro tipo de usos (educativos o de entretenimiento). Es decir, no toman en cuenta que, en la práctica, los niños (especialmente los de familias de ingresos bajos y medios) pasan entre 4 y 8 horas conectados.

Si en este artículo insistimos en los libros de papel como soporte de lectura no es por nostalgia del formato, ni mucho menos: existen buenas razones para creer que los dispositivos digitales ofrecen demasiadas oportunidades para distraerse de la lectura. Esto no quiere decir que los chicos no necesiten aprender a buscar archivos o bibliotecas enteras en Internet, sino que hay que entender que la lectura es una forma de usar nuestra atención que, en estos días, es de por sí escasa. La lectura en formatos electrónicos y analógicos no debe ser excluyente.

Pero incluso cuando los niños y adolescentes ya pueden leer por sí solos, cuando necesitan leer para realizar tareas escolares o por gusto, la mayoría elige libros de papel. Algunas investigaciones indican que leer de esta forma incrementa la retención y la comprensión lectora.