Los Cóbanos: un reto para el manejo y la conservación ambiental

Es un sitio de particular interés científico debido a su biodiversidad e importancia ecológica, se han desarrollado investigaciones con la participación de científicos nacionales y extranjeros.

Roxana Margarita López Martínez

El Salvador posee una extensión de 21,000 km2, y una alta densidad poblacional con 285 habitante/km2, además gracias a su posición geográfica, historia geológica y topografía, posee una considerable riqueza de ecosistemas terrestres, agua dulce y marinos (MARN/PNUD/GEF 2003). Sin embargo, El Salvador presenta señales claras de deterioro ambiental que ponen en riesgo la sobrevivencia de su población (MARN 2003). La arraigada cultura de incendios provocando la degradación de los suelos y diminución de la cobertura boscosa, la constante repetición por parte de los pescadores sobre la disminución de la pesca, y la evidente erosión y sedimentación en zonas costeras que provocó la instrucción del mar en comunidades son solo unos ejemplos de estas amenazas.

El Sistema de Áreas Naturales Protegidas de El Salvador, creado en 1998, por medio del artículo 78 de la Ley de Medio Ambiente, está organizado en 15 áreas de conservación, que incluyen 109 áreas naturales protegidas, de las cuales una es marina (MARN, 2003; MARN 2016). Con sólo un área protegida marina nuestro país quizá se encuentre aun inmersa en una cultura de espaldas al mar, o es quizá que aún estamos en una fase piloto sobre la gestión de estas áreas.

El presente ensayo plantea los diferentes aspectos por los cuales las áreas marinas protegidas representan un reto para los procesos de manejo y conservación de los recursos naturales que las zonas costeras salvadoreñas representan, iniciando por la descripción del actual manejo de la primera área natural protegida del país y así mismo: la única. El objetivo de este ensayo es describir las amenazas y retos que enfrentan el Área Natural Protegida Complejo Los Cóbanos” para hacer una gestión integral de sus recursos. Para tal efecto, primero mencionare las condiciones actuales del área, así como sus principales problemas, después describiré las estrategias de manejo del área, por último, brindare algunas recomendaciones.

Los Cóbanos, un área marina protegida declarada oficialmente por decreto Ejecutivo en el 2008, incluye un área marina (20,763 ha), estuarina y terrestre (576 ha) con un total de 21,312 ha. Los Cóbanos no solo es la primera área marina protegida que se establece en el país, sino también la de mayor tamaño del SANP. Es el único lugar del país, donde ocurren corales formadores de arrecife, corales abanico, gran variedad de invertebrados, peces, cetáceos, entre otros. El lugar presenta una alta importancia para la pesca debido a la presencia de especies de peces, crustáceos y moluscos de importancia alimenticia (Arivillaga et al. 2009).

Al ser un sitio de particular interés científico debido a su biodiversidad e importancia ecológica, se han desarrollado investigaciones con la participación de científicos nacionales y extranjeros además de las realizadas por tesistas y consultores para estudios de interés del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), también ha sido objeto de proyectos de conservación de tortugas marinas implementados a través de esfuerzos sinérgicos de instituciones como la Fundación para la Protección del Arrecife Los Cóbanos (Fundarrecife) que es la comanejadora del área, el Fondo de Iniciativa para Las Américas (FIAES), Iniciativa Carey del Pacifico Oriental (ICAPO), Asociación Territorios Vivos (ATVES) y el MARN; estos han contado con el involucramiento comunitario y actividades de educación ambiental que se limitan a las temporadas de duración de los proyectos.

Pese a ser una de las áreas protegidas más grandes del país y considerando su extensión e importancia nacional, cuenta con la presencia de únicamente tres guardaparques del MARN y escasos programas de voluntariados y lo más importante: ausencia de un plan de manejo oficial.

