Los asombrosos beneficios físicos y psicológicos de bañarte con agua fría

Se dice que no hay nada más reconfortante que un baño caliente después de un día complicado; sin embargo, de acuerdo con nueva información tanto científica como empírica, los baños fríos proveen mejores resultados. Parece ser que bañarse primero con agua caliente y al final con agua fría brinda numerosos beneficios a mediano y largo plazo; […]

Se dice que no hay nada más reconfortante que un baño caliente después de un día complicado; sin embargo, de acuerdo con nueva información tanto científica como empírica, los baños fríos proveen mejores resultados. Parece ser que bañarse primero con agua caliente y al final con agua fría brinda numerosos beneficios a mediano y largo plazo; como por ejemplo: 

– Estimula la pérdida de grasa; 

– mejora el funcionamiento del metabolismo; 

– incrementa los niveles de testosterona; 

– mejora la salud tanto del cabello como la piel; 

– aumenta los niveles de esperma; 

– estabiliza la circulación sanguínea; 

– ayuda al recuperamiento de una lesión muscular; 

– mejora el sueño; 

– reduce las recaídas en el sistema inmunológico. 

Si bien los baños con agua fría pueden ser realmente incómodos –e incluso doloroso–, los beneficios comienzan sutilmente hasta evidenciarse en actividades como el ejercicio, sueño, estado de ánimo, reacciones psicológicas, entre otros. De hecho, de acuerdo con numerosos estudios, los baños fríos tienen una fuerte influencia en la psique; tales como las que compartimos a continuación: 

– Fomenta la perseverancia, voluntad y la disciplina

Los baños fríos son un ejercicio de voluntad, que a su vez cultiva otros valores humanos como la empatía, la amabilidad, la disciplina y la perseverancia. De alguna manera la disciplina y la voluntad son la clave para alcanzar cualquier objetivo en la vida. Es así que los baños fríos ayudan no sólo a fortalecer los músculos, también a forjar un hábito de continuidad y trabajo constante; por lo que facilitan la voluntad en acciones como dejar de fumar, consumir menos comida basura, alcohol o cafeína, procrastinar menos, entre otras. 

Además, brindan una sensación de energía y enfoque después de cada baño. 

 

 

– Promueve la tolerancia

De acuerdo con la premisa budista, es indispensable estar cómodo con la incomodidad; por lo que al poner en práctica, como un hábito, los baños fríos proveen un sentido de tolerancia en torno con lo incómodo. Así como en la meditación, la meta es experimentar cada sensación temporal –buena o mala– hasta que se vaya con el tiempo; de modo que se entrena a la mente a no reaccionar a los cambios corporales. Con la suficiente práctica, esta tolerancia se expanderá hacia otras áreas de la vida y facilitará el control sobre el cuerpo y sus reacciones casi irracionales. Eso incluye la actitud ante el estrés durante el trabajo y la escuela, pues si bien no se puede controlar el medio ambiente, se puede controlar la reacción de uno frente al estímulo estresor. 

– Impulsa a la aceptación

La aceptación ante los cambios irrevocables de la vida no sólo reduce significativamente la experiencia del sufrimiento, también incrementa la experiencia de agradecimiento por lo vivido para recibir algo mejor. De manera que si bien los baños fríos pueden ser incómodos al principio, permiten desarrollar una tolerancia al respecto, que resulta en la aceptación trascendental –la cual conlleva a la aceptación de varios cambios en la vida–. 



El agua proviene del espacio exterior y es más antigua que el sol y la luna

El agua habría llegado a la Tierra en forma de hielo, mucho antes que la luna se formara y el sol se enfriara.

El astrónomo Carl Sagan decía que la Tierra es “un pálido punto azul” en un rincón perdido de la Vía Láctea. Ese azul característico de nuestro planeta se debe al 70% de agua que lo conforma. Pero, aunque parezca increíble, los científicos aún no saben a ciencia cierta de dónde vino el agua, o incluso si es que el agua es nativa del planeta Tierra.

Una de las últimas teorías al respecto afirma que “nuestra” agua en realidad llegó en forma de hielo, a bordo de asteroides que colisionaron contra el naciente planeta Tierra durante el eón Hádico en la primera fase de la era Precámbrica, hace unos 4.6 mil millones de años.

Esto implicaría que el agua de la Tierra es más antigua que el sol de nuestro sistema solar.

La autora de esta teoría es la doctora Natalie Starkey, geoquímica de la Universidad de Edimburgo y de la Open University, quien describió en un nuevo artículo de la prestigiosa revista New Scientist la investigación que llevó a cabo con muestras del núcleo y el manto terrestres.

agua-origen creacion donde viene espacio

Según Starkey, las rocas del centro de la Tierra contienen pequeñas bolsas de gas, las cuales funcionan como “cápsulas de tiempo” para saber cómo era la atmósfera hace miles de millones de años. Mediante un espectrómetro de masa de precisión, la doctora Starkey y su equipo lograron separar y medir los isótopos de oxígeno en muestras de rocas terrestres y lunares, con el objetivo de buscar las evidencias de agua más antiguas.

Al comparar las muestras de roca lunares y terrestres, se dieron cuenta de que ambas están hechas de los mismos componentes, lo que refuerza la teoría de que la luna se formó al desprenderse un fragmento de la Tierra durante una colisión con otro cuerpo celeste.

Sin embargo, el verdadero descubrimiento llegó cuando los investigadores dedujeron que el 70% del agua de la Tierra ya estaba presente antes de la colisión que formó la Luna.

Para Starkey y su equipo, estos descubrimientos sólo abren la puerta a nuevas interrogantes:

Esto nos lleva a la sorprendente conclusión de que el agua de nuestro planeta no solamente es más antigua que la luna. [El agua] debe venir del espacio interestelar, lo que significa que es más antigua que el sol mismo. Es difícil desentrañar cómo sobrevivió al entrar al Sistema Solar. Pero una vez que has eliminado lo imposible, te lleva inevitablemente a esta conclusión.

Tal vez el futuro de nuestro planeta (así como la respuesta a los inminentes problemas que enfrentaremos con la escasez imperiosa de agua) dependa de comprender el pasado del agua, así como su origen interestelar. No cabe duda de que el agua, así como la vida que es posible gracias a ella, es un milagro.