Desaparecerán 430 árboles en la CDMX para ampliar la línea 5 del Metrobus

La Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana.

Frente a una crisis grave en torno al calentamiento global, la Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana. Esto con el fin de extender la línea 5 del Metrobus, la cual recorrerá desde San Lázaro hasta la Glorieta de Vaqueritos. 

La Sedema, bajo la tutela del gobierno de Miguel Ángel Mancera, acaba de autorizar la retirada de 91 fresnos, 61 jacarandas, 55 eucaliptos y 43 casuarinas; así como el transplanto de 33 de árboles, 990 plantas ornamentales y siete podas a lo largo de 20 kilómetros. Además, con el fin de “resarcir los daños causados por los planes de movilidad de la extensión de la Línea 5 del Metrobus”, se compensarán con 1 402 árboles nuevos a lo largo de la intersección en Eje 3 Oriente y calzada Ignacio Zaragoza –en donde correrá hasta Calzada del Hueso y un tercer tramo de Canal Nacional y Mar Tranquilidad–. Esta ampliación del Metrobus parece que comprenderá 34 estaciones, 80 espacios para bicicletas y tres ciclovías. 

Este proyecto, que aún se encuentro en proceso de licitación, es impulsado por el gobierno de la Ciudad de México y financiado por el Banco Mundial; tendrá un costo de 2 483 millones de pesos y una afluencia estimada de 120 000 usuarios. No obstante, ¿se trata realmente de una expansión sustentable que ayudará a disminuir la contaminación en un espacio cosmopolita como la CDMX?  



“El Hoy No Circula en la CDMX es ‘un parche’ al problema de la concentración de ozono”

Frente a la presencia de tóxicos en el aire, la CAME registró anualmente 22 mil muertes prematuras y 23 mil ingresos hospitalarios asociados a con una alta radiación solar, intensa estabilidad atmosférica y poca humedad en el ambiente.

Por segunda vez en el 2016, en zona metropolitana del Valle de México se activó la Fase I de Contingencia Ambiental Atmosférica. Se trata de la segunda ocasión en los últimos catorce años, que la capital del país se enfrenta a una contingencia atmosférica por ozono; por lo que la Comisión Ambiental de la Megalópolis volvió a implementar el Programa Hoy No Circula y lanzar la propuesta de mejorar el transporte público como incentivo para reducir el uso del automóvil. 

programa hoy no circula

El coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor, Daniel Zamudio, sostiene que un plan integral de transporte y movilidad sería implementar una mejora del transporte público que incentive la reducción del uso del automóvil –principal fuente de contaminantes– a mediano y largo plazo. Mientras que Gabriela Niño, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental –CEMDA–, los cambios y las acciones estratégicas que se requieren a corto plazo no son asequibles debido a los presupuestos asignados al transporte público y al sector ambiental: “Es muy poco el presupuesto que se le asigna a los sistemas de transporte masivo urbano. En los últimos 30 años no ha habido una inversión grande a nivel federal”. 

Por otro lado, Martín Alberto Gutiérrez Lacayo, coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis –CAME–, aclaró que en abril urgió implementar un programa de transporte público eficiente; sin embargo, esta intervención resultó ser “un parche” al problema de la concentración de ozono (Zamudio, 2016), el cual corre el riesgo de que la entrada de vehículos en circulación aumente: “En 1992 [cuando también se estableció un Hoy No Circula extraordinario] la compra de autos nuevos y usados fue exponencial, y eso ha sido año tras año. Cada año entran un promedio de 250 mil autos nuevos al Valle de México”. En otras palabras, el programa de transporte público debe incluir también una política pública que controle definitivamente el crecimiento descontrolada de la huella ecológica de la urbe; principalmente desde que las personas se mudan a la periferia y compran un auto para poder acercarse a su trabajo o centro de estudios. 

Para el CEMDA, las acciones que se requieren tomar son:

  • Tomar en cuenta el espacio y la vialidad al designar un carril exclusivo para transporte público, rediseñar las avenidas con mayor demanda de transporte;
  • cobrar por el uso de autopistas urbanas; 
  • restringir la circulación vehicular como medida complementaria;
  • poner en vigor todas las normas “que el Gobierno federal tiene paradas” para reducir la contaminación; 
  • apoyar a a los automóviles poco contaminantes que están exentos del programa Hoy no Circula, como los automóviles híbridos y eléctricos, así como los que operen con gas natural o gas LP;
  • expandir y modernizar las líneas existentes del transporte público masivo, como el Sistema de Transporte Colectivo Metro;
  • incidir en una educación ambientalista que permita la toma de consciencia en relación con la disminución del uso de automóviles y el respeto al reglamento de tránsito y verificación. 
contaminacion cdmx
contaminacion cdmx

Frente a la presencia de tóxicos en el aire, la CAME registró anualmente 22 mil muertes prematuras y 23 mil ingresos hospitalarios asociados a con una alta radiación solar, intensa estabilidad atmosférica y poca humedad en el ambiente las cuales favorecen el aumento de episodios y duración de contingencias ambientales. En los últimos años, los capitalinos se han enfrentado a graves daños del sistema respiratorio, pues “hay un índice altísimo de eventos de asma, infecciones respiratorias, se bajan las defensas y somos más propensos a virus como el Zika, o el de la influenza”; además de problemas cardiovasculares, derrames cerebrales y obstrucción en vías y coágulos. 

