Olé, la película animada de Century Fox que se opone a la tauromaquia

Frente a esta polémica, la productora estadounidense Century Fox creó Olé, la película animada que retoma la historia infantil El toro Ferdinando (1936) de Munro Leaf.

La tauromaquia es una tradición, inicialmente española, que ha generado muchísima polémica. Mientras que hay quienes la defienden a favor de la continuidad de la cultura, otros buscan maneras de prohibir esta actividad argumentando abuso a animales. 

Los defensores de los animales explican que la corrida de toros no es otra actividad que debilitar al toro para ser asesinado cruelmente como entretenimiento. Se les debilita con la droga fenilbutazona, se les afeitan los cuernos, se les ataca con banderillas y estoques muy filosos hasta su muerte. Esto es lo que el público aplaude

Frente a esta polémica, la productora estadounidense Century Fox creó Olé, la película animada que retoma la historia infantil El toro Ferdinando (1936) de Munro Leaf. Con el fin de conscientizar a las nuevas generaciones sobre la tauromaquia, la película presenta a Ferdinand como un toro con un sueño diferente a la de su especie, él no quiere participar en las corridas; no obstante su vida cambia cuando es capturado y enviado a competir en Madrid. Para escapar de su devastador futuro, Ferdinand se une al grupo de extraños animales para vivir grandes aventuras. 

A continuación te compartimos el trailer de la película Olé dirigida por el brasileño Carlos Saldanha –director también del film infantil Río–: 

 

 

 

 



¿Qué es mito y qué es verdad sobre la polémica tauromaquia?

Este violento espectáculo está repleto de mitos que justifican su existencia…

La tauromaquia es considerada una gran fiesta. Y quizá lo sea, pero, ¿para quién o quienes? Lo cierto es que esta tradición está sustentada en ideas añejas que ya no embonan con los nuevos sentires colectivos (lo cual incluye la vieja creencia de que los animales no sienten, algo que incluso la ciencia ha rebatido) y cada vez más personas se sienten ofendidas por el hecho de que siga llevándose a cabo.

Entonces, ¿quiénes disfrutan esta fiesta? Definitivamente no lo hacen los toros, y según encuestas realizadas en México por Parimetría, la mayoría de la gente concuerda con que se trata de un evento donde prima el maltrato animal, pues hay que recordar que implica también la mutilación de caballos. Tan es así que, según dicha encuesta,

el 73% de los mexicanos está en contra de la tauromaquia.

tauromaquia-mitos-no-fiesta-brava-prohibicion

La desaprobación generalizada respecto de las corridas es tanta que incluso ha llevado a que se prohíban en lugares tan simbólicos como Cataluña, así como en los estados de Sonora y Guerrero, en México. Mientras tanto, otros estados, como Baja California Sur, siguen luchando por conseguir esta prohibición, mientras que en la Ciudad de México las iniciativas antitaurinas siguen sin avanzar. En esta capital, la Plaza de Toros sigue siendo lugar de 140 asesinatos de toros cada año.

En total, 250 mil toros son sacrificados al año en todo el mundo.

Aún falta mucho por hacer para quienes buscan que esta tradición se prohíba a nivel mundial, pues entre otras cosas, todo antitaurino se topa con las más fantásticas argumentaciones y los mitos más sorprendentes, e incluso con una que otra referencia filosófica que busca justificar esta vil práctica,y todo ello la mantiene, lamentablemente, viva.

Pero si bien cada posición en esta balanza es una lucha por la cultura, la cuestión está en qué tipo de cultura tendrá mayor peso: una de violencia, sufrimiento y crueldad, o una cimentada sobre una nueva ética para con el mundo que nos rodea.

tauromaquia-mitos-no-fiesta-brava-prohibicion

Aquí te presentamos 5 mitos muy comunes
(y cómo desmontarlos para transformar el pensamiento colectivo)

“El toro no sufre

Como cualquier mamífero, el toro tiene sistema nervioso central. Eso lo hace cognitivamente susceptible al dolor. Además, no sólo es el dolor implícito en los picoteos sobre su lomo hasta la estocada final, sino el estrés implicado en el proceso.

