Con teléfonos celulares reciclados, este sistema de detección salvará a los bosques

White diseñó el sistema usando teléfonos celulares reciclados, pequeños páneles solares y aplicaciones, que en conjunto se convierten en una red de monitoreo a tiempo real del bosque

Con dedicación e ingenio, activistas abren espacio a la creatividad con el fin de salvar a la biodiversidad del planeta. Es como llega Rainforest Connection–RFCx–, fundado por el activista Topher White, quien desarrolló un sistema de alarma para señalar a los locales y ambientalistas de riesgos inmediatos, como de la tala o caza ilegal, que puedan afectar a los árboles. 

White diseñó el sistema usando teléfonos celulares reciclados, pequeños páneles solares y aplicaciones, que en conjunto se convierten en una red de monitoreo a tiempo real del bosque, pues no sólo actualiza información hacia una nube electrónica, también alerta a los ambientalistas de sonidos como cadenas. Así los cuidadores y equipos de intervención pueden inmediatamente entrar a salvar los árboles en riesgo. 

En palabras de la White, “Si un árbol cae en el bosque, y nadie está escuchando, tú puedes hacerlo. Y entonces también puede hacerlo el mundo. Estamos desarrollando una plataforma multinivel para recibir a distancia información ecológica, la cual puede usarse como un monitor que busca la salud de los bosques y especies en peligro.” De alguna manera, el sistema no sólo puede proveer seguridad a los recursos naturales, también puede usarse con fines de investigación en programas de conservación; pues sirve como “los oídos” de los bosques, facilitando a los científicos a escuchar a ciertos animales o a monitar la densidad de la vida salvaje en un área específica. 

Es decir que Rainforest Connection –RFCx– transforma los teléfonos celulares reciclados en un apárato autónomo, con pilas solares y capacidad de monitoreo a larga distancia. Se trata del primer gadget que provee un sistema de detección de deforestación a favor del medio ambiente; además, la información se encuentra directamente en internet, por lo que cualquier persona en el mundo pueda consumirla. 

Conoce más del RFCx con el siguiente infográfico: 

 



Sólo existe una falla con la que tienes que aprender a lidiar, según el zen

Nada más que una falla podría estar provocando que no logres encontrar por dónde fluir.

Hay muchas razones por las cuales nos paralizamos ante la simple idea de fracasar y no poder lidiar con nuestras fallas. La ansiedad nos domina con sólo pensarlo. ¿Y si no se vuelve a presentar la oportunidad? ¿Qué tal que hago el ridículo? ¿Y si decepciono a alguien?

Los pensamientos persisten y se vuelven obsesivos cuando no sabemos cómo lidiar con ellos ni, por tanto, con las fallas. No podemos evitar intentar vislumbrar el futuro ―lo cual no es malo―, pero no lo hacemos de una manera previsora, más intuitiva, sino dando por hecho que sólo nos aguardan equivocaciones. Vamos a fallar, nos aseguramos. Nada volverá a ser igual.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-88

Y entonces fallamos, porque la mente ―e incluso las posturas de nuestro cuerpo― pueden precondicionarnos a ello: liberar hormonas y neurotransmisores cuyo influjo en nuestro comportamiento es realmente poderoso.

¿Por qué no podemos fluir sin las ataduras del fracaso?

El maestro zen más importante de Occidente, Taisen Deshimaru, pensaba que el problema reside en que buscamos la libertad en el lugar equivocad. La libertad es la meta a la que todos aspiramos, pero para el maestro Deshimaru era claro que la ambición y el deseo llevan a los individuos, en la sociedad moderna, a fetichizar la libertad: a confundirla con cuestiones como el éxito personal.

Como es imposible alcanzar la libertad a la que refiere el zen mediante ambiciones materiales, es recurrente que nos encontremos frente al fracaso.

La verdadera libertad está en la mente [… ] Incluso cuando mis proyectos fallaran, incluso si toda mi misión fracasara, todavía tendría mi kolomo (ropaje) y mi cabeza rasurada, y podría dormir a un lado del camino.

Buscar la libertad más allá de la propia psique, la cual nos conecta con los otros y con el cosmos, es lo que nos conduce a un irracional miedo al fracaso. No quiere decir que debamos aislarnos para no fallar, sino que debemos construir lo que somos en el mundo material sobre un sólido trabajo subjetivo. 

