Dietas saludables por país: ¿cómo incluir sus beneficios en tus comidas?

No importa que no vivas en estos países, puedes retomar ingredientes de su cocina para cuidar tu salud.

La cultura culinaria de un país influye mucho en la salud de sus habitantes. Por eso, algunos países como Italia, Grecia o Japón tienen largas expectativas de vida para su población, de 80 años o más.

Además, estos países tienen menos índices de diabetes tipo 2 y otras enfermedades relacionadas a la mala alimentación, como la obesidad, misma que ya es toda una epidemia en algunos países, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Qué hace diferentes a estos países?

La buena salud y condición física provienen no sólo de los ingredientes utilizados en la cocina de cada región, sino de otros hábitos, como comer despacio, comer poca cantidad y muchas porciones a lo largo del día, o acompañar la comida con bebidas saludables como el té o el vino.

Pero también —y quizás esto sea lo más importante— influye el hecho de que las dietas que se han probado como las más saludables, de acuerdo con estudios como el de la revista británica The Lancet Global Healthincluyen menos productos procesados en sus ingredientes.

Aquí te mostramos algunas de las dietas más saludables según dicho estudio, y cómo puedes incorporar lo que más te guste de cada una a tu menú.

 

Dieta mediterránea

Pertenece a la cultura magrebí, jordana, otomana, griega, italiana, provenzal (sur de Francia) y española. Incluye muchos granos enteros que se hallan en el pan, así como hortalizas, frutas y pescado, todo aderezado y preparado con aceite de olivo, la principal fuente de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que aumentan el colesterol bueno. Es común acompañar la comida mediterránea con una o dos copas de vino, un gran antioxidante natural.

comiendo-sano-mediterranea-dieta

Puedes agregar los beneficios de la comida mediterránea a tu dieta optando por panes ricos en granos enteros y añadiendo aceite de olivo a tus comidas. Y como los italianos: debes disfrutar cada bocado y comer lentamente para cuidar tu sistema digestivo.

 

Dieta japonesa

Este pequeño país hizo de los elementos de la cocina asiática una específica cultura culinaria con sus propias y deliciosas características. Además, dentro de la comida del continente es de las más sanas y ligeras, pues está repleta de pescado fresco, alga marina, hongos y arroz, que es la principal fuente de carbohidratos complejos de los japoneses.

Si quieres añadir los beneficios de la dieta japonesa a tu menú pero ya consumes carbohidratos de otras fuentes, te recomendamos más el arroz integral. Pero puedes adoptar ingredientes de la cultura culinaria de este país, como el alga marina, un depurador natural que está lleno de minerales y vitaminas y que puedes usar en ensaladas o poner sobre arroz integral para comerlo con salsa de soya. Acompáñalo con una taza de té verde, bebida antienvejecimiento y depuradora.

 

África Occidental

La dieta de Chad, Mali y Sierra Leona está en los tres primeros lugares en los resultado de la investigación de The Lancet Global Health, y pertenece a África Occidental. Esto es porque la comida de esta región es una comida llena de fibra y ácidos grasos omega 3 que se encuentran en los granos enteros, pescados y carnes magras, así como en los cacahuates que utilizan los africanos en diversos guisados.

comida-africa-sana-dieta

Puedes hacer lo mismo y poner cacahuate a tus guisados o ensaladas, lo cual les da un toque delicioso y exótico. O puedes incluir el ñame a tu dieta, un tubérculo parecido a la papa pero con propiedades diuréticas y que fortalece las defensas, mismo que puedes usar en sopas y otros platillos.

 

¿Y en América Latina? 

América Latina no es considerada por el estudio de The Lancet Global Health como una región de dieta sana, pero se mantiene en la media. Por otra parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura  (FAO) realizó un estudio mediante el proyecto “Panorama de la Seguridad Alimentaria en América Latina y el Caribe” en el 2016, en el que se buscaba saber cuáles eran los problemas más graves a los que se enfrenta el continente en materia de dietas y salud; en él se destacó que el mayor obstáculo para tener una dieta sana es la economía, y no la cultura culinaria.

chapulines-mexico-taco-sano-dieta

Y es que países del continente como México, Costa Rica y Cuba basan sus dietas en el equilibrio que les brinda el frijol y el arroz como fuente de carbohidratos, el maíz como fuente de fibra, la fruta tropical como fuente de vitaminas y la carne e incluso los insectos como fuente proteica. En realidad, la alta ingesta de productos baratos y ultraprocesados, con alto contenido de azúcar, grasa y sal, son lo que vuelve nociva a la dieta latinoamericana, y no sus elementos primigenios, que son por demás saludables. 

