El árbol más grande del mundo también es un bosque mitológico en la India

Thiammamma Marrimanu es tan grande que parece un bosque, y en su espesor confluyen lo terrenal y lo divino, la muerte y el renacimiento.

Se trata de un árbol, pero por su frondosidad maravillosa y su increíble extensión (de sorprendentes 19 mil metros cuadrados) es considerado un gran bosque.

Se trata del Thimmamma Marrimanu, un baniano que se encuentra en la reserva de Eshwaramala en Kadiri, India, y que ostenta el record Guinness como el espécimen arbóreo más grande del mundo. Sus más de 4300 raíces aéreas se extienden de manera apabullante, y en ellas los habitantes de la villa Gutibayalu cuelgan sus rezos en forma de lazos. Y es que además de ser éste un árbol especial por su tamaño, el baniano es de por sí un símbolo nacional de la India, siendo considerado por los hindúes como un ser sagrado, y por los budistas en específico como un árbol con poderes curativos y mágicos, ya que sus hojas y frutos tienen propiedades medicinales.

Los hindúes sostienen la creencia mitológica de que estos árboles son lugar de reposo para una triada divina. El dios de la creación, Brahma, se encuentra en las raíces, mientras que en su tronco mora Krishna y, finalmente, Shiva, dios de la muerte y el renacimiento, se posa levemente en ambos dioses en forma de hojas. Además de punto de encuentro y fusión divina, los banianos como Thimmamma son una prosa sobre las contradicciones de la naturaleza, representando una metáfora sobre el leve equilibrio de la vida.

arbol-india-thammamma-bosque-mas-grande4

Y es que se trata de un árbol peculiar: sus semillas caen en las oquedades de otros troncos, creciendo y expandiendo sus raíces en ellos hasta que se arraigan en el suelo como troncos, independizándose de los árboles que les dieron hospedaje y dejándolos muertos por asfixia. Esto hace que su crecimiento sea descendente, yendo del cielo a la tierra, aunque algunas raíces ascienden en busca de los rayos solares, lo que hace a los banianos expandirse en todas direcciones en un viacrucis caótico y contradictorio de enramados.

Así escriben los banianos esta prosa de contradicciones ramificadas, donde lo nuevo mata a lo viejo y el desarrollo va de arriba hacia abajo, contrario a casi toda forma orgánica de vida conocida. No obstante las contradicciones, para la religión hindú los árboles simbolizan una fuerte conexión del ser humano con la naturaleza, con la cual debe mantenerse la paz y la armonía, por lo cual plantar árboles es mantener en su lugar el alma de la naturaleza y, con ello, mantener la continuidad de las almas en la tierra. Además, sentarse cerca de un baniano implica liberar la mente, ya que permite realizar una conexión más profunda con el alma de la naturaleza que ahí se manifiesta.

El origen del baniano Thimmamma Marrimanu

Thimmamma fue una mujer hindú del siglo XV que se inmoló junto con su marido al morir éste. Su sacrificio dio vida a este baniano sagrado, el cual creció justo en donde se encontraba la pira funeraria, y que durante cinco siglos se expandió hasta ser lo que es hoy: el árbol más grande del mundo. 

arbol-india-baniano-mas-grande-bosque-3

Además, debajo de sus ramas se mantiene un templo que es punto de encuentro de masivas peregrinaciones y de fiestas, como la que se lleva a cabo en el mes phalguna (entre febrero y marzo) en homenaje al dios Shiva. Así, la religión y el culto por la naturaleza se funden en una danza en honor a la muerte y al renacimiento debajo de las ramas de este enorme árbol que ha visto desfilar a cientos de personas (y a muchas mujeres que van con Thimmamma en busca de fertilidad). Por eso los pobladores de Gutibayalu cuidan meticulosamente de este baniano, colocando pilares para sostener sus miles de ramas y supervisando su crecimiento, pues es símbolo de todo lo más adorado por ellos.

arbol-india-baniano-mas-grande-bosque-buda-4

 

*Referencias: The discovery of a gigantic banyan – Documentary
The Tree Spirits: Thimmamma Marrimanu

*Imagen principal: BBC

 



Los 14 árboles más sanadores al abrazarlos, según el tao

La energía que emana de cada tipo de árbol tiene numerosos efectos en tu bienestar.

