Los Cóbanos: un reto para el manejo y la conservación ambiental

Es un sitio de particular interés científico debido a su biodiversidad e importancia ecológica, se han desarrollado investigaciones con la participación de científicos nacionales y extranjeros.

Roxana Margarita López Martínez

El Salvador posee una extensión de 21,000 km2, y una alta densidad poblacional con 285 habitante/km2, además gracias a su posición geográfica, historia geológica y topografía, posee una considerable riqueza de ecosistemas terrestres, agua dulce y marinos (MARN/PNUD/GEF 2003). Sin embargo, El Salvador presenta señales claras de deterioro ambiental que ponen en riesgo la sobrevivencia de su población (MARN 2003). La arraigada cultura de incendios provocando la degradación de los suelos y diminución de la cobertura boscosa, la constante repetición por parte de los pescadores sobre la disminución de la pesca, y la evidente erosión y sedimentación en zonas costeras que provocó la instrucción del mar en comunidades son solo unos ejemplos de estas amenazas.

El Sistema de Áreas Naturales Protegidas de El Salvador, creado en 1998, por medio del artículo 78 de la Ley de Medio Ambiente, está organizado en 15 áreas de conservación, que incluyen 109 áreas naturales protegidas, de las cuales una es marina (MARN, 2003; MARN 2016). Con sólo un área protegida marina nuestro país quizá se encuentre aun inmersa en una cultura de espaldas al mar, o es quizá que aún estamos en una fase piloto sobre la gestión de estas áreas.

El presente ensayo plantea los diferentes aspectos por los cuales las áreas marinas protegidas representan un reto para los procesos de manejo y conservación de los recursos naturales que las zonas costeras salvadoreñas representan, iniciando por la descripción del actual manejo de la primera área natural protegida del país y así mismo: la única. El objetivo de este ensayo es describir las amenazas y retos que enfrentan el Área Natural Protegida Complejo Los Cóbanos” para hacer una gestión integral de sus recursos. Para tal efecto, primero mencionare las condiciones actuales del área, así como sus principales problemas, después describiré las estrategias de manejo del área, por último, brindare algunas recomendaciones.

Los Cóbanos, un área marina protegida declarada oficialmente por decreto Ejecutivo en el 2008, incluye un área marina (20,763 ha), estuarina y terrestre (576 ha) con un total de 21,312 ha. Los Cóbanos no solo es la primera área marina protegida que se establece en el país, sino también la de mayor tamaño del SANP. Es el único lugar del país, donde ocurren corales formadores de arrecife, corales abanico, gran variedad de invertebrados, peces, cetáceos, entre otros. El lugar presenta una alta importancia para la pesca debido a la presencia de especies de peces, crustáceos y moluscos de importancia alimenticia (Arivillaga et al. 2009).

Al ser un sitio de particular interés científico debido a su biodiversidad e importancia ecológica, se han desarrollado investigaciones con la participación de científicos nacionales y extranjeros además de las realizadas por tesistas y consultores para estudios de interés del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), también ha sido objeto de proyectos de conservación de tortugas marinas implementados a través de esfuerzos sinérgicos de instituciones como la Fundación para la Protección del Arrecife Los Cóbanos (Fundarrecife) que es la comanejadora del área, el Fondo de Iniciativa para Las Américas (FIAES), Iniciativa Carey del Pacifico Oriental (ICAPO), Asociación Territorios Vivos (ATVES) y el MARN; estos han contado con el involucramiento comunitario y actividades de educación ambiental que se limitan a las temporadas de duración de los proyectos.

Pese a ser una de las áreas protegidas más grandes del país y considerando su extensión e importancia nacional, cuenta con la presencia de únicamente tres guardaparques del MARN y escasos programas de voluntariados y lo más importante: ausencia de un plan de manejo oficial.

