¿Qué tan bueno es apilar piedras para demostrar equilibrio interior?

Poco a poco, esta práctica, que parece inocente, impacta gravemente “en zonas en las que la densidad de estas torres es importante, el lugar que ocupan estas torres impide que las plantas puedan crecer, y altera el tránsito de la fauna”.

En las últimas décadas, la filosofía zen ha alcanzado nuevas costas y montañas, áreas naturales del Occidente que con su propio sistema de autocuidado se ven enfrentadas a prácticas alternas a su status quo. En especial cuando se trata de practicantes zen que, sin conocimiento del medio ambiente de su alrededor, comienzan a apilar piedras con el fin de generar equilibrio en sus vidas. 

Si bien en las culturas asiáticas, unas cuantas indígenas del sur de América, las irlandesas y escocesas suelen apilar pequeñas piedras como representación del equilibrio interno en sitios sagrados, esta moda, traída por el turismo, ha comenzado a arruinar los ecosistemas costeros de las Baleares y las islas Canarias. Poco a poco, esta práctica, que parece inocente, impacta gravemente pues de acuerdo con Ramón Casillas, profesor titular de Geología de la Universidad de La Laguna, en Canarias, “en zonas en las que la densidad de estas torres es importante, el lugar que ocupan estas torres impide que las plantas puedan crecer, y altera el tránsito de la fauna”. 

Casillas ha explicado al periódico La Vanguardia, que las pocas plantas que pueden crecer entre la salinidad, los vientos y la fuerte exposición solar se ven fuertemente afectadas si se remueven las piedras, pues las raíces dejan de tener un sitio lo suficientemente húmedo para crecer. “La vegetación desaparece rápidamente.”; y las especies vegetales que más están sufriendo con esta tendencia son el perejil marino –Chrithmum maritimum–, el coixinet de monja –Astragalus balearicus–, l’eriçó –Launaea cervicornis– y varias especies del género Limonium. Esto, a su vez, afecta a la fauna, pues muchas de estas plantas se caracterizan por tener flores grandes, lo cual atrae un gran número de pequeños animales como hormigas, arañas y escarabajos. Es decir que si las plantas se secan, los insectos desaparecen, se rompe la cadena alimenticia y se altera el ecosistema de la región al borde de la extinción de muchas especies endémicas. 

El especialista agrega: “Todos estos animales tienen estos sitios de poca vegetación y suelos rocosos como su refugio. Los invertebrados y pequeños reptiles suelen crear sus madrigueras debajo de las piedras, y las aves acostumbran a nidificar en el suelo –a falta de árboles en la costa–. Cuando se remueven las rocas de su lugar, se destruye el hogar de estas especies.” Y lo peor aparece cuando los turistas, al no encontrar rocas sueltas, desarman paredes divisorias de agricultores o barracas de ganado –las cuales, en su mayoría de casos, son construcciones de la época medieval–: “A la larga, en zonas con una alta densidad de estos montículos, la perturbación en el paisaje puede ser tan grande como levantar una caseta. Porque toda construcción humana en un medio natural siempre implica una alteración”.

Desgraciadamente no existen sanciones en la actualidad; sin embargo se han emprendido campañas de concientización para abandonar esta costumbre. Por ejemplo, en Menorca, una de las islas Baleares, se han colocado señales de advertencia así como se han organizado excursiones para desmontar los montículos. 



10 citas de Alan Watts para reencontrarte en el aquí y el ahora

Divulgador del zen en Occidente y maestro laico del asombro, Alan Watts es un árbol abundante cuyos frutos nos invitan a sumergirnos en el momento presente.

Alan Watts es una de las figuras más fascinantes y controversiales del pensamiento del siglo XX. A pesar de que se le conoce como un gran divulgador de la filosofía oriental (especialmente el zen) en Occidente, Watts dejó una vasta obra filosófica, así como charlas, conferencias y programas radiales sobre temas como filosofía de la ciencia, historia de las religiones, taoísmo, ecologismo y la música de vanguardia.

Resumir su pensamiento en un puñado de frases sería imposible. Sin embargo, como todo gran pensador, el germen de sus enseñanzas puede encontrarse también en sus fragmentos.

Esta breve compilación de frases ofrece no sólo un abanico de los intereses de Watts, sino también una miríada de ventanas a través de las cuales podemos observarnos a nosotros mismos y reencontrar el asombro de ser sencillamente quienes somos, en el aquí y el ahora.

 

10 citas para reencontrarte en el aquí y el ahora

Alan Watts

1

El hombre aspira a gobernar la naturaleza, pero mientras más estudiamos la ecología, más absurdo parece hablar de cualquier característica de un organismo, o de un organismo/terreno medioambiental, como si éste gobernara sobre los otros.

2

El verdadero esplendor de la ciencia no es tanto que designe y clasifique, archive y haga predicciones, sino que observa y desea conocer los hechos, cualesquiera que resulten ser.

3

Nosotros no ‘llegamos’ a este mundo; salimos de él, como las hojas de un árbol. Como el mar ‘hace olas’, el universo ‘hace personas’. Cada individuo es una expresión del ámbito completo de la naturaleza, una acción única del universo total.

4

El agua enfangada se aclara mejor dejándola reposar.

5

Uno se siente mucho menos ansioso si se siente perfectamente libre de estar ansioso, y lo mismo puede decirse sobre la culpa.

6

Si no puedes confiar en ti mismo, entonces tampoco puedes confiar en tu desconfianza sobre ti mismo; de modo que, sin esta confianza subyacente en el sistema completo de la naturaleza, simplemente estás paralizado.

7

Encuentro que la sensación de mí mismo como un ego dentro de una bolsa de piel en realidad es una alucinación.

8

El zen es una liberación del tiempo. Pues si abrimos los ojos y observamos claramente, se vuelve evidente que no existe otro tiempo que este instante, y que el pasado y el futuro son abstracciones sin ninguna realidad concreta.

9

Pues nunca existe otra cosa que el presente, y si uno no puede vivir en él, no puede vivir en ninguna parte.

10

No estás bajo ninguna obligación de ser la misma persona que fuiste hace 5 minutos.

Bonus track

La paz sólo puede hacerse por aquellos que son pacíficos, y el amor puede mostrarse sólo por aquellos que aman. Ninguna obra de amor surgirá a partir de la culpa, el miedo o la vacuidad de corazón, así como ningún plan válido para el futuro pueden hacer aquellos que carecen de la capacidad de vivir en el ahora.

 

* Imagen principal: Ecoosfera