Los jóvenes pueden salvar al mundo

El cambio está en nuestras manos; desde adoptar medidas en nuestra vida cotidiana que sean eco-amigables hasta acercarnos a las organizaciones o instituciones que velan por todos aquellos que no pueden defenderse.

El próximo 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud, y en el marco de esa celebración, es momento de reflexionar. En el mundo, aproximadamente la mitad de la población tiene menos de 30 años; los jóvenes representan el 50.5% del total de habitantes, de acuerdo a cálculos hechos en el 2012. En nuestro país hay 37, 504, 392 jóvenes que son menores de 30; constituyen poco más del 30% del total de los mexicanos.

Sabemos que son las generaciones más jóvenes las que han adoptado posturas a favor del progreso en muchos ámbitos. Y una de las preocupaciones primordiales de los jóvenes es el medio ambiente y todos sus rubros; la flora, los animales, los recursos naturales, los ecosistemas, etc. Con herramientas y medidas diversas tratan de mitigar la huella humana en el planeta que surgen como nuevos estilos de vida y modelos de desarrollo amigable con el entorno natural; alimentación vegana, productos ecológicos, reciclaje, propuestas verdes, mejora en la calidad de los procesos comerciales e industriales, reforestaciones, etc. Todo esto, con la preocupación del deterioro ambiental que ha surgido con el paso de los años después de la revolución industrial, ha llevado a los jóvenes a participar activamente en la salvaguardia del planeta.

A diario somos testigos de los estragos de la contaminación, el desperdicio de recursos naturales, el maltrato a los animales que tienen como causa la apatía de muchas personas por cuidar su entorno. A pesar de la preocupación de los jóvenes, aún queda mucho trabajo por hacer; en nuestro país la extinción de especies vegetales y animales, la escasez de agua, la emisión de gases contaminantes, la generación de residuos, el maltrato a los animales domésticos y el poco respeto hacia las normas que tratan de atender todas estas problemáticas, son obstáculos reales que debemos superar.

Por lo tanto, el cambio está en nuestras manos; desde adoptar medidas en nuestra vida cotidiana que sean eco-amigables hasta acercarnos a las organizaciones o instituciones que velan por todos aquellos que no pueden defenderse, como Earthgonomic México; simplemente debemos actuar ya.

Recordemos que el futuro de todos los seres vivos está en juego, si queremos dejarles un mundo mejor a las generaciones futuras el momento de hacer algo es ahora, es momento de salvar al mundo.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic


“O elegimos continuar como civilización o no lo hacemos”: el profundo mensaje de una joven activista

Porque nuestra especie aún no ha fallado, dice esta activista de 16 años.

Greta Thunberg es una de las jóvenes más influyentes del año 2018, según la revista Time. Y no es para menos: esta estudiante sueca no ha cumplido los 18 años –tiene apenas 16– y ya se ha consagrado como una de las más congruentes activistas medioambientales de nuestro siglo.

Esta joven, que comenzó su carrera como activista haciendo una huelga escolar para instar a su gobierno a actuar contra el cambio climático, cree que no tenemos tiempo de preocuparnos por el futuro, porque tenemos que intentar cambiarlo aquí y ahora.

Thunberg ya nos ha sorprendido con lúcidas y portentosas palabras, pronunciadas en importantes espacios como la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24). Ahora, la joven sueca estuvo en el World Economic Forum, donde recordó lo que nos advirtió la ONU el año pasado: que tenemos menos de 12 años para dar marcha atrás.

¿Qué nos queda? Actuar ya. No sólo obligar a los gobiernos a hacerlo, sino ser nosotros mismos agentes de cambio y guardianes de nuestro planeta, como la propia Greta Thunberg.

Aquí te compartimos su discurso íntegro:

Nuestra casa está en llamas. Estoy aquí para decir que nuestra casa está en llamas.

Según el IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático), estamos a menos de 12 años de no poder deshacer nuestros errores. Para ese entonces, deben haberse producido cambios sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, incluida una reducción de nuestras emisiones de CO2 en al menos un 50%.

Y por favor tomen en cuenta que esos números no incluyen el aspecto de la equidad, que es absolutamente necesario para que el Acuerdo de París funcione a escala global. Tampoco incluyen puntos clave o ciclos de retroalimentación, como el extremadamente poderoso gas metano liberado del permahielo del Ártico que se derrite.

En lugares como Davos, a la gente le gusta contar historias de éxito. Pero su éxito financiero ha llegado con un precio impensable. Y sobre el cambio climático, tenemos que reconocer que hemos fracasado. Todos los movimientos políticos en su forma actual lo han hecho, y los medios de comunicación no han logrado crear una amplia conciencia pública.

Pero el Homo sapiens aún no ha fallado.

Sí, estamos fallando, pero todavía hay tiempo para cambiar todo. Todavía podemos arreglar esto. Todavía tenemos todo en nuestras propias manos. Pero a menos que reconozcamos las fallas generales de nuestros sistemas actuales, lo más probable es que no tengamos una oportunidad.

Estamos enfrentando un desastre de sufrimientos tácitos para enormes cantidades de personas. Y ahora no es el momento de hablar cortésmente o de enfocarnos en lo que podemos o no podemos decir. Ahora es el momento de hablar con claridad.

Resolver la crisis climática es el desafío más grande y complejo que el Homo sapiens jamás haya enfrentado. Sin embargo, la solución principal es tan simple que incluso un niño pequeño puede entenderla. Tenemos que detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

O lo hacemos o no lo hacemos.

Ustedes dicen que nada en la vida es blanco o negro. Pero eso es una mentira. Una mentira muy peligrosa. O bien evitamos el calentamiento a 1.5°C o no lo hacemos. O evitamos desencadenar esa irreversible reacción en cadena más allá del control humano o no lo hacemos.

O elegimos continuar como civilización o no lo hacemos. Eso es tan negro o blanco como suena. No hay áreas grises cuando se trata de sobrevivir.

Todos tenemos una opción. Podemos crear acciones de transformación que salvaguarden las condiciones de vida de las generaciones futuras. O podemos continuar con nuestro negocio como de costumbre y fracasar.

Eso depende de ustedes y de mí.

Algunos dicen que no debemos involucrarnos con el activismo. En su lugar, deberíamos dejar todo a nuestros políticos y simplemente votar por un cambio. ¿Pero qué hacemos cuando no hay voluntad política? ¿Qué hacemos cuando la política necesaria no está a la vista?

Aquí en Davos, como en todas partes, todos hablan de dinero. Parece que el dinero y el crecimiento son nuestras preocupaciones principales.

Y dado que la crisis climática nunca ha sido tratada como una crisis, las personas simplemente no están conscientes de la totalidad de las consecuencias en nuestra vida cotidiana. La gente no es consciente de que existe un presupuesto de carbono, y de lo increíblemente pequeño que es el presupuesto de carbono restante. Eso necesita cambiar hoy.

Ningún otro desafío actual puede igualar la importancia de establecer una conciencia pública amplia y una comprensión de nuestro presupuesto de carbono que está desapareciendo rápidamente, que debe y tiene que convertirse en nuestra nueva moneda global y en el corazón de nuestra economía futura y presente.

Estamos en un momento de la historia en el que todos los que tienen una idea de la crisis climática que amenaza a nuestra civilización, y a toda la biosfera, deben hablar en un lenguaje claro, sin importar lo incómodo y no rentable que sea.

Debemos cambiar casi todo en nuestras sociedades actuales. Cuanto mayor sea su huella de carbono, mayor será su deber moral. Cuanto más grande sea tu estrado, mayor será tu responsabilidad.

Los adultos siguen diciendo: “se lo debemos a los jóvenes para darles esperanza”. Pero no quiero su esperanza. No quiero que sean optimistas. Quiero que se asusten. Quiero que sientan el miedo que siento todos los días. Y luego quiero que actúen.

Quiero que actúen como lo harían en una crisis. Quiero que actúen como si nuestra casa estuviera en llamas. Porque lo está.



10 propuestas para proteger la riqueza natural de México

Ahora es cuando: estas son las acciones más importantes que debe tomar en cuenta el gobierno mexicano para proteger nuestra naturaleza y recursos naturales (y están avaladas por organizaciones ambientales de todo México).

Buena parte del futuro de México depende de la respuesta a la siguiente pregunta: ¿será México capaz de proteger su riqueza natural? 

Por eso celebramos que haya surgido esta propuesta para lograrlo, y mucho más cuando está respaldada por especialistas. 10 x México Natural es una iniciativa de 35 organizaciones ambientales que no sólo nos recuerda la urgencia de proteger la riqueza natural del país, sino que propone con toda claridad diez claves para hacerlo.

La iniciativa resulta especialmente relevante si consideramos que en unas semanas México elegirá a su próximo presidente y que los temas como el medioambiente, la conservación y la sustentabilidad influyen significativamente en el destino del país, sobre todo si consideramos que es un rubro íntimamente conectado con otros, por ejemplo, la economía, la salud pública y la imagen internacional (aquí puedes consultar una infografía comparativa de las propuestas).  

mexico-naturaleza

A continuación te compartimos los diez puntos presentados por estas organizaciones –muchas de ellas reconocidas por su trayectoria y compromiso– y aprovechamos para invitarte a visitar el sitio 10pormexiconatural.mx, desde el cual puedes enviar, vía Twitter, estas propuestas a cada uno de los candidatos.

 

10 propuestas para proteger la riqueza natural de México

1

Manejo integral del agua

Es indispensable proteger los ecosistemas que son fuente del abastecimiento de agua, con una visión de cuencas y acuíferos, para garantizar la disponibilidad de agua y así cubrir los requerimientos actuales y futuros de la población y los mismos ecosistemas; así como establecer un mecanismo operativo funcional para determinar precios justos e incrementales a quienes consuman una mayor cantidad, que también reflejen los costos de suministro y tratamiento.

2

Manejo integral de bosques y selvas

Es necesario implementar acciones gubernamentales efectivas que empoderen a las comunidades dueñas de los bosques, impulsen la gobernanza local y afiancen el tejido social, con el fin de avanzar en la conservación, la restauración y el manejo sostenible de los recursos forestales y de los suelos. México se comprometió en el Acuerdo de París a lograr una tasa de cero deforestación al 2030. Sin embargo, nuestros recursos forestales continúan perdiéndose y degradándose por políticas públicas erróneas y por el avance de un modelo depredador que impulsan los grandes proyectos vinculados con la minería, la agroindustria, el turismo y el desarrollo urbano.

3

Manejo integral de mares, costas e islas

Es primordial contar con mecanismos de protección para cuando menos 30% de los mares mexicanos y detener su explotación comercial, lo que permitirá garantizar la sostenibilidad de los aprovechamientos que se realicen en el 70% restante. Nuestros mares, costas e islas y los recursos biológicos y pesqueros que albergan son patrimonio de todos los mexicanos. Los pescadores, las comunidades costeras y otros usuarios de los mares y las costas sólo tienen el privilegio de aprovechar responsablemente estos recursos en beneficio de la nación.

4

Conservación y manejo sostenible de la biodiversidad

Es prioritario integrar la conservación y el manejo sostenible de la biodiversidad en el quehacer cotidiano de todos los sectores productivos del país y fortalecer el ordenamiento ecológico del territorio, las áreas naturales protegidas y otros instrumentos de gestión territorial. Este esfuerzo será la base para consolidar y hacer efectiva la aplicación de los instrumentos de política pública para la planificación del territorio nacional y asegurar la integridad de nuestro capital natural y los servicios ambientales que nos provee.

5

Cambio climático

Es imprescindible implementar la Estrategia Nacional de Adaptación al Cambio Climático, priorizando la adaptación basada en ecosistemas y la infraestructura verde, lo que favorecerá la conservación y la restauración de nuestro capital natural de una manera costoefectiva, brindará cobeneficios para las comunidades y contribuirá a que el país avance sustantivamente hacia el cumplimiento de las metas establecidas en las Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (INDC, por sus siglas en inglés), en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (es decir, alcanzar hasta 36% de reducción de las emisiones para 2030).

6

Transición energética

Es fundamental incentivar los sistemas descentralizados para el suministro de energía eléctrica a las comunidades rurales y urbanas, lo cual disminuirá la pobreza energética del país al tiempo que mitigará las emisiones de gases de efecto invernadero, factores que a su vez evitarán que los grandes proyectos de energía renovable impacten negativamente los ecosistemas o las comunidades rurales. Esto acelerará la transición energética de México para cumplir con la meta de generación de energías limpias de 35% para 2024, conforme a los compromisos establecidos por el propio país en sus INDC.

7

Megaproyectos y biodiversidad

Es imperativo reducir al máximo los impactos negativos sobre la biodiversidad producidos por los proyectos extractivos y la infraestructura de apoyo para el desarrollo del país. El uso de la “jerarquía de mitigación” será determinante para progresar de forma significativa en este sentido, pues dicha herramienta plantea evitar, minimizar y corregir los impactos ambientales, y contempla la compensación exclusivamente para aquellos impactos residuales que sean verdaderamente inevitables. La explotación de hidrocarburos, el aprovechamiento de los recursos mineros, la generación y la transmisión de la energía eléctrica y la construcción de infraestructura de transporte son actividades trascendentales para México; sin embargo, debe impedirse que sus impactos ambientales negativos comprometan el bienestar y la salud de los mexicanos.

8

Turismo sostenible

Es esencial formular y aplicar a nivel nacional un modelo de desarrollo turístico sostenible que minimice los impactos ambientales negativos y logre una alta rentabilidad social y económica. Si bien los indicadores macroeconómicos de la actividad turística en México son positivos, la concepción de infraestructura turística con una adecuada planeación representa una oportunidad para reducir los impactos negativos ambientales y socioculturales que hoy genera, por lo que se requieren políticas públicas para normar su construcción, regular su operación, promover mejores prácticas y reconocer a las empresas que adopten prácticas ambiental y socialmente responsables, mediante incentivos fiscales y de mercado.

Ciudades sostenibles

Es impostergable diseñar el marco jurídico y el programa de incentivos correspondiente para favorecer el desarrollo de ciudades y asentamientos humanos inclusivos, seguros y resilientes, donde se garanticen modalidades de consumo y producción sostenibles, con el propósito de reducir el impacto ambiental negativo per cápita, lograr una gestión urbana sostenible, estimular el uso eficiente de los recursos naturales en el ámbito rural y fomentar estilos de vida urbanos más acordes con la naturaleza. En México, 70% de la población vive en las ciudades, que constituyen centros de demanda de bienes y servicios ambientales, pero también espacios potenciales para generar recursos financieros y capital humano con una nueva visión de desarrollo urbano armónico.

10

Fortalecimiento institucional ambiental

Es urgente incorporar un enfoque ambiental transversal en el Sistema Nacional de Planeación Democrática. En particular, en el corto plazo, es vital asegurar la coordinación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en el otorgamiento de subsidios al campo y el manejo de nuestros recursos pesqueros; la alineación de la Semarnat y las secretarías de Economía, de Energía y de Turismo para el aprovechamiento sostenible de nuestro territorio; y el fortalecimiento de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Gendarmería Ambiental y la Guardia Costera para la efectiva protección de los recursos naturales terrestres y marino-costeros.

 

* Organizaciones participantes:

organizaciones-mexico-medioambiente-ecologia

Alternare, A.C., Amigos de Sian Ka’an, A.C., Biocenosis, A.C., Cartocrítica, Estudios Rurales y Asesoría, Fondo de Conservación el Triunfo, A.C., Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C., Fondo Noroeste, A.C., Fondo Oaxaqueño para la Conservación de la Naturaleza, A.C., Grupo Autónomo para la Investigación Ambiental, A.C., Grupo de Ecología y Conservación de Islas, A.C., Geo Conservación, A.C., Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada, A.C., Kew Royal Botanic Gardens, Fundación Comunitaria Oaxaqueña, A.C., Natura Mexicana, A.C., Niparajá, A.C., Pronatura Veracruz, A.C., Pronatura Noroeste, A.C., Pronatura Península de Yucatán, A.C., Pronatura Sur, A.C., Pronatura Noreste, A.C., Proyecto Mixteca Sustentable y Trópica Rural Latinoamericana.