3 recetas para hacer un shampoo casero y natural

Sólo necesitas salvia, romero, ortiga y otras plantas naturales.

– Shampoo casero de sábila

Necesitas: 100 g de aloe vera, 1 barra de jabón neutro y 3/4 litros de agua. Método de preparación: Se ralla el jabón en una botella mientras se ponen trocitos de sábila a hervir en agua durante 15 minutos –es recomendable dejar la tapa sobre la olla–. Una vez que la sábila se enfríe, se cuela y se agrega a la botella con el jabón. Se agita y se deja reposar en el refrigerador una vez que se diluya el jabón. Con la mezcla fría y listo. Consejos: el cabello puede quedar reseco porque el cabello debe acostumbrarse al uso del jabón neutro, por lo que lo puedes complementar con un enjuague final de 1/2 de agua y 1/2 de vinagro de manzana. 

 

– Shampoo casero de romero y ortiga

Necesitas: 2 puñados de saponaria, 3 tazas de agua, 1 puñado de ortiga y 1 1/2 cucharadas de romero fresco. Método de preparación: en una sarten de acero inoxidable se agregan los dos puñados de saponaria y 1 1/2 taza de agua. Se deja hervir, y después se deja a fuego lento durante 10 minutos. Se quita del fuego, se cubre y se deja enfriar. Una vez frío, se cuela y se echa el líquido en una botella con tapa. Mientras tanto se hace una infusión con un puñado de ortia, y 1 1/2 cucharadas de romero fresco. Se pican las hierbas y se colocan después de una olla con 1 1/2 taza de agua. Se deja reposar durante media hora, se vuela y se le agrega a la mezcla de saponaria. Cada vez que se use, se recomienda revolverlo primero. 

 

– Tintura para quitar el mal olor del cuero cabelludo

Necesitas: 1/4 taza de salvia, 1/4 de taza de ortiga, 2 1/2 tazas de vodka, ron o vinagre sin sabor. Método de preparación: En un frasco de vidrio limpio, agregar 1/4 taza de salvia y de ortiga, así como las 2 1/2 tazas de la tintura alcohólica. Se tapa con papel película –o plástico para cocina–, se revuelve durante 30 segundos y se guarda en un lugar fresco y oscuro. Se deja reposar durante cuatro semanas, revolviendo la mezcla una vez al día durante 30 segundos. 

 

 



Científicos encuentran cocaína en camarones de río

Los camarones analizados en ríos del Reino Unido contienen trazos de cocaína y pesticidas nocivos para la salud.

La contaminación no solo vicia el aire que respiramos; nuestros residuos también llegan al mar. Cada vez más animales marinos se ven afectados por el plástico, que se encuentra hasta en nuestros propios cuerpos. Pero el daño va más allá. Científicos del Reino Unido han encontrado cocaína en los camarones provenientes de sus ríos. Así es: hay trazos de droga en los mariscos que varios consumimos. 

No se trata de un caso aislado ni un suceso extraño. El estudio publicado en Environment International, que puede consultarse aquí, tomó muestras de 15 sitios en julio 2018, que abarcan 5 zonas del área de Suffolk. A través de un biomonitoreo cauteloso, se determinó que había pesticidas y farmacéuticos en dichos entornos. ¿Qué quiere decir? Que aquellos químicos utilizados por la población terminan en el río e impregnan a sus habitantes acuáticos. 

Este no es un problema reservado al Reino Unido, pues claramente no son los únicos consumidores de farmacéuticos. Los trazos de farmacéuticos que se liberan a través de la orina y que llegan a los ríos por el drenaje son los principales culpables, y un estudio realizado en México quizá arrojaría datos similares. 

Otras drogas descubiertas en los camarones fueron ketamina, un tranquilizante de alta potencia, y tramadol, un opioide utilizado para tratar dolores crónicos. También se hallaron muestras de pesticidas que el Reino Unido ha prohibido por su grado de letalidad, como fenuron. La transparencia de los ríos no oculta ninguna práctica nociva; todo lo que se hace en tierra firme puede encontrarse en ellos. 

¿Significa que comer camarones importados nos afectará? No en primera instancia. De acuerdo al estudio, las concentraciones halladas en los camarones no son suficientes para causar un daño inmediato en quien lo consuma. Pero no por eso debemos respirar tranquilos. Sabemos que el daño acumulativo puede ser real si comemos productos contaminados a largo plazo. 

Este sorprendente hallazgo sirve para recordarnos que nuestros hábitos dejan huella. De alguna forma u otra, lo que desechamos acaba por regresar a nosotros. No estamos separados del lugar que habitamos, hay una conexión que nos une al resto de los seres que viven en el entorno. Por eso el desarrollo de una conciencia sobre lo que compramos, consumimos y tiramos es vital para mantener este delicado equilibrio. 

También en Ecoosfera: 10 acciones contra la contaminación por plástico



¿Qué ocurre con tu cabello tras 6 meses de no usar shampoo?

De acuerdo con investigaciones de Greenpeace, el shampoo sintético se encuentra relacionado con la deforestación de áreas verdes a causa de la extracción de aceite de palma

En los últimos años el movimiento de no poo (del inglés no shampoo) ha motivado a cuidar la higiene capilar sin el uso de un shampoo comercial. Este movimiento tuvo su origen durante la década de los 70, cuando el uso de los shampoos sintéticos se volvió norma social diaria. Esto produjo ciertas consecuencias tanto en el medio ambiente como en el cuerpo del usuario.

El uso constante de los shampoos sintéticos provoca el retiro de los aceites naturales del cuero cabelludo, por lo que este requiere producir el doble para compensar dicha ausencia. De modo que se genera un círculo vicioso en el que, para evitar el exceso de los aceites naturales, se requiere el shampoo sintético

Y de acuerdo con investigaciones de Greenpeace, el shampoo sintético se encuentra relacionado con la deforestación de áreas verdes a causa de la extracción de aceite de palma, lo cual ha puesto en peligro de extinción a varias especies, como el tigre de Sumatra y el orangután de Tanjung Puting.

En su libro In Happy Hair: The Definitive Guide to Giving Up Shampoo (Con un cabello feliz: la guía definitiva para renunciar al shampoo), Lucy Aitken Read da a conocer los resultados efectivos de no utilizar shampoo durante 2 años (y contando). Aunque admite que al principio era incómodo por la etapa olorosa y grasosa, su cabello se tornó más fuerte, sano y brillante pasando esa fase. 

El consejo entonces es resistirse a esa etapa, mantenerse constantes y aguantar durante un par de días. Después opta por alternativas naturales que fortalezcan y limpien el cabello, tales como bicarbonato de sodio o vinagre de sidra de manzana. Basta con que repitas ese proceso cada 5 o 7 días mientras que, diariamente, lava tu cabello con agua. 

Instrucciones: en una jarra de vidrio, revuelve agua con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Vierte la fórmula en tu cabello, enjuaga. Luego, en la misma jarra de vidrio, vuelve a revolver dos cucharadas de vinagre de manzana y agua. Vuelve a verter la fórmula y enjuaga casi inmediatamente.