5 dulces mexicanos que contienen altos niveles de plomo

El plomo, metal tóxico que ha sido considerado por la Organización Mundial de la Salud –OMS– como uno de los diez elementos químicos con mayor impacto negativo sobre la salud de las personas que entran en contacto con él, genera graves y permanentes consecuencias en el neurodesarrollo infantil, el cerebro, hígado, riñones, huesos y dientes, […]

El plomo, metal tóxico que ha sido considerado por la Organización Mundial de la Salud –OMS– como uno de los diez elementos químicos con mayor impacto negativo sobre la salud de las personas que entran en contacto con él, genera graves y permanentes consecuencias en el neurodesarrollo infantil, el cerebro, hígado, riñones, huesos y dientes, etcétera. 

De acuerdo con la OMS, el plomo afecta durante el desarrollo infantil, pues “el cerebro de los niños necesita calcio para poder hacer las conexiones necesarias para formarse adecuadamente, pero si durante este proceso el plomo sustituye al calcio, puede afectar el coeficiente intelectual –CI–.” Se calcula que a nivel poblacional, la exposición al plomo influye en la pérdida de hasta cinco puntos de CI. Y si bien “los efectos del plomo en la salud son irreversibles, una alimentación sana podría aminorar la absorción de plomo y, por lo tanto, el riesgo de enfermedades renales, motoras, entre otras, durante el desarrollo y la etapa adulta.”

Pese al alto riesgo que implica, este metal se encuentra en varios productos de higiene personal diaria; tales como cosméticos, pigmentos, medicamentos, artículos de joyería y agua potable a través de las tuberías. Y de acuerdo con un reciente estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública –INSP– en 2016, altas concentraciones de plomo se encuentran en los dulces más consumidos por niños mexicanos. Los resultados, descritos como preocupantes, mostraron “altas concentraciones de plomo en algunas de las muestras analizadas, lo cual indica que la ingesta de dulces analizados tiene una asociación en los niveles de plomo en la sangre de los niños sujetos del estudio.”

En total fueron cinco productos que registraron un nivel de plomo por encima de los estándares recomendados por la Administración de Alimentos y Medicamentos –FDA, por sus siglas en inglés–, los cuales poseían más de 0.1 partes por millón –ppm– de plomo: 

– Rockaleta Diablo, con un nivel de plomo de 0.70 ppm; 

– Tiramindo, con 0.37 ppm; 

– Ricaleta Chamoy, con 0.19 ppm

– Tutsi Pop, con 0.13 ppm; 

– e Indy Marimbas, con 0.22 ppm. 

 

De acuerdo con el estudio, los investigadores preguntaron a las madres y niños sobre los ducles que habían consumido en la última semana, de los cuales se midieron las concentraciones de plomo en muestras de diferentes marcas de dulces de consumo frecuente en los participantes: 

Les preguntamos qué dulces habían comido en la última semana, por medio de un cuestionario. Encontramos una asociación significativa entre la ingestión de plomo de la semana anterior a través del consumo de dulces y los niveles de plomo en sangre de los niños: de los 20 dulces que nos reportaron como más consumidos analizamos las concentraciones de plomo y detectamos niveles de plomo por encima de lo que ha catalogado como permisible la FDA. En un niño con buena nutrición, buenos niveles de calcio, hierro o zinc, será menos fácil que el plomo se quede en sus huesos. Debemos destacar que no hay nivel seguro de plomo para el cuerpo. Desgraciadamente en el país no hay un sistema de monitoreo para conocer las concentraciones de plomo en la población.

 


Investigadores encuentran altos niveles de plomo en salsas picantes envasadas

A veces la ciencia puede llegar a arruinar tus platillos favoritos, pero lo hacen enteramente por tu bien. En este caso se dedicaron a estudiar las salsas picantes.

D69066_06_Main

Gracias a un estudio de la Universidad de Nevada, ahora sabemos que hay niveles altísimos de plomo encontrados en salsas picantes mexicanas y sudamericanas (sobre todo en las que se exportan a E.U). Los investigadores tomaron 25 marcas de salsa y examinaron su concentración de plomo y niveles de pH.

Fueron cuatro las marcas que excedieron los estándares de la Administración de Drogas y Comida de Estados Unidos, que es 0.01 ppm. Sin embargo, no se pueden tener los resultados completos por dos razones: 1) cuesta mucho dinero, 2) las bases de datos académicas tienen que esperar 18 meses después de la fecha de publicación para presentar sus papeles.