Algunos estudios buscan justificar la practica aduciendo que el nivel de hormonas ligadas al estrés no aumenta entre la llegada a la arena y la estocada final. Pero como explica el veterinario José Enrique Laguía, lo que sucede es que estas mediciones no se pueden hacer en momentos de grave daño neurológico, ya que el toro atraviesa por lo que se conoce como “síndrome de adaptación general”. En cambio, lo que sí se ha probado es la liberación de grandes cantidades de endorfinas beta, hormonas de tipo opiáceo que se liberan en momentos de gran dolor.

 

“Las corridas son cultura y tradición

Sí, no cabe duda de que Ortega y Gasset tenía razón cuando decía que España no se puede pensar sin la fiesta brava. Y no podríamos negar que la tauromaquia forma parte de la cultura, pues como tal, es una expresión de la sociedad. Pero habría que tomar en cuenta que el sentir común colectivo no dio pie a una efectiva revolución hasta principios de siglo XX. Desde entonces, cientos de movimientos sociales han cimbrado el mundo, consiguiendo, entre otros, la implementación del voto femenino y derechos de autodeterminación para los pueblos indígenas.

También existe ya una Declaración Universal de los Derechos del Animal, firmada en Londres en 1977, y que va muy acorde con la nueva moral que se ha construido en las últimas décadas. Así que este argumento responde más a un nostálgico aferramiento a otros tiempos que a la evolución que nuestra realidad nos impone hoy en día.

tauromaquia-mitos-no-fiesta-brava-prohibicion

 

“La tauromaquia permite la existencia de estos toros

Falso. Estos rumiantes, llamados toros bravos, ni siquiera son una especie natural. Es el macho de la vaca seleccionado genéticamente para ser más fuerte y de aspecto impresionante.

Aunque este animal haya sido criado durante siglos exclusivamente para la tauromaquia, no significa que dejar de realizar la fiesta brava implicaría su extinción. En muchos lugares, como el santuario Wings of Heart, se puede dar una segunda oportunidad a estos toros que, por lo demás, son nobles y muy tranquilos.

 

“La crianza de toros bravos preserva la naturaleza

Para los amantes de la tauromaquia, la ganadería de toros de lidia ayuda a la naturaleza y al medioambiente. Según argumentan académicos como Marco Antonio Garfias, esto contribuye a conservar las condiciones naturales, proteger la vegetación endémica y preservar la fauna donde se ubican los agostaderos.

No obstante, los agostaderos en México, así como las llamadas deshesas españolas, son grandes extensiones de terreno usadas como pastizales. Pero siendo utilizadas para la crianza de toros bravos y otras actividades no necesariamente están siendo salvaguardadas, sino que al contrario, están a merced de cualquier mal uso que se haga de ellas por las malas regulaciones en cada país.

Además, ningún ecosistema depende de la actividad humana para sobrevivir, y menos si esta actividad implica extracción o crianza de animales, que puede llegar a ser muy disruptiva. Y en el caso de los agostaderos y deshesas, es cierto que los bovinos, al ser una especie autóctona, ayudan a mantener el ciclo natural de estos ecosistemas, pero bien podrían hacerlo sin ser sujetos, posteriormente, a la crueldad de la fiesta brava (además, los toros usados para este fin representan en España sólo el 6%).

tauromaquia-mitos-no-fiesta-brava-prohibicion

 



¿Ojo por ojo? Jóvenes defienden a perro que lanzaron a lago (VIDEO)

A través de redes sociales se viralizó un video en que un chico lanzó, con afán de divertimento, a un cachorro de perro a la laguna El Infiernillo, la cual es conocida por la zona por sus altos contenidos de basura y contaminación.

La violencia a animales es una conducta cada vez más penalizada a nivel social y judicial. Es decir que cada vez hay más personajes tanto del ámbito civil como policial que se entregan en cuerpo y alma a defender a animales que no poseen los recursos para hacerlo por su cuenta. Un ejemplo de esta situación fue la que se vivió en Mazatlán, Sinaloa, en México. 

A través de redes sociales se viralizó un video en que un chico lanzó, con afán de divertimento, a un cachorro de perro a la laguna El Infiernillo, la cual es conocida por la zona por sus altos contenidos de basura y contaminación. Frente a esto, un grupo de jóvenes decidieron arremetar en contra del chico en defensa del perro: lo arrojaron a la orilla de la laguna, de la cual pudo salir sin complicaciones. Los eventos se mostraron en el siguiente video: