5 recetas de jabones ecológicos que puedes hacer en casa

Aprende a hacer fácilmente tus propios jabones, saludables, personalizados y amigables con el medio ambiente.

Nada tan sencillo como ir al supermercado y comprar todo lo que necesitas. Pero, muchos de los productos que compras ni siquiera te imaginas que podrías hacerlos tú mismo, como los jabones.

La industrialización de todo lo que consumimos nos aleja rotundamente de los procesos de producción y eso tiene algunas desventajas. La primera es que sabemos muy poco de cómo se hacen las cosas que usamos cotidianamente. La segunda es que desconocemos los ingredientes que se utilizan y de dónde provienen. La suma de ambas nos lleva a la tercera: no tenemos idea de cuáles son las consecuencias ambientales y para nuestra salud de usar los productos que compramos todos los días.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Hacer tus propios jabones puede ser sencillo, divertido y tiene diversos beneficios. En primer lugar, te ahorras los empaques de plástico y cartón, contribuyendo a generar menos basura. Además no contienen fragancias artificiales, ni químicos que irritan tu piel. Por otro lado, puedes adaptarlos a tu gustos y necesidades, eligiendo el olor, las propiedades saludables de tu jabón y hasta el color y textura. Finalmente estos jabones caseros son ecológicos porque usan materias primas naturales y no tienen derivados de petróleo, que son muy contaminantes. Aprende a hacer los tuyos, no te arrepentirás.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

 

 

Para la base de cualquiera de los jabones

Vas a necesitar:

Pastillas de glicerina, colorantes naturales y diversos aceites esenciales.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Lo que tienes que hacer:

Derrite la glicerina a baño María en un recipiente que sólo vayas a utilizar para hacer jabón. Revuelvela bien, mientras se calienta para deshacer las burbujas. Cuando esté derretida y espesa, sácala del fuego. Añade el colorante elegido, al gusto. A continuación, añade el aceite esencial que le dará propiedades únicas a tu jabón, sólo necesitas unas cuantas gotas. Puedes añadir un poco de aceite de oliva, que hará que tu jabón sea especialmente humectante. Cuando la mezcla esté terminada, la viertes en moldes de silicón. Puedes utilizar cualquier figura que te guste en el molde. Después, déjalos enfriar y endurecerse. Puedes meterlos al refrigerador para acelerar el proceso. Cuando estén duros, sácalos con cuidado de los moldes y están listos para usarse.

Jabón relajante

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Utiliza unas gotas de aceite esencial de lavanda y de aceite de eucalipto. Decora con colorante vegetal morado y una hoja de eucalipto que puedes sumergir en el molde, mientras el jabón no esté duro aún.

Jabón energizante

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Con unas gotas de aceite esencial de naranja y un poco de aceite esencial de clavo. El olor es delicioso y la naranja alegrará tu mañana. Decora con una tira de cáscara de naranja y colorante de un color que te guste.

Jabón desinfectante

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Muy efectivo para cuidar el cutis. Utiliza aceite esencial de árbol de té. Decora con colorante verde o azul. Puedes utilizarlo también para lavar heridas y quemaduras o para ayudar a mejorar la piel grasa.

Jabones para el invierno

Una combinación deliciosa puede ser clavo, manzana, canela y jengibre. Utiliza estos cuatro aceites, y colorante vegetal café. El olor te remitirá inmediatamente a las fiestas decembrinas.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

Pero si lo que quieres es cuidarte de las enfermedades respiratorias, mezcla jengibre, eucalipto, tomillo y limón. Los olores de estos aceites te ayudarán a descongestionar y te sentirás mucho mejor.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales



Medita en movimiento haciendo manualidades o artesanías

Tejer, bordar, modelar, son solo algunas de las actividades que verdaderamente conectan mente y cuerpo.

Las manualidades son algo que hacemos desde muy pequeños, cuando nos dan libros para colorear y tijeras sin filo para recortar. Pero eso que empieza siendo una inocente recreación para estimular la psique infantil es algo que deberíamos seguir practicando toda la vida.

Para muchos, sin embargo, puede que las manualidades no sean sino una actividad para niños, o incluso –y no sin un toque de machismo encubierto– “cosas de mujeres”.

No obstante, los mundos de las manualidades, y más detallado aún, las artesanías, están ahí para quien quiere verles y conocerles. Y no sólo se pueden hacer infinidad de objetos útiles y personalizados, sino que podemos mejorar repentinamente nuestra salud.

Haciendo manualidades o artesanías obtenemos un estado psíquico único, llamado flujo.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa
(Foto: el observador)

En psicología se conoce como flujo a un momento inmersivo, donde la mente logra concentrarse 100% en la actividad que se ejecuta. Tal concepto fue acuñado por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y  desde entonces se le ha prestado atención a las actividades donde se presentan experiencias de flujo, estudiándose a profundidad sus beneficios.

