Arrecifes artificiales: ¿Paliativo para la zona costera y los ecosistemas marinos?

La utilización de los arrecifes artificiales son un buen instrumento para la regeneración de las playas, así como la restitución de la presión existente en los corales.

El efecto depredador del ser humano ha provocado que gran parte de los arrecifes coralinos cercanos a la zona costera se estén secando, ocasionando la vulnerabilidad de las playas. Es un hecho que estos sistemas arrecifales son elementos de protección costera natural en eventos ciclónicos extremales (Huici, 2010). De acuerdo con información recabada por el CENAPRED 1 , los huracanes afectan directa e indirectamente al 60% del territorio nacional y constituyen, sin duda, desastres naturales de mayor recurrencia, con efectos devastadores sobre el desarrollo humano (víctimas mortales, damnificados, infraestructura), así como daños ambientales y pérdidas económicas. Por tal motivo, se ha buscado la manera de generar el mismo efecto benéfico y de protección (disminución de la fuerza del oleaje incidente en la playa) de manera artificial (Guiterrez, 2011).

Al reflexionar con lo anterior, las preguntas que se plantean son las siguientes: 1.- ¿los arrecifes artificiales son un paliativo para enmendar la presión que se ejerce sobre los arrecifes coralinos?, o 2.- ¿acaso los arrecifes artificiales son una medida urgente de protección playera? Otra de las interrogantes que podrían generar controversia es acerca de los materiales para la conformación de estos, quizá haya quienes se pregunten: 3.- ¿son arrecifes artificiales o un basurero submarino?, ya que existen los Arrecifes de Oportunidad que están conformados por llantas coches, aviones, vagones de metro, etc (Quintanilla, 2015). El tratado del ensayo es que, los arrecifes artificiales son estructuras que colaboran con la protección costera y ayudan a la disminución del estrés provocado a los sistemas coralinos, proporcionando, en conjunto, el desarrollo del ecoturismo y obteniendo como resultado un beneficio económico a las comunidades.

En consecuencia, este ensayo afirma que la utilización de los arrecifes artificiales son un buen instrumento para la regeneración de las playas, así como la restitución de la presión existente en los corales. Todo lo anterior siempre y cuando se gestione de manera integral, llevando a cabo estudios científicos del diseño técnico de las estructuras, así como estrategias que contemplen los posibles conflictos, económicos, sociales y ambientales que estás medidas pudieran ocasionar.

Brevemente para ello, el ensayo plantea cuatro argumentos, el primero analiza las causas de la devastación de los sistemas arrecifales adyacentes a la costa. El segundo expone algunos  de los propósitos de los AA 2 , la clasificación y los materiales que regularmente se utilizan. El tercero plantea la falta de normatividad básica mexicana, encargada de regular el propósito, y los
tipos de materiales con lo que es posible generar los sistemas arrecifales artificiales. Finalmente, el cuarto describe el uso de estos elementos como método de protección costera.

Devastación de los sistemas arrecifales coralinos

En el tiempo en que vivimos, prácticamente todo lo que amenaza al ecosistema arrecifal coralino, es producto del cambio ambiental que producen las actividades Humanas (Jordán, 2011). Es muy importante señalar que existe una relación estrecha entre las amenazas e impactos, actuando de forma sinérgica. Por ejemplo, los ciclones son fenómenos tropicales que cuando impactan a los corales, producen destrucción, pero hay un mecanismo natural de renovación ecológica, aunque por efectos del calentamiento global estos eventos extremos sean más intensos y frecuentes, pudiendo rebasar la recuperación natural tanto de los corales como de las playas.

Un caso importante ocurrido en el Caribe Mexicano fue el paso de los huracanes Gilberto (1988) y Wilma (2005) (CNA-SMN, 2005), que incidieron en Puerto Morelos y donde los daños fueron mínimos. Al igual que sucedió al sur de la Punta Nizuc donde existe una cadena arrecifal, diferente de lo que sufrieron las playas de Cancún donde fue devastador, ya que la infraestructura hotelera estaba cimentada sobre las dunas y los manglares de la zona, que funcionaban como una protección natural ante este tipo de fenómenos, evidenciando el papel de los arrecies, manglares y dunas como elementos preventivos para este tipo de eventos.

Existen otras amenazas que tienen que ver con la destrucción directa, desde las actividades recreativas, la sobreexplotación, el desarrollo portuario industrial en las zonas costeras, la contaminación de los mares y erosión de la tierra (Pérez del Toro Rivera, 2001).

Propósito, Clasificación y Materiales

La forma, el tamaño, las profundidades de instalación y otros factores, son determinantes para que un arrecifes artificial cumpla adecuadamente con los propósitos para los que ha sido diseñado (Robles, 2015). Estos elementos pueden ser clasificados de la siguiente manera: 1.- destinados a actuar sobre el medio físico 3 , 2.- sobre la biota 4 y 3.- otros usos 5 (Minsterio de Medio Ambiente España, 2008).

La estructura, diseño y materiales de un arrecife artificial suelen depender del objetivo final, variando para su construcción desde los más elementales a base de roca o troncos, pero también de forma “práctica” autobuses, trenes de metro, plataformas petroleras, etc. (Artificial Reef Subcommittees, 2004). Los elementos para construir arrecifes artificiales pueden dividirse en 3:

1.- Elementos de desecho 6 (estos elementos a corto plazo, son más perjudiciales para el medio ambiente que el beneficio que genera),

2.- Geocontenedores 7 ,

3.- Roca o elementos de concreto simple 8 . En definitiva vienen empleándose de muchas formas, diseños y construcción (Serra & Medina, 1987).

Normativa Mexicana Inexistente

Los arrecifes artificiales no cuentan con una normativa mexicana básica que recoja todas las finalidades de los que se pueden emplear. Existen algunas normativas Europeas como la legislación Española, pero sólo se tiene en cuenta en el concepto de regeneración de los recursos marinos vivos, y otros fines no quedan expresamente prohibidos (como el de protección costera) por lo que las limitaciones y condicionantes no proceden con esas legislaciones es distinto al de la regeneración marina (Minsterio de Medio Ambiente España, 2008).

Elemento de protección costera

Los Arrecifes artificiales como elemento de protección costera pueden permitir la disminución o incluso la total supresión de la tendencia erosiva de una playa no sóolo evitando la pérdida de arena sino la recuperación de la misma (Bricio, 2009). Así mismo aumenta el valor de esparcimiento en el mar incorporando múltiples opciones de uso, como el buceo, hábitat marino, investigación científica y regeneración de las playas.

En conclusión, se necesitará encontrar una justa medida sobre los intereses de los sectores industriales y turísticos acerca del cuidado de la zona costera, seguir creando conocimiento científico integral sobre este tema, generando mecanismos e instrumentos legislativos nacionales sobre la utilización de los arrecifes artificiales, para evitar el daño a los ecosistemas marinos.

KENNA ROBLES VARGAS



¿Qué son los destellos que surgen de los arrecifes de coral?

Entre los habitantes de arrecifes, los corales han empezado a desarrollar proteínas fluorescentes que actúan como un protector solar.

Muchas de las especies que habitan en las oscuras profundidades del océano poseen un destello propio para iluminarse en su camino. Se trata de un mecanismo de supervivencia que, además de ser místico, ayuda a las especies a adaptarse a un nuevo ambiente y a brindar una mayor amplitud a la biodiversidad. Ahora, los científicos han descubierto a una serie de especies de coral que poseen destellos vibrantes. 

Entre los habitantes de arrecifes, los corales han empezado a desarrollar proteínas fluorescentes que actúan como un protector solar. Para los corales que viven en aguas superficales, estos destellos son un protector contra la eterna guardia del Sol. Es decir que este protector solar fluorescente provee un filtro perfecto para que tanto los corales como las algas microscópicas que realizan el 90 por ciento de su fotosíntesis, continúen sobreviviendo pese al exceso de radiación que ha provocado el exterminio de muchos arrecifes de coral. 

De acuerdo con los expertos, este proceso es diferente en los arrecifes de coral de aguas profundas, pues éstos poseen una relación simbiótica con las algas para sobrevivir. De modo que, a diferencia de los corales de aguas superficiales, requieren mayor cantidad de luz solar para la fotosíntesis; sin embargo, también han comenzado a iluminarse como método adaptativo al ambiente. Esto parece deberse como un método que les permite producir su propia luz solar para que, en vez de bloquear el destello, la absorban para emitir luz anaranjada y se pueda realizar la fotosíntesis. 

Para más información, dale click aquí. 



Los arrecifes de coral podrían desaparecer si no se actúa contra el calentamiento global

La extinción de los arrecifes, principalmente los de las 29 áreas de arrecifes Patrimonio Mundial, comenzará –y en algunos casos continurá– con una decoloración grave por década

Una de las principales consecuencias del calentamiento global se encuentra en las profundidades del mar, en los arrecifes de coral que se encuentran alrededor del mundo. Actualmente los arrecifes de coral, tanto los de la Gran Barrera australiana como los de Seychelles en las costas orientales de África, están en peligro de desaparecer por completo. De acuerdo con un estudio publicado por la UNESCO, esta extinción tendrá lugara mediados del siglo, y podrá revertirse a menos que se reduzcan en cantidades suficientes las emisiones de carbono para disminuir los efectos del calentamiento global sobre los océanos. 

La extinción de los arrecifes, principalmente los de las 29 áreas de arrecifes Patrimonio Mundial, comenzará –y en algunos casos continurá– con una decoloración grave por década, dejando en vulnerabilidad a todos los sistemas de arrecifes del planeta. De acuerdo con la UNESCO, esto “matará rápidamente a la mayoría de los corales presentes e impedirá una reproducción exitosa, necesaria para la recuperación de los corales.” Se trata de una situación que, en palabras del expero en arrecifes de la Administración Nacional Océanica y Atmosférica –NOAA, por sus siglas en inglés– y autor principal del informe, Mark Eakin, “Hemos llegado al punto en el que actuar es algo esencial. Es urgente.”

 

 

Los arrecifes, también denominados como selvas tropicales de los océanos, ocupran menos de 1 por ciento del lecho océanico, sin embargo fungen como hábitat para más de un millón de especies y 1/4 de los peces del planeta. Además que fungen como protectores de las costas contra la erosión provocada por las tormentas tropicales y el aumento del nivel del mar. De modo que, según Ruth Gates, directora del Instituto hawaiiano de biología marina en Kaneohe, Hawái, “Es terrorífico pensar en las repercursiones de la pérdida a gran escala y a nivel global de los arrecifes. La reducción de los suministros de alimentos, la falta de protección en las costas a medida que los arrecifes desaparecen y la erosión del suelo subsiguiente harán que algunos lugares sean inhabitables y que las personas se vean obligadas a desplazarse. Por no mencionar la desaparición del turismo relacionado con los arrecifes.”

De modo que los especialistas consideran alarmante que en los últimos tres años, 25 arrecifes –3/4 de los sistemas de los arrecifes del mundo– han experimentado fenómenos de blanqueo cada vez más graves. Por ejemplo, la Gran Barrera de Coral ha sufrido un blanqueo grave que ha marcado significativamente la biodiversidad de la región, así como las Seychelles, en Nueva Caledonia, afectando a Australia, Hawai y Flórida. Además, algunas personas ya están viviendo las consecuencias, cada vez más graves del blanqueamiento: “En las ilsas de baja altura como Kiribati, una serie de 33 atolones de coral en el océano Pacífico central, el agua salada ya ha inundado las fuentes potables de agua dulce. Las mareas cada vez más altas y los arrecifes que desaparecen están causando más marejadas ciclónicas. Pronto, la pérdida de coral, especialmente cuando se combina con la sobrepesca global, se traducirá en menos peces y en la falta de fuentes de proteína a nivel local. Se trata de problemas reales que está experimentando gente real. Esto está ocurriendo.”

Los investigadores de la UNESCO continúan alarmando al respecto, “incluso los modelos más rudimentarios de hace dos décadas predijeron el tipo de daño en los arrecifes que estamos presenciando en la actualidad. Si lo que proyectaron los modelos de entonces ha empezado a hacerse realidad, incluso con todos los problemas que tenían entonces deberíamos tener fe en la ciencia tras las proyecciones actuales. Y esas proyecciones dicen que si no actuamos, habrá muchos impactos graves.”

 

 

Más en Ecoosfera sobre cómo reducir las emisiones de gases invernadero: 

Reducir las emisiones de carbono hasta 70% para 2050 es posible: ONU

¿Cómo utilizar menos empaques para mejorar al planeta?

Abre tu conciencia al reciclaje de árboles navideños

5 maneras de reducir la contaminación lumínica

Energías renovables en casa

Sencillas acciones para reducir la contaminación y la contingencia ambiental

Cómo reciclar agua de lluvia para el hogar