Correr durante 1 hora prolonga la vida 7 horas, según estudio

Según un nuevo estudio realizado en la Universidad Estatal de Iowa, correr durante 1 hora prolonga la esperanza de vida incluso 7 horas.

Salir a correr es una de las actividades físicas con mayor número de beneficios tanto corporales como psicoemocionales: incrementa los niveles de endorfinas y serotonina, brindando mayor estabilidad en cada uno de los sistemas corporales y en la salud psicológica de la persona que corre; ayuda a la digestión y, por lo tanto, a absorber con mayor facilidad los nutrientes de los alimentos y a desechar todas las toxinas que se encuentran en el cuerpo; entre otros. Según un nuevo estudio liderado por Duck-chul Lee, profesor de quinesiología en la Universidad Estatal de Iowa, correr durante 1 hora prolonga la esperanza de vida incluso hasta en 7 horas y previene tanto diversas enfermedades como la muerte prematura. 

Para llegar a esta conclusión tan específica el doctor Lee realizó un análisis en el que comparaba la esperanza de vida entre no corredores y corredores, y encontró que los últimos tendían a vivir 3 años más que los primeros (aun si corren lento o esporádicamente y fuman, beben o tienen sobrepeso). Lee retomó una investigación hecha hace aproximadamente 3 años en la que se indicaba que correr diario durante 5 minutos se correlacionaba con la prolongación de la vida, de modo que para analizar la relación entre ambos hechos necesitaba primero que nada establecer los factores de mortalidad y ejercicio, y luego recolectar la información de los voluntarios a gran escala. 

Conforme fue desarrollando el análisis, el grupo comandado por Lee encontró que ser corredor (frecuente o no) disminuía el riesgo de una muerte prematura hasta en un 40%, controlando factores como el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas y problemas de salud como hipertensión u obesidad, y disminuyendo el riesgo de ataques cardíacos en un 25% y de muerte en un 16%. Y no sólo eso: los investigadores calcularon que correr “devolvía” estadísticamente más tiempo a la vida de las personas que el que invertían realizando esta actividad. Estimaron que un corredor típico pasa menos de 6 meses corriendo dos veces a la semana durante 40 años, y posee un incremento en la esperanza de vida de 3.2 años; es decir, que 1 hora de correr “alarga” la esperanza de vida 7 horas. 

El doctor Lee agrega en dicho estudio que estas adiciones “no son infinitas”; correr no vuelve inmortal a las personas, pero reduce los efectos de la vejez y mejora la calidad de vida. 



México quiere avanzar al futuro, pero invierte 300% menos en sus estudiantes de lo que recomienda la OCDE

A su vez, es el país que más invierte en educación respecto a su presupuesto…. ¿qué está pasando?

La educación es un arma contra la incertidumbre. Es la herramienta más importante con vistas a un futuro incierto, el cual necesita de que dotemos a las nuevas generaciones con una nueva conciencia acorde a los tiempos –y a los retos.

En ese sentido, no hay nada más importante para las naciones que la educación de sus niños y jóvenes; pero en México parece que esto no ha hecho suficiente eco. Lo que se invierte para educar a las nuevas generaciones en este país está muy por debajo del promedio, según dio a conocer la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su último informe Panorama de la Educación 2018.

Misael Valtierra

Según el estudio, México invierte sólo 29 mil dólares por estudiante a lo largo de casi 10 años de educación –es decir, entre la primaria y el bachillerato–, mientras que el promedio de los países miembro de la OCDE es de 90 mil 500 dólares, un 300% más.

México es el país que menos invierte por estudiante.

Paradójicamente es el que más invierte en educación de acuerdo a su presupuesto.

México es de los países que más invierte en la educación: 17% de su presupuesto total, mientras que el promedio en la OCDE es de 11%. Pero esta cantidad no se invierte en los alumnos, sino en gasto corriente.

85% del presupuesto se invierte en nóminas, mientras que sólo el 4% se invierte en becas.

