¿Cómo utilizar menos empaques para mejorar al planeta?

Como consumidor responsable prioriza el consumo de productos que en su empaque tengan visible un sello que certifique la producción sustentable tanto del producto como de su envase.

Como consumidores responsables debemos considerar diversos factores antes de adquirir algún producto, como la necesidad real que tenemos para comprarlos, la calidad de los materiales, su tiempo estimado de vida, etc., sin embargo hay un elemento sumamente importante que casi nunca consideramos: ¿Qué tan bien conoces los empaques de tus productos?

En la actualidad las empresas preocupadas por el medio ambiente reciclan sus envases y por esta razón deben tener un control muy estricto con sus empaques; en esta ocasión queremos contarte un poco sobre los envases de tetra pak.

Estos envases tienen una cualidad única gracias a que por su materia prima son envases 100% reciclables. El tetra pak está formado a partir de productos maderables, aluminio y caña de azúcar, entre otros. Estas materias base al ser manejadas de forma responsable y consciente desde su producción son productos sustentables.

Una forma que los productores tienen para controlar la calidad de los productos es colocar pequeños dígitos que representan el número y posición de la bobina en que se elaboró el envase.

La estructura de un producto de tetra pak consta de 6 capas, cada una con una función específica: la primera es proteger el envase de la humedad exterior, la segunda capa brinda resistencia y estabilidad, la tercera une y fija las capas de papel y aluminio, la cuarta está elaborada de aluminio y su función es evitar la entrada de oxígeno, luz y la pérdida de aromas protegiendo así la calidad del producto; la quinta capa se concentra en evitar el contacto del producto con el aluminio al igual que la quinta capa, la última está destina 100% a la protección del alimento.

Una nueva tendencia en los envases de tetra pak es seguir la tendencia verde, por esta razón los productores utilizan calculadoras de carbono para estimar sus emisiones y compensarlas, recientemente se incluido el plástico a base de productos vegetales en las tapas de los productos.

Sin embargo una parte esencial en hacer un producto sustentable es la participación del consumidor, la forma en que algunas compañías incluyen al consumidor es por medio de campañas de acopio, apoyando la separación correcta de residuos y proporcionando pequeños talleres de sensibilización.

Como consumidor responsable prioriza el consumo de productos que en su empaque tengan visible un sello que certifique la producción sustentable tanto del producto como de su envase. Además, es importante que le hagas saber tu opinión a los productores, para ello puedes comunicarte a sus líneas de atención y solicitarles que sumen estrategias ambientales en su cadena de producción y que reduzcan el embalaje y empaques de sus productos.

Recuerda que tu tienes el poder del consumo responsable. Hazlo valer y ayuda a cuidar el medio ambiente.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic


Sólo existe una falla con la que tienes que aprender a lidiar, según el zen

Nada más que una falla podría estar provocando que no logres encontrar por dónde fluir.

Hay muchas razones por las cuales nos paralizamos ante la simple idea de fracasar y no poder lidiar con nuestras fallas. La ansiedad nos domina con sólo pensarlo. ¿Y si no se vuelve a presentar la oportunidad? ¿Qué tal que hago el ridículo? ¿Y si decepciono a alguien?

Los pensamientos persisten y se vuelven obsesivos cuando no sabemos cómo lidiar con ellos ni, por tanto, con las fallas. No podemos evitar intentar vislumbrar el futuro ―lo cual no es malo―, pero no lo hacemos de una manera previsora, más intuitiva, sino dando por hecho que sólo nos aguardan equivocaciones. Vamos a fallar, nos aseguramos. Nada volverá a ser igual.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-88

Y entonces fallamos, porque la mente ―e incluso las posturas de nuestro cuerpo― pueden precondicionarnos a ello: liberar hormonas y neurotransmisores cuyo influjo en nuestro comportamiento es realmente poderoso.

¿Por qué no podemos fluir sin las ataduras del fracaso?

El maestro zen más importante de Occidente, Taisen Deshimaru, pensaba que el problema reside en que buscamos la libertad en el lugar equivocad. La libertad es la meta a la que todos aspiramos, pero para el maestro Deshimaru era claro que la ambición y el deseo llevan a los individuos, en la sociedad moderna, a fetichizar la libertad: a confundirla con cuestiones como el éxito personal.

Como es imposible alcanzar la libertad a la que refiere el zen mediante ambiciones materiales, es recurrente que nos encontremos frente al fracaso.

La verdadera libertad está en la mente [… ] Incluso cuando mis proyectos fallaran, incluso si toda mi misión fracasara, todavía tendría mi kolomo (ropaje) y mi cabeza rasurada, y podría dormir a un lado del camino.

Buscar la libertad más allá de la propia psique, la cual nos conecta con los otros y con el cosmos, es lo que nos conduce a un irracional miedo al fracaso. No quiere decir que debamos aislarnos para no fallar, sino que debemos construir lo que somos en el mundo material sobre un sólido trabajo subjetivo. 

Sólo así nos podemos dar cuenta de que la única falla importante que podemos cometer es creer que podemos fallar.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-5

Porque en realidad fallar es algo tan relativo como el tiempo. Lo que percibimos como una falla tenemos que retomarlo como una oportunidad para reflexionar. Fallar debe servirnos para fortalecer la psique, y como un momento para redireccionar nuestras intenciones.

Ray Bradbury lo sintetizó lucidamente en su libro Zen in the Arts of Writing:

No deberías ver hacia atrás para concebir el trabajo que has hecho como una falla. Fallar es rendirse. Pero estás en el medio de un proceso en movimiento. Nada falla entonces. Todo sigue. El trabajo está hecho. Si es bueno, aprenderás de él. Si es malo, aprenderás aún mas. El trabajo hecho es una lección para ser estudiada. No hay falla a menos que uno se detenga.

Las fallas no existen: son sólo una ilusión que nos sirve de barómetro, que pueden ayudarnos a sobrevivir. Pero que sobre todo tienen que impulsarnos a seguir: a fluir.

*Imágenes: Anna Sudit



Francia prohibe la venta de platos, vasos, cubiertos y bolsas de plástico

Francia pretende asegurar que todos los platos, vasos y cubiertos vendidos en el país europeo provengan de fuentes biológicas y puedan usarse en la composta.

Si somos conscientes de impactos negativos del plástico y unicel, es muy probable que intentemos disminuir su consumo a la hora de comprar la despensa y otros menesteres; sin embargo, existen alimentos en los puestos de cada esquina, como jugos, atole, tortas y chilaquiles, o restos de los platillos en los restaurantes cuyos contenedores resultan ser de estos compuestos dañinos para el medio ambiente. Esto podría afectar en un periodo a largo plazo tanto a la higiene de las ciudades como al bienestar de los ecosistemas en la naturaleza. 

Frente a esto, es indispensable realizar una serie de medidas que reduzcan la contaminación. Como ejemplo, se centran los esfuerzos de Francia al prohibir el uso de vasos, platos y cubiertos de plástico. Inclusive, las máquinas expendedoras de café ya no darán vasos de plástico. Se trata de una nueva ley que entró en vigor en el mes de agosto, dando pauta a los productores hasta el 2020 para asegurar que todos los platos, vasos y cubiertos vendidos en el país europeo provengan de fuentes biológicas y puedan usarse en la composta. 

Esta medida fue la respuesta a la conferencia sobre el cambio climático que tuvo lugar en París, logrando como resultado que Francia comience un frente a favor del medio ambiente y cuidados ecológicos. Se espera que, de alguna manera, la ley francesa se convierta en un ejemplo para otros países para reducir el consumo de energía, desperdicio y plástico de la industria procesadora de plástico. 

No obstante, existen oponentes: fabricantes de empaques europeos, como Pack2Go Europe, que se oponen a esta medida ecológica, pues consideran que afectará a los consumidores y violará las normas de la Unión Europea del libre movimiento de bienes. Se piensa incluso seguir luchando contra ella. Según Eamonn Bates, secretario general de la empresa, “Estamos exhortando a la Comisión Europea a que haga lo correcto y tome acción legal contra Francia por violar la ley europea. Si ellos no lo hacen, nosotros lo haremos.”

En México, por ejemplo, se requieren de esfuerzos tanto del consumidor – por ejemplo, llevar sus propios contenedores a la hora de comprar un jugo o un desayuno–,  como de iniciativas gubernamentales que limiten la venta de productos de plástico y unicel en diferentes puntos de distribución.