Otro aspecto que como salvadoreños no podemos omitir es la problemática social desencadenada por la presencia de pandillas, que es sin duda un factor que limita el trabajo en la zona costera, y de la cual no es exento Los Cóbanos; sumado a un turismo poco ordenado y educado que radica en el hecho de que la mayoría de la población salvadoreña desconoce que tengamos un arrecife rocoso coralino, y la contraparte: cuando los conocedores de la riqueza biológica y geológica demuestran poca responsabilidad y compromiso por la conservación realizando actividades de extracción desmedida.

Personalmente he identificado un aspecto que limita la mejora en las actividades de gestión: la ausencia de capacitación para actualización y retroalimentación para los adecuados procesos de gestión y conservación además de la desarticulación existente en las instituciones y la limitada participación ciudadana quienes no demuestran arraigo y pertenencia del sitio donde coexiten, desencadenándose en un descontrol en el uso de recursos. Los instrumentos legales respaldan las acciones a favor del manejo eficiente e integral, sin embargo, su aplicación es otro aspecto estancado, lo que nos recuerda a la afirmación de Ostrom 2000a: Cuando los usuarios discuten abiertamente y acuerdan sus propios niveles de uso y sus sistemas de sanciones el incumplimiento de los acuerdos se mantiene muy bajo y se obtienen resultados cercanos a los óptimos.

La Ley de Áreas Naturales Protegidas, cuya autoridad competente es el MARN, tiene como objetivo regular el establecimiento, administración, manejo e incremento de las Áreas Naturales Protegidas, con el fin de conservar la diversidad biológica, asegurar el funcionamiento de los procesos ecológicos esenciales y garantizar la perpetuidad de los sistemas naturales, a través de un manejo sostenible para beneficio de los habitantes del país (MARN 2005); sin embargo en mi opinión, aunque ha habido grandes pasos a favor de la conservación en Los Cóbanos, aún hay muchos aspectos que abordar incluyendo evaluaciones efectivas de los procesos de gestión para garantizar que se desarrolle de manera integral, colectiva y que la utilización del recurso sea considerada de acuerdo a sus límites. Así mismo, al definir los límites del recurso y a aquellos autorizados a utilizarlos puede verse como el primer paso de la organización colectiva. En tanto estos límites del recurso y o aquellos con derecho de apropiación del mismo permanezca sin definición nadie sabe que se está manejando o quienes están manejando el recurso (Ostrom 2000b).

Finalmente, es indudable que el manejo y conservación de las zonas costero marinas del El Salvador requiere de la participación interinstitucional, la verdadera voluntad y lam participación comunitaria, sin embargo, la lucha radica en lograr el equilibrio entre estos tres ejes.



Nuestra civilización no se resume en héroes de granito: nuestra civilización es civismo y ayuda mutua

La realidad actual exige valorar la civilización desde otras raíces, sin duda, más reales y humanas.

Civilización es un concepto que nos hace sentir pequeños ante la inmensidad de los logros humanos. Nos remite siempre a las grandes hazañas: a los avances, a las potencias, a los héroes. Y a veces también a los cimientos sobre los cuales construimos nuestra civilización tecnológica y tecnocrática.

Pero la civilización no sólo es estructura y memoria. 

civilizacion-que-es-sociedad-futuro

La civilización es una idea asociada a grandes imperios y a monumentos históricos, sin embargo, también proviene de las cualidades humanas, donde civilizado adquiere un papel protagónico social: ya no es el ser independiente, sino un nuevo ser conectado a otros seres en unidad, a través de la cultura, el lenguaje… el modo de pensamiento.

La interacción con los otros es indispensable para las especie humana, y en este sentido nos hemos inclinado, de manera orgánica, a dialogar para habitar espacios compartidos. Estos espacios no sólo han sido creados en conjunto, sino que son el vivo ejemplo de una sentencia que se ha olvidado hoy día: la ayuda mutua y la cooperación social en favor de todos, es decir, la empatía.