Sin embargo, esto no significa que el sueldo de los docentes sea alto. En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), más del 80% de maestros son de asignatura, es decir que no se les paga un salario fijo, sino que se les paga un aproximado de 90 pesos por hora trabajada, un salario francamente paupérrimo.

Así que, ¿a dónde se va el presupuesto en educación?

mexico-educacion-inversion-ocde

Como lo ha señalado el portal SinEmbargo, de los 34 programas dirigidos a la educación, muchos no ejercieron su presupuesto, lo que significa que casi toda la inversión que debiera permear a la educación termina por diluirse en la corrupción.

Las soluciones a las paradojas de la educación en México no están en cuánto se invierta, sino en cómo y en qué se invierta, así como en asegurar la transparencia de los recursos ya asignados.

De hacerse así, podría haber un aumento significativo en la inversión por estudiante sin tener que incrementar el presupuesto, y se podría combatir el rezago de México en cuanto a calidad y promoción de la educación –ya que el egreso de secundaria representa apenas un 22% respecto al total de la población adulta.

A la par hará falta ampliar la visión de la educación en México: necesitamos un modelo educativo alternativo, construido sobre nuevas bases tanto materiales como espirituales. Dotar la educación de nuevos contenidos, de una mayor conciencia humanista, de mayor participación de los propios alumnos y, en síntesis, de una visión futurista a partir de las herramientas tecnológicas que están revolucionando el presente.

Esta nueva educación debe tomar en cuenta los problemas medioambientales –pues una educación sin conciencia ecológica tiene ya poco sentido–, y permear a las nuevas generaciones con una nueva sensibilidad. Incluso, ¿por qué no?, deberíamos proponernos como meta enseñar sobre felicidad antes que nada, como ya se hace en la India.

Alternativas hay muchas, y la inversión ya existe. Lo que se necesita, entonces, es voluntad.

 

 

 



¿Quieres mejorar la memoria, atención y aprendizaje? Entonces sal a correr

El correr o hacer ejercicio aeróbico fomenta la regeneración de las células neuronales en la región del hipocampo –el cual se asocia con habilidades cognitivas como la memoria y el aprendizaje–.

 

Imagen: http://blog.walkjogrun.net/

Hay un cierto cliché en la idea de que correr aclara la mente; como si este movimiento rítmico entre mente y cuerpo permitiera que la mente se liberara de un bloqueo emocional, social o incluso cognitivo. Sin embargo, de acuerdo con varios artículos, parece ser que correr posee múltiples beneficios para la tranquilidad y claridad mental. 

 

De acuerdo con Joyce Carol Oates, en su columna para el New York Times, para lograr una fluidez mental es indispensable poner en ritmo nuestros pies con el movimiento oscilatorio de los brazos a la hora de correr. Esto se debe a que el óptimo funcionamiento cognitivo se relaciona con la creación de nuevas conexiones neuronas a la hora de correr: “En las últimas tres décadas de investigación en neurociencias se identificó una asociación fuerte entre ejercicio aeróbico y una claridad subsecuente cognitiva, así como en otras áreas de la neurogénesis.”

En un estudio con animales, se mostró que las nuevas neuronas se regeneran a lo largo de la vida, principalmente de ciertas actividades que facilitan esta tarea. Karen Postal, presidente de la American Academy of Clinical Neuropsychology, el correr o hacer ejercicio aeróbico fomenta la regeneración de las células neuronales en la región del hipocampo –el cual se asocia con habilidades cognitivas como la memoria y el aprendizaje–. Postal concluye: “Si haces ejercicio al grado de sudar –entre 30 y 40 minutos–, están naciendo nuevas células cerebrales. Y eso sucede en la región de la memoria.”

De hecho, en el mismo estudio, se mostró que después de correr, existe una actividad intensa en el lóbulo frontal –la región asociada con el hábito a largo plazo–, así como la sensación de “tener la mente más clara” para planificar, enfocar, prestar atención, concentrarse, cumplir objetivos y calendarizar.