5 recetas de jabones ecológicos que puedes hacer en casa

Aprende a hacer fácilmente tus propios jabones, saludables, personalizados y amigables con el medio ambiente.

Nada tan sencillo como ir al supermercado y comprar todo lo que necesitas. Pero, muchos de los productos que compras ni siquiera te imaginas que podrías hacerlos tú mismo, como los jabones.

La industrialización de todo lo que consumimos nos aleja rotundamente de los procesos de producción y eso tiene algunas desventajas. La primera es que sabemos muy poco de cómo se hacen las cosas que usamos cotidianamente. La segunda es que desconocemos los ingredientes que se utilizan y de dónde provienen. La suma de ambas nos lleva a la tercera: no tenemos idea de cuáles son las consecuencias ambientales y para nuestra salud de usar los productos que compramos todos los días.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Hacer tus propios jabones puede ser sencillo, divertido y tiene diversos beneficios. En primer lugar, te ahorras los empaques de plástico y cartón, contribuyendo a generar menos basura. Además no contienen fragancias artificiales, ni químicos que irritan tu piel. Por otro lado, puedes adaptarlos a tu gustos y necesidades, eligiendo el olor, las propiedades saludables de tu jabón y hasta el color y textura. Finalmente estos jabones caseros son ecológicos porque usan materias primas naturales y no tienen derivados de petróleo, que son muy contaminantes. Aprende a hacer los tuyos, no te arrepentirás.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

 

 

Para la base de cualquiera de los jabones

Vas a necesitar:

Pastillas de glicerina, colorantes naturales y diversos aceites esenciales.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Lo que tienes que hacer:

Derrite la glicerina a baño María en un recipiente que sólo vayas a utilizar para hacer jabón. Revuelvela bien, mientras se calienta para deshacer las burbujas. Cuando esté derretida y espesa, sácala del fuego. Añade el colorante elegido, al gusto. A continuación, añade el aceite esencial que le dará propiedades únicas a tu jabón, sólo necesitas unas cuantas gotas. Puedes añadir un poco de aceite de oliva, que hará que tu jabón sea especialmente humectante. Cuando la mezcla esté terminada, la viertes en moldes de silicón. Puedes utilizar cualquier figura que te guste en el molde. Después, déjalos enfriar y endurecerse. Puedes meterlos al refrigerador para acelerar el proceso. Cuando estén duros, sácalos con cuidado de los moldes y están listos para usarse.

Jabón relajante

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Utiliza unas gotas de aceite esencial de lavanda y de aceite de eucalipto. Decora con colorante vegetal morado y una hoja de eucalipto que puedes sumergir en el molde, mientras el jabón no esté duro aún.

Jabón energizante

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Con unas gotas de aceite esencial de naranja y un poco de aceite esencial de clavo. El olor es delicioso y la naranja alegrará tu mañana. Decora con una tira de cáscara de naranja y colorante de un color que te guste.

Jabón desinfectante

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Muy efectivo para cuidar el cutis. Utiliza aceite esencial de árbol de té. Decora con colorante verde o azul. Puedes utilizarlo también para lavar heridas y quemaduras o para ayudar a mejorar la piel grasa.

Jabones para el invierno

Una combinación deliciosa puede ser clavo, manzana, canela y jengibre. Utiliza estos cuatro aceites, y colorante vegetal café. El olor te remitirá inmediatamente a las fiestas decembrinas.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Pero si lo que quieres es cuidarte de las enfermedades respiratorias, mezcla jengibre, eucalipto, tomillo y limón. Los olores de estos aceites te ayudarán a descongestionar y te sentirás mucho mejor.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales



Haz de tu hogar un nicho resiliente (aprende aquí muy fácil)

Algunas propuestas para que tu hogar sea sustentable (y más acogedor que nunca).

No tienes que dejar tu hogar para volver a la naturaleza. Aunque algunos se han fugado de la ciudad para reconectar con el mundo natural –y ha pasado que un viaje se convierte en una odisea–, lo cierto es que tenemos que plantearnos objetivos realizables si queremos tener una vida más natural. Si queremos dejar de ser una carga para el planeta y aspiramos, más bien, a convertirnos en agentes de cambio, podemos hacerlo desde nuestra casa, volviéndola un hogar sustentable.

Por supuesto que no todo termina ahí. Más bien, es donde debe empezar. Y en esto estarían de acuerdo los monjes zen, pues para ellos poner en orden la mente y el espíritu es un trabajo que comienza en casa. Por eso, implementar algunos cambios en nuestro espacio vital debe ser la primera de muchas transformaciones que motiven una revolución de conciencia cotidiana.

 

 Pero, ¿cómo hacer un hogar sustentable?

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica
Justina Blakeney

Lo primero que tienes que saber es que no será ningún sacrificio. Al contrario: al implementar algunas mejoras a tu nicho, orientadas al ahorro de recursos y a la reutilización, lo más seguro es que ahorrarás dinero. Además, nunca tu hogar habrá sido más acogedor: ¿quieres apostar?

