6 plantas medicinales para tips de belleza

La naturaleza, en su sabiduría casi cósmica, tiene las propiedades y características necesarias para contribuir a la máxima salud de las personas.

La naturaleza, en su sabiduría casi cósmica, tiene las propiedades y características necesarias para contribuir a la máxima salud de las personas. De modo que para reducir el consumo de productos químicos (los cuales pueden generar un impacto negativo en relación con la toxicidad en cuerpos acuáticos, emisiones de gases invernadero y permanencia de contenedores de plástico), la naturaleza brinda alternativas saludables y deliciosas. Conoce seis plantas medicinales que son esenciales para la higiene de belleza: 

– Té verde. Sus propiedades bactericidas y antioxidantes ayudan a regular el acné y la flexibilidad de la piel. Sus efectos son similares al remedio farmacológico del peróxido de benzodio, sólo que sin efectos secundarios, al ser de origen natural. Puede aplicarse mediante infusiones, a modo de tónico sobre la piel. Ayuda también a los problemas de pies, como hongos y pie de atleta. 

– Manzanilla. Posee principios activos del alpha bisabolol, antiinflamatorio y relajante, por lo que es ideal para reducir los síntomas de estrés. Ayuda a disminuir las molestias, ojeras y bolsas de los ojos irritados aplicando una infusión –bolsitas de té caliente– sobre el tejido ocular. 

– Té blanco. Es un potente agente antienvejecimiento, gracias a sus altos niveles de polifenoles y vitaminas E y C. Sus flavonoides actúan directamente como refuerzo contra los efectos nocivos de los radicales libres. Es un excelente limpiador facial casero; basta con mezclar a partes iguales una taza de té blanco con una de agua, una pizca de pimienta blanca y unas gotas de artemisa. Utiliza esta loción todas las noches. 

– Argán. Contiene propiedades hidratantes, y puede ser usado como tópico y como aderezo en ensaladas. Ayuda a frenar la degeneración de los tejidos, por lo que contribuye a la hidratación tanto por dentro como por fuera. 

– Hiedra. Esta planta es considerada medicinal gracias a sus propiedades descongestionantes y antirradicales, por lo que protege a las fibras de sostén de la piel, drenando, hidratando y tonificando. Es ideal para casos de cicatrices y várices. Basta con hervir unas hojas de hiedra y dejarlas reposar; aplícala sobre las zonas con celulitis y déjala reposar con compresas. Repite el procedimiento todos los días. 

– Aloe vera. Es una planta muy versátil, por lo que brinda múltiples beneficios: equilibra el pH, activa la circulación, regenera la piel y desinflama, calma y refresca las zonas enrojecidas. Además, es uno de los mejores bálsamos para los labios. Basta con cortar una hoja para extraer la pulpa, batirla con un chorrito de aceite de oliva y aplicarla sobre la piel, dejándola 15 minutos. 



5 plantas medicinales para cultivar en casa

En caso de iniciar en este arte de la naturaleza, puedes empezar a cultivar algunas de las siguientes plantas medicinales

En los últimos años, el movimiento de los huertos urbanos ha revolucionado la concepción tanto de la economía como del medio ambiente. Este nuevo estilo de vida da una esperanza que satisface las necesidades homeostáticas del planeta, de los agricultores locales y los consumidores.

La nueva costumbre de los huertos urbanos permite encontrar un sinfín de beneficios; como por ejemplo, la reducción del uso de tóxicos que afectan tanto al suelo como a los productos que se consumen. Incluyendo en la cosecha de plantas medicinales.

La herbolaria es fácil de practicar contando con la información adecuada sobre sus usos y beneficios. Por lo que, en caso de iniciar en este arte de la naturaleza, puedes empezar a cultivar algunas de las siguientes plantas medicinales:

Aloe Vera. Ayuda a reducir las quemaduras, heridas, cortes, cicatrices, picores por intoxicación, picaduras de insectos, acné, eccemas, úlceras, entre otros.

Albahaca. Destruye bacterias que causan bronquitis, catarros y algunos problemas digestivos. Además, ayuda a reducir flatulencias, gases y dolores estomacales. Es un regulador del sistema nervioso.

Tomillo. Cuenta con propiedades antisépticas y tranquilizantes.

Bálsamo de limón. Ayuda a reducir desde la fatiga hasta el resfriado. Además, ayuda a reducir las dolencias gastrointestinales, como indigestión y flatulencias. Reduce la tensión muscular y los síntomas de algunos trastornos emocionales (como ansiedad, depresión, angustia, entre otros). Es antibacterial.

Menta. Es tónica, estimulante y estomacal. Cura irritaciones cutáneas y resfriados, dolores de cabeza y de muelas. Es ideal para tratar el insomnio, así como las picaduras de insectos.



Usan hierbas medicinales como su primera opción 80% de los mexicanos: urgen a protegerlas

Especialistas advierten que hasta 30% de estas ha disminuido y apremian a que el gobierno tome medidas

Hace unas semanas una iniciativa de la comunidad Avaaz desbocó una notable polémica, pues asegura que el gobierno mexicano busca prohibir milenarias plantas medicinales para su uso en infusiones. Aunque la dependencia acusada, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) negó lo anterior con un ligero tuit, pese a la petición sobre su postura de este y seguramente otros medios, la reacción de los ciudadanos ha sido sorprendente.

En México hay una tradición de uso de plantas medicinales muy arraigada; el conocimiento se ha transmitido por generaciones aun pese a la hibridación cultural por la llegada de los españoles. De hecho, lo anterior acrecentó la trasferencia de conocimiento sobre las plantas milenarias endémicas y las tradiciones medicinales ibéricas.

Además de la amplia costumbre herbolaria, en México al menos la mitad de la población vive en pobreza desde hace tres décadas; por ello la medicina tradicional, por convicción pero también seguramente por necesidad es la primera y, para muchos mexicanos, la única opción medicinal. Expertos de la Organización Mundial de la Salud declararon recientemente que en este país hasta 80% de la población depende de la medicina herbolaria. 

Según la Sociedad Mexicana de Agricultura Sostenible (Somas), en México hay cerca de 30 mil especies de plantas y aproximadamente a 4 mil de ellas se les atribuyen usos medicinales. Pero estas van en declive; por ejemplo, la bióloga Estela Hernández, coordinadora del Área de Vida Ecológica del Jardín Etnobotánico “Francisco Peláez”, de Puebla, denunció para Notimex que en los últimos 7  años se ha perdido 30% de las plantas medicinales de la región.

“Estas plantas ya no existen o se están perdiendo, principalmente por el crecimiento urbano, desmedido y sin planeación. También porque las condiciones climáticas han cambiado, además que el ambiente ya no es tan fértil porque las técnicas de cultivo, como el uso de mucho químico, han afectado que las plantas que salían de manera natural ya no lo hagan”.

Antes, la Organización Mundial de la Salud había publicado en 2004 un listado para las buenas prácticas agrícolas y de recolección de las plantas medicinales, donde recomienda una “lista roja” en la que se incluyan las plantas en peligro de extinción o amenazadas por país, para recolectarse de acuerdo con las leyes de protección tanto nacionales como internacionales.

La pérdida de plantas medicinales, además del deterioro ambiental que se traduce en el ecosistema entero, también es una problemática social notable: miles de personas dependen de estas para sobrellevar sus enfermedades. Las hierbas medicinales son un patrimonio cultural, biológico, pero también están vinculadas con lo más preciado en la vida de los individuos, sobre todo de los más vulnerables: la salud.