¿Sabías que las abejas son vitales para nuestro entorno?

Uno de los insectos más conocidos son las abejas. También llamadas antófilos, son notorias por la producción de miel y otros bienes consumidos por el humano. Existen cerca de 20,000 especies conocidas, muy distintas unas de otras. No todas producen miel y además varían en tamaño y color. No obstante, la mayoría presenta coloración en tonalidades […]

Uno de los insectos más conocidos son las abejas. También llamadas antófilos, son notorias por la producción de miel y otros bienes consumidos por el humano. Existen cerca de 20,000 especies conocidas, muy distintas unas de otras. No todas producen miel y además varían en tamaño y color. No obstante, la mayoría presenta coloración en tonalidades negras y amarillas u doradas. Éstas están presentes en todo el mundo, excepto la Antártida y se encuentran con frecuencia en lugares donde abundan la vegetación rica en flores. Se alimentan de polen y el néctar de las flores, aunque hay especies que tienen una dieta un poco distinta.

Además, las abejas son reconocidas por su capacidad de organización; sus colonias están formadas por miles de individuos y cada uno cumple una función específica. Habitan agujeros o colmenas construidas por ellas mismas. En cada colmena o panal hay tres clases diferentes. La única abeja reina es la encargada de poner huevecillos y su función primaria es meramente reproductiva. Le siguen las obreras; hembras estériles que se encargan de limpiar el panal, poner todo en orden y cuidar a las crías. Los machos o zánganos, se encargan de aparearse con la reina. Las abejas cumplen una función primordial para el equilibrio de los ecosistemas; la polinización. Éstas son las responsables de la polinización de cerca del 70% de todas las plantas, de las cuales, la tercera parte sirve de alimento al humano. La polinización consiste en el paso del polen de los órganos masculinos a los femeninos en las plantas; aunque existen otros animales e insectos que la realizan, las abejas son el principal grupo que participa en este proceso. En sus cuerpos hay electrostática, lo que permite que el polen se adhiera a sus ellos y sea transportado hasta otras flores.

En la actualidad, el número de estos insectos se ha reducido drásticamente; la urbanización, la destrucción de sus hábitats, el uso de insecticidas y pesticidas, las torres eléctricas u otros campos magnéticos; todos ocasionan desorientación y su muerte. También contribuye el temor que ha desarrollado el humano a su picadura, aunque ésta es prácticamente inofensiva. Se cree que, si llegaran a extinguirse, todas las plantas con flores desaparecerían con ellas, por lo que su preservación es de vital importancia. Hagamos lo que esté en nuestras manos para salvaguardar la integridad de estos insectos, pues nuestra supervivencia también depende ellos.

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic


El mezcal, el tequila y el cacao: alimentos mexicanos que podrían desaparecer junto con las abejas

La nutrición humana, y el regocijo de nuestro paladar, podrían verse por siempre afectados. ¿Lo permitiremos?

El desequilibrio ambiental y el radical cambio climático que, según la ONU, será irreversible para el año 2030 si no hacemos nada ahora, puede significar nuestra extinción en el largo plazo. Pero en el corto plazo, esto puede dejarnos sin nuestros alimentos favoritos. Y es que el 80% de las plantas silvestres y el 70% de los cultivos dependen de la polinización y –¡oh, sorpresa!– nuestras principales polinizadoras, las abejas, están muriendo.

En una investigación realizada por científicos de la UNAM se concluyó que alimentos clave en la tradición culinaria mexicana, como el mezcal, el tequila, el cacao, el café, el chile y el frijol están en riesgo de desaparecer. O por lo menos, de escasear severamente en poco tiempo.

Según dijo César Domínguez Pérez-Tejada, director general de Divulgación de la Ciencia, durante la ceremonia de apertura de la exposición Vínculos invisibles. Polinizadores y biodiversidad, en Universum, 236 especies de plantas que nutren a la especie humana dependen de la polinización –realizada por abejas, avispas, mariposas y murciélagos, entre otros– y otras tantas, que se utilizan tanto en la medicina tradicional como en la farmacéutica, también están en riesgo. 

El patrimonio culinario y nuestra medicina tradicional están en riesgo.

Esto nos pone a pensar en el riesgo en el que, en todo el mundo, la crisis ambiental está poniendo a la nutrición humana. Y también al peligro inminente de extinción en el que se encuentran decenas de tradiciones culinarias. Y ni hablar de todas las costumbres que rodean a la alimentación. Entre las bebidas que están en riesgo, el café, el tequila y el mezcal son tres que son indispensables para cientos de rituales. La extinción de las abejas será, así, la extinción de muchas de nuestras costumbres. Y, lamentablemente, en México las abejas se están extinguiendo a un ritmo vertiginoso: según investigadores de la UNAM, hemos perdido 1,600 millones de abejas en sólo 4 años.