Entendido esto, debes saber otra cosa: será un proceso que pondrá a prueba tu creatividad. Por lo tanto, será una excelente terapia que seguro te reanimará. Y si no vives solo, ¡mejor aún! Será la excusa perfecta para afianzar lazos familiares, de pareja o con tus roomies.

Pero antes de continuar, ¿sabes por qué es necesario volver sustentable tu hogar?

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica

Sólo piensa en todo lo que nuestra forma irresponsable de vivir está provocando en las ciudades: inundaciones, escasez de agua, ambientes tóxicos, altas temperaturas… O como sucede en la Ciudad de México, el paulatino hundimiento de la urbe entera. Cosas que nos están afectando directamente, haciéndonos más difícil la vida de lo que de por sí es.

Por eso, hacer cambios en tu hogar es contribuir a una urgente causa común: detener el cambio climático y su impacto en las ciudades –y sobre nosotros–. Así que manos a la obra.

 

Empezar por microcambios

No por ser pequeños son insignificantes. Hacer microcambios, modificando algunos pocos hábitos, es fundamental para tener un hogar sustentable. Aquí algunas ideas.

 

Usa servilletas no desechables

Tal como lo hacían nuestros padres o abuelos: usa servilletas de tela que puedas lavar. Quizá las prisas en la calle te obliguen a usar servilletas, pero en casa no hay excusa. Sólo necesitas comprar un metro de tela suficientemente gruesa y cortar cuadros de 25×25 centímetros. El dobladillo es opcional, si quieres que luzcan bien. Pero lo importante es utilizarlas para evitar el uso de servilletas en casa, y sólo lavarlas y secarlas al sol después de algunos usos.

 

Lava con menos frecuencia

No hagas rituales de lavado del tipo “debo lavar cada sábado”. Es probable que ni siquiera sea necesario. Si lavas menos no sólo ahorras agua, electricidad y detergente; también estarás evitando el deterioro de tu ropa. Así que piénsalo bien antes de lavar y revisa que no te falten prendas para evitar otra carga si es posible. Para eso también puedes separar sólo por colores, y no temerle a lavar una sabana o una toalla con el resto de tu ropa (siendo honestos, ¿cuál es la diferencia?).

Y por favor, ¡no utilices secadora! Deja que la ropa se seque al sol.

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica
Unsplash

 

Usa el fuego con sabiduría

Si no sabes usar olla exprés, ¡aprende! Es un must para poder ahorrar gas, y de paso puedes cocinarte cosas deliciosas y nutritivas mucho más rápido. Y no olvides emplear tapas, pues esto facilita la cocción de los alimentos. También puedes aprovechar el calor residual apagando el fuego o el horno unos 5 minutos antes, y dejando reposar tus alimentos… ¡quedarán igual de deliciosos!

 

Limpia sin tóxicos

Menos tóxicos, sin olores abrasivos e igual de efectivos: los productos de limpieza hechos a base de sencillos ingredientes como el bicarbonato de sodio, son lo mejor. Toma menos tiempo hacerlos que ir al supermercado por los líquidos convencionales.

 

Desconecta lo que no estés usando

Y sobre todo, no dejes monitores prendidos si no los vas a utilizar: gastan mucha energía.

 

Ten muchas plantas

Está comprobado por la NASA que las platas –y algunas más que otras– ayudan a oxigenar el ambiente. ¿Te imaginas si todos tuvieran más plantas en su hogar? Habría micropulmones en toda la ciudad. Además, ayudan a reforzar la conexión con el entorno y a relajarnos.

Ten muchas plantas  Está comprobado por la NASA que las platas –y algunas más que otras– ayudan a oxigenar el ambiente. ¿Te imaginas si todos tuvieran más plantas en su hogar? Habría micro-pulmones en toda la ciudad. Además ayudan a reforzar la conexión con el entorno y a relajarnos.

 

Separa la basura

Orgánica, inorgánica y reciclable. Sólo necesitas tres botes distintos… no es nada del otro mundo. Y con la basura orgánica puedes hacer tu propia composta.

 

Recoleta agua

Usa cubetas para almacenarla y utilízala en tareas de limpieza o para regar las plantas.

 

Seguir con macrocambios

Estos pueden ser un poco más difíciles, o por lo menos exigir mayor tiempo o inversión. Pero con el tiempo, estos cambios te ayudarán a ahorrar dinero. Y harán de tu hogar un espacio 100% sustentable.

 

Haz un recolector de agua

Si ya recolectas el agua de lluvia, sabrás la enorme cantidad de agua de la que te puedes hacer en una sola noche de tormenta. Muchas veces ésta rebasa por mucho lo que algunas cubetas pueden recolectar. Por eso te recomendamos instalar un recolector de agua, que a la larga es mucho más práctico. Aquí te decimos cómo.

