5 alimentos indispensables para un cabello saludable

Una buena alimentación es indispensable para lograr un cabello saludable.

Tanto la fortaleza y el brillo del cabello depende de múltiples factores, como la higiene, el tipo de shampoo y acondicionador, estilo de vida, nivel de estrés y alimentación. Además de existir múltiples alternativas externas como cremas naturales o el no poo, también hay métodos que promueven la salud del cabello desde el interior del cuerpo. Y una buena alimentación es indispensable para lograr un cabello saludable; por esta razón te compartimos cinco alimentos ideales para promoverlo desde el interior: 

– Salmón

Gracias a ser rico en ácidos grasos omega 3, EPA y DHA, el salmón provee aceites que el cuerpo no desarrolla por su cuenta y las cuales facilitan el crecimiento saludable del cabello. Además, el salmón es una fuente excelente de proteínas y nutrientes ideales para este fin. 

– Ostras

Este alimento es rico en zinc, un nutriente esencial para la salud del cabello. En caso de que las ostras no sean el platillo predilecto, se puede conseguir mediante huevos y carne de res. 

– Moras azules

Las moras, junto con las zarzamoras, arándanos y frambuesas, son de los frutos del bosque más saludables que hay gracias a sus altos niveles de antioxidantes y vitamina C. Este alimento ayuda a combatir los radicales libres en el cuerpo, además de reducir el índice glucémico para el caso de diabetes. 

– Aguacate

Muchos productos, como shampoos y tratamientos capilares, poseen aguacate como ingrediente principal. Este alimento mexicano ayuda a reparar cabello dañado, a prevenir su caída y a promover su crecimiento rápido, pues es rico en numerosos nutrientes como vitamina B, C, E y K, antioxidantes, omega 3, ácido fólico, entre otros. 

– Hojas verdes, como espinacas y brócoli 

Son ricas en hierro, beta carotina, ácido fólico, vitamina C, entre otros nutrientes. Ayudan al crecimiento saludable y brillante del cabello. 

 



Estos 4 remedios caseros te ayudarán a prevenir la caída del cabello

Te compartimos una serie de remedios naturales y caseros que ayudarán a conseguir un cabello abundante.

Un estilo de vida lleno de estrés, malos hábitos alimenticios, uso de productos químicos para el cabello, consumo excesivo de tabaco o alcohol, puede provocar la constante caída del cabello. Se trata de uno de los principales problemas capilares tanto de hombres como mujeres, cuyo tratamiento puede requerir años, tratamientos costosos y cargados de ingredientes tóxicos que pueden afectar al sistema endocrinólogo, entre otros. 

Para prevenir otras afectaciones aún más dolorosas, relacionadas con los tratamientos químicos, te compartimos una serie de remedios naturales y caseros que ayudarán a conseguir un cabello abundante: 

Masaje con aceite de coco, almendras, olivo, ricino o romero. Cualquiera de estos aceites son adecuados para prevenir el problema de la calvicie, incrementando el flujo sanguíneo en los folículos pilosos y fortaleciendo las raíces. Necesitas aplicar un poco del aceite en el cuero cabelludo y masajear, aplicando una ligera presión con los dedos. Hazlo dos veces por semana. 

– Jugo de cebolla. Tiene un alto contenido de azufre, lo cual ayuda a mejorar la circulación de la sangre en los folículos pilosos, regenerándolos y reduciendo la inflamación. Tiene propiedades antibacterianas para combatir infecciones en el cuero cabelludo que puedan provocar la pérdida del cabello. Necesitas extraer el jugo de cebolla en una rejilla, cuélalo y luego aplícalo directamente sobre el cuero cabelludo. Déjalo actuar durante 30 minutos y luego enjuaga bien para eliminar el olor. 

Betabel. El jugo de betabel es un buen aliado de la salud, ya que frena la caída y promueve el crecimiento saludable. Contiene hidratos de carbono, proteínas, potasio, fósforo, calcio, vitaminas B y C. Consume jugo de betabel con zanahoria. 

Vitaminas esenciales; principalmente biotina –vitamina B7–, hierro y vitamina C. Se pueden encontrar en nueces, arroz integrar, levadura de cerveza y avena; hojas verdes, frutas secas y carne; naranja, brócoli, fresas frescas y jugo de piña.