2 606 especies animales y vegetales mexicanas están en riesgo de extinción

De acuerdo con la NOM 059 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales –Semarnat–, entre las principales especies en condición de riesgo se encuentran anfibios, hongos, invertebrados, mamíferos, peces, plantas y reptiles.

En total son 2 606 especies de flora y fauna silvestres endémica de México que se encuentran bajo algún tipo de riesgo; es decir que se encuentran en peligro de extinción, amenazadas o sujetas a protección especial. Esto quiere decir que pese a la vasta biodiversidad de México, que representa una de cada diez especies conocidas en el planeta, ocupando el tercer lugar entre los de gran riqueza biológica, después de Indonesia y Brasil, está mermando cada vez más. 

De acuerdo con la NOM 059 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales –Semarnat–, entre las principales especies en condición de riesgo se encuentran anfibios, hongos, invertebrados, mamíferos, peces, plantas y reptiles. De hecho, hasta la fecha, se contempla ya la extinción de especies tales como el oso gris, la foca monje, el lobo, caracara de Guadalupe, el carpintero imperior, así como varias especies desaparecidas de las que no se poseen registros, como la nutria marina, varias especies de charalitos y el pescado blanco de Cuitzeo. 

Los datos precisos de la Semarnat indican que las primeras especies en riesgo son las plantas, con 987; continúan las aves, con 392; mamíferos, 291; peces, 214; y finalmente, anfibios, 194. Actualmente la mayoría de estas especies poseen medidas para su protección, sin embargo, las pérdidas han sido cada vez más recurrentes.

Un ejemplo de ello es el caso de la vaquita marina, especie de la cual sólo quedan 30 ejemplares: si bien desde 1990 se comenzaron las acciones para proteger a este mamífero acuático de la incesante amenaza en el alto golfo de California, los cazadores furtivos continuaron haciéndose camino a lo largo de tres décadas hasta el grado de casi extinguir a esta especie endémica de la región.

Un segundo ejemplo es el del jaguar, también conocido como pantera, manchado o león de montaña, el cual solía encontrarse desde el centro del territorio nacional hasta Yucatán, pasando por la frontera norte de Tamaulipas, el corredor del Golfo de México y el del Pacífico. Ahora, las poblaciones de esta especie se encuentran tan sólo en pequeñas zonas de Campeche, Chiapas y Quintana Roo, sitios en donde la destrucción de selvas, bosques y presas se ha limitado un poco más. 

 

Por su lado, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas –Conanp– explica que un tercer ejemplo es la mariposa monarca. Aunque la especie en sí misma no está en riesgo, su ruta migratoria sí –un trayecto de 4 000 km, que va desde Canadá hasta el estado de México y Michoacán–. Las principales amenazas para esta especie en América del Norte son la reducción del hábitat reproductivo en EE.UU., la disminución del algodoncillo –su alimento–, el uso de herbicidas y transgénicos, el cambio de uso de suelo, la deforestación, la degradación forestal por la tala ilegal en los sitios de hibernación en México y las condiciones climáticas extremas en Canadá, EE.UU. y México. 

Y finalmente, un cuarto ejemplo, es la águila real que forma parte del listado de especies prioritarias para su conservación y, pese a ello, se encuentra en amenaza debido a una baja tasa de reproducción. Actualmente tan sólo un 75 por ciento de los ejemplares mueren jóvenes antes de alcanzar la madurez sexual. Esto se debe a la pérdida de hábitat, tráfico ilegal, electrocutamiento por cables de alta tensión y al envenenamiento con plaguicidas. 

Esta situación en torno a la crisis en la biodiversidad de México pretende generar una toma de consciencia no sólo a las instituciones responsables, también a la población en general, con el fin de promover el cuidado al medio ambiente reduciendo la contaminación en las calles, consumiendo productos locales, reducir el uso del plástico –como bolsas, botellas, envases, popotes–, hacer uso de alternativas en medios de transportes, adoptar plantas e incluso instalar huertos urbanos en casa, evitar comprar animales de manera ilegal o legal, entre otras acciones. Pues el futuro de México y su biodiversidad puede verse altamente beneficiada con la atención de cada habitante del país.



¿Las abejas tienen nociones estéticas? Al parecer pueden diferenciar entre estilos de arte

Y esto ha sido doblemente confirmado.

Saben distinguir rostros, navegar como vikingos y resolver problemas matemáticos: las abejas no sólo son insectos fascinantes, sino que podrían estar entre los animales más inteligentes del planeta. Y quizá también uno de los animales con mejor gusto.

Las abejas, ¿críticas de arte?

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja

Tantas son las capacidades de las abejas que nos hacen preguntarnos sobre la conciencia animal y sus límites.