 

Instala paneles solares

No es tan difícil y te puede ahorrar un 90% de la tarifa eléctrica. Sólo busca en tu país empresas que los instalen (y emancípate). Aquí puedes consultar algunas en México.

Instala paneles solares  No es tan difícil y te puede ahorrar 90% de la tarifa eléctrica. Sólo busca en tu país empresas que los instalen (y emancípate). Aquí puedes consultar algunas en México.

 

Instala aireadores en los grifos de la cocina y el baño.

Éstos son filtros que se enroscan en el grifo y que al abrirlos permiten que salga un chorro de agua a presión, porque mezclan el agua con el aire. Así podrás ahorrar hasta un 50% de agua.

 

Si vas a construir, usa ladrillos de botellas PET

Esto consiste en utilizar botellas en lugar de ladrillos. No sólo es un material de gran resistencia y firmeza, sino que además genera mejores condiciones térmicas, tanto en climas fríos como calurosos. Y claro, implica darle un uso a las contaminantes botellas de plástico. Puedes utilizar también materiales de construcción alternativos.

 

Cultiva tu propia comida

Es imposible que cultives todo lo que necesitas. Pero puedes empezar por algunos cultivos fáciles de germinar, y haciendo un huerto casero paso a paso como ya te hemos mostrado.

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica

 

Haz un jardín comunitario

Esta es otra opción para hacer tu propia comida, que además empodera a la comunidad y te conecta con otros. Sólo necesitas encontrar un espacio: un camellón es lo ideal, pero puede que incluso sea un espacio compartido en tu edificio –si vives en departamento–, en un parque cercano o en una jardinera lo bastante grande.

 

Construye tus propios muebles

La industria de muebles es una de las culpables de la deforestación a nivel mundial. Así que mejor dale una nueva vida a esa maleta vieja, a una llanta o a ese cajón de madera para frutas. Aquí hay algunas increíbles ideas que te motivarán.



5 tips para reducir la basura de tu baño

El baño genera muchísimo desperdicio de plástico. Con estos tips puedes minimizar ese desperdicio y vivir de manera más limpia y sana para el medio ambiente.

Siguiendo en la línea de reducir el desperdicio doméstico lo más que se pueda, esta nota te ayudará a minimizar la basura que tu baño produce, que es uno de los lugares de la casa que más plástico desecha. Y a veces estamos tan acostumbrados a ello que no nos damos cuenta. Con algunos ajustes a tus hábitos de compras podrías incluso retirar el bote de basura de allí en poco tiempo. Estos son los cambios más significativos que puedes implementar:

1. Minimiza el plástico

Escoge algún jabón multiusos para toda la familia, en lugar de comprar jabones individuales para el cuerpo y distintos champús para cada miembro. Los jabones de Dr. Bronners son una gran opción, y cada vez los venden en más ciudades del mundo.

Evita los jabones de manos que vienen en frascos de plástico, que son ridículamente contaminantes. También, dependiendo de dónde vivas, se pueden conseguir cortinas de baño hechas de hemp, cepillos de madera para inodoros, etcétera.

 

2. Rellena y compra a granel cuando sea posible

Si vives en una ciudad, existen muchas tiendas naturistas que venden líquidos para rellenar embases. Compra papel de baño reciclado.

3. Haz productos sanitarios y cosméticos desde cero

Puedes hacer tu propio champú, por ejemplo con bicarbonato de sodio y un vaso de vinagre de sidra de manzana. Puedes, también, crear exfoliantes y productos de belleza con ingredientes caseros, hacer tu propio desodorante y todo tipo de productos, que podrás guardar en un frasco de vidrio.

4. Apoya a las compañías verdes

Siempre es mejor optar por el vidrio o metal que por el plástico, y existen algunos cosméticos de primera línea que se están dando cuenta de la importancia de evitar el plástico.

Busca este tipo de productos que vengan en empaques distintos al plástico, o compra jabones naturales sin empaque, por ejemplo.

5. Evita los desechables lo más que puedas, los productos con un solo uso o los artículos con fecha de expiración

Los cotonetes, bolas de algodón, toallas sanitarias y tampones son o innecesarios o tienen contrapartes mucho mejores. Lava tus orejas en la regadera con un dedo; utiliza un trapo o toalla para remover tu maquillaje, y aprende a hacer tus propias toallas sanitarias.

Hay muchas opciones para cepillos de dientes hechos de bambú o de material reciclado. Intenta comprar alguna de esas opciones.

Sabemos que no todos los pasos son fáciles, pero una vez implementados en la rutina, la vida se vuelve mucho más sencilla y, sobre todo, mucho más limpia y respetuosa.

En este vínculo puedes aprender a reducir la basura de tu cocina, y en este otro puedes aprender a reducir la basura doméstica, en general. Demos un bien merecido respiro al planeta y recordemos todo el daño que el plástico le hace al mar.