Otro aspecto que como salvadoreños no podemos omitir es la problemática social desencadenada por la presencia de pandillas, que es sin duda un factor que limita el trabajo en la zona costera, y de la cual no es exento Los Cóbanos; sumado a un turismo poco ordenado y educado que radica en el hecho de que la mayoría de la población salvadoreña desconoce que tengamos un arrecife rocoso coralino, y la contraparte: cuando los conocedores de la riqueza biológica y geológica demuestran poca responsabilidad y compromiso por la conservación realizando actividades de extracción desmedida.

Personalmente he identificado un aspecto que limita la mejora en las actividades de gestión: la ausencia de capacitación para actualización y retroalimentación para los adecuados procesos de gestión y conservación además de la desarticulación existente en las instituciones y la limitada participación ciudadana quienes no demuestran arraigo y pertenencia del sitio donde coexiten, desencadenándose en un descontrol en el uso de recursos. Los instrumentos legales respaldan las acciones a favor del manejo eficiente e integral, sin embargo, su aplicación es otro aspecto estancado, lo que nos recuerda a la afirmación de Ostrom 2000a: Cuando los usuarios discuten abiertamente y acuerdan sus propios niveles de uso y sus sistemas de sanciones el incumplimiento de los acuerdos se mantiene muy bajo y se obtienen resultados cercanos a los óptimos.

La Ley de Áreas Naturales Protegidas, cuya autoridad competente es el MARN, tiene como objetivo regular el establecimiento, administración, manejo e incremento de las Áreas Naturales Protegidas, con el fin de conservar la diversidad biológica, asegurar el funcionamiento de los procesos ecológicos esenciales y garantizar la perpetuidad de los sistemas naturales, a través de un manejo sostenible para beneficio de los habitantes del país (MARN 2005); sin embargo en mi opinión, aunque ha habido grandes pasos a favor de la conservación en Los Cóbanos, aún hay muchos aspectos que abordar incluyendo evaluaciones efectivas de los procesos de gestión para garantizar que se desarrolle de manera integral, colectiva y que la utilización del recurso sea considerada de acuerdo a sus límites. Así mismo, al definir los límites del recurso y a aquellos autorizados a utilizarlos puede verse como el primer paso de la organización colectiva. En tanto estos límites del recurso y o aquellos con derecho de apropiación del mismo permanezca sin definición nadie sabe que se está manejando o quienes están manejando el recurso (Ostrom 2000b).

Finalmente, es indudable que el manejo y conservación de las zonas costero marinas del El Salvador requiere de la participación interinstitucional, la verdadera voluntad y lam participación comunitaria, sin embargo, la lucha radica en lograr el equilibrio entre estos tres ejes.



Puedes morir simplemente por renunciar a la voluntad de vivir, según nueva investigación

Se llama muerte psicogénica: no es lo mismo que la depresión y saberlo puede salvar vidas.

Aunque nuestro organismo es una especie de maquina de funcionamiento milimétrico, no es infalible. Depende, por supuesto, de nuestros hábitos: una vida sedentaria atrofia los músculos y debilita al corazón y la mente, pero una vida activa y una dieta equilibrada son los secretos de la longevidad. No obstante, la voluntad es una energía vital que, de faltar, puede ocasionar graves averías en nuestra máquina orgánica, y más todavía: puede conllevar a la muerte.

Morir por apatía o por una completa falta de voluntad es algo que sucede realmente. Se trata de una extraña condición llamada muerte psicogénica, que según el doctor John Leach, de la University of Portsmouth, puede ocurrir a partir de un trauma intenso. Bastan tres días para que este estado psíquico provoque la muerte.

muerte-psicogenica-morir-falta-voluntad-trauma
Laura Makabresku

Para Leach, esta condición debe diferenciarse del suicidio o la depresión extrema. Puede considerarse muy ligada a ésta última, pero la depresión no es capaz de provocar la muerte de la misma fulminante manera.

Y es que la muerte psicogenética consiste de cinco etapas

Cada una es parte de un proceso de desconexión de la realidad: una escisión entre cuerpo, mente y ambiente que podría ser ocasionado por un cambio en el funcionamiento del circuito cingulado anterior, una zona que media procesos de control ejecutivo y emocional, y que está ligada a la motivación.