Más aún porque, según pudo confirmar un estudio, las abejas tienen nociones estéticas. Y –aunque no hay consenso científico al respecto–, se supone que la sensibilidad artística y el pensamiento abstracto son algunas de las habilidades que nos distinguen de los animales. Pero si las abejas tienen una noción del cero, y pueden diferenciar un Picasso de un Monet, ¿qué nos hace humanos? ¿Y que las hace a ellas animales?

Hasta ahora se han llevado a cabo dos pruebas que demuestran que las abejas pueden distinguir un tipo de arte de otro. La primera fue un estudio que se publicó en 2013, llevado a cabo por un equipo de la University of Queensland, utilizando obras de Picasso y Monet. La segunda prueba se llevó a cabo en el programa The Great Australian Bee Challenge, y fue básicamente una recreación del estudio de Queensland.

Cómo las abejas distinguen entre estilos artísticos

Para esta segunda prueba, les fueron mostradas a las abejas entrenadas cuatro pinturas distintas del impresionista francés, Claude Monet. Pero en lugar de obras de Picasso, se les mostró en contraposición cuatro pinturas de la artista indígena australiana Noŋgirrŋa Marawili.

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja
Noŋgirrŋa Marawili // Claude Monet

Al centro de cada una de las pinturas se colocó un pequeño punto azul. En ellos, y para marcar una diferencia entre los artistas que significara algo para las abejas, se colocaron gotas de agua: las pinturas de Marawili tenían gotas con azúcar, y las de Monet una gota de quinina diluida: un líquido que no es dañino pero tiene un sabor amargo.

Las abejas probaron ambos líquidos al ver las pinturas y aproximarse a ellas. Después se les mostraron pinturas de los dos artistas que no habían visto antes. La cuestión era averiguar si podían apreciar la diferencia entre un Marawili y un Monet.

Todas las abejas dirigieron su atención a las pinturas de Marawili, las cuales habían tenido el agua azucarada. Pero esta vez no había nada que las distinguiera. ¿Qué les posibilitó distinguir entre estos artistas? Sería exagerado pensar que realmente las abejas tienen nociones estéticas. No obstante, no queda claro cuáles de sus habilidades les permiten saber la diferencia entre estilos de arte.

Aún así, mientras la ciencia descubre más al respecto sobre el comportamiento y la inteligencia de las abejas, podemos quedarnos con la idea de que algo saben de arte. Quizá algo que nosotros no.



Una iniciativa te invita a observar aves donde quiera que te encuentres 🕊️

Aquí te decimos cómo ser parte del Great Backyard Bird Count mundial de 2019: ¡es extra fácil!

Observar aves es un arte, y una forma de alimentar nuestra empatía y nuestra conciencia. Además, la observación de pájaros es una forma de ayudar a la conservación de las más de diez mil especies de aves que existen.

Si tú también eres amante de esta noble actividad, o te gustaría aprender a hacerlo, es tu oportunidad. Como cada año, el Bird Count llama a los observadores de aves a ser parte de su Great Backyard Bird Count, al cual se reclutaron, en 2018, a personas de más de 100 países, quienes subieron 180 mil datos.

El Great Backyard Bird Count de 2019 tendrá lugar del 15 al 18 de febrero, tiempo en que los observadores de aves tendrán tiempo de hacer sus observaciones y hacer una lista con ellas.

Durante estos días, puedes contar y observar a los distintos tipos de aves por sólo 15 minutos cada día, o más tiempo si así lo deseas. Luego, debes pasar a digital tu reporte –en caso de haberlo hecho en una libreta– y subirlo en birdcont.org.

Cómo participar en el Great Backyard Bird Count 2019, del 15 al 18 de febrero:

bird-count-observacion-aves-mexico-conteo-mundial-anual

  1. Regístrate con tu nombre en el sitio web del evento –aquí el enlace–.

  2. Elige un lugar dónde llevar a cabo tu conteo. Puede ser hasta a en tu patio, o en algún parque cercano a tu barrio o colonia. Registra la hora de inicio y finalización, la ubicación, el número y los tipos de aves que veas. Si te desplazas a otra zona, asegúrate de registrarlo.

  3. Sube tu lista al sitio web del evento.

Si nunca has observado pájaros, y te preocupa no identificarlos, no te preocupes. Puedes simplemente tomar nota de todas sus características: tamaño, forma, color, tipo de pico y marcas inusuales. Y también puedes tomar una foto. Además puedes apoyarte con las distintas apps para identificar aves que existen, como Merlin Bird ID.

En el portal de Bird Count también podrás ver el mapa en vivo que muestra los puntos en los distintos lugares donde las personas han subido una lista de verificación. Es decir, una gráfica en tiempo real de otras personas en el mundo que están sincronizadas en esta noble labor.

No dejes de participar, y ayuda a la ciencia en la conservación de las aves: esos delicados y a la vez indómitos seres que no dejan de sorprendernos.