Conoce los antioxidantes y digestivos beneficios de la nectarina

Su valor nutricional es similar al melocotón, sin embargo la necatina “posee un poder antioxidante y muy digestiva.”

La nectarina, la perfecta mezcla entre el ciruelo y el melocotón, es uno de los frutos más deliciosos, jugosos y dulzones que puede existir. Su piel lisa y pulpa fresca,sus propiedades depurativas y pocas calorías, la convierten en una de las frutas por excelencia del verano. 

Su valor nutricional es similar al melocotón, sin embargo la necatina “posee un poder antioxidante y muy digestiva”. En palabras de la nutrióloga Marta Sanz para La Vanguardia, “100 gramos de porción comestible nos aportan alrededor de 50 Kcal, contiene 10 gramos de hidratos de carbono, 0.9 gramos de proteínas y solamente 0.10 gramos de grasas, además su contenido en agua es de 87 gramos.” Esto quiere decir que consumir una nectarina habitualmente, mejorará el tránsito intestinal previniendo los casos de estreñimiento, pues “las nectarinas contienen 2.2 gramos de fibra, predominando la pectina. La fibra insoluble nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento y protegiendo frente al cáncer de colon y previniendo enfermedades cardiovasculares.”

Además, gracias por su alto contenido en vitamina C  y beta-carotenos, la nectarina es un excelente antioxidante. Es decir que mientras los carotenos ayudan a mantener en buen estado la piel y las mucosas, la vitamina C ayuda a mantener una correcta visión, refuerza la audición y el sistema inmunitario. Sanz agrega que este fruto destaca también por su alto contenido en calcio –7 mg–, magnesio –10 mg– y potasio –170 mg–, los cuales ayudan a controlar los líquidos que tienden a retenerse en diferentes partes del cuerpo. 

 

Para elegir adecuadamente las nectarinas, es importante comprender que existen dos tipos: con pulpa blanca y pulpa amarilla o naranjada. Se pueden elegir las de piel lisa y brillante, con cierta firmeza y ligeramente flexibles al tacto, pues los de excesiva dureza pueden implicar que no han madurado lo suficiente o su pulpa no es muy jugosa. Se conservan durante unos días a temperatura ambiente y varias semanas en el refrigerador. 

 

 



De cómo un barco de guerra abandonado se convirtió en un bosque flotante

Destinado a oxidarse y hundirse como tantos barcos antes que él, el SS Ayrfield cobró vida súbitamente creciendo un bosque en su interior.

En la bahía australiana de Homebush Bay, destinada a ser un cementerio para los barcos fuera de servicio, el SS Ayrfield se convirtió en un auténtico bosque flotante. Los evidentes signos de oxidación del barco solamente sirven como contraste para hacer más imponente la verde vegetación que desborda su cubierta.

bosque-flotante-steve-dorman
Imagen: Steve Dorman

La nave de 1,140 toneladas de acero sólido y más de 100 años de edad se ha llenado de árboles de manglar, brindando un espectáculo inesperado e irrepetible para los turistas.

El carbonero flotó por primera vez entre 1911 y 1912 en Sidney, antes de cambiar de giro y servir para llevar provisiones a los soldados estadunidenses en la región del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Imagen: Andy Brill

Otros barcos también flotan en Homebush Bay, pero extrañamente ninguno de sus cuerpos metálicos se ha llenado de vegetación de esta manera tan extraordinaria, la cual evoca una suerte de renacimiento de una máquina de guerra devenido manglar de hierro.

ss-ayrfield-shipwreck-google-earth
Imagen: Google Earth
bosque-flotante-louis-evangelique!
Imagen: Louis Evangelique

 

*Imagen principal: Reddit



6 tips que debes conocer para plantar tus árboles frutales

Son muy básicos pero estas aparentes obviedades podrían salvar tus esfuerzos en los decisivos primeros días de crecimiento.

Tener árboles propios es una deliciosa entrada al mundo de la naturaleza y a la autosustentabilidad. Son una de las partes más elaboradas de los huertos urbanos y te causará un inefable placer el comer tu misma producción orgánica.

Hoy te presentamos 6 tips básicos para crecer árboles sanos; recuerda que las primeras semanas son definitivas en su supervivencia y que la cantidad de agua, fertilizantes (orgánicos) y plaguicidas orgánicos dependen mucho de la zona en que te encuentres.

Espacio:

2 metros y medio son necesarios entre cada árbol para que puedan crecer sanos.

 

Polinización:

Investiga muy bien cuáles son los árboles que se dan en tu zona para que así puedas preparar mejor el terreno. Algunos árboles son autopolinizadores pero mucho otros requieren de toda clase de abejas y mariposas, por  ejemplo. Por lo anterior sería positivo si sembrases esas plantas que también propician el acercamiento de esos polinizadores.

 

Tiempo:

Podría sonar como una obviedad pero es básico que indagues qué árboles puedes sembrar en tu área y en qué época del año para que no se aun trabajo frustrado.
 

Hoyo:

Asegúrate de hacer un hoyo lo suficientemente amplio para que puedan crecer las raíces de tu árbol, mientras más amplio será mejor.

 

Limpia los derredores:

Cuando termines de hacer el hoyo, sembrar y luego taparlo, asegúrate de remover la tierra que ha quedado en los bordes; este es un error muy común (no remover esta tierra) ya que impide el crecimiento de las raíces.

 

Estacas:

Son usadas para que el tronco de tu árbol crezca derecho o tenga un soporte si lo vez muy débil. No todos los árboles las necesitan para crecer, haz uso de ellas solo cuando veas que tu árbol se vea muy frágil.