La comida chatarra o junk food consiste en productos que si bien pueden poseer sabores adictivos, son en realidad nocivos y tóxicos en un período a mediano y largo plazo. En la mayoría de las ocasiones, este tipo de productos y otros que suelen formar parte de la alimentación cotidiana se relacionan con condiciones crónicas como enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer. En relación con esto, conoce ocho alimentos que es prudente evitar: 

 

Carne roja

De acuerdo con el director médico del Center for Metabolic Health and Weight Management de Henry Ford Health System, la carne no es rica sólo en proteína, sino también en grasa saturada que incrementa los niveles de colesterol LDL –el malo–. La producción y el consumo de carne se han relacionado con enfermedades cardíacas, así como con impactos negativos en el medioambiente. 

 

Carnes procesadas, tales como salchichas y tocino, entre otros

Son alimentos altos en grasas saturadas y sodios, los cuales tienden a incrementar la presión cardíaca, lo que tiene implicaciones negativas en la salud. Además están vinculados a la presencia de cáncer, principalmente de intestinos y vesícula. 

 

Granos refinados

Pan blanco, arroz blanco, harina blanca, pasta, cereales para el desayuno. Estos granos pierden su calidad fibrosa y valor nutricional, y facilitan el riesgo de padecer diabetes. 

 

Jugo de uvas

El consumo de este jugo puede ser contraproducente con el de ciertos medicamentos, tales como los ansiolíticos, reductores de presión y antihistamínicos, entre otros. Además, promueve la producción de piedras en la vesícula.

 

Bebidas azucaradas y grasosas

Frappuccinos, malteadas, lattes, etc. No sólo contienen altos niveles de grasa sino también de químicos adictivos que provocan numerosos malestares a mediano plazo. 

 

Atún

Este tipo de pescado tiene altos niveles de mercurio y contaminantes como PBC y dioxinas. 

 

Dulces

No se trata sólo de un malestar que pueda desarrollarse en los dientes, el corazón o la cintura; el consumo de dulces también puede tener un impacto en la salud del sistema cardíaco. 

 

Comida frita

Este tipo de alimentos pueden contener acrilamida, un componente considerado como cancerígeno según la Organización de la Salud Mundial (OMS).