4 hacks para evitar la descarga en la batería de los teléfonos celulares

Los teléfonos celulares usan baterías con iones de litio, las cuales se mueven a través de electrodos individuales causando una expansión y contracción física.

Los gadgets electrónicos, en especial los teléfonos inteligentes, se han convertido en un elemento indispensable en el día a día. Desgraciadamente son grandes productores de contaminación a través de la electricidad y piezas tóxicas inutilizables. 

Los teléfonos celulares usan baterías con iones de litio, las cuales se mueven a través de electrodos individuales causando una expansión y contracción física. Desgraciadamente este tipo de procesos no son reversibles y las baterías pierden su capacidad de recarga y voltaje conforme aumenta el número de cargas y de los ciclos de descarga. Además, el electrolito –líquido conductor de electricidad– que conecta los electrodos también se degrada conforme pasan los ciclos. De esta manera, los teléfonos celulares se van desgastando. Por ello, con el fin de prevenir las consecuencias derivadas a la contaminación, te compartimos consejos sobre cómo ahorrar la batería del celular –y así reducir el impacto medioambiental–. 

– Controlar la descarga de la batería

Los teléfonos celulares suponen retener el 80 por ciento de su capacidad de carga entre los 300 y 500 ciclos de carga/descarga. Sin embargo, las baterías raramente producen este nivel de capacidad, por lo que su capacidad disminuye a los 100 ciclos. Afortunadamente se puede extender la capacidad de batería al limitar la descarga de la misma. Es decir que es mejor limitar la descarga de la batería durante un ciclo antes de volverla a cargar. Conforme esto pasa, nuestros teléfonos celulares comienzan a mejorar sus sistemas de administración energética, reduciendo el daño de sobrecarga y disminución automática de la energía en la batería. 

– Extender las ocasiones en que se recarga el celular

Muchos de los gadgets electrónicos de la actualidad tienen una opción de recarga inmediata, facilitando a una especie de sobrerecarga en minutos –en vez de horas–. Si bien es conveniente cuando hay prisas, se debe evitar a toda cosa. Esto es porque la batería que se recarga en exceso, pierde su capacidad de almacenamiento: inyectar iones de litio entre los electrodos de las baterías es un proceso lento; de modo que al sobrecargar este proceso lento, excede la capacidad de recarga de la batería; provocando una disminución de vida de un 20 por ciento. 

– Mantener una temperatura adecuada

Una batería tiene un mejor desempeño en un rango climático de entre 0ºC y 45ºC; por lo que fuera de este amplio rango de temperatura, el sistema de la batería reduce su capacidad debido a la restricción del movimiento del litio entre los electrodos y el electrolito. 

– Usar modos de ahorro de energía

Tales como: reducir la iluminación de pantallas, disminuir el consumo de modo de comunicación móvil –GSM, por sus siglas en inglés, es uno de los principales componentes de consumo de energía–, usar Wi-FI en vez de 4G, limitar el contenido de videos, activar el modo de batería inteligente –que reduce al mínimo el consumo de batería– y el modo avión. 



Instagramers frecuentan lago tóxico para posar en selfies

A pesar de las advertencias de toxicidad, instagramers se adentran en este lago para lograr más likes.

Un fenómeno caricaturesco, pero que refleja dos cualidades de la actualidad, es el que acontece en un lago ubicado en Siberia. Se trata de un cuerpo de agua turquesa, al que se conoce como las “Maldivas de Novosibirsk” por su belleza. 

El problema es que se trata de un repositorio de los deshechos de una planta de energía que se encuentra en los alrededores; y que el seductor y muy instagrameable tono del agua es el resultado de una alta concentración de calcio y óxido que proviene de los residuos tóxicos de las instalaciones de la Siberian Generating Company (SGK).

selfies-lugares-toxicos-peligrosos 

A pesar de las numerosas advertencias contra entrar entrar en el lago, muchos visitantes, comenzando por “influencers” locales, no dudan en acercarse o incluso adentrarse con tal de lograr un buen selfie enmarcado por un precioso e inusual paisaje. 

Un instagramer que posó montado en un unicornio infalible y portando un pasamontañas, explica su búsqueda:

No es peligroso nadar aquí. Al día siguiente mis piernas amanecieron ligeramente rojizas y tuve comezón por dos días. Pero luego todo pasó. ¿Pero qué no harías por lograr imágenes como esta?

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🇷🇺Работяги, плавать там не опасно🚨 На следующее утро мои ноги слегка покраснели и чесались дня два, потом все прошло 🙏🏽 Но что не сделаешь ради таких снимков😋Вода на вкус немного кисловата, похожа на мел 😝 🇺🇸It,s not dangerous to swim here. The next morning, my legs turned slightly red and itched for two days, but then everything went. But what wouldn’t you do for the sake of such pictures? The water tastes a little sour 🤮 #новосибирскиемальдивы #золоотвалтэц5 #золоотвал #золоотвалнск #тэц5

A post shared by Alex (@tweezer_nsk) on

La contaminación del ambiente, y el narcisismo digital, son sin duda dos propiedades significativas de nuestros tiempos. Y ahí, en el lago tóxico de Novosibirsk, han concertado una cita.  

 



Con teléfonos celulares reciclados, este sistema de detección salvará a los bosques

White diseñó el sistema usando teléfonos celulares reciclados, pequeños páneles solares y aplicaciones, que en conjunto se convierten en una red de monitoreo a tiempo real del bosque

Con dedicación e ingenio, activistas abren espacio a la creatividad con el fin de salvar a la biodiversidad del planeta. Es como llega Rainforest Connection–RFCx–, fundado por el activista Topher White, quien desarrolló un sistema de alarma para señalar a los locales y ambientalistas de riesgos inmediatos, como de la tala o caza ilegal, que puedan afectar a los árboles. 

White diseñó el sistema usando teléfonos celulares reciclados, pequeños páneles solares y aplicaciones, que en conjunto se convierten en una red de monitoreo a tiempo real del bosque, pues no sólo actualiza información hacia una nube electrónica, también alerta a los ambientalistas de sonidos como cadenas. Así los cuidadores y equipos de intervención pueden inmediatamente entrar a salvar los árboles en riesgo. 

En palabras de la White, “Si un árbol cae en el bosque, y nadie está escuchando, tú puedes hacerlo. Y entonces también puede hacerlo el mundo. Estamos desarrollando una plataforma multinivel para recibir a distancia información ecológica, la cual puede usarse como un monitor que busca la salud de los bosques y especies en peligro.” De alguna manera, el sistema no sólo puede proveer seguridad a los recursos naturales, también puede usarse con fines de investigación en programas de conservación; pues sirve como “los oídos” de los bosques, facilitando a los científicos a escuchar a ciertos animales o a monitar la densidad de la vida salvaje en un área específica. 

Es decir que Rainforest Connection –RFCx– transforma los teléfonos celulares reciclados en un apárato autónomo, con pilas solares y capacidad de monitoreo a larga distancia. Se trata del primer gadget que provee un sistema de detección de deforestación a favor del medio ambiente; además, la información se encuentra directamente en internet, por lo que cualquier persona en el mundo pueda consumirla. 

Conoce más del RFCx con el siguiente infográfico: