Cómo hacer tus propios tés caseros, empezando por el cultivo

El té es de por sí saludable, pero tomarlo es apenas el principio de una práctica orgánica.

El té es una de las bebidas más antiguas y a las que más se recurre en todo el mundo. Esto se debe a todas las propiedades medicinales que tiene, pues la gama de beneficios que un par de tazas al día nos pueden aportar es enorme.

La infinidad de ventajas curativas y de sabores que hay proviene de los cinco elementos naturales con los que puedes hacer una gran infusión. En breve te mostraremos cuáles son, cómo usarlos y hasta cómo cultivarlos, para lo cual basta un jardín, tu cocina o algún lugar de la casa donde puedas tener un muro verde.

te-verde-cultivar-camelia

Plantas

La Camelia sinensis es el arbusto perenne de cuyas hojas se obtienen los tés más comunes: el blanco, el verde, el negro y el rojo, según el grado de oxidación de sus hojas (es decir, de si se someten a la acción del oxígeno, lo cual las fermenta, dando como resultado el té negro). Esta planta es originaria del sur de Asia, y se caracteriza por su excelente aroma. También hay otras plantas, como la menta y la hierbabuena, que se usan en infusiones y mezclas.

Cómo cultivar: Puedes conseguir las semillas de la Camelia en tiendas de jardín o en línea y cultivarlas en una maceta grande, pues se trata de un arbusto grande. Debes mantenerla nutrida con fertilizantes naturales, con la tierra bien hidratada y en un lugar semisombreado.

Cómo hacer té: Tardará en crecer, pero una vez que esté suficientemente frondoso, podrás cortar sus hojas jóvenes. Para hacer el té debes calentarlas durante 1 o 2 minutos con agua caliente, e inmediatamente después, dejarlas reposar en agua fría. Luego haz rollos con cada una de las hojas y colócalas en el horno a 400 durante 10 minutos. Una vez que estén secas y crujientes puedes guardarlas en un contenedor de vidrio, listas para hacer infusiones de té verde excelentes para la salud.

Tip: Las flores blancas que retoñan de la Camelia en otoño pueden ser molidas sobre la infusión de las hojas para realzar el sabor.

 

Flores

Hay flores que se pueden infusionar directamente. Entre éstas se encuentran la rosa, el azahar, la lavanda, la caléndula y la manzanilla, esta última una de las flores más recurrentes para preparar té, que se caracteriza por sus pequeñas flores blancas parecidas a la margarita y por sus efectos buenos para el estómago.

te-manzanilla-como-cultivar

Cómo cultivar: Se recomienda cultivar la manzanilla a finales de invierno para que brote en primavera. Sus semillas, que son muy pequeñas, debes esparcirlas en la tierra de la maceta de tu elección, que puede ser pequeña o, también, una bandeja de celdas. Espolvorea después un poco de tierra de hoja (muy poquita) sobre las semillas, para que broten con facilidad. Cubre la maceta o bandeja con una bolsa de plástico procurando no mover la tierra, y mantenla bajo luz moderada y con la tierra bien húmeda. Una vez germinada, quita la bolsa y asegúrate de que reciban mucha luz de sol directa durante todo el día.

Cómo hacer té: Una vez que broten flores de tu planta, sólo debes cortar algunas flores y dejarlas secar al aire para ir utilizándolas molidas en infusiones (una cucharada de molienda por cada taza).

 

Raíces

Se ha popularizado hacer tés a partir de raíces como la cúrcuma y el jengibre, que tienen grandes beneficios para la salud. Ambos son antioxidantes y ayudan a curar enfermedades degenerativas. El jengibre es, además, un antidepresivo natural, y es muy fácil de cultivar.

te-jengibre-como-cultivar-infusion-fruta

Cómo cultivar: Te recomendamos germinarlo, pues el jengibre germina sin ayuda (y si lo dejas en agua toda la noche, el proceso será más rápido), aunque también puedes comprar las semillas. Si optas por el germinado sólo tienes que plantar una pieza con los brotes más grandes hacia arriba y mantenerlo bien hidratado y alejado de bajas temperaturas, sobre todo los primeros días. Puedes tenerlo en macetas grandes y plantar varias piezas. Su mata es fina y muy bonita, así que es una planta ideal para estar en tu cocina. Mantenlo con la tierra húmeda y siempre en un lugar con luz y sombra.

Cómo hacer té: Debes ir retirando algunas de las plantas y trasplantar en otra maceta las que queden, para no perder tu cultivo. Quítale la raíz a la planta que hayas removido, lávala bien y córtala en rodajas. Colócalas en agua hirviendo durante 5 o 10 minutos y tendrás un sano, delicioso (y algo picante) té de jengibre, excelente para el metabolismo.

 

Semillas

Las semillas esconden propiedades desconocidas, que sueltan al hervirlas en agua caliente. Entre las que puedes convertir en infusión están las semillas de hinojo, de cilantro e incluso de girasol (esta última se recomienda para bajar de peso). También de semillas de frutas puedes hacer té, como de la sandía, aunque esta es una infusión que se toma al tiempo.

te-sandia-como-cultivar-infusion-fruta

Cómo hacer té: Para hacer 1 litro sólo necesitas 40gr de semillas y 150gr de sandía. Muele la semilla con un mortero, añádela al litro de agua y deja que hierva durante media hora. Cuela y deja enfriar, para combinar con la sandía colada. Esta mezcla la puedes guardar en la nevera y tomarla en ayunas y después de las comidas, para limpiar tus riñones.