 

Casos paradigmáticos

¿Tendremos que resignarnos a polinizar a mano? Parece que así será la distópica agricultura del futuro. No obstante, esto no sería nuevo, pues lamentablemente ya ha pasado.

En el suroeste de China, los cultivos de manzana y arroz vivieron una peculiar crisis. Ésta fue consecuencia de una sobredosis de plaguicida sobre los cultivos, lo que no sólo extinguió a las plagas, sino a las abejas. Esto orilló a los campesinos a polinizar ellos mismos cada planta de manera manual, una por una. Esto demuestra que la extinción de abejas, avispas y otros polinizadores podría trastocar la agricultura desde su técnica misma, afectando la productividad y provocando que cada vez haya menos alimentos disponibles. Eso, por supuesto, en caso de que distópicamente se aplicaran a nivel mundial las mismas técnicas improvisadas que se aplicaron en China debido a la negligencia de la industria alimenticia.

Sea como sea, el panorama es desolador, y seguramente implicará que la alimentación como la conocemos cambie radicalmente si no hacemos nada. ¿Quién diría que la crisis ambiental afectaría incluso a nuestro paladar? 



La controvertida campaña de Pornhub en pro de las abejas

Es necesario detenerse un momento a pensar en los costos ocultos detrás de campañas como la de Pornhub a favor de las abejas.

Más allá de una metáfora para hablarle a los niños sobre sexo, las abejas y las flores protagonizan una danza indispensable para la supervivencia de la vida en el planeta. Un estudio inglés estima que una de cada tres porciones de comida se debe a la polinización, la cual representa solamente en Estados Unidos un valor de entre 11 mil y 15 mil millones de dólares

Sin embargo, a pesar de su importancia para los cultivos y los ecosistemas, cuatro especies de abejorros se han extinguido en Europa, muy probablemente a causa de los pesticidas industriales utilizados en el campo.

¿Pero qué tiene que ver la indispensable polinización de las flores y las abejas con la pornografía en línea?

No es necesario contarte de qué va el sitio Pornhub.com (que cuenta con 110 millones de visitas diarias, según su vicepresidente). Pues bien, a través de su fundación Pornhub Cares, el sitio de material explícito para adultos se ha aliado con organizaciones como PETA y hace campañas ambientalistas para salvar a los pandas, las ballenas y en esta ocasión a las abejas a través de “Beesexual”.

beesexual-pornhub-abejas

Beesexual by Pornhub es un micrositio donde las estrellas del cine para adultos prestan sus voces para doblar pequeños clips de abejas entrando en flores, así de simple. Con títulos sugestivos del estilo “Cómo hacer que una flor se venga en 3 segundos” o “Madura natural en trío con abejas obreras”, los videos parodian los clichés del porno y muestran imágenes de polinización aptas para ver en el trabajo (SFW).

El gancho está en que por cada video de Beesexual que los visitantes vean, Pornhub Cares hace una donación a las fundaciones Operation Honey Bee y el Center for Honeybee Research

Tal vez también te interese: Conoce la granja para abejas que podrás tener en la comodidad de tu hogar

 

¿Responsabilidad social o ambientalismo oportunista?

La industria de la pornografía es criticable por muchas razones. Fomenta roles y estereotipos raciales y de género que son reproducidos en la vida cotidiana con resultados devastadores.

La deficiente educación sexual de las y los adolescentes se ve compensada por ideales de desempeño sexual poco realistas; a pesar de que sus defensores argumenten que el porno “es solo fantasía”, un estudio de 2010 (“Agresión y comportamiento sexual en los videos pornográficos más vendidos”) encontró que, de 304 escenas analizadas, el 90% contienen al menos una acción violenta, física, verbal o combinada, contra las mujeres.

Las empresas y corporativos han tratado de “blanquear” sus prácticas abusivas abanderando causas sociales: pensemos en los teletones, en las recaudaciones de fondos, en las donaciones millonarias que representan apenas un porcentaje mínimo de sus ganancias para causas sociales, con lo cual consiguen mejorar un poco su estima en el ojo público, a la vez que siguen lucrando mediante vías poco éticas.

El “reverdecimiento” de este mercado de la filantropía es sólo un episodio reciente en esa mezcla de capitalismo y responsabilidad social, que busca fomentar el consumo “verde” como tendencia, más que hacer conciencia de que nuestras mismas prácticas consumistas son las que están deteriorando el medioambiente. Y eso incluye a las queridas abejas.

¿Crees que las empresas se salen con la suya a través de estas campañas? ¿O bien, que el mercado mágicamente se regula a sí mismo? Nos encantaría conocer tu opinión al respecto en los comentarios.

También en Ecoosfera: 5 sencillos pasos para salvar a las abejas