Manualidades como tejer, bordar, el modelado, el origami o la confección son algunas de las actividades que nos permiten experimentar el estado psíquico y físico del flujo.

Por ser una manera de experimentar el flujo y, por ende, de conectar cuerpo y mente, las manualidades constituyen una forma de meditación en movimiento. La clave en este tipo de meditación no es borrar todo pensamiento, sino encontrar equilibrio y paz mental a través de la actividad corporal.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

El caso del tejido ejemplifica perfectamente esta intensa conexión mente-cuerpo y los estados a los que se puede llegar practicando manualidades.

Por eso es que tejer es una de las manualidades cuyos beneficios para la salud mental ha despertado más interés en la comunidad científica. Investigaciones recientes destacan que, para quienes tejen, el alivio a la ansiedad y el estrés se halla en poder hacer una actividad que los desconecta de los asuntos personales.

Beneficios adicionales

  • Relajación rápida y prolongada
  • Felicidad –se libera dopamina y serotonina
  • Sentido de logro
  • Mayor confianza y autoestima
  • Mejoramiento de habilidades cognitivas
  • Mejoramiento de habilidades manuales

    manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

Además de estos beneficios –comprobados en decenas de investigaciones–, también se ha demostrado, científica y empíricamente, que hacer manualidades ayuda a disminuir síntomas de estrés postraumático, e incluso trastornos tan complejos como la anorexia.

La confección, por ejemplo, ha ayudado a tratar la fatiga crónica, al ser una actividad más diversificada que otras, mientras que los colores usados en el quilting –que es además una de las manualidades menos conocidas y más hermosas–, tienen un impacto emocional sumamente positivo.

Si quieres meditar en movimiento, ¡suma las manualidades a tu rutina! Y si eres hombre, aprovecha para romper estereotipos y ejercitar tus capacidades de autotransformación atreviéndote a hacer manualidades –como los hombres tejedores de Chile.

Pon manos a la obra. Conecta mente y cuerpo.

*Imagen de portada: Wassermoth, edición Ecoosfera



5 tips para reducir la basura de tu baño

El baño genera muchísimo desperdicio de plástico. Con estos tips puedes minimizar ese desperdicio y vivir de manera más limpia y sana para el medio ambiente.

Siguiendo en la línea de reducir el desperdicio doméstico lo más que se pueda, esta nota te ayudará a minimizar la basura que tu baño produce, que es uno de los lugares de la casa que más plástico desecha. Y a veces estamos tan acostumbrados a ello que no nos damos cuenta. Con algunos ajustes a tus hábitos de compras podrías incluso retirar el bote de basura de allí en poco tiempo. Estos son los cambios más significativos que puedes implementar:

1. Minimiza el plástico

Escoge algún jabón multiusos para toda la familia, en lugar de comprar jabones individuales para el cuerpo y distintos champús para cada miembro. Los jabones de Dr. Bronners son una gran opción, y cada vez los venden en más ciudades del mundo.

Evita los jabones de manos que vienen en frascos de plástico, que son ridículamente contaminantes. También, dependiendo de dónde vivas, se pueden conseguir cortinas de baño hechas de hemp, cepillos de madera para inodoros, etcétera.

 

2. Rellena y compra a granel cuando sea posible

Si vives en una ciudad, existen muchas tiendas naturistas que venden líquidos para rellenar embases. Compra papel de baño reciclado.

3. Haz productos sanitarios y cosméticos desde cero

Puedes hacer tu propio champú, por ejemplo con bicarbonato de sodio y un vaso de vinagre de sidra de manzana. Puedes, también, crear exfoliantes y productos de belleza con ingredientes caseros, hacer tu propio desodorante y todo tipo de productos, que podrás guardar en un frasco de vidrio.

4. Apoya a las compañías verdes

Siempre es mejor optar por el vidrio o metal que por el plástico, y existen algunos cosméticos de primera línea que se están dando cuenta de la importancia de evitar el plástico.

Busca este tipo de productos que vengan en empaques distintos al plástico, o compra jabones naturales sin empaque, por ejemplo.

5. Evita los desechables lo más que puedas, los productos con un solo uso o los artículos con fecha de expiración

Los cotonetes, bolas de algodón, toallas sanitarias y tampones son o innecesarios o tienen contrapartes mucho mejores. Lava tus orejas en la regadera con un dedo; utiliza un trapo o toalla para remover tu maquillaje, y aprende a hacer tus propias toallas sanitarias.

Hay muchas opciones para cepillos de dientes hechos de bambú o de material reciclado. Intenta comprar alguna de esas opciones.

Sabemos que no todos los pasos son fáciles, pero una vez implementados en la rutina, la vida se vuelve mucho más sencilla y, sobre todo, mucho más limpia y respetuosa.

En este vínculo puedes aprender a reducir la basura de tu cocina, y en este otro puedes aprender a reducir la basura doméstica, en general. Demos un bien merecido respiro al planeta y recordemos todo el daño que el plástico le hace al mar.