Pero esto no detuvo a Gustavo Arellano, escritor de OC Weekly, quien se hizo de una copia “pirata” del reporte, y fue capaz de encontrar las 5 salsas más peligrosas en el estudio. Son las siguientes:

5. Salsa picante de chile habanero Caribbean

caribbean_salsa_el_yucateco

4. Salsa habanera Castillo

21apk-51WwL

3. Salsa Búfalo

product_bufalo_clasica-thumb-150x224

2. Salsa picante de chile habanero El Yucateco

yucateco_habanero_chile_habanero-thumb-150x241

1. Salsa picante El Pato

41CKLCFKhFL-thumb-150x454

[Food Beast]



5 materiales de uso doméstico que son tóxicos y potencialmente cancerígenos

Productos de nuestra vida cotidiana podrían ser asesinos discretos que pasan desapercibidos por la irresponsabilidad corporativa, por la falta de leyes y estudios científicos y, para coronar el cuadro, por ignorancia nuestra.

teflon

La industria química lleva haciendo un enorme experimento con la salud de la gente desde hace por lo menos un siglo, y aunque los efectos y consecuencias legales para las compañías –debido a posteriores pruebas de irresponsabilidad corporativa así como evidencias científicas de daños a la salud– lleguen con años de retraso, el mal para muchos ya está hecho y es irreversible.

El Centro para el Control de Enfermedades (Center for Disease Control, o CDC por sus siglas en inglés) ha monitoreado durante varios años más de 151 químicos potencialmente dañinos para la salud, muchos de los cuales ya se encuentran alojados en nuestros huesos, músculos, sangre y grasa. Lo que es bueno para las industrias químicas no necesariamente es bueno para los humanos –y tengamos por seguro que harán todo lo posible por encubrir los peligros y desviar la atención. Entérate de algunas de las sustancias aparentemente inocuas que podrían dañar grandemente tu salud (incluso mientras lees estas líneas) sin que lo sepas.

1. Plomo

Hoy en día las compañías de pintura promocionan como una ventaja competitiva el que sus productos no contengan este metal –pero hace menos de un siglo el plomo era un material utilizado en toda clase de productos, desde pintura para juguetes (pensemos en el clásico “soldadito de plomo”), muebles y carpintería en general. Los obreros que trabajaron en plantas de pigmentos, baterías y minas de plomo sufrieron terriblemente luego de exponerse al polvo de plomo en el aire dentro de sus ambientes de trabajo.

Pero durante los años 50, la industria del plomo hizo todo lo posible para cubrir esta información. Publicaron informes falsos sobre los efectos del plomo en la salud, incluso afirmando que era seguro utilizarlo en la pintura, gasolina, herramientas de plomería, juguetes, pelotas de beisbol y arreos de pesca. Hoy en día, muchas casas viejas pintadas con plomo siguen envenenando a sus habitantes silenciosamente.

En 1971 el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley para limitar el uso de plomo en la industria de la pintura, y en 1978 se prohibió el uso de este material en todas las pinturas de venta al consumidor. Desde 1980 el plomo comenzó a ser eliminado de las gasolinas comerciales, aunque aún se utiliza en el combustible para aviones.

2. Bifenilos policlorados (PCBs)

Tal vez el nombre no te sea muy familiar, pero esta sustancia cancerígena (a la vez que sus primos, los hidrocarburos clorados, incluyendo el DDT y otros pesticidas) fueron de uso corriente entre los 50 y 70 del siglo pasado. Aunque hoy están prohibidos por sus efectos cancerígenos, se utilizaron en papelería de oficina, adhesivos, pinturas y equipo eléctrico. La gente que estuvo expuesta a ellos aún los lleva en el cuerpo.

3. Formaldehído

Un químico utilizado por las funerarias como preservativo de los cuerpos también es usado como fungicida, germicida y desinfectante, además de ser parte integral de la fibras de media densidad y resinas de melamina utilizadas en muebles para oficina y hogar. Con el tiempo, el material se evapora, diseminando un vapor invisible, inoloro y altamente tóxico. El Centro Nacional del Cáncer y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos recomiendan a los consumidores de este tipo de muebles (que incluyen restiradores, escritorios, libreros y otros) preguntar por el contenido de formaldehído en los productos que compren.

4. Materiales ignífugos (retardantes de fuego)

Los recubrimientos químicos para prevenir incendios en sofás, sillas, alfombras, cortinas, productos para bebés y otros enseres domésticos parecieron una buena idea a principios de los 70 cuando fueron introducidos al mercado. Pero con los años, los científicos han descubierto que materiales ignífugos de uso común como los bifenilos polibromados y los éteres difenílicos tienen una serie de consecuencias indeseables para la salud, incluyendo (pero no limitado a) problemas en la tiroides, problemas de memoria y aprendizaje, IQ bajo así como retraso en el desarrollo físico y cognitivo en niños.

5. Teflon

Un material de cocina sin el que nuestros sartenes y ollas requerirían el uso de aceites para cocinar también es potencialmente nocivo. El ácido perfluorooctánico, el recubrimiento de placas antiadherentes que vuelve los enseres domésticos resistentes al calor se queda con nosotros, además de la comida que cocinamos en ellos; según el Comité de Asesoría Científica de la Agencia de Protección Ambiental, el teflon “podría ser cancerígeno para los humanos.”

La lista podría continuar durante mucho tiempo. Fuera de vivir con paranoia debido a los potenciales efectos nocivos que nuestros productos de uso diario podrían tener en nuestra salud y la de nuestras familias, una mayor consciencia de nuestros derechos como consumidores se vuelve indispensable: exigir que las compañías y gobiernos detecten y pongan fuera de circulación los productos y materiales químicos potencialmente nocivos para la salud es una tarea urgente.

[Mother Jones]