Intuitivamente, sabemos que los árboles son poderosos, que ejercen una influencia especial en nosotros y que tienen un cierto drala (el espíritu de las cosas en el budismo tibetano; es decir, el espíritu de todas las cosas). Los árboles han sido usados como metáforas a lo largo de la historia por su esencia protectora y maternal. Esta tradición es una expresión poética de la parte estética y sensible del ser humano, en la que filosofías como la taoísta han ahondado. 

En sus libros sobre el tao, los autores Mantak Chia y Maneewan Chia proponen diversos hallazgos sobre los distintos árboles y su capacidad sanadora; por ejemplo, exponen que los árboles grandes contienen naturalmente más energía. También llegan a conclusiones más insospechadas, como que entre los árboles más poderosos se encuentran aquellos que crecen junto al agua corriente.

El sitio Ecoportal hace un interesante recuento de los árboles que, según ciertas tradiciones, conservan propiedades más sanadoras según los principios de la energía chi (la fuerza vital que anima las formas del universo) o jing (el flujo vital en nuestro organismo humano). Además, no debemos olvidar que el contacto con un espacio verde, incluso si es urbano, es muy benéfico para la salud.

 

1. Pinos

Los pinos irradian mucha energía chi, la cual nutre la sangre, fortalece el sistema nervioso y contribuye a prolongar la vida. Son los árboles inmortales y han sido objeto de gran veneración en la cultura china y japonesa.

 

2. Cipreses

Estos árboles reducen el calor y nutren la energía yin.

 

3. Sauces

Los sauces liberan la humedad excesiva en el cuerpo, reducen la tensión sanguínea y fortalecen el aparato urinario y la vejiga.

 

4. Olmos

Este tipo de árbol tranquiliza la mente y fortalece el estómago.

 

5. Arces

Persiguen los vientos malsanos (concepto del taoísmo para designar a la energía chi cuando se ve afectada) y mitigan el dolor.

 

 6. Acacias blancas

Disminuyen el calor interno y equilibran la temperatura del corazón.

 

7. Higueras de Bengala

Limpian el corazón y ayudan a eliminar la humedad del cuerpo.

 

8. Canelos

Favorecen la buena salud del corazón y el abdomen.

 

9. Abetos

Eliminan los moretones, reducen la hinchazón y curan los huesos rotos más rápido.

 

10. Espinos

Mejoran la digestión y reducen la presión sanguínea.

 

11. Abedules

Eliminan el calor y la humedad del cuerpo para desintoxicarlo.

 

12. Ciruelos

Alivian el estómago y el páncreas, y tranquilizan la mente.

 

13. Higueras

Favorecen un buen funcionamiento del sistema digestivo y regulan la temperatura del cuerpo.

 

14. Ginkgos

Mejoran la salud urinaria.



¿Cuántos árboles hay en la Tierra?

El inventario forestal más ambicioso a la fecha nos dice que, aproximadamente, por cada ser humano existen unos 420 árboles.

Hacer un inventario confiable sobre la cantidad de árboles que pueblan el planeta no es una tarea sencilla. Hasta hace poco, se creía que en la Tierra existen unos 400 mil millones de árboles, pero en un nuevo sondeo, el más ambicioso a la fecha, las cifras han arrojado un aproximado de 3 billones (es decir, unos 3 millones de millones); 8 veces más grande que la cifra antes estimada.

Un equipo de la Universidad de Yale encabezado por Thomas Crowther llegó a esta aproximación que supone 420 tres árboles por persona en el mundo, gracias a las fotografías satelitales, a partir de las cuales los científicos pueden encontrar las zonas donde existe más densidad de ellos.

Luego entrecruzaron datos de Parques Nacionales y bosques, muchos de los cuales cuentan con inventarios individuales y así es posible conocer, por unidad, la cantidad de árboles en las zonas más pobladas.

Sobre la deforestación, el mismo equipo calcula que cada año estamos cortando unos 15 mil millones de árboles y únicamente reforestando unos 5 mil millones. La frase sobre plantar un árbol como una manera de trascender el mundo es quizá una de las más atinadas ahora; aunque tres billones parecieran una descomunal cifra para imaginar, lo cierto es que hace unos once mil años, un par de miles antes de que existiese la agricultura, se cree que el número doblaba al de hoy.

[BBC News]