Pero mientras mantengamos esos productos industrializados fuera de nuestro consumo cotidiano y tengamos una dieta equilibrada, abierta a incluir nuevos y sanos ingredientes naturales como los de la comida mediterránea, japonesa y africana, podemos estar seguros de que tendremos una salud óptima, acompañada de un menú variado y delicioso.

 

* Fuente: Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2016, FAO.

 

* Imágenes: 1) y 2) Pxhere; 3) Pixabay 4) Istockphoto; 5) Flickr William Neuheisel



“La vuelta al mundo en 80 comidas”: estos son los hábitos alimenticios de algunas regiones del planeta

Aunque existen 5 dietas saludables muy famosas (la del Mediterráneo, la nórdica, la Okinawa, la asiática tradicional y la de la “paradoja francesa”), el tipo de dieta ideal para el cuerpo depende de la región en que se nació.

La poderosa relación entre mente y cuerpo ha trascendido la lógica de las teorías new age y ha llegado al dogmatismo de la ciencia. Gracias a ello, se han realizado numerosos estudios científicos que muestran cómo la dieta influye tanto en el óptimo funcionamiento del cuerpo como en la sensación de bienestar emocional. De hecho, se ha llegado a atribuir el síndrome de fatiga crónica a una alimentación deficiente en nutrientes y alta en carbohidratos malos, basada principalmente en la famosa junk food o comida chatarra. 

Aunque existen cinco dietas saludables muy famosas (la del Mediterráneo, la nórdica, la Okinawa, la asiática tradicional y la de la “paradoja francesa”), en realidad, el tipo de dieta ideal para el cuerpo depende de la región en que se nació. Es como si el estómago estuviera acostumbrado, antes de haber nacido, a los alimentos naturales de la región. Por ello es importante consumir productos endémicos de la región. Pero entonces, ¿cuáles son las dietas alrededor del mundo? 

El fotógrafo estadounidense Peter Menzel se dedicó a viajar, estudiando la dieta de las personas alrededor del planeta. Sin importar las profesiones ni la ubicación geográfica, él coleccionó y publicó las dietas en su libro ¿Qué como? La vuelta al mundo en 80 comidas. Fue así que logró registrar los hábitos alimenticios que crean un equilibrio entre las costumbres, la cultura y la unión mente-cuerpo que deja huella en las vidas de la gente. A continuación, te compartimos sus fotografías. 



Una guía digital gratuita para mantenerte libre de toxinas

El libro “Coming Clean: A Conscious guide to good cleanses”, gratuitamente disponible en la red, constituye una guía sobre métodos que ayudan a nuestro cuerpo a mantenerse libre de toxinas y químicos.

Culturas milenarias del mundo oriental, en particular China e India, elegían días específicos dentro de sus rituales religiosos para desintoxicar su cuerpo. Actualmente estamos más expuestos que nunca a una gran cantidad de químicos, tanto en los alimentos como en múltiples productos sintéticos que nos acompañan cotidianamente –se calcula que más de 80 mil químicos se encuentran en nuestros productos habituales de consumo–.

Una limpieza del organismo se refiere a la liberación del cuerpo de innecesaria acumulación de comida y toxinas. Cuando comemos sanamente facilitamos a nuestro organismo su proceso digestivo. Aprovechando este tiempo ‘extra’ el cuerpo puede llevar a cabo un trabajo de limpieza en un nivel más profundo. Cuando tomamos químicos artificiales, como en el caso de los refrescos, nuestro sistema no reaccionará inmediatamente pero eventualmente manifestará los efectos en problemas de salud o síntomas como un cansancio exhaustivo. El alcohol, la cafeína, el azúcar, por ejemplo, favorecen desde un plano bioquímico la presencia de estrés.

La tendencia natural del cuerpo humano, como mecanismo de supervivencia, apunta al auto-sanamiento. Sin embargo la ingesta desequilibrada o excesiva de alimento, aunado a los químicos que actualmente se utilizan en miles de productos, obstaculizan los ritmos naturales de desintoxicación, lo cual dificulta que nuestro cuerpo pueda cumplir su función auto-reguladora.

Coming Clean: A Conscious guide to good cleanses” es un libro disponible gratuitamente en la Red que incluye técnicas para ayudar a nuestro organismo a mantener una buena digestión, y a procurar una alimentación saludable. Recordemos que cuando la conciencia está en sintonía con el cuerpo, somos co-partícipes protagónicos de nuestro bienestar integral.