6 fenómenos astronómicos que ver en el mes de julio 2017

Además de hipnóticos, estos fenómenos resaltan la belleza del cosmos.

– Venus en el cielo juliano 

En este mes, Venus será la reina de los planetas mostrándose más grande y brillante a las primeras horas del amanecer. Gracias a que estará cerca de la Tierra, se visualizará como un reflejo solar con un extra esplendor en la mañana del 20 de julio. 

– Luna de lluvias

Julio es el mes con mayor número de lluvias en el Hemisferio norte, y la luna llena del 9 de julio resplancederá en los cielos. Esta luna se le conoce como “Luna trueno” o “Luna de maíz maduro”, y se asocia con la cosecha en numerosos sitios así como la recolección de miel.  

– Mayak, satélite ruso, pasará por los cielos 

El día 14 de julio, un grupo de investigadores en Rusia lanzará el satélite Mayak. Una vez sobre órbita, Mayak expanderá una serie de reflectores solares y empezará a probar un dispositivo de frenado aerodinámico. Esto lo convertirá en uno de los objetos más iluminados en el cielo nocturno, junto con la luna llena. 

 

– Luna llena

El 23 de julio será una oportunidad perfecta para observar los cielos con un telescopio. 

– Lluvia de estrellas de los acuáridos delta

Esta lluvia de estrellas es un precursor de la famosa lluvia de estrellas perséidas, el cual tendrá lugar del 27 al 28 de julio con unas 20 estrellas fugaces por hora. De acuerdo con EarthSky.org, este fenómeno deja detrás suyo una capa de gas ionizado con iluminaciones peculiares. Se trata de los escombros del cometa 69P Machholz, el cual pasa por nuestra órbita cada cinco años. El mejor horario para ver esta lluvia de estrellas es en la madrugada del 27 al 28, entre las 2h00 y 3h00. 

– El regreso del “Fantasma del amanecer de verano”

El 30 de julio, la constelación Orión el Cazador destellará más que nunca.  A través de sus tres estrellas más brillantes, Mintaka, Alnitak y Alnilam, esta constelación formará el fenómeno conocido como el “fantasma del reluciente amanecer de verano” como si fuese un susurro del invierno. 



¡No apartes la vista del cielo! Lluvia de estrellas Oriónidas el 21 y 22 de octubre

Este mes, el cielo será escenario de una lluvia de estrellas. ¿Cómo, cuándo y dónde ver el espectáculo de las Oriónidas?

Los meteoros que adornarán el cielo nocturno del 21 al 22 de octubre son de los más veloces en su tipo. Si alzas la vista este fin de semana, podrás observar la caída de entre 15 y 20 estrellas fugaces por hora. 

Lo que hace más especiales a las Oriónidas es que realmente son trozos del famosísimo cometa Halley, que pasa por la Tierra cada 75 o 76 años. Deben su nombre a la constelación de Orión, punto desde el cual irradian. 

¿Quieres aprovechar al máximo este regalo del cielo? Aquí va todo lo que necesitas saber:

¿Dónde verlas?

No necesitas vivir en otro país para admirar esta magnífica lluvia de luces: las Oriónidas son visibles en cualquier parte del mundo. Como ocurre con todos los fenómenos nocturnos, lo ideal es alejarse lo más posible de las luces artificiales. Si vives en una gran ciudad, lleva tu manta o silla hacia un punto apartado en el que el cielo se vea completamente oscuro. 

 

¿Cuándo?

Aunque se predice que los días con más estrellas serán el 21 y 22 de octubre, será posible admirarlas desde la noche del 20. No olvides que el mejor horario para verlas es en la madrugada. Es posible que el brillo de la luna obstaculice la visión, por lo que se recomienda salir poco antes del amanecer, entre 2 y 3am, cuando la luna se haya ocultado. 

 

Sobre todo… ten paciencia

Tómate unos 20 minutos para que tus ojos se ajusten a la oscuridad y dedica por lo menos 1 hora a tu cita con el cielo. No desesperes: los rastros de luz que las Oriónidas pintarán en el firmamento son la mejor recompensa



¿La luna llena afecta tu comportamiento (criminal)?

A pesar de la falta de evidencia sobre la relación entre las fases lunares y el comportamiento, se estima que la mayor intensidad lumínica podría invitar a potenciales criminales a cometer más delitos en las calles.

La luna y sus fases han fascinado la imaginación desde tiempos inmemoriales. Las leyendas de hombres lobos y aquelarres a la luz de la luna han nutrido el imaginario colectivo, así como la cultura popular. ¿Pero existen bases científicas para afirmar que la luna llena tiene algún efecto (positivo o negativo) sobre el comportamiento humano?

El psicólogo y criminalista Wayne Patrick cree que no existe tal relación, al menos no por motivos “mágicos”. Los estudios en torno al “comportamiento lunático” no abundan, pero existen.

Por ejemplo, en un metaanálisis de 1985 se revisaron 37 estudios. Los autores no encontraron relación entre las fases de la luna y la conducta humana, aunque sí descubrieron un sesgo en la manera en que se aplicaron los análisis:

Las supuestas relaciones entre las fases de la luna y el comportamiento pueden rastrearse hacia análisis inapropiados (…) y a la tendencia a aceptar cualquier desviación del azar como evidencia de un efecto lunar.

 

¿Evidencia lunática?

En otro par de estudios recientes tampoco se encontraron relaciones significativas entre ambos fenómenos: en una investigación de 2009 se analizaron 23 mil casos de asalto agravado en Alemania, entre 1999 y 2005. Sin embargo, otro estudio de 2016 distinguió entre los crímenes cometidos a puerta cerrada y en la vía pública en 13 estados de Estados Unidos, y sus conclusiones sugieren una conclusión más lógica.

A pesar de que no se encontraron correlaciones entre las fases lunares y la incidencia delictiva (tanto dentro como fuera de las viviendas), los autores sugirieron que la mayor intensidad lumínica que se presenta durante la luna llena sí se relaciona con una escalada de actividad criminal en las calles.

La “hipótesis de la iluminación” sugiere que los criminales aprovechan la luz natural de las noches de luna llena para cometer atracos, puesto que la gente tiende a pasar más tiempo fuera de casa en noches iluminadas. Además, la luz de luna permite a los criminales una mejor visibilidad de sus víctimas y, también, evadir a la policía más fácilmente.

Los eventos lunares nos fascinan por su belleza, y porque tendemos a poner más atención a la luna en su fase de mayor esplendor. Esto tal vez tenga efectos subjetivos en algunas personas, o las coloque en un estado de ánimo específico; sin embargo, al menos con la evidencia a mano, es difícil argumentar que la luna (y más precisamente, la luz que refleja del sol durante algunos días al mes) tenga efectos directos sobre el comportamiento. No creas a ciegas las historias de hombres (¿o mujeres?) lobo.