De orina a energía renovable: conoce este asombroso proyecto

El proyecto, a cargo de un grupo de investigadores de la Universidad del Oeste de Inglaterra –UWE– en Reino Unido y Oxfam, ha demostrado que este tipo de tecnología puede ser una herramienta base en países en desarrollo

Entre las soluciones biotecnológicas para el bienestar ambiental surgieron células de combustible con microorganismos que se alimentan de orina y son capaces de generar electricidad. Se trata de un proyecto que pretende convertirse en una herramienta en la transición hacia las energías renovables, pues no sólo brinda es capaz de cargar energía en los teléfonos móviles y en focos lumínimos a través de la orina, también matar patógenos que se encuentren en los residuos acuáticos.

El proyecto, a cargo de un grupo de investigadores de la Universidad del Oeste de Inglaterra –UWE– en Reino Unido y Oxfam, ha demostrado que este tipo de tecnología puede ser una herramienta base en países en desarrollo, pues no sólo las células energetizadas mediante orina son capaces de producir la suficiente cantidad de electricidad como para iluminar, también para reducir una serie de enfermedades patógenas. 

La idea es usar esta tecnología en zonas de desastre y campos de refugiados, en donde no hay disponibilidad de electricidad ni iluminación al interior y exterior de las casas de campañas, resultando en altos sitios de vulnerabilidad de criminalidad y acosos sexuales. Pues además, al matar patógenos en cuerpos de agua residual se puede abrir una amplia variedad de usos que incluyen instalaciones de rutina en los recursos municipales para la purificación de aguas. 

Los investigadores explican que estas células de combustible microorgánicas –MFC– funcionan mediante la reacción de microbios ante material orgánico, como la orina, fomentando tanto su crecimiento como la generación de pequeñas cantidades de energía en el proceso.

En palabras de Ioannis Ieropoulos, líder de la investigación, el MFC “es en efecto un sistema que brinda una porción de energía bioquímica usada del crecimiento microbiótico, y lo convierte directamente en electricidad, por lo que lo podríamos llamar orina-lectricidad o energía orinal.” Pues además sus propiedades desinfectantes provienen de la generación de peróxido de hidrógeno durante el proceso de generación energética, reduciendo así infecciones gastrointestinales como la bacteria de Salmonelosis, entre otras. 

 



¿Deberías de orinar en la regadera?

Si bien es una actividad poco recomendable para el manual de conducta de Carreño, la realidad es que posee múltiples beneficios.

Imagen: http://www.diariodemorelos.com/

Más allá de las simples ganas de hacerlo, orinar en la ducha puede ser una sorprendente manera de cuidar tanto al medio ambiente como a la salud de quien lo practica. Si bien es una actividad poco recomendable para el manual de conducta de Carreño, la realidad es que posee múltiples beneficios; te los compartimos: 

– Jalar la llave del inodoro requiere grandes cantidades de agua. Si un adulto promedio orina alrededor de siete veces en 24 horas, esto quiere decir que se gastan 42 litros al día  y 15 330 litros al año. Si 319 millones de personas orinan al mismo tiempo, se están desperdiciando alrededor de 4.9 millones de litros de agua cada 365 días. Si se orina en la regadera, el consumo excesivo del agua en el inodoro se reduciría significativamente; de hecho, se estaría ahorrando 2 190 litros de agua. 

– Evitas la tala de árboles. De acuerdo con Mic, orinar en la regadera ahorra un rollo de papel cada 50 días. De hecho, estudiantes de la Universidad de East Anglia, han pedido que se fomente esta práctica para el cuidado del medio ambiente. 

– Para hacerlo, necesitas flexionar las rodillas y bajar la cadera –sacando el culo–. Esto ayudará a fortalecer los músculos pélvicos, necesarios para la salud del piso pélvico, el parto y el sexo. 



Conoce lo que te dice el color de tu orina sobre tu salud (Infográfico)

¿Qué tan hidratado estás? ¿Cómo están funcionando tus órganos?, dale un vistazo a tu orina.

Una de las herramientas con que hoy contamos para la defensa de nuestra salud es la información. Si vamos ubicando ciertos datos esenciales que nos permitan monitorear, sin obsesiones, nuestra salud, entonces esta herramienta se vuelve muy poderosa.

Entre estos indicadores puede estar la coloración de tu orina, que de alguna manera podría indicarte algunas señales como el estado de ciertos órganos o tus grados de hidratación. Daniel Shoskes, urólogo de la Clínica Cleveland y entrevistado por Fox News es un partidario de que conozcamos esta información y por ello ha elaborado el siguiente inforgráfico.

Traducción:

Transparente. Sin color.

Estás bebiendo demasiada agua. Aunque generalmente tomar mucha agua no te hace daño, quizá te estás excediendo.

Color paja pálido.

Estás normal, saludable y bien hidratado.

Amarillo Transparentoso

Estás normal

Amarillo Oscuro

Normal pero bebe agua pronto

Color ámbar o miel

Tu cuerpo no está recibiendo suficiente agua; toma agua muy pronto.

Color jarabe o de cerveza negra

De rosa a rojizo

Si has comido bayas, betabel u otra fruta o alimento muy colorido de rojo es normal pero si no es así, pon mucha atención pues podrías tener algo de sangre en tu orina por algún problema de riñón, tumores, infecciones en el tracto urinario, problemas de próstata, etc. Aunque quizá podría no ser nada; aun así lo mejor es que consultes un médico.

Naranja

Tal vez no estás bebiendo la suficiente agua o podrías tener algún problema con tu hígado o conducto biliar.

Azul o Verde

Si has comido algo de esa coloración es normal, pero de no ser así podría ser producto de alguna bacteria, medicamento o alguna enfermedad genética extraña, si persiste consulta un médico.

Espumosa o burbujeante

Puede ser un efecto inofensivo pero si persiste quizá estés tomando demasiada proteína en tu dieta o tienes un problema de hígado. También, si se prolonga mucho tiempo, consulta a un doctor.

f0504fded9572604d8c9761b65272bf3