Según investigaciones previas, la muerte psicogénica podría ser también una reacción a la sobreabundancia de ciertas hormonas en el organismo, liberadas por alguna vivencia traumática. En especial se ha comprobado que hormonas de adrenalina y del estrés son las más secretadas, y en exceso pueden ocasionar la muerte psicogénica.

Las 5 etapas de la muerte psicogénica

muerte-psicogenica-morir-falta-voluntad-trauma

Aislamiento

Un trauma capaz de arraigarse tanto como para causar estrés postraumático es el detonante de la muerte psicogénica. Lo primero que hacen los pacientes es aislarse y evitar toda interacción social, siendo indiferentes y sumiéndose en sí mismos.

Apatía

No obstante, un trauma no necesariamente trae consigo apatía. Pero sentirla es parte de la segunda fase, cuando la persona deja de tener energía y no hace esfuerzos en torno a casi nada y sobre todo descuida su aseo personal.

Abulia

En este punto la apatía se ha transformado en una respuesta emocional casi nula, al grado de que la persona no quiere hablar. Según Leach, este estado puede considerarse como “una mente vacía o una conciencia falta de contenido”

Acinesia

La acinesia es un estado de inmovilidad provocada por una reacción de protección. Pero en esta fase, la acinesia provoca incapacidad de movimiento debido principalmente al estado en el cual se encuentra la mente del paciente. Llega a ser tan contundente que la persona es incapaz de sentir dolor.

Muerte psicogénica

La etapa final es la completa rendición de la persona. La voluntad los ha abandonado por completo y quizá ni siquiera esperen morir. Sólo yacen tendidos sin mostrar emoción alguna ni miedo a la muerte.

Pero no debemos temer…

Según Leach,

Distintas intervenciones, como la actividad física, pueden darle a la persona un sentido renovado de elección y de control que puede llegar a romper el terrible ciclo a través de la liberación de dopamina

Así que sobrellevar la ola siempre es posible. Y aún porque una experiencia devastadora no significa encallar en la isla de la apatía sin retorno. Por eso, siempre debemos trabajar en nuestra salud psíquica y espiritual para evitar cualquier posibilidad de que se pierda una de las energías más valiosas que nos mueve: la voluntad.

Lo más importante es que mantengamos a la mente y al cuerpo conectados. Rélajate, reconectate y ubica en el mapa de tu cuerpo al estrés. No dejes de propiciar el diálogo entre estas dos entidades maravillosas, y reactualiza tu capacidad de ser empático con toda la periodicidad que te sea posible.

 

*Fotografías: Laura Makabresku



PETA quiere prohibir el lenguaje anti-animal y Twitter lo convierte en una fiesta

Mientras PETA pide acabar con el lenguaje discriminatorio anti-animal, Twitter nos mata de risa con #FrasesProhibidasPorPETA.

Con la controversia que la caracteriza, la organización PETA se pronunció hace unos días en Twitter contra el lenguaje anti-animal, que consideran una muestra rampante de especismo, o la discriminación hacia los animales desde una falsa superioridad de la especie humana.

PETA considera que varias frases de uso cotidiano pueden perpetuar patrones de odio hacia otras especies, como ocurre con las expresiones discriminatorias hacia otros grupos vulnerables, como la comunidad LGBT+.

En su lugar, propuso por ejemplo dejar de decir “matar dos pájaros de un tiro” y elegir “alimentar dos pájaros con un pastelillo”: 

La equivalencia de estas frases con la experiencia de comunidades humanas socialmente marginadas ha generado fuertes críticas en varios medios.

La comunidad mexicana en Twitter, por otra parte, está tomando el asunto con un poco más de humor en el hashtag #FrasesProhibidasPorPETA:

frases prohibidas por peta twitter

 

Desde frases que dirían nuestras abuelas hasta expresiones un poco más burdas, el Internet hace de las suyas y convierte la controversia en una fiesta.

 

Aquí unos cuántos más: