La incansable lucha por la defensa del territorio en Guatemala (o sobre morir defendiendo la vida en la naturaleza)

Latinoamérica disfruta de una amplia riqueza natural, pero sus pueblos resienten la explotación de recursos y deben defender su territorio.

Latinoamérica es un territorio que no siempre permite ser entendido como unidad. Y no es para menos: es muy grande, socialmente diverso, de culturas riquísimas que se ensamblan haciendo uso de símbolos de todo el mundo; su geografía es igualmente variada y, por lo tanto, también su flora y fauna. Pero si hay algo que parece hermanarnos —aunque sea una verdad desafortunada— es la constante lucha que nuestros pueblos indígenas tienen que realizar para defender su territorio.

La riqueza natural que bendice a muchos países de Latinoamérica se ha convertido en arma de doble filo, pues ya no son sus legítimos propietarios los que aprovechan los recursos que la tierra ofrece, sino compañías privadas que, a pesar de que sus actos son injustos y muy perjudiciales, están explotando el ambiente, para su propio beneficio y sin consideración alguna de los habitantes. Lo más grave es que los gobiernos no han puesto límites a la explotación; en algunos casos han solapado acciones terribles, incluso criminales.

pueblos guatemala minera lucha defensa territorio-2

El caso de los habitantes originarios de las colinas del Sur de Guatemala es sólo un ejemplo de este problema social. Esta zona alberga la Mina de Escobal, el tercer mayor depósito de plata en el mundo. Como en otros países Latinoamérica, es una minera canadiense la responsable del despojo de recursos naturales. La actividad minera ha demostrado articular dinámicas sociales muy específicas, sin importar en qué país se está ejecutando. Encima, las consecuencias negativas sobre el ambiente tampoco varían. La minería contamina el agua; daña al suelo, dejándolo infértil y contaminado, y está ligada con la tala. En este sentido las tierras —que originalmente eran bosques, mantos acuíferos, tierras de cultivo o ganadería, viviendas y patrimonio local— se convierten en capital para enriquecer a la industria, y los pueblos indígenas no se benefician de la tremenda derrama económica que reciben los dueños de la minera.

mineria-guatemala-defensa-territorio

Alrededor de las mineras en Latinoamérica, muchos de los habitantes que solían ser agricultores y ganaderos, se convierten en activistas ambientales. Pero ese camino es muy arriesgado. Guatemala, por ejemplo, es uno de los países más peligrosos para los ecologistas.

Tahoe Resources, la empresa canadiense que extrae plata de la Mina de Escobal, está ligada con acciones violentas para tratar de frenar al activismo, entre ellas algunas muertes. La extraña colusión de la minera con el gobierno de ese país, sólo ha dejado muy decepcionados a los guatemaltecos. La misma empresa financió la construcción de una comisaría de policía muy cerca de la mina. La justicia no está del lado de los habitantes —rasgo que Guatemala comparte con otras regiones del continente—. Los guatemaltecos han temido el crecimiento de la actividad minera. Afortunadamente, la minera de Tahoe ha sido suspendida recientemente. Pero es imposible saber hacia dónde desarrollará un problema, que se replica en diversos entornos. La lucha activista, que ha encontrado el camino para ser pacífica, puede desembocar en una resistencia armada, si los pueblos indígenas no encuentran opciones.

mineria-guatemala-defensa-territorio

El sistema violento que rige este terrible problema social, económico y ambiental es tan arbitrario como el valor de plata. Es decir: la plata no tiene valor por sí misma, somos las personas las que le otorgamos esa fuerza simbólica, anclada a su materialidad, pero que la sobrepasa. Somos nosotros los que hemos dicho que la plata vale tanto como para destruir a una sociedad y al entorno natural que habita. Está en nosotros empezar a desmantelar la corrupción que legitima prácticas como la minería que no es sustentable. Podemos empezar, por ejemplo, haciéndonos responsables de lo que consumimos. Si dejamos de financiar a estas industrias mortales, tal vez se pueda, eventualmente, terminar con ellas.

 

*Imágenes: 1) Carlos Sebastián; 2) Dominio Púbico; 3) Servindi; 4)Giles Clarke



Mujeres que luchan con el corazón desde la Amazonia

Estas 2 líderes indígenas exigen la protección de sus territorios naturales y han llevado su valiente lucha a las Naciones Unidas. Mauricio del Villar tuvo la oportunidad de entrevistarlas.

En marco del Foro Permanente de Naciones Unidas para Cuestiones Indígenas, que se llevó a cabo en Nueva York, tuvimos la oportunidad de dialogar con Gloria Ushigua Santi de la Nación Sápara y con Isabel Wisum de la nación achuar, ambas lideres indígenas de la región de la Amazonia del Ecuador.

Durante estos días ellas compartieron su lucha y se mostraron como personas sencillas que hablan desde el corazón, utilizando palabras sencillas y a su vez profundas que reflejan el sentir de sus comunidades, a quienes representan. Participaron activamente en diferentes espacios para hacer denuncias y recomendaciones a este organismo internacional.

amazonia-defensa-del-territorio-indigena-mujeres

Gloria, presidenta de la Asociación de Mujeres Sápara, compartió que antes su pueblo cubría gran parte del territorio, era un territorio grande y ahora tienen poquito, pero que a su vez es grande de otras formas. Ella parte de que en su cultura no les gusta nada más “estar hablando rápido y pelear, vamos lento y nos comunicamos despacio estando seguros de quiénes somos”. Ella inicia su participación en los movimientos indígenas en el año de 1992, cuando participó en la caminata desde Pastaza a Quito, para recuperar su territorio ancestral. Su corazón compartió que fue complicado y se enfermó mucho, pero que lograron su escritura de su territorio y “todos los indígenas caminamos juntos”.

Al regresar a su comunidad se encontró con la noticia de que su hijo de 8 años había desaparecido y ella no sabía qué había pasado. Pero conforme pasó el tiempo ella supo por qué desapareció, teniendo claro que fue una represalia por esa gran caminata:

El Estado se lo llevó y lo mataron, yo busqué y busqué por toda la selva, pero nunca encontré ni un hueso. Mi vida fue muy dura y me esforcé para comprender lo sucedido… durante este tiempo aprendí espiritualmente y fue una cosa muy fuerte para conocer la vida, yo pasé mi dieta espiritual 1 año y 4 meses tomando mi ayahuasca y ayunando, todo eso estuvo tan triste y pasó todo, cuando terminó ya nos empezamos a organizar nosotros, mi hermano y yo éramos muy jóvenes.

amazonia-defensa-del-territorio-indigena-mujeres-1
Gleb Ragyorodetsky

Gracias a la idea de organizarse, su organización ha logrado participar desde hace varios años en foros y audiencias de Naciones Unidas para seguir defendiendo a su pueblo. Ella tiene la claridad de que su territorio lo quieren mantener tal como está, sin explotación petrolera para que el petróleo se quede bajo la tierra, manteniendo su medicina, su comida que viene de la tierra y sus formas de vida, recorriendo la selva caminado sin tener la necesidad de tener caminos.

Gracias a diferentes organizaciones han podido conversar con Victoria Tauli-Corpuz, relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. Le ha manifestado que los proyectos de la selva se basan en intereses económicos que se han introducido en su territorio, como el programa socio-bosque y actividades petroleras, quienes nunca consultan a los pueblos indígenas:

Esto nos divide como pueblos y empezamos a pelear entre nosotros. Yo estoy muy preocupada por la cuenca sagrada de toda la Amazonia, la cual abarca nueve países… algunas organizaciones están diciendo que la cuenca esta superbuena para meter su dinero y después van a vender todo lo que tenemos nosotros. Como mujer tengo mi nieto y pienso en su futuro, aunque hablen contra mí yo no tengo miedo de esa gente, hablemos y conversemos entre varios pueblos para fortalecernos…

Por su parte Isabel, mujer achuar y representante de la provincia de Pastaza y Morona Santiago, compartió que ella fue elegida para venir al foro permanente, siendo la primera vez que sale de su tierra, agradecida con su pueblo, con su familia y su esposo por respaldarla ahora que se enfrenta ante todo lo que representa el dialogo en la ONU y estar en la ciudad de Nueva York. Ella tiene la misión de seguir defendiendo su territorio, como los antepasados lo hicieron, y ahora como mujer lo defiende cuando vienen las empresas petroleras:

No voy a permitir su entrada, ellos no saben nuestro idioma, nuestra cultura y todo lo que tenemos allá. Nosotras tenemos nuestra medicina, nuestro canto, nuestra vestimenta que llevo puesta, por eso nos defendemos, no queremos olvidar eso, nuestras canciones y nuestro idioma, siempre defenderemos nuestro territorio.

Comparte que tienen un territorio grande en el que no quieren contaminación:

Si lo defendemos como mujeres nuestros hijos vivirán bien, tomarán agua limpia, comerán comida sana y ahí mismo les damos salud y remedio, nosotras sabemos curar a nuestros hijos cuando están enfermos. A nosotras nos molestan las petroleras y las compañías chinas que han entrado a la fuerza en comunidades achuar, sin respetar a los niños, abuelitas y abuelitos a quienes sacan y les quitan sus comidas y sus casas donde vivían.

Añade que estas empresas entran a las comunidades sin consultar y los dividen, siempre hay algunos de sus comunidades que piensan que es bueno trabajar con estas compañías y ella hace un trabajo para explicarles el daño que pueden traer a sus formas de vida y el medioambiente con el que comparten su vida, “siempre seguiré luchando por mi territorio que es mi casa, mi papá y mi mamá”.

Finalmente, Gloria comparte que de igual forma seguirá luchando y quiere mantenerse ahí:

yo no quiero terminar mi cultura, nosotros mantenemos toda nuestra vida… nuestros abuelos no aceptaron las escuelas, los cementerios y las iglesias, odio a los misioneros, tenemos nuestro propio pensar y no necesito a su Dios, nuestro Dios es Piatsaw, no aceptamos evangélicos, no aceptamos católicos y no necesitamos escuelas, nuestra escuela y todo lo que necesitamos aprender está en nuestra tierra y en nuestra selva.

Ambas asistieron al Foro como miembros del Concejo Indígena para la protección del territorio, las tradiciones, las lenguas y las semillas (CIPROTER) integrado por personas del pueblo zapoteca, hñahñu, sápara, achuar, licanantay, mapuche lafquenche, mapuche pehuenche y mapuche nagche provenientes de México, Guatemala, Ecuador, Perú y Chile.

 

* Imagen destacada: Gloria Ushigua Santi

Mauricio del Villar Zamacona
Autor: Mauricio del Villar Zamacona
Promotor Comunitario y Asistente al Foro como parte del Concejo Indígena para la Protección del Territorio, las Tradiciones, las Lenguas y las Semillas.


Mineras en Colombia están provocando trastornos mentales y enfermedades graves en habitantes

Segovia es “el municipio con más casos de intoxicación por mercurio en Colombia, […] que es a su vez la tercera nación que más mercurio libera al medio ambiente en el mundo (75 toneladas al año), detrás de China e Indonesia”.

La contaminación de recursos naturales como el agua, el suelo y el aire, es sólo una de las consecuencias más comunes de la actividad minera; otra es el abuso, acoso y violencia ejercidas por las empresas hacia las comunidades indígenas que no pueden defender sus tierras. Sin embargo, muy poco se habla acerca del impacto mortal que conlleva la liberación de vapores y líquidos en las minas en Colombia, China, Indonesia, México y más, como es el caso de la población de Segovia, en Colombia, respecto de la intoxicación por mercurio. 

Para Natalio Cosoy, de BBC Latinoamerica, Segovia es “el municipio con más casos de intoxicación por mercurio en Colombia, […] que es a su vez la tercera nación que más mercurio libera al medioambiente en el mundo (75 toneladas al año), detrás de China e Indonesia”. Este fenómeno, que pone en riesgo la salud física y mental de los habitantes, se debe a décadas de explotación aurífera y de uso del mercurio para extraer oro de las piedras. 

La intoxicación por mercurio comienza con náuseas y mareos, continúa destruyendo a los sistemas nervioso, digestivo e inmunológico, los pulmones, los riñones, la piel, los ojos, y termina con la muerte. Si bien en Segovia nadie ha fallecido por mercurio, alrededor de 45,000 personas están sufriendo los efectos de la intoxicación. 

Ahí, en donde se quema el mercurio en una especie de horno con una puerta abierta y los extractores empujan los vapores hacia los caños de la máquina, cada miembro de la población sigue estando en riesgo. Para Carlos Federico Molina Castaño, médico toxicólogo y especialista tanto en salud ocupacional como epidemiología:

el riesgo sigue presente siempre que se manipule mercurio, un metal que se evapora, por otra parte, a bastante baja temperatura, en torno a los 40 grados. Si en la orina hay más de 20 microgramos por gramo de creatinina, la persona se considera intoxicada. Es difícil encontrar a algún minero segoviano por debajo de 20. Uno me contó que llegó a tener 500. […] El máximo que me ha tocado ver a mí fue uno de 3,000.

Inclusive, hay bebés lactantes que se encuentran bajo los efectos de la intoxicación: “Aunque en bajas cantidades, las mujeres pasan el tóxico a sus hijos a través de la leche materna. Ninguna de mis madres trabajaba con mercurio en el momento, llevaban 1 año sin exponerse en forma directa al mercurio, o sea que es una exposición ambiental”.

Más que la muerte, explica Molina Castaño, el mercurio “genera más discapacidad que mortalidad”, es decir, afectaciones que implican el aspecto mental, las cuales pueden ir desde la psicosis hasta la bipolaridad. Los trastornos mentales son una consecuencia de la exposición a largo plazo al mercurio: “Es como cuando a usted le dice el nutricionista que si come mucha carne le va a producir enfermedades, o si come mucha harina; es igual, digo que si una persona está evaporando el mercurio, lo está aspirando, más adelante le puede traer efectos, pero eso no es muy común aquí”.