 

Frutas

Muchas marcas de té comercial venden bolsitas de té de frutas, ya sea combinadas o por separado, como el de moras, frambuesa, naranja, y algunos más exóticos como piña con coco. Aunque también es posible prepararlos en casa, con fruta fresca picada (como piña, durazno, toronja o manzana) y agua caliente.

Si quieres cultivar tus propias frutas, aquí puedes ver cómo cultivar fresa y manzana, dos deliciosas opciones para hacer té.



¿Por qué beber más té orgánico?

No cabe duda que el té orgánico es mejor para la salud que el té convencional, mira por qué.

Hay bebidas imposibles de separar de la cultura y la historia. El té es definitivamente uno de ellos. Desde sus viajes legendarios a través de la Ruta del Té hasta la taza que más de uno prepara en una tarde tranquila, esta bebida es una forma de vida. 

Los métodos de cultivo del té no siempre son los más sustentables. A raíz de esto existen opciones como el té orgánico, que deberíamos procurar elegir en la medida de lo posible. ¿Por qué?

No sólo es más amable con el planeta: tiene más beneficios que el té convencional, según demuestra un estudio realizado por la Universidad de Montana.

Los investigadores analizaron muestras de diferentes cultivos en China y encontraron que las hojas de este contienen una mayor concentración de polifenol, un poderoso antioxidante. 

por que mejor beber te organico tipos

El polifenol presente en el té protege las arterias, combate efectos del envejecimiento y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Otra sustancia más abundante en estas hierbas orgánicas es la galato epigalocatequina, conocida como EGCG o más sencillamente, extracto de té verde. Esta sustancia convierte a la bebida en mucho más que un líquido: es una fuente de múltiples beneficios comprobados por la ciencia. 

  1. Previene el daño celular que podría degenerar en enfermedades como ciertas variantes del cáncer, reduciendo su aparición hasta en un 30%, según estudios avalados por el Centro Nacional de Información Biotecnológica de Maryland.
  2. Agudiza las funciones cerebrales como la memoria y el tiempo de reacción.
  3. Reduce el riesgo de contraer infecciones bacterianas.
  4. Aumenta el ritmo metabólico y, en consecuencia, ayuda a perder peso.

Aunque estos beneficios están presentes en todas las clases de té, el té orgánico tiene otro plus: se cultiva utilizando métodos que previenen la erosión del suelo. Además, carece de pesticidas y químicos artificiales nocivos para la salud y el planeta. 

La próxima vez que disfrutes el exaltante sabor del té orgánico, recuerda que no sólo deleitas tus papilas, también sanas tu cuerpo y reduces tu huella ecológica.

 

 

 

 



La más preciosa guía ilustrada para crear la taza de té perfecta

Si no puedes vivir sin esta milenaria bebida, tienes que conocer esta guía ilustrada.

El té es esa bebida en la que, por un momento, podemos diluirnos. En cada taza hay una suerte de fusión orgánica de todos los tiempos y los espacios: cada sorbo es un poco de la historia del mundo. Una historia no exenta de magia que se ha hilvanado a partir de rituales, como el de tomar o compartir una taza de té.

bebida-te-taza-pefecta-guia-ilustrada

Quizá por eso a tantos les encandila el simple hábito de tomar té. Y más aún: quizá por eso persiste la tradición pese a que vivimos en una época que privilegia las mortíferas bebidas carbonatadas repletas de azúcar, o incluso burdas imitaciones que buscan reemplazar el té genuino con una mezcla de edulcorantes y extractos químicos.

En este contexto, no deja de ser maravilloso encontrar un trabajo tan elegante y sencillo como el de Sebastian Beckwith, A Little Tea Book.

bebida-te-taza-pefecta-guia-ilustrada

Beckwith es un aficionado al té que se enamoró de esta bebida en 1980, cuando trabajaba como guía de viajeros en la India. Su trabajo es esta guía definitiva y minimalista del té.

A Little Tea Book es un precioso homenaje, y el resultado de años de investigación. Porque Beckwith ha buscado durante años los mejores tés, así como los más sustentables; esto lo ha llevado, incluso, a trabajar en pequeñas granjas de té en Asia. 

 Y como George Orwell y otros tantos amantes del té que han poblado el mundo, Beckwith es de los que creen en que la grandeza del té también está en cómo lo preparemos. Por eso, parte de las bellas ilustraciones –hechas por la artista Wendy MacNaughton– están dedicadas a cómo preparar la mejor taza de té, un tema en el que también la ciencia ha contribuido.

bebida-te-taza-pefecta-guia-ilustradabebida-te-taza-pefecta-guia-ilustrada

A Little Tea Book es una síntesis no sólo del aprendizaje de Beckwith, sino una condensación sobre la sabiduría universal que ha hecho del tomar té todo un arte.

bebida-te-taza-pefecta-guia-ilustrada

Las preciosas ilustraciones de este libro permiten que cualquiera pueda apropiarse de la sabiduría e historia que rodean al ritual del té: desde los ecosistemas donde crece, la botánica y el trabajo de cultivo hasta cómo hacer una taza de té. Y por supuesto, incluye una cronología de esta bebida, que no está exenta de guerras y viajes épicos.

bebida-te-taza-pefecta-guia-ilustrada

Un libro que es must de cualquier amante de esta bebida que quiera preservar el arte del té y compartirlo con otros. Más aún: es una guía para sobrevivir al mundo en tiempos de desencanto. Porque, como dijera Dostoyevski: “Dejen al mundo irse al infierno. Pero debo tener mi té”.