De manera que la civilización es, más allá de estructura, memoria y sedentarismo, una suerte de ánima o conciencia que funciona con todos para dar pauta al progreso

Jamás podríamos hacer entender a un hombre de la antigua Grecia, el tipo de civilización actual. Aristóteles sabía que la civilización de la que era parte se cimentaba en la esclavitud, y que sólo así la polis griega podía existir. Para nuestra moral esto es inaceptable, pero de la esclavitud dependía en Grecia la libertad de los llamados ciudadanos: los privilegiados, militares y terratenientes, quienes al no tener que trabajar tenían el tiempo de organizar la sociedad, deliberando y aplicando leyes. Es decir, los ciudadanos podían hacer política, y era sólo mediante ésta que podían mantener su estatus de ciudadanos.

Ahora, la civilización se sustenta sobre otros principios, como el de la igualdad entre seres humanos.

economia-social solidaria que es

Ser civilizado, por lo menos, públicamente, es ser habitantes de ciudades donde “todos somos iguales”. Aquí la gente contrae matrimonio, tiene hijos, casa y automóvil. No obstante, aún existe la esclavitud, que es la que sustenta esos estilos de vida. Pero a diferencia de los griegos, no todos podemos hacer política: vivimos en tiempos de una exacerbada democracia representativa, que suele mutar en regímenes autoritarios y mandatos presidenciales extravagantes, como el de Donald Trump

Pero todos aceptamos, de una u otra forma, esta dinámica, y orgullosos nos proclamamos “civilizados”. No obstante, detrás de la aseveración “somos civilizados” existe, tácitamente, un contrario lógico: no somos bárbaros. Y no queremos ser los bárbaros, nunca.

Pero, ¿y si ya somos los “bárbaros”?

Quizá necesitamos una redefinición de civilización –y de paso de “barbaridad”, para lo que podemos ir pensando en lo que significa que Donald Trump sea presidente del país con más recursos militares del mundo. Porque cada cierto tiempo deben actualizarse nuestros conceptos, esos elementos del lenguaje que nos permiten inteligir el mundo.

Si no estamos de acuerdo con Aristóteles y los griegos, y no queremos naturalizar la esclavitud, ¿qué tipo de civilización tendríamos que construir? Si los postulados modernos sobre la igualdad no se ven reflejados en la realidad, ¿qué tenemos que replantear?

civilizacion-que-es-sociedad-futuro

Podemos seguir pensando a la civilización con las grandes magnitudes que la caracterizan (seguimos pensando en Grecia y Roma, ¡que tienen más de dos años!). Pero vale la pena pensar también en los microcosmos que existen en cada espacio civilizado, y que de hecho lo conforman y lo hacen posible. Porque la civilización son también los grupos excluidos, y erróneamente catalogados como minorías: las mujeres, los negros, las lesbianas, los gays, los indígenas, los jóvenes, los niños, y todos los hombres que transitan por cada civilización. Somos todos, en realidad, los de las grandes hazañas. 

Así que la nueva civilización tendría que empezar por comprender esto, y comenzar a redefinir lo que verdaderamente podrá dar sustento a la existencia humana del futuro. Más empatía, más compasión, más civismo, más activismo digital, más causas, más ayuda mutua; más luchas, más defensas del territorio y la cultura, más diversidad y menos inequidad, más espacios públicos, menos sector privado y cada vez más conciencia colectiva. 

 

 

1) y 4) Douglas Hale, 2) raw stroy

 

 

 



La meditación remplaza al castigo en esta escuela pública (y el resultado es precioso)

En esta escuela los niños aprenden a respirar y a habitar el presente. ¿El resultado? Menos suspensiones y más plenitud.

Cuando un niño se porta mal, ya sea en la casa o en el salón de clases, lo más natural es castigarlo. Así se le hace ver que lo que ha hecho tiene consecuencias. Pero algunos creen que existen mejores métodos para educar a los más pequeños… y estos no radican en la coerción, sino en la comprensión.