Sólo así nos podemos dar cuenta de que la única falla importante que podemos cometer es creer que podemos fallar.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-5

Porque en realidad fallar es algo tan relativo como el tiempo. Lo que percibimos como una falla tenemos que retomarlo como una oportunidad para reflexionar. Fallar debe servirnos para fortalecer la psique, y como un momento para redireccionar nuestras intenciones.

Ray Bradbury lo sintetizó lucidamente en su libro Zen in the Arts of Writing:

No deberías ver hacia atrás para concebir el trabajo que has hecho como una falla. Fallar es rendirse. Pero estás en el medio de un proceso en movimiento. Nada falla entonces. Todo sigue. El trabajo está hecho. Si es bueno, aprenderás de él. Si es malo, aprenderás aún mas. El trabajo hecho es una lección para ser estudiada. No hay falla a menos que uno se detenga.

Las fallas no existen: son sólo una ilusión que nos sirve de barómetro, que pueden ayudarnos a sobrevivir. Pero que sobre todo tienen que impulsarnos a seguir: a fluir.

*Imágenes: Anna Sudit



4 hacks para evitar la descarga en la batería de los teléfonos celulares

Los teléfonos celulares usan baterías con iones de litio, las cuales se mueven a través de electrodos individuales causando una expansión y contracción física.

Los gadgets electrónicos, en especial los teléfonos inteligentes, se han convertido en un elemento indispensable en el día a día. Desgraciadamente son grandes productores de contaminación a través de la electricidad y piezas tóxicas inutilizables. 

Los teléfonos celulares usan baterías con iones de litio, las cuales se mueven a través de electrodos individuales causando una expansión y contracción física. Desgraciadamente este tipo de procesos no son reversibles y las baterías pierden su capacidad de recarga y voltaje conforme aumenta el número de cargas y de los ciclos de descarga. Además, el electrolito –líquido conductor de electricidad– que conecta los electrodos también se degrada conforme pasan los ciclos. De esta manera, los teléfonos celulares se van desgastando. Por ello, con el fin de prevenir las consecuencias derivadas a la contaminación, te compartimos consejos sobre cómo ahorrar la batería del celular –y así reducir el impacto medioambiental–. 

– Controlar la descarga de la batería

Los teléfonos celulares suponen retener el 80 por ciento de su capacidad de carga entre los 300 y 500 ciclos de carga/descarga. Sin embargo, las baterías raramente producen este nivel de capacidad, por lo que su capacidad disminuye a los 100 ciclos. Afortunadamente se puede extender la capacidad de batería al limitar la descarga de la misma. Es decir que es mejor limitar la descarga de la batería durante un ciclo antes de volverla a cargar. Conforme esto pasa, nuestros teléfonos celulares comienzan a mejorar sus sistemas de administración energética, reduciendo el daño de sobrecarga y disminución automática de la energía en la batería. 

– Extender las ocasiones en que se recarga el celular

Muchos de los gadgets electrónicos de la actualidad tienen una opción de recarga inmediata, facilitando a una especie de sobrerecarga en minutos –en vez de horas–. Si bien es conveniente cuando hay prisas, se debe evitar a toda cosa. Esto es porque la batería que se recarga en exceso, pierde su capacidad de almacenamiento: inyectar iones de litio entre los electrodos de las baterías es un proceso lento; de modo que al sobrecargar este proceso lento, excede la capacidad de recarga de la batería; provocando una disminución de vida de un 20 por ciento. 

– Mantener una temperatura adecuada

Una batería tiene un mejor desempeño en un rango climático de entre 0ºC y 45ºC; por lo que fuera de este amplio rango de temperatura, el sistema de la batería reduce su capacidad debido a la restricción del movimiento del litio entre los electrodos y el electrolito. 

– Usar modos de ahorro de energía

Tales como: reducir la iluminación de pantallas, disminuir el consumo de modo de comunicación móvil –GSM, por sus siglas en inglés, es uno de los principales componentes de consumo de energía–, usar Wi-FI en vez de 4G, limitar el contenido de videos, activar el modo de batería inteligente –que reduce al mínimo el consumo de batería– y el modo avión.