Para concluir, Gutiérrez Lacayo demandó a establecer en el marco normativo una planeación urbana territorial megapolitana, pensando en una visión de desarrollo del transporte con el fin de fortalecer las normas para mejorar la calidad del aire: “porque el Programa “Hoy No Circula” sólo es una medida transitoria”. 



Descubre 4 edificios mexicanos ecosustentables que reducen el impacto en el medio ambiente

El diseño arquitectónico mexicano apunta a la ecosustentabilidad, usando energías renovables y materiales de menor impacto ambientales.

México es realmente un país vanguardista cuando nos referimos a la arquitectura, pues no sólo posee diseños empoderantes relativos de una época antigua, también inmuebles singulares y creativos que se fusionan con la personalidad de la orbe.

En los últimos años ha surgido una ola de arte multifuncional que alberga espacios tanto sustentables como rentables. Se trata un diseño arquitectónico mexicano que apunta a la ecosustentabilidad, usando energías renovables y materiales de menor impacto ambientales. El objetivo de esta consciencia ambiental es aprovechar las condiciones climáticas y ambientales, así como optimizar los recursos naturales y sistemas de la edificación, de la zona para proveer edificaciones ecosostenibles. Este tipo de diseños arquitectónicos no sólo pretenden disminuir el impacto en el medio ambiente, también el consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación, entre otros tipos de gastos energéticos de las construcciones.

En México existe un importante desafío en alcanzar una certificación, una vez que los proyectos sustentables adquieran una mayor fuerza en el país. Mientras tanto, el desarrollo sustentable mexicano posee un organismo internacional certificador que avala los beneficios ambientales que implica la construcción sustentable, el LEED –Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, por sus siglas en inglés).

Actualmente en la ciudad de México existe una serie de proyectos arquitectónicos ecosustentables, los cuales han generado resultados positivos tanto para el bienestar urbano como el cuidado del medio ambiente. Te los compartimos:

Biblioteca Vasconcelos.

Jardines_suroeste_Biblioteca_Vasconcelos

Se trata del máximo ejemplo de arquitectura sustentable en la ciudad, el cual estuvo bajo la coordinación de Alberto Kalach. Este sitio no sólo es ideal para pasar el día al ser una biblioteca pública con diversas actividades culturales, también cuenta con un jardín botánico que tiene el papel de un respiradero urbano. Además, el espacio aprovecha al máximo la iluminación y ventilación natural, pues cuenta con ventanales que permiten la entrada de aire tanto de los jardines, del techo verde como del invernadero.

Edificio Dos Patios.

siemens2b

Como parte del corporativo Siemens de México, el edificio Dos Patios se ha convertido en el primer proyecto mexicano en obtener la doble certificación de LEED dentro de la categoría “interiores de Edificios Comerciales”. El inmueble fue diseñado por el arquitecto Enrique Macote, en donde existe un sistema de tratamiento de aguas residuales –el cual disminuye el 20 por ciento de la utilización de agua–, un sistema antisismos fabricado con placas transversales que minimizan el impacto de los movimientos telúricos, y un sistema de iluminación de 105 mil luces LED que disminuyen 30 por ciento el consumo de energía eléctrica.

Azotea verde del Infonavit

DSC5582

En el edificio central del Infonativ existe una azotea verde de 5 000 m2, la cual fue el resultado de un experimento ecológico diseñado exclusivamente para sus empleados. Ahí, los beneficiarios pueden salir a trabajar, jugar football, tomar una clase de yoga, o tomar una ducha con agua caliente de los paneles solares; inclusive se cuenta con un huerto en donde se cultivan numerosos alimentos orgánico y hierbas para el consumo exclusivo de los trabajadores, un área de plantas desérticas y aromáticas, y un espejo de agua con peces. Mientras tanto, los desperdicios de la comida se depositan en una lombricomposta, que se usa como fertilizante natural para plantas.

Hospital Público Dr. Manuel Gea González.

tumblr_mbsf6nB88S1rrlwk4o4_1280

Ubicado en la Calzada de Tlalpan, el hospital público fue desarrollado por Elegante Embellishments como un proyecto con soluciones cotidianas tanto para la salud como el medio ambiente. Como si pareciera un tejido de células, muy al estilo minimalista, la estética visual del edificio posee una sofisticada edificación que “come” smog y lo convierte en químicos menos tóxicos para el medio ambiente; tales como el dióxido de carbono y agua. Mientras que la pintura de las placas contiene dióxido de titanio, la cual refleja los rayos del sol y divide el smog en pequeñas cantidades de nitrato de calcio, dióxido de carbono y agua.