El exceso de basura, lluvias y calles de la CDMX

Los basureros en la ciudad se llenan poco a poco y llegará el momento donde no haya territorio suficiente para tirar los 2 mil 600 millones de toneladas de basura que generan los habitantes diariamente.

Durante todo el año es indispensable que en la ciudad haya un buen sistema de drenaje, especialmente en la temporada de lluvias, y si no se lleva un control adecuado del mismo llega un momento donde el sistema colapsa.

La importancia de no tirar la basura en las calles es primordial pero si no existe una educación ambiental adecuada los problemas se siguen generando y los cambios no suceden. En México, por cada kilogramo de todo el desecho que se produce sólo el 41% puede aprovecharse; la mayoría es papel y cartón que representa el 34%, el plástico un 28%, vidrio 16% y el aluminio 5%.

Lo mejor que podemos hacer es depositar la basura donde debemos, hoy solo hay montones de basura que no se degrada, materiales que tardan hasta 400 años en ser procesados por la naturaleza. Una actividad que se ha practicado siempre es poner la basura bajo tierra, lo que a veces no se tiene en cuenta es que la basura no porque este enterrada quiere decir que ya no afecta, esta genera gases tóxicos, una fauna nociva por todos los químicos que podemos encontrar en los desechos, los cuales se transmiten a la tierra y por ende a los animales, las personas y los mantos acuíferos .

Los basureros en la ciudad se llenan poco a poco y llegará el momento donde no haya territorio suficiente para tirar los 2 mil 600 millones de toneladas de basura que generan los habitantes diariamente.

Muchas personas arrojan la basura con la justificación de que ellos pagan impuestos y pagan el salario de los barrenderos, pero se olvidan de los desechos que producen los distintos negocios y empresas alrededor de la ciudad. Actualmente ya algunas empresas se van sumando a contar con distintas certificaciones que refleja su ocupación con el ambiente pero aun así falta mucho camino por recorrer.

Debido a la falta de organización por parte del gobierno de la ciudad muchas colonias no cuentan con un depósito formal para deshacerse de sus desechos y terminan en la calle y eventualmente un porcentaje termina en el sistema de agua, obstruyendo el paso y provocando las inundaciones.

De acuerdo con datos del GDF, se cuenta con 2,200 camiones, 13 estaciones de transferencia, 3 plantas de selección y 12 plantas de composta para el tratamiento de los residuos sólidos, lo que para el director de Servicios Urbanos del Gobierno del Distrito Federal José Luis Terán Intriago es insuficiente, ya que faltan más camiones de recolección.

Las lluvias son necesarias para mantener el equilibrio ambiental, beneficiando bosques, ríos, lagos, animales, regiones rurales y muchos más, no es culpa de la lluvia que la ciudad, casas, transportes, desniveles, estacionamientos, y todas las infraestructuras que se ven dañadas se inunden, la lluvia es un fenómeno natural y necesario para que nuestro mundo funcione de la forma correcta.

Es importante considerar lo que actualmente vivimos como sociedad mexicana, que la ciudad se vea tan afectada por las acciones reflejadas y por la clara falta de educación ambiental que se observa diariamente. Es necesario poder implementar programas que apoyen esta difícil situación para contar con una ciudad limpia y libre de basura. Contar con un manejo adecuado de los desechos y no solo enterrar basura ni el problema. Sumando esfuerzos los cambios se generan y nos benefician a todos.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic


La CDMX abrirá planta que transforma basura en energía: ¿qué implicaciones podría tener?

Transformar basura en energía, ¿es realmente sustentable?

Plantas de termovalorización es como se le llama al proceso mediante el cual se transforman los desechos en energía, mismos que de otra forma irían a parar a los rellenos sanitarios. El gobierno de la CDMX anunció su convenio con la empresa Veolia para construir en Bordo Poniente una de estas plantas; y no cualquiera, sino la más grande del mundo. Esta planta abastecerá de energía a las 12 estaciones del Metro con un costo de 2 mil 350 millones de pesos anuales durante 30 años.