En la Robert W. Coleman Elementary School, en la ciudad de Baltimore, no se castiga a los niños. En esta escuela la meditación ha remplazado castigos tan absurdos como salir al pasillo o tener que ir a la oficina del director; más bien, a los niños se les trata con respeto y se les invita a meditar a ponerse en contacto consigo mismos para reflexionar sobre sus actos. Esto ha tenido resultados magníficos: desde que la escuela implementó la meditación, no se ha suspendido a un solo estudiante.

Mindful Moment Room: en lugar de castigo, meditación

meditacion-escuelas-mindfulness-meditar-ninos-educacion-alternativa

Un grupo de expertos diseñó la Mindful Moment Room: un salón especialmente acondicionado donde el niño puede sentarse a respirar, a meditar y a hablar con un consultor. La Mindful Moment Room es parte de las iniciativas de la organización sin fines de lucro Holistic Life Foundation, la cual busca empoderar a la comunidad de Baltimore a partir del yoga, el mindfulness y las prácticas de auto-cuidado. Como dicen en su sitio web:

La Mindful Moment Room es un oasis de calma que está disponible todo el tiempo durante el día.

Porque a los niños no sólo se les manda a la Mindful Moment Room cuando “se portan mal”, sino cuando ellos mismos quieren y creen necesitarlo. Esto los hace más conscientes de sus emociones y de cómo canalizarlas, ya sea solos o en grupo. También hay sesiones de 15 minutos de meditación antes de las clases.

Holistic Life Foundation provee sus servicios a 10 mil estudiantes por semana en más de 20 escuelas

Sus programas han logrado que las suspensiones bajen ¡hasta el 0%!

Holistic Live Foundation brindó sus servicios de consultoría para crear el programa en la escuela Robert W. Coleman, así como en otras escuelas de esta ciudad estadounidense que, dicho sea de paso, es de las más peligrosas del país: Baltimore está en el lugar numero 7 de las ciudades más peligrosas de Estados Unidos según Forbes. Esto hace –si cabe– aún más loable la labor de los especialistas en Holistic Life Foundation, pues deben lidiar con lo que los ambientes urbanos de violencia y precariedad ocasionan en la psique de los niños, que en ocasiones viven también en ambientes familiares complicados.

Por eso iniciativas como esta demuestran lo pertinente que es la meditación en nuestros tiempos. Y más aún en las escuelas.

meditacion-escuelas-mindfulness-meditar-ninos-educacion-alternativa

Más allá de ser un trending topic, una moda pasajera o una cosa de “hippies, la meditación es una llave a un futuro más consciente y humano. A través de prácticas milenarias como el yoga es que podemos pensar y construir la educación que el futuro necesita: una más humana, en la cual se trabaje una pedagogía mente-cuerpo, y en la cual la comprensión y la regulación de las emociones sea lo más importante. Porque de esta forma se enseña a los niños que lo más importante es habitar el presente con paz y felicidad –como ya lo saben los niños de la India, un país donde la felicidad forma parte de los planes de estudio en muchas escuelas.

La ciencia respalda el método pedagógico de la meditación en la escuela.

No necesitamos que la ciencia nos lo diga, pero incluso neurocientíficos de Harvard, como Sara Lazar, han comprobado cómo la práctica continua de meditación mindfulness ayuda a fortalecer las emociones y a regular el estrés, entre muchos otros beneficios. Así que, ¿qué más necesitamos para asegurarnos de que la educación del futuro debe seguir esta vía?

Hay mucho en que reflexionar sobre ejemplos tan inspiradores como este. No sólo en lo que refiere a las escuelas del futuro –que sin duda es un tema clave–, sino también en lo que nosotros podemos hacer para transformar nuestra realidad y para educar a nuestros hijos en casa. Porque enseñarle a los más pequeños a meditar es posible, y los beneficios serán permanentes. Así que puedes ir probándolo, y no sólo esperar a que implementen la meditación en las escuelas.