Pero, aunque los rellenos sanitarios están lejos de ser una solución y han comprobado su nocividad, tampoco parecen serlo las plantas de termovalorización, cuya tecnología fue tachada por la Comisión Europea como limitada y como una opción poco favorable para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sustentabilidad y energías renovables: temas fundamentales en la agenda de cualquier gran ciudad

El aprovechamiento de todo tipo de recursos, e incluso de desechos, se ha vuelto una práctica común en muchos países ante la catástrofe ambiental que enfrentamos a escala planetaria. Pero, cabe preguntarnos si estas acciones, que se llevan a cabo bajo el modelo económico neoliberal —el cual ha demostrado estar más preocupado por otras cosas que por el medio ambiente— serán realmente sustentables o no.

Basura-dependientes y sociedad de consumo

Una de las desventajas de este modelo de energía sustentable es que nos hace dependientes a una determinada producción de… basura. En Dinamarca y otros países nórdicos, estos convenios con empresas trasnacionales han implicado que se tenga que importar… sí: basura, lo cual sigue siendo visto como algo positivo, quizás porque han perdido de vista el problema de fondo y se han quedado sólo en la forma.

¿Por qué?

El problema va más allá de la sustentabilidad y nos conduce a un viejo concepto de la sociología: sociedad de consumo, que se define como “el conjunto de procesos socioculturales en que se realiza la apropiación y los usos de los productos o servicios”. Dicho término se puede aplicar a las consecuencias que la tecnología de producción del fordismo (producción en serie) ha ocasionado, pues la producción tan desmesurada de mercancias nos ha hecho ir de una crisis de sobreproducción a otra, lo que a su vez ha supuesto la profundización de la crisis ambiental.

Así, el reciclaje de basura parece ser una apología a la sociedad de consumo, o por lo menos una adaptación y normalización de algo que ha demostrado ser insustentable: nuestro nivel desaforado de consumo. Y quizás ese sea realmente el problema, el cual el gobierno de la CDMX está omitiendo, amarrándose —a ellos y a nosotros— a un convenio de 30 años que tal vez sea de por sí insustentable.

Además, no está comprobado el nivel de riesgo ambiental y a la salud que las plantas de termovalorización suponen. Se sabe, no obstante, que la quema de basura emite diversas sustancias a la atmosfera y que sus partículas afectan seriamente la salud. Frente estas cuestiones, ¿será que debió haber un debate más amplio e informado al respecto?

¿Cuál es la solución?

Quizás el proceso de aprovechamiento de la basura no sea del todo malo, tomando en cuenta que no nos podemos poner tan exigentes cuando el problema es tan grande; pero ciertamente no es una solución a largo plazo.

La cuestión está en pensar si es realmente necesario que cada mexicano genere más de medio kilo de basura al día, como asegura el INEGI, o si es posible reducir esta cifra con otras iniciativas que aboguen por una sociedad que genere la menor cantidad de basura posible. Sin duda es algo que puede pasar por nuestra mente cada vez que pedimos un atole y nos dan un vaso de unicel, o cuando usamos platos desechables por la pereza de lavar.

¿Es realmente necesario que individuos y empresas generemos tanta basura? 

*Imágenes: 1)Posta 2)Peter Nicholls 3) Renueva



La historia de una cuchara de plástico es la historia del mundo (VIDEO)

Un video de Greenpeace hace una inteligente relación entre lo micro con lo macro: la historia del mundo en tu cuchara desechable.

En ocasiones olvidamos ver la foto completa de la realidad. Por que podemos pensar en micro; ver solo por nuestra familia, amigos, profesión, pero cuando pensamos la realidad más macro es casi imposible no pensar en las implicaciones de los actos individuales en el mundo, y acuérdate que tú influyes al mundo, (¿estás listo para aceptar esa responsabilidad?).

Por ello, cada acto, el de usar por ejemplo un objeto desechable es la historia del mundo en sí. Este video es una muestra de ello, y nos hace un recordatorio para ver la foto completa, por que solo así quizá podremos entender la trascendencia de cualquier aparentemente simple decisión.

Así como los objetos son símbolos, nuestra relación con ellos son significados. El recorrido de este video simplemente nos muestra la relación final al momento de hacer cosas a veces sin un significado: devolvamos pues significado hasta a los pequeños actos como el decidir usar (o mejor no) una cuchara desechable al pensar su relación con el mundo.

Twitter de la autora: @anapauladelat

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional